El Restaurante Lasa está ubicado en un edificio con carisma de Bergara, tierra de grandes palacios. Construido en 1565 a orillas del Deba y fuera del casco urbano, en la carretera que conduce a Mondragón, el palacio de Ozaeta perteneció a la rama azpeitiarra de los Oñaz y en él vivió la hermana de Íñigo de Loyola. U...

descripción completa de Restaurante Lasa

Más info

Visita nuestra web para saber más

ver sitio web

Ordenar por:

relevancia fecha

10/12/2014

Saga gastronómica

Hoy nuestro viaje nos lleva a un lugar donde generación tras generación se ha ido rindiendo culto a la gastronomía de toda la vida, pero con el paso de los años se han ido incorporando diferentes platos de la denominada cocina de autor: Lasa en Bergara (Gipuzkoa). Y al frente de todo ello, evidentemente un Lasa de rompe y rasga como Koldo Lasa, el cual ha mamado la cocina de sus abuelos, tías y de su padre, que era ¡¡cocinero de barco!! El aglutinar todas estas enseñanzas le ha permitido elaborar infinidad de platos y todos caseros: atún, hongos, foie, trufa, mermeladas, ahumados, turrones de Navidad, toda la repostería, panes...

Como siempre y como mandan los cánones en este tipo de restaurantes, el comienzo fue cosa de la casa. Ellos nos ofrecieron muy cortésmente un aperitivo al que no supimos negarnos: un exquisito entrante de salmón, el cual era el ingrediente ideal para comenzar de las mejores maneras posibles nuestra batalla gastronómica particular.

Ya entrando en harina, el inicio fue a base de un clásico de la casa, pero catalogado por muchos como el plato estrella de la casa, debido a los años que lo llevan ofreciendo, y siempre al máximo nivel: fritos especiales de la casa. Maravillosos, esa es la palabra adecuada. Si uno desea aprender a cocinar una de los mejores bechameles, desde luego, que Lasa será la mejor escuela.

Otra de las especialidades: raviolis de hongos, foie y trufas. La suma de estos 3 componentes construye una pieza gastronómica de final feliz. Sin olvidar, que todos ellos están envueltos por una pasta sumamente delicada. Brillante.

Y como último entrante unas almejas a la plancha exquisitas. Tampoco se puede dudar en ningún caso de la materia prima que con esfuerzo y ahínco adquiere Koldo cada mañana en los mercados más cercanos. Este producto era fiel ejemplo de todo ello. Por cierto, la salsa insuperable, con el toque especial que le otorgaban las guindillas troceadas.

El pescado fue el protagonista de la jornada, sin lugar a dudas; lomo de merluza rellena de txangurro ¿Sabían que su padre elaboraba ya este plato, pero en vez de txangurro el relleno era a base de cangrejos? Y claro, el plato ha sido año tras año el emblema de la casa, sin mejorarlo, puesto que ya es inmejorable. Es un plato de obligada degustación, si se desea adentrarse en la auténtica cocina del Lasa.

En cuanto a la carne, otra de las reinas del imperio gastronómico del Lasa: la caza. Son unos auténticos maestros en trabajar esta complicada faceta de la cocina. Nosotros nos decidimos por el ciervo asado mechado con tocino de Jabugo, puré de castañas, manzana y jalea de grosellas. Sublime. La carne exquisita y la salsa con su toque del vino de Rioja Alavesa, espectacular.

Por lo que respecta a los postres, no es que merezcan un apartado aparte, si no un capítulo entero. Koldo es un auténtico repostero. Así que, prepárense y vean: para ir digiriendo el banquete, sorbetes de limón, mandarina y fruta de la pasión. No se olviden. Todos ellos caseros. Sin trampa ni cartón.

Más lujo; tarta milhojas turrón-crema. El espectáculo además de en el milhojas, que ya es decir, se encontraba en el relleno. Una crema pastelera de quitarse el sombrero, y cómo no el turrón, intachable. Qué se puede esperar de un hombre que elabora cientos de turrones. Eso, sabor y calidad. Superando, incluso, a auténticas casas turroneras.

A continuación, uno de los especiales, y ¿por qué? Porque es de esos postres que además de ser caliente se demanda con antelación: bizcocho caliente de arroz con leche y helado de canela. Yo diría 3 postres en uno, y todos rayando la máxima puntuación. Insuperable y atrevido, al mismo tiempo. Bravo.

Para terminar, muestra de nuestra insaciabilidad, quisimos hacernos aún, si cabe, una idea más amplia de toda la repostería del Lasa, y saboreamos unos exquisitos pastelitos variados. La verdad que no nos equivocamos; fue un brillantísimo broche de fin de fiesta.

Pero ¡¡ay, amigos!! Cuando nosotros creíamos que todo había terminado, dado que nos encontramos muy cercanos a las fechas navideñas, hete ahí que nos ofrecieron unos dulces muy acordes a la época: galletas dulces de almendras, turrones de chocolate y mazapanes. Si es que al final Koldo resultó más insaciable que nosotros mismos...

gastrodisfrute.blogspot.com.es/2014/12/saga-gastronomica.html

18/09/2014

Un restaurante muy bonito donde comimos bien. Si no lo conoces, una vez estás delante...cuesta un poco acceder al restaurante: indicaciones algo escasas en el acceso a pie...y por el parking tampoco te queda claro si vas bien o no.Tampoco aclaran correctamente qué incluye el menú diario (de 28 euros por persona) y entramos sin entender si el menú incluía vino y IVA ni qué platos podíamos elegir ese día. Convendría pues que mejoraran un poco estos detalles aunque es cierto que el menú está bien explicado en su página web. Las instalaciones son preciosas, un palacio con jardín donde se está a gusto. Comimos en una sala preciosa con cristaleras y con muy buena atención. Pudimos elegir entre ocho primeros (cuatro de ellos ensaladas) y 7 segundos y 6 postres. De primeros lasaña de carne y verduras (exquisita, gran sabor, muy buen queso) y panaché de verduras salteadas con jamón (verduras frescas, con mucho sabor, bien salteadas, realmente excelente). Realmente muy buenos los dos primeros platos. Los segundos algo más flojos: un bacalao ajoarriero con huevo escalfado (bacalao algo salado, desmigajado en exceso, escaso y de sabor sólo correcto) y un rissoto de arroz negro y txipis con huevo escalfado (el arroz algo pasado de punto y le faltaba sabor, agradable sin más). De postres una tarta de trufa blanca y negra con helado de canela (excepcional el helado, una temperatura perfecta y un sabor brutal) y un sorbete de frambuesa con yogurt líquido normal, correcto. Muy bien elegido el vino del menú, un La Estacada 2012 goloso, con cuerpo, con vainilla. Nos pusieron también para picar algo parecido a una lionesa con mantequilla, un toque de ajo y quizás queso, muy agradable. Los panes son excepcionales aunque escasos. Realmente buenísimos. En resumen, un sitio especial donde poder comer muy correctamente dos personas por 56 euros en total.

01/03/2007

bocadorada lo descubrió en marzo de 2007

Comer bien por el Alto Deba

Hace tiempo que no voy, pero seguro que todavía se come muy bien. Está en un palacio del siglo XVI a la orilla del río Deba, cuando Koldo Lasa lo cogió estaba en un estado horroroso, echo una pena. Koldo Lasa es de familia hostelera y antes de abrir este restaurante llevaba el hotel Lasa de Bergara en la calle Bidekurutzeta, donde también se comía muy bien. Para los amantes de la buena mesa que pasan por la zona solía ser casi una visita obligada, creo que aún lo es.

Una opción económicamente más factible es el menú del día, en los días de labor. Cuando eramos niños las frituras del Lasa eran míticas (del hotel Lasa).

soledad perez boado

Celebro todos mis cumpleaños y celebraciones familiares, y me hacen quedar siempre muy bien por la comida ,entorno de paraiso, y el calorcito humano
que me dan en el trato .En mis cumpleaños siempre tengo la cancion que me emociona ;así que siempre
me sacan mi lagrimita. un diez por todo.

16 de abril de 2010

30/11/2009

Excelente carta, buen servicio

Una variedad de carta inmejorable, pescados, carnes y caza, es muy dificil decidirse!
El servicio muy atento y el sitio muy acogedor. Es un palacete que cuenta con varios comedores y un jardin que de noche lo iluman.