Restaurante La Embajada

Ordenar por:

relevancia fecha

12/03/2015

Buen menú a 14,9€

El menú es más carete de lo normal, pocas opciones, 2 primeros y 2 segundos, postre y café. No dan mucha cantidad, la suficiente, pero la verdad es que está muy rico. Del menú probé el pisto con huevos, muy rico, el contra muslo con la salsita muy lograda y las natillas, y un café con leche.

Un poco lentos entre el primer y el segundo plato.

El sitio es muy chulo. Varias plantas, varios restaurantes.

3+

12/11/2014

Opinión de picoteo. Curioso sitio...la torre de Babel de la restauración...Japonés, Mexicano y Mediterraneo.

Al final nos hemos dejado caer por La Embajada, un local muy especial que lleva unos meses abierto en Madrid, aunque por ahora no veo que haya tenido mucho eco en el "mundillo".

Al entrar vemos que se definen como: Restaurante, gastro-bar, ginbar y...¡hotel!. Nos aclaran sin embargo que lo de hotel es por guardar la licencia, y que en realidad sólo son restaurante y bar de gintos.

La historia del local es un pelín twisted...local de alterne, discoteca swinger y luego restaurante que pasó sin pena ni gloria.

El local es bastante curioso, un enorme palacete en pleno Juan Bravo, a la altura de la clínica Ruber, dividido en varias plantas.

Una planta baja con unas mesas bajas para picar algo, estilo...mmm...ruso-ibicenco: espejos de pan de oro, sillones de capitoné de "cierto-pelo", paredes blancas y escaleras con pasamanos versallescos.

Aparte del gastrobar de la planta baja, se accede por el ascensor y/o una escalera bastante siniestra al resto de plantas (un total de 5 nada menos):

Una primera planta, denominada "La Biblioteca" donde degustar comida Mediterránea, es decir, de mercado. Muy bonita puesta, toda rodeada de libros (reales) en sus estanterías. Media entrada el día que fuimos (domingo noche).

La segunda planta...Mexicano. De los más bonitos que yo he visto: destaca en el local una enorme colección de calaveras mejicanas, altar del día de los muertos y una colección de tequilas simplemente espectacular. Está cerrado los domingos y los lunes.

La tercera Japonés. Pues también muy bonito, rollo Japo-Mesas altas, comida informal. También cerrado domingos y lunes.

Piso de arriba, un pequeño club, ideal para celebraciones y dar unas copillas hasta unas 30-35 personas. Yo para más no lo veo. En este caso, paredes negras y mucho rollo Philippe Stark (con ciertas salvedades y mucho más pequeño me recuerda al interior de Ramsés).

Amabilísimos, nos enseñaron el local de arriba a abajo.

Nuestra opción:

Picoteo en la zona del Gastro-bar. Hacía mucho frío al estar cerca de la puerta y lo de comer en sillones de capitoné a mí no me acaba de convencer, aún así:

GUIOZAS DE VERDURA. Correctas sin más, servidas con un puñadito de patatas-chips por encima que resultan absurdas y que pegan como a un Santo dos pistolas. 8 euros.

PANUCHITOS DE COCHINITA PIBIL. No me supo a nada-nadita. Le faltaba fuercita a la cochinita por todos los laditos. 11 euros.

CONCLUSIÓN: Me reservo la opinión para cuando pruebe en mesa. En general me parecieron amabílísimos y con muchas ganas de agradar, aunque la cocina me pareció demasiado prefabricada y falta de carácter.

spider72

De momento lo dejamos en stand-by. La historia de ese local nos da un poco de cosa...ya sé que es una tontería...pero aguardaremos a que otro explorador vaya

7 de noviembre de 2014

je suis béatrice

Me has dejado intrigada...¿Cual es la historia del local? Yo lo tengo cerca y estoy esperando que vayáis alguno porque no quiero ser la primer.

7 de noviembre de 2014

spider72

Ese local ha sido primero un club de esos de las chicas que llamaban a los hombres de tú y luego una disco de rollo swinger...ya sé que ha sido reformado completamente (luego fue también otro restaurante, el Savoy o algo así) pero sigue teniendo un airecillo rarete...en fin es sólo una impresión, porque al no estar, no puedo opinar.

7 de noviembre de 2014

spider72

EL Sunset, era el Sunset.

7 de noviembre de 2014

je suis béatrice

Pues no tenía ni idea... Lo dicho, a ver si alguien se anima...

7 de noviembre de 2014

Lady Spider76

ES muy rarete, fuimos a tomar un aperitivo. Era domingo por la noche pero no estaba vacío.

11 de noviembre de 2014

27/03/2015

Flojo, flojo, flojo...

Jueves, 9 de la noche, mesa para 6. En la reserva pedimos el restaurante mejicano y preguntamos, específicamente, si está abierto el sky bar. A todo nos dicen que sí, salvo que en el mejicano tienen problemas de luz y no está abierta la planta aunque podemos pedir la carta en el restaurante mediterráneo.

Cuando llegamos nos dicen que el japonés no está abierto, que el mejicano tiene una fiesta que vale 10€ la entrada y que el skybar está cerrado. Al final vamos al mediterráneo y pedimos de las 2 cartas disponibles (japonesa no había). De momento, todo es como muy confuso.

Las cartas son estándar, nada especial. Pedimos unos tacos, pasables pero nada del otro mundo y fatalmente preparados; un ceviche, extremadamente frío y bastante vulgar; unos arroces ibéricos que fueron lo mejor de la cena; un bacalao que superaba el 5 por poco. Los postres, patéticos: un tiramisú industrial, y un espumoso de no-sé-qué, que era un bizcocho empapado en una crema extraña y con una bola de helado. Todo a 35€ por barba.

El sitio, eso sí, es muy mono. El gastrobar de abajo está bastante bien, el mediterráneo es una biblioteca bastante agradable y muy clara y el mejicano, el japonés y el skybar no pudimos verlos.

En fin, uno de esos sitios que aguantan por el local y no destacan por la comida. Volveré? me temo que no. Lo recomiendo, me temo que no. Tal vez, si estás por la zona y quieres tomarte una copa puede merecer la pena, por verlo.

19/09/2014

Varios restaurantes en un sólo local

Muy nuevo y con un par de meses de vida, este ambicioso local en Juan Bravo alberga cuatro restaurantes diferentes en su interior: su parte de abajo está ideada como bar y afterwork, la primera planta ofrece comida mediterránea en un agradable salón que emula ser una biblioteca, la siguiente planta es de cocina japonesa, y apuesta por lo mexicano en su planta superior, que tiene una parte del techo abierta y que conecta con la última zona de terraza.

Las partes más bonitas son la de abajo y la de la biblioteca, que cuenta con un salón adjunto, perfecto para un evento privado con una gran mesa con capacidad para unas 20 personas.

Siendo un sitio económico y sin alardes, ofrece en cambio un práctico servicio de aparcacoches y funcionan muy bien sus reservas on-line.

Otro aspecto que algunos valorarán (tanto como otros detestarán) es el poder fumar por tener el techo abierto en el restaurante mexicano, que ofrece platos sencillos y cheladas para una velada informal. Muy cómodo también el poder tomar una copa en la parte de arriba.

11/11/2014

Esto sí es fusión. Cocinas del mundo por plantas! Impresionante apuesta.

30/07/2014

Multiespacio con restaurantes (mexicano, japonés, mediterráneo), bar de copas, terraza, etc.
Habrá que ir a verlo!