Restaurante Maitia

Con este bagaje, he abierto Maitia, un restaurante con pocas mesas; una decoración sencilla, un ambiente recogido y acogedor, donde podrás comer bien, cocina de temporada...

Ordenar por:

relevancia fecha

31/05/2017

Esta bien, pero..

El local es bonito, intimo,con una más que adecuada separación entre mesas. La comida buena. Un menú de 50 euros sin bebidas, a elegir entre cuatro o cinco platos de primero, de segundo y de postre, que varían según mercado. Todo estaba muy rico. Magnificas verduras de entrante y de principal el confit de plato, que no defrauda. El servicio muy atento. Sin embargo, quizás por las expectativas que tenía, me ha faltado algo. La factura, para dos personas con dos cervezas y tres copas de vino entre ambos, 70 euros por persona.

26/07/2017

Totalmente sobrevalorado, ni fu ni fa... no repetiría

Ayer estuvimos cenando 4 personas en Maitia, en resumen mi valoración personal es que no me dijo absolutamente nada... creo que está totalmente sobrevalorado y la relación calidad precio un auténtico despropósito.
Lo primero de todo nada más llegar, local muy mono pero un olor a humedad y cerrado que echa para atrás, deberían mirar esto o poner un buen ambientador (que creo que quizá sería peor). Mesas con individuales, bajo plato, cubertería... bien puesto pero echo de menos un buen mantel (sobre todo si la mesa es de madera monda y lironda).
Lo segundo sorprende que no te den una carta, y venga directamente Covadonga a contarte cada uno de los platos (cuando llega al cuarto se te ha olvidado el primero, por descontado). Seré una antigua pero eso no termina de gustarme.
Lo tercero, pedimos agua (además de cervezas) y me dicen que no pueden poner una jarra de agua, solo botella. Estoy ya bastante harta de que en estos locales no te sirvan una jarra de agua, e intenten "rascar" margen con la botellita en cuestión... en Madrid tenemos la suerte de tener una buenísima agua del grifo! 5 eurazos de botella de agua.... a 2 botellas de agua, se te pone el asunto en un pico (absurdo pagar eso por el agua!).

Menú cerrado a 50 euros... por un primero normalito (probamos los guisantes, las habitas y la crema de melón) y un segundo resultón pero sin más (pato, tan "aclamado" pero sinceramente no era más que un confit hecho poco a poco y bien macerado, hoy en día lo puedes comer en bastantes sitios así) sincreamente....)

Platos bien elaborados, pero muy de "andar por casa", sin más florituras y nada especial... nada que no puedas comer en un restaurante normal cualquier día. Será que vengo de una familia en la que la cocina es prioridad y se cocina todo a fuego lento, con cariño y dedicación...
Cenamos bien pero no nos emocionó especialmente, y más al recibir la cuenta: 117 euros por pareja (con dos copas de vino y 3 cervezas, sin café), lo cual es una RCP altísima y sin justificación para lo que comimos.
En resumen, por ese precio en Madrid, hay sitios muchísimo mejores y sorprendentes a los que volver....no entiendo bien que tenga fama.

15/09/2015

Cuidadísima cocina en un bistrot de ambiente íntimo. A pesar de todo, nos ha faltado un nosequé.

Maitia es un pequeño restaurante situado en la zona de Hispanoamérica. Facha sobria, es seguro que hemos pasado todos por delante sin reparar en él en numerosas ocasiones.

Local pequeño, apenas unas mesas distribuidas en dos salones, en el que sin embargo no se echa de menos los metros, puesto que todas las mesas (hasta las de dos) son de un tamaño considerable.

Decorado hasta el último detalle con mimo, se está muy a gusto y todo acompaña: la luz, los tonos...se ha conseguido una atmósfera romántica e íntima ideal para cenas de pareja o familia en "petit comité". No es, sin embargo, buena opción para una despedida de soltero o para celebrar el pase del Valencia a la Champions, para que me entendáis.

A cada uno lo suyo.

Restaurante de autor, me recordó mucho a otras propuestas en las que el Chef marca completamente el carácter del restaurante y controla cada paso. Me recordó a locales como Hortensio, Trifón, Taberna Verdejo...pequeños y con detalles cuidados y personales. En este caso Covadonga de la Rica te "canta" la carta con el detalle y la pasión que sólo el propio Chef hace. Buen detalle que se agradece.

Menú cerrado a 40 euros (primero/segundo/postre) que en realidad no es tal, puesto que tanto para el primero como para el segundo hay al menos cinco o seis opciones. Este detalle no es del todo de mi agrado, yo soy un hambrón y lo de sólo poder elegir un primero y un segundo va contra mi espíritu surfero y liberal en todos los sentidos.

Carta de vinos correcta y no demasiado subida de precio, que no barata.

NUESTRA OPCIÓN:

HABITAS .- En cualquier caso la descripción del plato no es simplemente "habitas", pero al carecer de carta (y que no me gusta coger notas cuando ceno), pues nada, en "habitas" nos quedamos. Muy finas, perfectas de presentación. Muy agradables de comer. Bien.

ESPARRAGOS. Servidos templados (o no según decida el cliente), presentados sobrios y sólo acompañados de un par de salsas, también finas, vinagreta una y (si no recuerdo mal), mostaza la segunda. También todo muy correcto.

ATÚN ROJO EN TATAKI. Espectacular la textura del Atún, se deshace en la boca y sorprende mucho y para bien. Plato excelente.

CONFIT DE PATO.- Uno de los platos estrella, pura cocina Francesa. Excelente y muy fino. Perfecto, aunque para mi gusto, falto de alguna otra guarnición.

POSTRES: por debajo de los platos principales...los encontramos escasos y flojos. Coulant de chocolate y Crumble o tarta de manzana. Olvidables.

120 euros dos menús con botella de vino de Bierzo, La Escucha, y agua mineral + cafés.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN:

Las mesas están vestidas de una forma impecable. Vajilla, cubertería, ropa...todo es de primer nivel y eso se agradece (¡y se echa de menos!). Para mi esto supone un punto + de disfrute en una cena.

Uno negativo e incomprensible. El pato se prepara, se supone que te separan la piel y el hueso. Esto que podría ser un detalle de servicio, se convierte en un fallo garrafal: primero el camarero lo hace con tus cubiertos...¿por qué luego tengo que comer con algo que ha manoseado (pero a conciencia) otra persona?...después lo desmenuza hasta un extremo que no a todo el mundo gustará...yo prefiero partir mi comida. Como último detalle...el tener al camarero a tu lado haciendo esta operación con olor a tabaco echa por tierra gran parte del encanto. Mal aquí.

CONCLUSIÓN: Al igual que me pasó en Hortensio, debo decir que la cocina de Maitía es de una calidad y un cuidado soberbios y sin embargo no hay nada que me mueva a querer volver, clave para un obsesivo-repetitivo de los restaurantes como yo. Al menos en este caso la RCP está mucho más ajustada que en el primero, pero la "sencillez-compleja" de este tipo de cocina me deja frío. Estoy seguro que cada plato tiene detrás muchísimas horas de trabajo y cada salsa es preparada con ese cuidado que sólo los grandes Chefs pueden y saben hacer. Lamentablemente yo no sé apreciarlo, porque aunque cené bien, no salí emocionado.

But I am the only one to blame.

Sr Rodriguez

Apuntado lo tengo desde hace un tiempo y ahí seguirá en futuribles.

7 de septiembre de 2015

spider72

A ver, que esto es muy personal y según opiniones...que es una cocina de nivel, sin duda...pero que a mi me ha faltado algo...pues también. Aún así hacen falta más opiniones pa crear "jurisprudencia"

7 de septiembre de 2015

17/03/2015

Sitio acogedor y pasión de su Chef Covadonga

El Restaurante Maitia, para ubicarnos, se encuentra en la pequeña calle de Trueba y Fernández, perpendicular a Víctor Andrés Belaunde, muy cerca de la calle Serrano y Príncipe de Vergara.

Es un local pequeño, para unas 20 personas, decorado con mucho gusto hasta el más mínimo detalle. Mención especial a la vajilla, muy bonita. Buena mantelería, cristalería, etc.

Puedes ver el reportaje entero en el blog gastronómico Comiéndose Madrid:

comiendosemadrid.blogspot.com.es/2015/03/maitia.html

Que aproveche!

06/05/2015

Sobrevalorado

Maitia es un restaurante con pocas mesas y decorado cuidando todos los detalles.

El trato es muy bueno desde que entras. No tienen carta, hay un menú de 40€ que consiste en un entrante, un principal y un postre y que Covadonga te cuenta con todo detalle. Hay unos cuatro o cinco platos para elegir tanto en entrantes como en principales. Nosotros nos decidimos por:

- Gazpacho de tomate con burrata. Muy rico el sabor del tomate y la combinación con la burrata.

- Pasta rellena de boletus. Este plato no nos dijo nada, tenía poco sabor. Lo más destacable la salsa con un toque ácido que estaba buena y era original.

-De segundo nos decantamos por el Confit de pato, que según nos dijo, es el plato estrella de la casa. Nos recomendó no compartirlo porque si no perdía la gracia, asi que pedimos los dos lo mismo. Este plato nos gustó, buena mezcla de sabores con la salsa (de larga cocción que llevaba) y las especias. Ella te desmenuza el pato y lo mezcla en el plato. No lo volvería a pedir porque me resultó un poco pesado, pero para probarlo una vez es recomendable.

Por último, de postre pedimos una tarta de mascarpone que estaba rica aunque un poco contundente y un helado de vainilla.

Con respecto a los vinos, el precio medio de la carta es un poco alto. Finalmente pedimos el rioja crianza de la casa que era de los más baratos (unos 18 €) y que estaba correcto. También pedimos un par de copas de fino de aperitivo por las que nos cobraron 6 € cada una.

En resumen, materia prima y cocina buena. aunque después de leer las críticas nos esperábamos un poco más, por eso no le doy las 4 estrellas. Igualmente, por 55 €/persona hay otros sitios a los que volver.

04/03/2013

Un sitio especial

Un restaurante pequeñito y escondido, pero esa es su mayor virtud. Genial en todos los sentidos: Comida, trato, servicio...