Restaurante Llamber

Calle Galiana 30, Avilés

+34 984 83 23 48

Ordenar por:

relevancia fecha

Te recomendamos otro sitio que también te puede gustar

Casa Tataguyo

Situado en la Plaza del Carbayedo de Avilés, su historia se remonta al año 1845, donde la Tataguya ya existía como fonda y casa de comidas, con el nombre de Cas...

25/10/2010

Kissbox lo descubrió en diciembre de 2009

Para "llamberse" los dedos!!!

Deliciosa sorpresa encontrarnos por casualidad, en una fría tarde de diciembre, esta nueva propuesta en Avilés.
El local tiene una terraza cubierta por los antiquísimos soportales de la calle Galiana, que se mantiene calentito por estufas, por lo que es perfecto para disfrutar de terraza en pleno invierno.
Al entrar te encuentras con una taberna rústica pero con ese toque de buen gusto actual que hace el ambiente más agradable, una barra grande y varias mesas para tapear, y por último al fondo está el pequeño pero acogedor comedor de mesas altas donde puedes observar el frenético trabajo de la cocina que sorprende por sus pequeñas dimensiones, mientras saboreas sus originales propuestas gastronómicas.
Éramos 6 personas y no había reserva de mesa así que aunque sólo eran las 9, decidimos quedarnos y nos sentamos a tapear.
El resultado fue espectacular.
De la amplia carta de pinchos que tenían elegimos 6 o 7 y cada uno sorprendía más que el anterior, excepto la parrillada de verduras que nos dejó indiferentes, los demás platos fueron toda una sensación.
El restaurante estaba hasta la bandera y aún así el trato fue exquisito por parte de las camareras que nos atendieron.
El pan recién hecho, variado y riquísimo.
El postre bien, sobretodo el arroz con leche.
El café es de Nespresso, con una preciosa máquina industrial, por lo tanto es perfecto!!!
En definitiva... un lugar altamente recomendable para ir de tapas y vino pero no os olvidéis que no hay reserva ;-)

18/08/2010

Taberna de altura

Llamber es una taberna de nuevo cuño que hace de la cocina el centro de sus inquietudes, junto con una bodega selecta y asequible. Abierta en 2009, ya ha conseguido sonar en el panorama de la gastronomía asturiana. Dado que el espacio no le sobra, opta por la fórmula de la mesa alta, pero uno puede sentarse en los taburetes con suficiente comodidad. Resuelve también parte del problema con la separación de la cocina en dos partes, con la fría al fondo del comedor, a la vista de los comensales. Inspiración mediterránea para un homenaje a los productos próximos.