Restaurante La Picada

Ordenar por:

relevancia fecha

31/01/2013

@pascualdrake lo descubrió en enero de 2010

¡Caracoles! con Somontano, claro

Es el segundo restaurante que mas me gusta de Cerler. Está en la misma calle empedrada que La Borda del Mastín (mi preferido de este pueblo-estación de esquí: 11870.com/pro/restaurante-la-borda-mastin) y está especializado en setas como se puede deducir de los cuadros con fotos y clasificaciones de boletus que lo decoran.

Muy bonito, sí, pero déjemos de setas por un momento. Que sí, que gran revuelto y grandes crepes, que no falten y bla bla. Pero hablemos de caracoles. De caracoles a la llauna ("Cargols a la Llauna", con permiso de los catalanes, de los de Lérida concretamente). Se trata de unos caracoles, con su baba y su caparazón, grandes y majos, a la plancha con aceite, sal y no sé si algún licor rollo cognac o güisqui. Mojados en alioli. Maldito manjar. Te pones fino mandarino de grasa pero qué más da.

Para acompañarlos, un somontano, no queda otra. La carta de vinos también ofreces algún rioja o ribera pero lo que mejor salen de precio son los de la zona. Y merecen la pena: Enate, Viñas del Vero, Señorío de Lazán, Laus...

Para futboleros, además, es uno de los pocos sitios en el pueblo que pone los partidos del Plus.