Ordenar por:

relevancia fecha

13/10/2016

Taberna

9/10/16

Eran las 14h y el sitio estaba a reventar, buena señal, ya que no está precisamente céntrico (más bien esta un poco a desmano).

El sitio es incómodo, cutre y el servicio despistado, pero nada de esto importa cuando tienen un producto de primera a precios muy contenidos.

Pedimos unas correctas RABAS (una 1/2 ración enorme), unas buenas ZAMBURIÑAS, tamaño zamburiña, no las volandeiras a las que nos tienen acostumbrados.
Una NÉCORA A LA PLANCHA de buen calibre y con un sabor para flipar en colores y unas ricas GAMBAS.
Como plato principal tienen una buena oferta de pescado fresco, nos comimos un espectacular MACHOTE AL HORNO. Sí un machote, que no es un tío fuertote del norte sino un pescado típico de Santander.

De postre tienen una TARTA DE QUESO DE CABRA, más fuerte de lo habitual pero a mi me encantó.
Todas las raciones son bastante grandes, por lo que hay que contenerse un poco a la hora de pedir.
Nosotros salimos a unos 35€ p.p con dos botellas de blanco. Díganmelo ustedes, pero yo no sé de muchos sitios donde se puede comer semejante producto a un precio tan contenido.

Sergiete

Este se me quedó pendiente en verano. ¿Aquí era dónde ponían las rabas con cebolla no?

13 de octubre de 2016

Miss Migas

Sí Sergiete. Aquí es. Uno de mis sitios de cabecera en Santander, de lo mejorcito en versión taberna. Auténtico, buen precio, buen producto y bien tratado.

13 de octubre de 2016

15/09/2015

Ruidoso, siempre lleno, y siguen sin fallar

Desde hace ya varios años cada visita a Santander se salda con una o más visitas a la Radio, y este verano no ha sido una excepción. Fui un par de veces y el local estaba como siempre: lleno hasta la bandera.

Quedándome con la última visita fuimos 4 personas y conseguimos colocarnos de milagro en esa zona de medio terraza que tienen a la entrada (medio terraza porque salvo por algún taburetillo despistao y alguna mesa alta, lo de sentarse es misión casi imposible).

De picoteo pedimos como siempre la ensalada de tomate (tomate buenísimo en rodajas con aceite de oliva virgen y sal, sin más), que estaba tan buena como de costumbre, y una ración de rabas, especialidad de la casa que se sirve con cebolla frita (que le va de miedo), que resultó estar también muy buena pero como siempre se nos hizo un poco bola por su exageradísimo tamaño (ojo con pedirla para dos personas, que apenas dejará sitio para cenar algo más, hay media ración que es ya de por si probablemente demasiado para 2 personas).

Seguimos con unas almejas a la sartén, muy ricas pero no aptas para gente a la que no le guste un fuerte sabor a ajo, y un pulpo a la parrila muy bueno (por sacarle un pero me hubiese gustado con un poco más de aceite, que andaba escaso) con el que salimos casi rodando.

No hubo sitio para un pescado, pero lo que tenían en las vitrinas tenía un aspecto buenísimo y muy fresco como de costumbre. Ojo con el pescado que lógicamente encarece el precio de la visita pero la verdad es que la calidad de la materia prima es buenísima, suelen tener buenos jargos, algún dentón, pargos, cabrachos, etc.

Por lo demás lo de siempre: los mismos camareros en la barra año tras año, cosa de agradecer, cerveza y vino blanco muy fríos, y un local ruidoso, vibrante, normalmente incómodo, pero en el que siempre acabamos, muy recomendable sobre todo fuera de la temporada alta de julio/agosto, que aunque se sigue llenando ya es algo más manejable.

Con varias cervezas y varios vinos blancos nos salió la jugada por 22€/cabeza, relación precio muy buena.

Desde luego para repetir

Miss Migas

Me encanta La Radio, la visita es obligatoria cada vez que estoy en Santander pero sí, las rabas lo mejor es pedir media ración, más que de sobra. Los mejillones en salsa de aquí me chiflan, y las zamburiñas...

16 de septiembre de 2015

15/04/2015

Una elección que no va a fallar.

El pasado miércoles como despedida a una visita fugaz a Santander decidimos buscar restaurante, pero ante la posibilidad de descubrir un nuevo lugar decidimos ir a La Radio, ya que yo, en una visita anterior y Miss Migas en muchas más, sabia que se comía bien y no queríamos desaprovechar la oportunidad. Y efectivamente no fallamos.

El local es una taberna típica muy luminosa con dos terraza cubiertas anexas.

Entrando en materia de comida, pedimos:

- Zamburiñas; que en este caso eran volandeiras, marcadas a la plancha y un buen chorro de aceite de oliva virgen.
- Ensalada de tomate; el tomate estaba pelado y atemperado, y bañado con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra. Estaba para comerse otro plato.

Por lo que pude apreciar les gusta el uso de un buen aceite en crudo, minipunto para La Radio.

- Oreja; oreja de cerdo cortada finamente y marcada en plancha. Estaban buenísima, nada duras y muy crujientes. Para acompañarlas una salsa brava-bravísima, aunque, en mi caso, solas me encantaron ya que venian previamente adobadas.
-RABAS; para mi el plato estrella, por el que simplemente volvería. BRUTALES. Rabas con cebollita frita, nada grasientas y cuya media ración es bastante generosa.
- Jargo; nos lo pusieron al horno con una bilbaína y unas patatas. Muy bueno de punto.

En esta ocasión no hubo postre ya que teníamos que viajar y el buche no podía con más, eso si, la siesta post disfrute fue obligatoria. Gran RCP.

!Hasta pronto Santander!

Carlos Griffo

Poniendo en practica lo que se aprende :-)

15 de abril de 2015

29/11/2014

Alegría sus rabas con cebollita

Se vuelve siempre a por esas rabas....

-----

He aquí uno de mis lugares favoritos del mundo. El sitio al que cualquier persona podría ir a comer día sí y día también. Eso, para mí, es la leche. Que no digo que los restaurantes de menú degustación kilométrico no lo sean, pero un lugar donde tengan buen producto y lo traten fenomenal, todo, sea cual sea, tiene ganado mi respeto y veneración. Además me pasa en La Radio algo que no me suele pasar cuando como fuera de casa, que la comida no me sienta pesada, debe ser que su forma de cocinar se parece a la de mi madre y a la mía. Lo que está claro es que utilizan un aceite de oliva de primera que se ve en cada plato que rebañas hasta el fondo con un currusco de pan que se preocupan de calentar antes del servicio.

Todavía no he probado nada que no esté rico dentro de su carta pero el último fin de semana que pasé en Santander repetí dos veces y en ninguna falló esa media ración (sí, media, porque el tamaño es bestial) de rabas, servidas con cebollita crujiente, nada grasientas y muy tiernas, ni los mejillones en salsa, una salsa de tomate ligeramente picante totalmente adictiva.

Probamos en esta ocasión el pulpo a la parrilla, buen producto, con una patata al horno y un toque de pimentón, unas fabulosas navajas, el tataki de atún rojo que fue memorable y un machote (pescado blanco) al horno con sus patatas y cebollita y un toque de vino blanco. Todo perfecto.

Pero no es todo salado lo que se mueve en La Radio sino que el culmen de la comida llega con esa tarta de queso. Sí, ESA. Ligera. Templada. Con sabor a queso de cabra pero no empalagosa. Sublime. Recomiendan también la trenza de hojaldre pero llega a la mesa calentada en exceso y un pelín correosa, bien pero nada que ver con la tarta.

19/08/2014

Las rabas con cebolla de este sitio son impresionantes. Buen género, tanto en carnes como en pescados. Sin reserva en fin de semana se complica mucho la cosa.

09/05/2012

Buena materia prima a un precio razonable

En la radio, en un entorno agradable pero no lujoso, se puede tomar pescado y marisco de calidad a un precio razonable.
La ración de rabas es exageradamente grande. Se puede pedir media y merece la pena. Las ensaladas, de calidad. El tomate destaca.
Un lugar muy recomendable.

GastronomoEC + seguir 96 sitios, 5 seguidores

12/04/2013

Muy recomendable. Pescado de gran calidad y unas cigalas en salsa para quitarse el sombrero

19/03/2012

buenas raciones de marisco fresco

buenas raciones por un precio razonable.

29/04/2008

eurogin lo descubrió en abril de 2008

Buenos precios y nivel de calidad con platos sencillos y divertidos

Este restaurante abrió sus puertas allá en el año 2000, en Julio, hace ya más de seis años. Su propietario Mariano Mora, inauguró este curioso bar -a él le gusta denominarlo taberna- tras su buena experiencia en la marisquería 'El Campanero' de la Albericia, establecimiento que regentó durante dos años con no poco éxito, hasta que un buen día decidió cambiar

La actual 'Radio' es fruto de las vivencias y experiencias que atesoran tanto Mariano como su mujer Begoña Cossio. Él al frente de la cocina y ella atendiendo al público. Su historia comienza en Madrid, en donde el trabajó en algunos de los mejores establecimientos de hostelería de la ciudad- Palace, Ritz, Horcher - circunstancia esta que se nota y, mucho, por la buena labor que demuestra tras los fogones.

El restaurante

La taberna 'La Radio' es un local sencillo pero de una gran calidad en la comida que preparan. Las instalaciones han mejorado muchos enteros, sobre todo en amplitud, gracias a la última obra, que llevaron a cabo justo antes de empezar el verano. Las instalaciones son ahora mucho más grandes, con un estupendo bar, comedor y dos agradables terrazas para disfrutar cuando el tiempo lo permite.

La cocina

Elaboran platos de aspecto moderno, por su presentación, pero sabrosos y cuidados. Su fundamento, el de siempre, según nos comenta Mariano: 'platos caseros, de toda la vida, elaborados con buenas materias primas'

Están especializados es dar mariscos variados, sartenes, arroces y platos de picoteo varios. Además tienen a diario un suculento menú degustación por menos de 8 euros en el que se puede comer hasta garbanzos con bogavante. Los precios en general son bastante bajos.

El éxito que 'La Radio' está teniendo queda claro con tan sólo acercarse por sus instalaciones: siempre está lleno. Dan cerca de 3.500 comidas al mes en los meses de invierno y cerca de 12.000 al mes en la época estival, así que no olviden reservar si quieren comer en esta casa.

Las especialidades

¿Qué comer? Esa es la duda que nos asalta a todos cuando se visita un nuevo restaurante. Aquí los arroces- caldoso con bogavante, paella mixta y de marisco- tienen nombre propio. Las rabas, acompañadas de aros de cebolla también son bastante recomendables. Dentro de las ensaladas, la de langostinos con palmitos, es la de mayor aceptación. En cuanto a los mariscos: Percebes de aquí, almejas de cuchillo, cigalas y todos a precios realmente asequibles. Otro plato de quitar el hipo son las patatas a la importancia con almejas, no dejen de probarlas si tienen ocasión. Los pescados son todos del Cantabrico, pregunten cuales les recomiendan según la pesca del día, preparados a la plancha con su refrito de ajos, si así lo desean.

En cuanto a las carnes, aquí la reina es el chuletón de vaca vieja. Pero también pueden probar el secreto ibérico ó las costillas asadas, ambas carnes muy recomendables. Los postres son todos caseros.