Restaurante Jardín de Recoletos

A pocos pasos de la Puerta de Alcalá y reformado en su totalidad en Agosto del 2013 nuestro restaurante goza de un exclusivo diseño tanto en su interior como en su espectacular terraza exterior, abierta los 365 días del año. Podra disfrutar de una deliciosa gastronomía basada en una exquisita cocina tradicional medi...

Ordenar por:

relevancia fecha

11/07/2016

Terraza fantástica. Se come razonablemente bien

En medio del barrio de Salamanca, es la terraza de unos apartahoteles.
Comida para dos.
Aperitivo de chistorra con salsa mahón, bien.
Rissotto algo soso. Gambas (24€) que sacaron a la vez que el risotto y se quedaron algo frías (revisar).
Bacalao bueno, y chuletitas de cordero demasiado hechas.

Muy rico el tiramisú con helado (excelente) y el tatín de manzana bueno.
Carta de vinos muy mejorable (por escasa) en blancos.

La terraza en sí es una maravilla, con ventiladores que refrescan con agua bien puestos. Se estropeó uno, y en seguida vino mantenimiento a solucionarlo.
Servicio atentísimo y amable, con una tal Manuel trabajando bien.
Tienen luego una zona de sofás rodeado de árboles para tomarte un gin tonic (10€ cada uno). Allí nos tiramos hasta las 21.30h. Agustito.
180€

Algo caro, la verdad. Sobran 30€.
Aún así, volver y pedir el menú degustación de 35€.

25/08/2015

Muchas estrellas para poca calidad.

Elegimos este restaurante pensando en una noche especial junto con nuestro niño pequeño. En primer lugar pedimos platos q aparecían en su web y nos dijeron q ya estaban descabalgados, si es así quitarlos porque fuimos en especial a por dos de ellos. Los entrantes estuvieron bien, pero todo empezó cuando nos empezaron a servir los platos importantes, de primero elegimos arroz con pulpo y gambas, de segundo rollito de leguado con carabinero y rabo de toro. Empezando por el arroz tengo q decir q de pulpo ni hablar, algún trozo de langostino pudimos encontrar, pero nada de gambas, y eso si no había pulpo y si apareció alguna patita de calamares pequeños o chipirones, pero lo mas cutre fue q llevaba trozos de pescado congelado q creemos q eran las típicas colas de rape de cualquier super. Sobre el rabo de toro tengo q decir q los premios q dicen q tienen seria en otra época porque no era mas q un simple guiso como pudiéramos hacer en nuestras casas. El rollito de leguado seco y combinado con unas alcaparras vinagrosas q no convidaban nada. Quiero decir también q las fotos en la que presentan los platos en las páginas web no se parecen ni por asomo a la realidad. Por la parte buena y todo hay q contar el metre nos pregunto q tal el primer plato y le manifestamos nuestra opinión sin intención de nada y cual fue nuestra sorpresa q cuando nos estábamos tomando una copa en una zona más reservada de la terraza se acercó el metre para pedir disculpas y decirnos q no nos iban a cobrar el arroz ni las copas, a un así lo sentimos mucho pero no volveremos, no somos personas q exigimos mucho pero nos gusta q nos sirvan en relación al precio q estos desembolsos no los podemos hacer todos los días. Un saludo y espero q sirva de algo mi experiencia para mejorar en todos los sentidos

24/05/2014

Buena terraza, con fuentes que relajan, toldos, ventiladores, acondicionada para invierno y verano.
Clientela del hotel, en su mayoría turistas.
Comida buena, un poco salada. Lo mejor el rodaballo.
Decoración floja, como una cafetería de barrio, con manteles plastificados que no cambian de un cliente a otro. Pan ya puesto en la mesa. Ninguna vela, ni flor, ni detalle ...
Poco servicio, pero atento.

11/12/2014

A pesar de no haber recibido la reserva, fuimos atendidos por el maitre que nos asignó una mesa para seis personas.
A pesar de estar llena la sala cubierta interior, fuimos atendidos en el jardín
Muy buena la atención del servicio de mesa.
También bien la comida.

14/04/2011

Da gusto sentarse en el jardín a comer

A dos manzanas de la ruidosa Puerta de Alcalá, te encuentras con un tranquilo jardín-restaurante escondido en un hotel. Pocas mesas bien separadas entre sí, mantel y servilletas de tela, grandes sombrillas blancas y una carta justa. Buenos entrantes, unos cuantos pescados y unas pocas carnes, además del postre. Lo justo para salir contento. Ofrecen un menú al mediodía por unos 25€. Los platos no son extremadamente abundantes pero no echas nada en falta: los sirven bonitos y da gusto comérselos. El servicio es atento. En un día soleado, cuando aún no aprieta el calor, es un placer encontrar un espacio así donde comer al aire libre.
Una lubina, un solomillo, una botella de agua, una cerveza y cuatro cafés salieron por 50€.

20/08/2008

Jesús Encinar lo descubrió en junio de 2008

Estupenda terracita para cenar en verano

Un verdadero jardín secreto en el centro de Madrid. El hotel Jardín de Recoletos tiene un jardín para comer o cenar que es una delicia.

En verano, por la noche, es un sitio de lo más agradable para ir a tomar algo en plan tranquilo. Las fuentes del jardín dan un murmullo de agua constante muy relajante. Tiene algunos pequeños fallos, las sillas son de plástico de terraza, las luces son eléctricas imitando velas y la comida no es muy allá, pero vale la pena ir a cenar por el entorno del jardín, las plantas, las fuentes y el servicio, que es amable e implecable.

Lástima que les falle la cocina, que no está a la altura de su precio (cenar puede salir por unos 50-60 euros). Cenamos una ensalada algo insulsa, un arroz meloso que estaba algo pasado y un mero salado. No, la verdad es que la cocina no es lo mejor. La próxima vez creo que me quedaré con platos más fáciles tipo croquetas, ración de jamón y cosas así, que además será más barato. En cualquier caso es estupendo poder tener un jardín así en el centro de la ciudad.

Manteles y servilletas de tela.

22/06/2010

Una terraza en pleno centro

A dos pasos de la Puerta de Alcalá, tengo que ir a probar su terraza, destacan el atún rojo y el solomillo y la tarta de queso con frutos rojos