Ordenar por:

relevancia fecha

12/09/2016

Un desproposito

Hacía tiempo que no iba a Krachai y no lo recordaba tan mal, siempre me pareció un sitio resultón, pero esta última visita ha sido como para no volver. En términos generales el local está bien, especialmente la parte de arriba, la planta de abajo, sin embargo, es algo claustrofóbica. Tras leer la carta le pedimos consejo a la camarera. Mala idea... la conversación fue para mear y no echar gota:

- Por favor, podría recomendarnos algo de la carta.
- Bueno... todo es recomendable.
- Lo supongo, pero, por favor, podría decirnos algún plato que sea de lo más demandado o que usted sepa que es especialmente recomendable.
- Pues no sé, si quieren curry aquí tienen platos con curry (señalando la parte de la carta donde estaban los curry), si quieren verdura aquí tienen verdura (señalando la parte de la carta donde estaba la verdura).
- Estoooo, vale muchas gracias, nos hacemos una idea.

Increíble el desconocimiento de lo que tenían en la carta. Tras el exhaustivo asesoramiento de la camarera, nos decidimos por pedir dos entrantes y tres principales. De entrada rollitos tailandeses y tempura de langostinos. Los rollitos estaban insipidos y duros como piedras. La tempura, pesima, eran una especie de gambas congeladas empanadas y sin sabor a nada. Incluso tuvimos que pedir alguna salsa porque nos lo trajeron sin nada.
De segundo pedimos ternera con curry rojo, unos calamares con verduras y una dorada agridulce. El curry, sin ser nada del otro mundo, no estaba mal del todo, fue lo mejor que comimos. Los calamares, pasables sin mas y la dorada seca y dura, no se podía comer.
No pedimos postres porque nos esperábamos lo peor. En total fueron casi 100€ tres personas, una RCP lamentable, principalmente por la C de Calidad.

12/11/2015

Octubre-comida sábado.
Me lo vendieron como "el mejor Thai de Madrid", mejor que el ya desaparecido Thai Garden. Allá fuimos.
De primeras me pareció un sitio incómodo pues, tras subir del baño, no pude sentarme hasta que el camarero dejó de atender a la mesa de la cristalera-escaparate, contigua a la nuestra. Eso se pasa "relativamente" por alto si la comida termina siendo un "novamás" pero terminó siendo un Krach-ay!
Cata: Surtido de Krachai: lo mejor, que no era abundante, lo peor, los fideos transparentes. Todo ello, agridulcemente olvidable. Segunda parte: maratón de pollastre: yo, tiras de pollo de corral y verduras al curry verde y leche de coco, mi acompañante, pollo de corral salteado con piña, pimientos y anacardos.
Vamos a ver, sin ser cocinera ni casi cocinillas, yo me pregunto, si uno cuece mil kilos de pollo y luego los va añadiendo - sin cariño ninguno- a una salsa de curry, a un wok, o a unas judias con chorizo, el pollo (ese que ya está recocido) no va a impregnar su ya de por sí insípida carne, con sabor alguno...Pues así sabía el pollo de Krachai, a NADA. Por cierto, la piña en el wok hacía acto de presencia en el plato con dos miserables cubos.
Otra reflexión, yo no sé si el corte brunoise será mucho de la cocina Thai (imagino que no) pero el corte basto-gigantón de las verduras, a mí no me embelesó nada.
Termino: no acertamos tampoco con la guarnición. Aviso: el arroz glutinoso tailandés sólo deberán pedirlo aquellos que quieran experimentar con una nueva forma de comer el arroz: con tenedor y cuchillo, de sierra preferiblemente. Bajo ningún concepto deberán utilizar las manos o la pelota de arroz formará parte de su cuerpo 'sine die', como una extremidad más.
El postre lo tomé en la petardísima "Mamá Framboise". Ya había corrido suficientes riesgos.

24/08/2015

bernard tieck lo descubrió en abril de 2009

Nuevo tailandés

Recién abierto, en el barrio de Las Salesas, promete mucho.
__________________________________________

Siete meses después, por fin he ido, y, francamente, normalito.

18/07/2015

Comida deliciosa pero sitió muy caro.

Comimos de menú del día porque de carta se sube demasiado, el menú son 14€, lo que ya no es barato.

Pero muy buena calidad y platos exquisitos

12/05/2015

Cocina decepcionante. Local ruidoso y un poco agobiante. RCP subida.

Después de oír mucho hablar de Krachai hemos salido más que decepcionados...puestos a elegir, mucho mejor la cocina del Oam Thong de lejos.

Local pequeño, dividido en dos pisos. El piso bajo a pesar de estar bien iluminado no deja de ser un sótano y eso se nota.

Pedimos el menú degustación, 30 eur por persona. Destaco únicamente los curris, tanto el rojo como el verde estaban muy correctos.

Lamentablemente los entrantes eran muy mediocres con alguno incomible como la croqueta de cangrejo o los rollitos.

Postre de bolas de meón con leche de coco...entra bien, pero es que con leche de coco entra hasta una caja de herramientas.

Con cuatro cervezas Shinga que hubo que cazar a lazo, 80 euros dos personas.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN:

Los lavabos parecen de la guerra (de Secesión). Terrible.

Olores y sensaciones de sitio no demasiado cuidado al ir y venir de la mesa.

CONCLUSIÓN: No voy a decir lo de "seré yo que pedí mal" pero en resumen, caro y de calidad más que discutible. No nos convence.

Miss Migas

Eso que me ahorro.

12 de mayo de 2015

Gath

No me extraña nada vuestra valoracion.

12 de mayo de 2015

Cristina

Yo hace mucho muchiiiiiisimo que no voy, no me dio tan mala impresión, de hecho en mi mente lo tenía un punto por encima de Oamg, pero visto lo visto me quedo con el Oamg Thong. Eso si los baños los recuerdo regulares tamaño pin&pon

12 de mayo de 2015

spider72

A debido de cambiar a peor...porque es verdad que mucha gente lo poníamuy bien hace tiempo. Los baños en efecto son tamaño Pin & Pon, pero de cuando vendían los muñecos, allá por los 90

12 de mayo de 2015

spider72

Debo decir que la misma empresa abrió Wilbran en la misma zona, que para mi fue una pequeña decepción. No lo sabía, si no, no creo que hubiera ido.

12 de mayo de 2015

Ramon Garcia

A mi nunca me convenció este local

12 de mayo de 2015