Restaurante Negro Rojo

Ordenar por:

relevancia fecha

09/03/2019

Comer en la barra es un gustazo. Bueno, hay gente que no lo soporta, pero al que le gusta, le encanta. El comedor del Negro se ha reorganizado apartando las mesas a los lados, y dejando todo el protagonismo a una gran barra central. Podrás ver y casi tocar a los cocineros mientras preparan cada plato. Las tortitas de salmón y yuzu, el ceviche rojo de camarones (con el toque justo de picante) y los tacos de cochinita pibil son tres platos adictivos. De los que repetirás sin darte cuenta. Acompáñalos con una ensalada de corazón de burrata con albahaca, tomate y pan carasatu y tienes un hit de menú entre manos. En una de las esquinas de la sala hay un horno de leña del que no paran de salir pizzas finas con muy buena pinta. Cocina mediterránea con un ojo puesto en sudamérica y el otro en la cocina asiática. Al mediodía hay bastantes comidas de negocios, pero por la noche el nuevo Negro te hará quedar bien con cualquier cita exigente que quieras impresionar. Si le sumas el buen hacer del Grupo Tragaluz con la delicada y elegante reforma del local, es el momento perfecto para volver a descubrir uno de los clásicos de la zona alta de la Diagonal.
(le Cool)

16/02/2015

Puntuación 7

Noche fría en Barcelona y mientras nos dirigíamos a este local no me hubiera imaginado que estaría encrustado en un bonito edificio de oficinas muy moderno.

El local es grande y diáfano, con dos plantas. Nosotros cenamos en la planta que se llama Negro. Tienes la sensación que va a ser una buena velada porque el local transmite, hay un ritmo frénetico y parte de la cocina se encuentra en medio de la sala.

Segundo ceviche que tomé en tres días y probablemente el mejor de los tres. Lástima que nadie acierte con la leche de tigre. También tomamos una pizza para compartir.

No dispone de mantel ni de servilletas de tela.
Precio 25€ por cabeza.

28/10/2013

PARA REPETIR

Pertenece al grupo Tragaluz (como seguro sabe todo el mundo).

Reservamos en el Negro (arriba porque la carta es muy extensa y tienes la posibilidad de pedir de la carta d ella taberna japonesa -Rojo-) y me alegro, abajo mucho ruido, mesas muy juntas y calor. La carta de Rojo, muy pobre.

Llegamos con una hora de adelanto con el fin de empezar la noche con un combinado y ver cómo se ambientaba.
Acierto en todo: la música de fondo JAZZ SOUL, JAZZ FUNKY, ....

Los combinados: Yo, El Pisco Sour espectacular en su justo punto de todo, me fijé que el barman, no estaba satisfecho con el primero y lo tiró para volver a hacer otro (detallazo). Él, un mojito.

La Maître nos recomendó, aunque no aceptamos, sentarnos ya por si acaso el servicio más tarde era lento ya que se iba a llenar.

La cena: un festín de olores y sabores !!! se estimularon los 5 sentidos.

Primeros: Yo, mini steak tartar con foie planchado y copa de moët Chandon (hasta arriba para poderlo compartir) Él, tratar de atún rojo con aguacate (espectacular de fresco y bien aderezado)
Segundos: Yo, ceviche Tokio-Lima (mezcla de ceviche estilo peruano aderezado con unos fideos como pelos de finos fritos
Él, carpaccio de buey con foie y trufa (o sea unas finisimasláminas de carne de buey con foie e medio aderezado con trufa que olía desde lejos)
Postres: Yo: helado de yogur con juanolas (mezcla de ácido y dulce)
Él: coulant de chocolate (nos advirtieron de los 14 minutos que tardan en hacerlo) mereció la pena esperar.

El servicio ha sido espectacular, Jordi, nuestro camarero, en su justo tiempo nos retiraba un plato para ponernos el siguiente, sin demoras ni tampoco con prisas. No sólo nos atendía, sino que tuvo unas palabras amables durante la cena (hubo feeling), al final, nos invitó a un Moscatel.
Cuando nos trajo la Maître la cuenta, le confirmamos que pese a que el local estaba lleno al 100% fuimos muy bien atendidos. Nos invitó a cava.... más no se puede pedir, buena comida, fantástico servicio y mimos !!!

Pega: pese a que aplaudo esos locales que invierten en calidad de la cocina frente a decoración, aconsejo algún absobedor de ruido....

Como apunta siempre uno d ellos Hermanos Encinar: camino de mesa y servilletas de tela. (nota positiva)

Volveremos porque queríamos probar todos los platos !!!!

Asequible sobretodo por la relación calidad/precio: 125 €/2 personas (teniendo en cuenta que 20€ eran los combinados y 24 el vino)

03/06/2013

grupo tragaluz en zona alta

En el barrio financiero de la Diagonal alta, cerca de L'illa, está el Negro, un gigantesco restaurante del grupo Tragaluz. Decoración chula, moderna, cocina rica, precios razonables, a mediodía muchísimo ejecutivo de chaqueta y corbata. Servicio algo (muy) despistado pero moderno. En la planta semisótano, cocina asiática y japonesa.

23/10/2013

Estilo tragaluz. Interesante más por el diseño que por la cocina. A mediodía está lleno de gente de las oficinas de la zona, con bastante tráfico de gente. Sale bien de precio para algo casual y rápido.

12/04/2010

SITIO COOL PARA CENAR Y DE GRAN CALIDAD

Después de probar el Club Solo, al día siguiente nos fuimos los 10 amigos a cenar a Negro, del Grupo Tragaluz.

Como su nombre indica el sitio en negro, sin decoración más que la propia de exhibir la estructura del local. Pincha un DJ x lo que hay buena musica de fondo.

La comida estaba muy rica, mucho mejor que Solo, y el ambiente era algo más joven. No obstante molaba mucho más la parte de abajo, que es el restaurante japonés que se llama Rojo. Había mucho más ambientillo en Rojo que en Negro.

Hay que reconcoer que Barcelona dá mil vueltas a Madrid en cuanto a restaurantes, tanto en decoración como en calidad.

Últimamente en Madrid se van abriendo más restaurantes chulos tipo Tomate, Ramses, Castellana DF pero se pueden seguir contando con los dedos de las 2 manos mientras en Barcelona hay tantos q son imposible enumerar. Los restaurantes en Barcelona están mucho mejor puestos, son más amplios, y cuidan mucho más el detalle que en Madrid.

Igual ocurre con los locales de copas. Sólo hay q ir a Opium Cinema en Barcelona y darte cuenta de que en Madrid no tenemos nada ni siquiera que se le acerque.

No obstante, hay que decir que prefiero Madrid mil veces a Barcelona ya que aqui el ambiente es mucho más divertido y la fiesta es mil veces mejor. Se peude decir que barcelona nos agana por goleada en cuanto a "infraestructura" de locales, pero el ambiente y la diversión es infinitamente mejor en Madrid, los catalanes son mucho mucho más aburridos.

Al ser tantos tomamos menú de grupo y estaba todo muy rico. Gran calidad.

Sin duda es una gran opción si vas a Barcelona y quieres un sitio chulo y con buen ambiente para cenar. A mi me gustó mucho.

11/04/2008

Buenas cenas con estilo

Restaurante que realmente se llama "Negro Rojo", porque tiene arriba el Negro y en el piso inferior el Rojo, de temática japonesa.

Negro es de cocina moderna con tintes italianos, pero básicamente cocina de diseño. Yo comí un risotto bastante original que estaba bueno y compartimos un foie muy bueno. El sitio, tranquilo y códomo. Por dónde está situado intuyo que bastante lleno entre semana (zona de negocios) pero fue tranquilo por la noche. 30€ sin vino.

16/02/2010

Impresionado

La verdad es que es uno de los restaurantes que mas me ha gustado, la decoracion es espectacular y los platos geniales, algo carillo pero merece la pena darse un capricho...

07/03/2010

Como se nota cuando algo es bueno

Solo comentar que consiguen que hastal el shushi mas normalote sepa mucho mejor que en un "japo" normal. Algo caro (desde luego!) pero notas el por qué del precio.