Restaurante Pairal

Restaurante con una ambientación de estilo clásico y costumbrista, con una propuesta gastronómica basada en la cocina tradicional, con excelentes pescados, arroces y mariscos frescos; significativos toques de modernidad en sus técnicas y un persistente aire de mediterraneidad. Dispone de un servicio cercano de forma...

Ordenar por:

relevancia fecha

09/12/2013

Sitio correcto

Comida en el restaurante PAIRAL, en Castellón capital, siguiendo el consejo de la recientemente publicada Guía de restaurantes en la Comunidad Valenciana. Restaurante situado cerca del centro pero en una calle poco transitada de una zona nada turística, el clásico sitio al que nunca irías si no te lo recomiendan. El local, en dos alturas es acogedor, bien puesto y decorado tipo asador marinero, mucha madera, mesas amplias, con buena separación entre una y otra, y aforo completo. De aperitivo de la casa unos chips de verduras y una rica crema de calabaza. 3 personas, pedimos unos buñuelos de bacalao con toque de escalibada, pequeños, sabrosos y ligeros. Mejillones de roca al vapor, pequeñitos y tiernos, para comerte varias fuentes. Como principal paella valenciana, verduras tiernas y buenas carnes (pollo, conejo y costillitas). El arroz con buen sabor, pero lo encontré demasiado seco para mi gusto, y la paella llegó un poco fría a la mesa, señal de que se habían pasado un poco con el tiempo de reposo (disculpable porque estaban a tope). De postre un crepe de crema de turrón con chocolate líquido para compartir que cumplió con creces como broche final del ágape. Para beber un verdejo Palacio de Bornos, bien de temperatura, servido en su cubitera y con copas adecuadas. Buena vajilla y mantelería de hilo. Servicio muy atento, de camareros de toda la vida. 84,04 euros todo. Todo muy correcto. Dejamos para otra ocasión probar el steak tartar, muy popular por lo que vimos en otras mesas y los arroces caldosos, que me da la sensación que superan a los arroces secos en esta casa.

01/03/2008

algo excesivo, pero bien

antes de empezar a cenar lo que más me sorprendió fue la amplísima carta de vinos, unas 220 referencias de caldos, bien elegidos, cuidados.
el aperitivo de crema de purrusalda estaba riquísimo. las gambas rojas de huelva, exquisitas, y de segudo os aconsejo pescado, en cualquiera de sus variantes. ricas, ricas. un servicio espléndido. lo malo? pues como casi siempre el precio. creo que le sobran 20€ a la cuenta, pero bueno...

un día es un día.

07/11/2006

Kalala lo descubrió en noviembre de 2006

Delicias al vino

Este restaurante es de los que te dejan ganas de volver,... en cuanto se te recupere la tarjeta de crédito.

Nínguna queja sobre la comida que resultó deliciosa, pero lo realmente destacable fué la selección de vinos y las excelentes recomendaciones al respecto.

Un lujo para el paladar y desde luego un sitio para impresionar a alguien.