Restaurante River Hall

Ordenar por:

relevancia fecha

15/02/2013

Javier Güenechea lo descubrió en noviembre de 2012

Un nº 1 para zaragoza

Con el permiso de David Pérez y La Prensa, (calidad de comida muy similar pero el entorno y demás le dan un puntito superior) han llegado aquí los hermanos Acedo para, de verdad, hacer un homenaje a la gastronomía, al detalle y a disfrutar con mayúsculas.

Un concepto realmente desconocido, nuevo, fresco en Zaragoza. Han abierto hace poco más de un mes.
Todo el edificio es Aura.

Hay 3 zonas dentro de Aura. Una, el propio Aura, enfocado más a banquetes, otro Supernova, una discoteca realmente bonita, con temáticas y diseños diferentes en cada barra, palcos, y zona VIP.

Todo en Aura está pensado hasta el último detalle. Para que os hagáis una idea, tienen dos suites preciosas sólo como obsequio para los novios. Nos la enseñaron, no tiene que envidiar en absoluto a ningún 5* de Zgz.
Y por último está el restaurante River Hall, donde comimos nosotros. Mesas separadas, decoración chula, cuidada, y unas vistas con todo cristaleras agradables.


Vamos al lío.
Cocina a la vista, me encanta ese detalle. La cocina la diseñó el mismo que hico la de El Bulli de Adriá y algunos más.
Han traído a profesinales que cada uno se dedica a una parte de la comida, y se nota.
Como Jefe de Sala, está Raúl, un hombre pausado, correctísimo, honesto en sus propuestas de comida y que disfruta cuidando al cliente.
Hay menú degustación: 45€. Nosotros comimos de carta. Allá va:
Huevos rotos con alcachofas. Uno se imagina, los huevos, la patata, las alcachofas... No hay patata. La alcachofa está hecha en su perfecto punto, los hongos que lo acompañan y el jamón espectacular. Es un plato de premio, sin duda.
Canelon relleno (ver foto). El listón estaba altísimo después de esos huevos rotos, y este plato tampoco defrauda, suave, fácil de comer, y utilizando una materia prima espectacular. Cuidan los platos, pero quieren mantener su esencia.
Zarzuela de Rape con gambas. Perfecto. No creo que deba añadir más.
Merluza. Estaba rica en su punto, pero a la merluza uno está más acostumbrado y es más difícil la sorpresa. Dejaos aconsejar por Raúl en cuanto a los pescados destacados del día.
Me quedé con las ganas de la Coca de foie... (para la próxima vez)
Postres. Probamos dos. Un milhojas tostado con frambuesas impresionante, el hojaldre estaba perfecto, suave.
Y por último, una bombón crujiente con sorpresas. Yo diría que tiene mango, caramelo... muy bueno.
Bodega: una bodega amplia, bien servida, algo subida de precio, y si quieren un consejo yo presentearía la carta de vinos de otra forma, en esa carta hay caldos que bien merece una cata.
Bodega: 6.
Vajilla y servicio: 9.
Tiene varias terrazas, con detalles importantes, las barras cromáticas, mesas con cubiteras, unas terrazas que en muy poquito será la mejor de Zaragoza. Tiene todos los ingredientes.
Como pero, los accesos, hay mil puertas, y a veces no es fácil entrar, algo que según me dijeron van a solucionar de inmediato.

En resumen, si queréis un homenaje realmente genial disfrutar con mayúsculas de una comida sabrosísima, y con un servicio más que estupendo, pasaros por Aura.

Disfrutadlo. :)