Sacha Hormaechea es sin duda el cocinero de los cocineros. Este Fogón y Botillería es el lugar de culto de muchos de los chefs de más renombre y otras personalidades y es que además de gran producto tratado de manera impoluta y con su toque "canalla" aquí se bebe bien y se está muy a gusto. Recomendación: el tuétano.

Ordenar por:

relevancia fecha

25/09/2017

Cocina de producto, personal y atemporal

Templo clásico del buen comer en Madrid, con halo mítico de ser sitio donde otros chefs van a comer.
Por fin pude visitarlo y si bien las expectativas eran altísimas por esa fama que tiene, lo cierto es que es un gran sitio. No me llega a las 5 estrellas quizás porque se exige mucho a raíz de esas grandes expectativas pero desde luego es un sitio donde se come de lujo. Me cojea un poco la RCP porque es un sitio tirando a caro, por mucho que tenga buen producto y buena ejecución. También, el servicio podría ser más ágil.

Pero centrados en la comida, ningún reproche. Fantásticos platos al margen de tendencias y modas que siempre van a estar buenos. Creo que todo amante del buen comer cada cierto tiempo necesita volver a esta cocina para no perder el norte, para volver a calibrar su brújula gastronómica.
Bordan sus platos. Probamos a modo de entrante unos maravillosos tomates aliñados y una buena butifarra asada. De principal, la raya a la manteca negra que estaba sobresaliente. Me dieron a probar el steak tartar que estaba muy bueno aunque para mi le faltaba picante; más caña en el paladar. Siendo muy bueno, no es mi top-1 de los que he probado.

Para volver y probar más cosas, desde luego

07/08/2016

EL PLACER DEL PRODUCTO

30 de julio de 2016. Último día de apertura de la Botillería y Fogón Sacha antes de su marcha por vacaciones estivales.

Su terraza ha sido la elegida este verano de 2016 para celebrar la cena al aire libre que al menos en una ocasión, me propongo hacer todos los veranos; propósito que no es fácil cumplir con solvencia en Madrid.

Habíamos cenado en la sala interior de Sacha una noche de Reyes hace ya algunos años, sin demasiada fortuna no achacable exclusivamente al lugar, y nos apetecía volver de nuevo aprovechando la buena prensa de su terraza.

Y no decepcionó, al principio me resultó un tanto fría y desangelada, pero cuando llegamos aún era de día y éramos los primeros, cuando fueron llegando más clientes y anocheció, la cosa mejoró; íntima, con mesas perfectamente separadas y con un servicio de lo más profesional. Todo ello, junto con la cocina, claro está, contribuyó a que la cena fuera verdaderamente agradable.

En cuanto a la oferta de Sacha, ya está todo dicho, cocina eminentemente clásica, con algún toque renovador, con fundamento, producto excepcional y gran técnica. Aquí sobran artificios, la cocina de Sacha es rotunda y elegante al mismo tiempo.

Carta corta con platos de siempre y otra complementaria con un pequeño apartado de platos contundentes y otro más amplio con especialidades del día que van cambiando cada cierto tiempo según temporada.

Como ya me la había estudiado antes de ir, tenía bastante claro lo que pediríamos:
De entrante para compartir, gustosos tirabeques (11,50€). Me apetecía mucho tomarlos porque no son fáciles de encontrar y no decepcionaron, punto gusto de cocción, mucho sabor y un puntito picante que quedaba perfectamente equilibrado con un melocotón macerado con un sabor excepcional. Emplatado individualmente, por lo que la foto es de media ración. Buen comienzo.

Dudamos si tomar algún entrante más, ya que a continuación íbamos a tomar dos pescados para compartir y había leído que las raciones son generosas; el jefe de sala nos confirmó que la comanda era suficiente.

Así es que llegamos a los platos principales; en primer lugar kokotxas a la importancia (23,50€).Nos encantan las patatas a la importancia, así es que si le añades unas buenas kokotxas obtienes este plato como resultado, como decía al principio, sencillez, buen producto y fundamento, un éxito, riquísimas.

Y a continuación, el que debía ser mi plato estrella y que decepcionó un poco, ventresca de atún a lo ibérico (23,90€). Una excepcional ventresca de atún a la plancha con una finísima lámina de tocino ibérico. Estaba bueno, el producto no podía ser mejor, pero en mi modesta opinión, la forma de cocinarlo no es la mejor, yo la hubiera preferido marcada levemente estilo tataki para disfrutar más de este atún; además debo decir que la pieza de mi pareja no era ni mucho menos la mejor, con demasiado nervio que rebajaba la calidad del producto.

Acompañamos las viandas con un blanco con barrica D.O. Rias Baixas Nora da Neve (32€) que maridó muy bien con todos los platos y calló enterita.

Terminados los platos principales no nos quedaban más que 15 minutos para marcharnos, pero nos apetecía tomarnos un postre y un café, se lo hicimos saber al camarero que nos atendió durante toda la cena y, dicho y hecho, en estas situaciones es cuando un restaurante demuestra si su servicio está a la altura, y vamos si lo estuvo, tomamos un helado (4,50€) y un café (2,50€), pagamos la cuenta y nos marchamos, en menos del tiempo estipulado. Así da gusto.

Con una cerveza, probablemente artesana, de aperitivo (3,50€) y 2,75€/pax por cubierto, cuenta total 117,59€. No es barato, pero una vez al año no hace daño. Merece la pena. En mi próxima visita espero tener una experiencia completa y subir mi puntuación a 5 stars.

22/06/2016

Introducción al Sachismo

Llevaba mucho tiempo queriendolo visitar, habiendo leido a tanta gente que dice que Sacha es dios, #sachismo, etc etc.... la verdad es que me ha gustado, ¡aunque no sé si como para hacerme creyente!

El restaurante es muy agradable (terraza) y la calidad de todo lo que pone es cojonuda.

Muy buenas las Sardinas en Blanco (sardinas con ajoblanco)

Buena, aunque tampoco me pareció tan espectacular como oía por ahi la falsa lasaña de changurro

Espectacular la Ventresca Ibérica, la mejor ventresca de atun que he tomado nunca

Bien el Tuétano, no sé si me hubiera parecido mucho mejor de dia o habiendo comido menos antes

Rica la Tarta Dispersa

Vinos no demasiado hinchados, buen servicio, y buena RCP (117 con vino) teniendo en cuenta la muy buena cantidad de las raciones (en fotos sólo la mi mitad, tienen el detalle de si pides a compartir traertelo en raciones individuales). Para volver, pero no si si cada semana como predican sus seguidores.

Yanzoo

En breve yo también lo visitaré.. a ver qué tal.. es uno de esos sitios que por lo que vas leyendo crees que con la comida no va a fallar pero que te vas a sentir un poco fuera de lugar por el tema del servicio y demás.. veremos...

22 de junio de 2016

Sr.Olivares

Por el tema del servicio porqué? Fueron muy majos todos (Sacha no lo conocí la verdad), un poco lentos eso si! es un sitio recomendable, con una grandisima regularidad, en la que poquitas cosas fallan, sin duda inflado por sus seguidores (lo que hará que quizás esperes más), pero todo riquisimo

22 de junio de 2016

Yanzoo

Por lo leído parece que son algo estirados.. y que el restaurante atiende mejor si eres de los asiduos del barrio.. pero ya te digo son apreciaciones leídas y a lo mejor hasta malinterpretadas por mi parte.. cuando vaya podré opinar de primera mano :-). Tomo nota de la ventresca y de las sardinas en blanco.

22 de junio de 2016

Sr.Olivares

Me quedé con las ganas de la tortilla tambien. El servicio en mi caso atentísimo. Lo que comenta quizás es aplicable a Sacha, que se paseaba solo por algunas mesas, servía, recomendaba e incluso se sentaba con algunos. A mi particularmente es algo que no me importa, yo voy a los sitios a comer, quizás haya leido eso. Lo dicho, el servicio en mi caso muy bien

22 de junio de 2016

Bermar

Me ha encantado tu reseña Sr. Olivares. Sincera, escueta y con la información necesaria. Así da gusto, porque últimamente hay una moda de contar cada instante del acto del papeo que aburre (me incluyo en esa moda). Cuánto daño a hecho Masterchef...
Saludos.

13 de julio de 2016

Sr.Olivares

¡Gracias Bermar! Soy muy perezoso (de hecho me cuesta muchísimo sentarme a escribir) y me gusta ir al grano, ¡aun así las críticas largas también están muy bien!

13 de julio de 2016

25/09/2016

La comida muy especial y la terraza agradable. Pedimos los tirabeques ,la sardinas y el steak tartar, todo muy rico. La única pega sería el postre, pedimos un postre de chocolate y no nos pareció han cosa

30/06/2016

Cena legendaria.

De prepostre bocadillo sorpresa de filetes de trufa de verano y lardo ibérico.

Nada más que decir.

Copas y buena conversación con el jefe hasta entrada la madrugada.

400 estrellas michelán.

13/02/2016

Sacha es DIOS.

Febrero 2016

Tras una par de visitas desde la última reseña, sólo puedo añadir "qué grande es Sacha, qué bien se come en su casa y cómo de agradecida estoy por poder disfrutar de ella".
El local no es nada del otro mundo, está viejuno pero tiene su encanto por ser así, el servicio funciona como un reloj, hay nuevas incorporaciones que se notan y, sobretodo, la comida es sensacional. Aquí no hay fuegos artificiales ni botes recién traídos de General Margallo, hay sutileza, tratos a las verduras maravillosos y recetas de toda la vida reinventadas de manera que el resultado es casi siempre sublime, unos sabores que se quedan en la retina gracias a porciones de cuatro o cinco bocados por plato que permiten disfrutar.
Los escabeches en esta casa son soberbios siempre y se comprobó con los Mejillones, tersos, en su punto perfecto, con una cebolla al dente y un escabeche delicado para que siguiese presente el sabor del mar. Bonísima la versión de la empanada de berberechos, etérea y con los bivalvos explotando en la boca con su purísimo sabor a mar, perfectamente aderezada con un suave aceite de pimentón que le da ese punto gallego.
Siempre está rica la sardina curada (perfecta semi-cocción, sin ni un pelillo) con ajoblanco de ajoasado y espectacular el guiso de cardo y borraja acompañado por dos torreznos: delicado, untuoso, casi neutro.
El Pargo con alboronía en papillote fue el único punto flojo de la comida ya que el pez salió pasado de punto y, por lo tanto, un poco seco faltando sal a todo el conjunto, una pena porque las verduritas de la base, en cocción ideal, estaban muy ricas.
Para cerrar la parte salada una tortilla vaga de trufa y panceta salada, aquí no hay nada que añadir porque ya se dice todo.
De postre un homenaje al mundo del Lienzo traído desde Chicago con Grant Achatz y adoptado por David Muñoz: una chantilly, culis de frambuesa, lascas de queso de cabra y trozos de tarta de almendra.

Una visita obligada a un templo de la cocina en Madrid, disfrute siempre.

----------------------------------------

Septiembre 2014
Utilizando únicamente la terraza del restaurante ahora en verano, un lugar agradabilísimo para las noches calurosas de estos días en la capital, el Fogón y Botillería de Sacha presenta una carta de producto elevado a la enésima potencia, con una aproximación al cliente totalmente personal y fuera de los esquemas conocidos. Sacha es, sin duda, único en su especie, quizás porque él mismo dice que en la cocina entró por motivos que no fueron estrictamente pasionales o también porque no atiende a modas ni concepciones previas. Buscando la verdad y la diversión en la mesa como principios fundamentales para disfrutar de una buena comida, en esta "taberna" se puede degustar una comida auténtica y cuidada, sublime, canalla pero lo suficientemente formal para que tanto a los jóvenes más transgresores como a los clásicos jubilados les apasione.

Lo más recomendable en esta casa seguramente será dejarse guiar por los consejos de su alma mater y así entregarse a la experiencia pero si no, comer de carta se podrá hacer perfectamente teniendo muy en cuenta la página extra de recomendaciones de temporada.

En nuestro caso, empezamos el festín con unos mejillones de taberna servidos en el clásico mortero amarillo de toda la vida, regados con un buen aliño, simple pero con excelente aceite y unos ajos que rechupeteados gracias a su previo confitado estaban de muerte; el pan empieza a hacerse necesario para mojar bien en esta salsa.

La sardina en blanco es un lomo limpísimo, con ligeros toques a.....

Más en... bit.ly/1qEmUNm

acme

Joer, mañana voy a Sacha. Cuenta algo más mujer.

11 de enero de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

la verdad es que sacha mola

22 de julio de 2014

Avelio

Estupendas fotos Miss, no hace falta que escribas nada, hablan por si solas. Envidia cochina...

22 de julio de 2014

Bermar

Buena crítica. Nadie le hace sombra a Sacha tocando el producto.

21 de enero de 2015

17/01/2016

Sacharrrrr

Enero 2016:

Por fin pude probar el Sacha.

Cumplió las expectativas con creces. Hasta el metre borde que he leído en muchos comentarios, a nosotros nos pareció majete y todo. Eso sí, cuando le pedí una botella del Predicador 2013, me dijo que era un vino no muy redondo. Le dije que a mi me gustaba y pareció molestarle. No sé que extraña razón había, probablemente que le quedaban pocas botellas y no nos la quería dar a nosotros. De hecho en una mesa grande estaban tomando el mismo vino, botella magnum.

Esto no hizo sino darle un toque anecdótico al comienzo de la velada. Probamos: ostras escabechadas, de 10, verduras en su punto perfecto con butifarra, una increíble lasaña de erizos de mar, y el conocido tuétano, que nos impresionó.

Nos fuimos con la meta puesta en verano para probar la terraza.

Hasta pronto Sacharrrrr

spider72

Eso y que la temperatura del vinaco sería del tiempo. En invierno vale, pero en summer...es pura sopa.
Aún así de acuerdo. 5 estrellas como 5 soles.

18 de enero de 2016

redfishing

Efectivamente y sí, vino del tiempo metido en cubitera...

18 de enero de 2016

spider72

jejejej un clásico. Pero Sacha es así...love it or leave it

18 de enero de 2016

Alexo

Curioso. Hay una opinión antigua del Sr. Acme que se titula igual que la tuya.

19 de enero de 2016

23/06/2015

Insuperable

Había ganas de probar SACHA, el restaurante que lleva toda una vida dando bien de comer en un agradable callejón peatonal ajardinado de la calle Juan Hurtado de Mendoza. Alérgico a las modas y a las estrellas Michelin, un restaurante que registra llenos diarios algo tiene que tener.

Local pequeño y con solera, cuando aprieta el calor no sirven dentro y trasladan el restaurante a la terraza. Por cierto, una terraza preciosa, con sus mesitas de teka y sus románticas lamparillas, rodeada de vegetación y con suficiente espacio entre mesas.

Sacha tiene una carta en el que el protagonista es un producto de máxima calidad. Pocos platos y muchas especialidades del día en función del mercado. Todo muy apetecible. Nuestra opción fue:

Jurel con escalibada. El pescado servido casi crudo, ligeramente marinado en una especie de salmorejo templado muy delicado. El contraste resulta una auténtica delicia.

Tortilla de boquerones. Muy jugosa, acompañada de unas piparras fritas nada aceitosas. Excelente.

Y no podíamos dejar de pedir el tuétano asado. Servido acompañado de unos trocitos de un excelente solomillo como “guarnición” y una salsa bordelesa para comer a cucharadas. Un plato contundente y adictivo.

No pudimos con el postre, y es que ponen unas raciones muy generosas. Aquí se viene a comer, nada de tonterías ni postureo.

Carta de vinos muy completa de la que elegimos un fresco y fragante Albariño Pazo San Mauro, que acompañó la comanda a la perfección. Con un café y un Gin Tonic para rebajar, cerramos una cena memorable en la que comimos de fábula y estuvimos agustísimo.

Servicio de buena escuela, amable sin resultar empalagoso. Adecuada cadencia entre plato y plato. Vajilla y cristalería correcta aunque las servilletas ya van pidiendo una renovación. Cestita con varios tipos de pan.

La cuenta ascendió a 97 euros, excelente relación cantidad/calidad/disfrute.

En resumen, un sitio para repetir y recomendar. El único detalle que no nos gustó es que cobran 3 euros más Iva por barba en concepto de cubierto y no ponen ni un triste aperitivo al inicio y de “petit fours” para acompañar el café ni hablamos. Pero bueno, como decían en “Con faldas y a lo loco”, nadie es perfecto.

spider72

Sinceramente, en mi ranking Sacha ha ido de menos a más...porque de ser un restaurante prohibitivo, ahora me resulta asequible o al menos no de rejón...el problema de lo limitado del local queda compensando en verano por esa maravillosa terraza. Eso sí...el vino calentorrillo...pero se lo perdonamos todo. Sacha es Sacha.

23 de junio de 2015

Avelio

Leímos tu reseña sobre el vino calentorro, por eso pedimos blanco, je, je.
Efectivamente a la mesa de al lado le llevaron el vino adentro para "enfriarlo". No entiendo nada... si al proveedor le lloras un poco y te pone una cava de vinos gratis.

23 de junio de 2015

Avelio

Otra cosa que no mola de Sacha es que los precios en carta vienen sin Iva.

23 de junio de 2015

spider72

Pos eso digo yo...pero en fin Sacha es Sacha...for good or bad.

23 de junio de 2015

spider72

Yo siempre hago publicidad: mi padre compró una cava para 12 botellas marca Saivod por 75 euros.

23 de junio de 2015

29/05/2015

Sencillez y excelente cocina en un bistrot clásico de cocinero motero. RCP subida, pero la calidad desborda.

29-05-2015

Nueva visita a Sacha y mismas sensaciones. La cocina es simplemente soberbia:

RAGOUT DE NAVAJAS.Maravilloso contraste de unas navajas en su punto con un guiso de patata...hacía tiempo que no probaba algo tan bien ligado.

JUREL EN ESCALIBADA. De nuevo un pedazo de sabor con unas salsas que desbordan horas y cocina como las de antes. Es increíble como consigue esa mezcla de sabores y que cada plato salga impecable.

SALPICÓN DE PANCETA. El más flojo de todos, aún notabilísimo.

TUÉTANO. No puedo ir a Sacha y no tomar su tuétano, aunque la digestión nocturna es telita porque esa salsa de vino es una bomba. Un diez.

Con cafés y sin postre, 120 eur dos personas con una botella de Predicador. RCP impecables.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN (y que hacen que no le ponga la estrella nr 5):

- Esto es Sacha y ya sé que es love it or leave it, pero que el vino haya que enfriarlo porque se guarda a temperatura ambiente (y ayer hacía calor de narices) no es de recibo cuando hoy por hoy hay mil formas no muy caras de tener al menos una pequeña reserva de botellas a su temperatura.

- Tiempos mejorables. Después de 25 minutos sólo teníamos agua con gas. Nadie nos había tomado nota. Después llegó el vino, caliente y hubo que enfriarlo. Luego una vez comenzada la comida, los tiempos desde la cocina impecable.

- La experiencia se resiente según la mesa que te toque. En este caso una de las menos cómodas, con un chorrazo de aire acondicionado que constipa a un leñador, en el pasillo que da a la cocina.

CONCLUSIÓN: Uno de los pocos casos en los que la cocina compensa todos los fallos anteriormente comentados. Apetece volver desde que uno sale del local. Qué maravilla esa sensación de "qué bien he cenado".

Imprescindible.

*****************************************************

Una década después he vuelto a Sacha y aunque todo sigue igual (muy rollo Gatopardo) mi impresión ha sido mucho mejor que aquella vez. Probablemente he sido yo el que he aprendido a apreciar según qué cosas.

Aunque ya es archi-conocido: local en un pequeño callejón de la calle Juan Ramón Jiménez, pared con pared con Rubaiyat. Preciosa terraza en verano.

El local es pequeño aunque la separación de las mesas es suficiente, al menos la que nos tocó a nosotros. Vi algunas bastante chungas de localización, acodadas en esquinas.

Decoración muy clásica. Clasiquisíma: alacenas de la abuela, cuadros añejos, sillas de ratán de las de El Tiempo entre Costuras...y una cierta sensación de abigarramiento, con un cada espacio horizontal plagado de botellas de vino.

Aún así estuvimos a gusto, pero hay que tener en cuenta que nos tocaron las sillas XXL, con su brazo y todo. Las normales son un pelín incómodas después de un cierto tiempo.

Local bullicioso aunque bien insonorizado, así que se cena tranquilo. Público que sabe a lo que viene, comer, y una curiosa mezcla de edades: desde habituales guerrilleros de sienes plateadas hasta parejitas de newcomers. Todo muy clásico.

El único con pinta de alternativo es Sacha, que sigue con ese aire de motero de Sons of Anarchy paseándose entre los comensales. Siendo como es una institución se agradecería un poco de charla con las mesas, que lo hace, pero only with conocidos.

Esto es pura envidia. Ya lo sé.

Carta corta, aunque más que suficiente. La de vinos muy interesante y con precios mucho menos subidos de lo que uno piensa (índice de Pétalos de Bierzo a 22 eur, más barato que en otros locales mucho más chuscos).

NUESTRA OPCIÓN:

MILHOJA DE XOUBA. Muy bien. Ligera y crujiente con el punto contundente del pescado. Perfecto como entrante.

FALSA LASAÑA DE ERIZOS. Nada (malo) que destacar. Un plato redondo con un saborazo de erizo y una suavidad y una textura vista pocas veces. Parece sencillo pero no lo es.

RAYA.- Quizá el plato más flojo de lo que pedimos, y aún así fantástico. Presentada sencilla, sin adornos ni acompañamientos. Servida sólo con una salsa muy ligera de alcaparra. Genial, aunque a mi se me hizo too simple.

TUÉTANO. Ir a Sacha y no tomar su tuétano es imperdonable. Servido con guarnición de...¡carne!. Raspas y raspas el hueso buscando más. Maravilloso; sólo este plato compensa por sí mismo la visita. Un plato redondo que se va al top ten de mis favoritos.

POSTRES. Probamos dos, una granada bañada en Oporto y una tarta de manzana. Ambos muy por encima de lo que se espera (especialmente la granada).

Total dos personas con cafés y una botella de vino de Priorat, 134 euros. RCP un poco subida en estos tiempos de competitividad, pero salimos realmente satisfechos y con sonrisa de sandía.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN:

- Servicio mucho más sonriente y atento de lo que yo recordaba, sirvieron todos los platos partidos para compartir, hasta los segundos. Un detalle.

- El vino después de elegirlo "lo llevaron a enfriar" según palabras textuales. Aquí detalle un pelín chungaleras, que ya hay cavas de todos los tamaños y colores.

- Lo fácil y a la vez lo difícil que es hacer una cocina sencilla y de platos desnudos que sepa tan bien y que todos lleguen a la mesa en tiempo y temperatura perfecta.

Nos gusta este tovarich.

Venid.

Rosalía Martínez (Pi...

pudisteis hablar con SAcha?

16 de marzo de 2015

Sr Rodriguez

Creo que en la gran mayoría de los casos charlar con el cocinero está sobrevalorado

16 de marzo de 2015

spider72

Que va. Ya digo que sólo charló con un par de mesas que sin duda eran amigos.

Rodriguez, pues a mi me parece parte del "show", sobre todo con ciertos cocineros que son parte de la leyenda del local.

16 de marzo de 2015

Gath

Buena reseña, me recuerda que lo tengo en "pendiente volver", ...

16 de marzo de 2015

spider72

Nosotros volveremos, sí, pero...70 y something euros por persona...que todo tiene un precio.

16 de marzo de 2015

Sr Rodriguez

¿no tenían puesta aún la terraza? A ver si volvemos este veranito antes de achicharrarnos

29 de mayo de 2015

spider72

No. Estaba sin montar.

29 de mayo de 2015

Sr Rodriguez

Ok. Estaremos atentos a su apertura. 120 eur con lo comido, bebido y descrito me parece más que correcto.

29 de mayo de 2015

spider72

Sí.No sé si es que los precios han bajado o que pedimos algunas cosas más baratas de lo normal...pero nos sorprendió también. Normalmente el tema se nos va por encima de 140 euros...en realidad 4 platos para dos es hasta demasiado, osea que con 3 se puede hasta comer si los coges de los "contundentes"

29 de mayo de 2015

volga

A ver si en verano lo pruebo, que me parece una pena no comer aquí al menos una vez.

29 de mayo de 2015

spider72

Con la terraza el tema es ya de sí o sí. Las limitaciones que puede tener el local se anulan con el encanto de la terraza.

29 de mayo de 2015

Cristina

Que ganas le tengo...

29 de mayo de 2015

Avelio

Yo tengo reserva para junio je, je...

29 de mayo de 2015

Sr Rodriguez

Según veo la terraza la ponen desde 01/06

29 de mayo de 2015

spider72

Es que si no recuerdo mal, la terraza abre y cierran las sala...¿o estoy equivocado?

29 de mayo de 2015

Avelio

Efectivamente, en verano sólo abren la terraza, y si llueve, todos "pa" dentro, o eso nos dijeron...

29 de mayo de 2015

Sr Rodriguez

efectivamente. Otro aliciente para sólo ir en verano

29 de mayo de 2015

Miss Migas

Sacha es mucho Sacha. La comilona es fantástica siempre, eso es un plus. Aunque es verdad lo otro... pero la terraza veraniega es de lo más agradable.

29 de mayo de 2015

spider72

Pues sí Miss, fully agree

29 de mayo de 2015

moviedo

Hacía años (bastantes) que no iba. Cosas que no han cambiado: la nula simpatía del dueño, que sólo saluda a sus amigos y procura que les sirvan antes que a los demás; maître antipático o más que el anterior (al final contaré lo que nos pasó); servicio escaso para un restaurante repleto... y ¡algo bueno!: excelente comida, con la falsa lasaña de changurro como novedad (para mí), la merluza impecable. Otras cosas han cambiado: ésta a peor: del suelo de falso césped a otro de cantos rodados que reflejan el calor (¡teníamos 37 grados por la noche!). Y ahora la del maître. Voy a resumir. La cuenta importaba 101,50 (para dos personas) y, al venir con el datáfono, le pedí que cobrara 104. Cogió la factura, miró el importe y me dijo que quedaban 2 ... y pico. Le dije que así era (no respondí otra cosa por respeto a mi mujer, que era la otra comensal). Marcó la cifra, me tendió con desprecio el datáfono, lo cogió, sacó la tarjeta y la tiró sobre la mesa. ¡Como lo oyen!

Aclaraciones: 1) No suelo dar propinas tan bajas, pero el pésimo servicio me hizo reducirla. Y, una vez más, por respeto a mi mujer, me callé. 2) Intenté en vano encontrar, en la web, en la publicidad, el correo del dueño o del negocio, y vi que estaba bien blindado para que no le molestaran sus creaciones culinarias con jugarretas como ésta. Sirva esto de testimonio.

7 de julio de 2015

Gath

moviedo. Por si te es util, yo jamas incluyo la propina en la factura, la liquido tal cual, y despues, a posteriori, en el recipiente en el que me la han traido, y cuando el maitre/camarero se ha ido, deposito como propina lo que considero oportuno. Asi me evito el que les pueda parecer poco o mucho.

7 de julio de 2015

moviedo

Nunca antes me habían comentado el montante de la propina. Lo de incluirla o no en la tarjeta, es cuestión de costumbres. Pero si tengo que ir a Sacha pensando en los malos modos del maître, renuncio a ir. ¡Tan poco es para tanto!

Y gracias, Gracia, por una respuesta tan diligente en nombre de la Organización. Al principio yo creí que esta página era abierta y democrática; ya he tenido ocasiones, otra precisamente contigo, de saber que hay personas a sueldo que cuidan por la reputación de sus sitios preferidos.

7 de julio de 2015

Cristina

¿José Luis, te pagan un sueldo? Oye vaya discriminacion! Yo también quiero! XD

Moviedo, estas muy equivocado.

7 de julio de 2015

spider72

Moviedo, cada opinión es igual de respetable, pero vamos que José Luis Gracia es un usuario contrastado, independiente y nada tiene que ver con el restaurante (ni con éste ni con ninguno).

Si a ti te ha ido mal, te entendemos, a todos nos ha pasado en uno u otro sitio, otra cosa es que tu consideres que por no estar de acuerdo contigo somos menos democráticos.

Si quieres mi opinión, y de nuevo no tengo nada que ver con ningún local, estoy bastante de acuerdo contigo en que Sacha tiene un servicio tosco y a veces lento y malo para lo que es, y también con una cocina maravillosa. La actitud de maitre es incomprensible, pero en mi opinión lo de añadir 2 euros y pico con la tarjeta...pues chico, tampoco. En España eso en mi opinión es raro y no se estila (en otros países sí). Si no te va, no dejas propina y ya está.

7 de julio de 2015

Gath

moviedo: Despues del incidente de Taberna Pedraza, que yo tenia olvidado, ya veo que tu no, solo lo siguiente:

1) Ni pertenezco ni represento a ninguna Organización, soy libre, al igual que mis opiniones e igual que las de todos los usuarios de este portal, y en ese todos, tambien incluyo las tuyas.
2) Como ya te comenté en la respuesta al incidente antes apuntado, ni defiendo, ni represento a ningun establecimiento, solo defiendo y represento mis propias opiniones, y cuando entiendo que estas, no son objetivas, lo anuncio para no crear informaciones erroneas.
3) Cuando tengas tiempo, sin prisa, me gustaria que expusieras las pruebas en las que fundamentas la acusacion publica de estar a sueldo de mis restaurantes preferidos. No olvides que esto lo lee mucha gente, y cuando lanzas semejante acusacion debes estar muy seguro de lo que escribes.

Siempre he intentado llevarme bien con los usuarios, pero releyendo tu antigua y nueva acusacion, presumo que esta relacion, todavia no entiendo la causa, va a ser imposible. Mala suerte.

8 de julio de 2015

Yanzoo

Por todas las opiniones leídas parece que para disfrutar al completo de Sacha hay que ser asiduo del restaurante porque de otra manera el servicio te atenderá a desgana. Parece que aún a pesar de este inconveniente la comida es deliciosa.
Reconozco que aunque es uno de mis grandes pendientes lo de que el servicio "te perdone la vida" por atenderte me da mucha, mucha pereza....

Lo de que el camarero te tire la tarjeta porque le parece poca propina no es de recibo. En España cada uno deja la propina que quiere/puede fundamentalmente dependiendo de su grado de disfrute. En todo caso yo también la dejo después y si a alguien le parece poco pues lo siento mucho, es de carácter voluntario.
Hay una idea que me ronda en la cabeza desde hace tiempo y es dejar 1 céntimo de propina en los sitios que me traten mal o que la comida no me guste... pero no sé si pillarán la indirecta....

8 de julio de 2015

Avelio

Moviedo, yo creo que no has leído bien lo que te ha contestado José Luis. Lo único que dice es que él prefiere pagar con tarjeta el precio justo de la comanda y cuando vuelvan con el recibo dejar algo (o no dejarlo) en el platillo de las vueltas.

Por cierto, de acuerdo contigo en que el servicio de Sacha no es precisamente la "alegría de la Huerta".

8 de julio de 2015

spider72

@eum y @avelio, sí, estoy de acuerdo. Pero Sacha es de los pocos sitios en los que yo creo que la cocina compensa el resto.

Aunque debo decir que en mi caso nunca ha sido un mal servicio, aunque sí lento.

Pero desde luego es muy muy comentado que en Sacha el servicio es anémico de simpatía.

8 de julio de 2015

Lady Spider76

Lo de la propina con tarjeta no es un costumbre extendida en España, entiéndase bien, para propinas de 2,5 €. Estas se dejan en el platillo o si no quieres dejarla te levantas y te vas.

Otra cosa es ir con un grupo, grande o de trabajo, que te atiendan bien y entonces si la propina es generosa se suele dejar con la VISA (para que el camarero se ponga contento de que su servicio ha sido bueno), pero yo nunca dejaría 2,5 € con una VISA. Probablemente al camarero le hubiera sentado mejor que no dejaras nada, es una forma de decirle a la cara que su servicio ha sido malo, y por eso le dejas ese importe. Lo que no quiere decir que su actitud sea correcta. (la del camarero datafono en mano)

Con respecto a Sacha a mi me emociona cuando voy, me encanta el local y su cocina y....sí, el servicio es reguleras y lento, pero con una buena compañía, ganas de pasarlo bien y un buen vino, todo se ve de otra manera.

8 de julio de 2015

spider72

Joe claro todo se ve de otra manera, en Sacha o en dónde sea...

Así cualquiera...

8 de julio de 2015

26/01/2015

Genio!! Máximo disfrute para amantes de la gastronomía de verdad.

Sacha es un restaurante peculiar, con aire antiguo y un encanto especial. Venir a Sacha es disfrutar de la gastronomía en su estado mas puro, donde no importan las modas ni lo que te rodea, solo lo que hay en plato, una cocina clásica con toques de autor basado en un producto de 10.
Sacha Hormaechea te acerca platos ejecutados magistralmente a precios muy justos.

Si te gustan las cartas que se salgan del sota, caballo y rey, este es tu sitio. Vale, también tienen steak tartar pero si quieres recetas que no hayas probado nunca y que cambian por temporada, las vas a tener. Al fin y al cabo es una cocina clásica, así es que no faltan platos de los de toda la vida.

Si por el contrario, te gustan los sitios de moda y solo te importa el ambiente, el postureo y una decoración bonita tanto en local como en los platos (si es que unas mini hamburguesas en pizarra se considera bonito), no vengas, este no es tu sitio.

El restaurante es una mezcla entre bistró parisino y una casa de comidas de hace 50 años con un servicio a la antigua, camareros sesentones uniformados y muy serios rozando la antipatía. No es un servicio especialmente atento y además lento. Sacha se pasea por el restaurante hablando con clientes habituales a los cuales en ocasiones les cocina platos especiales como cigalas con ají, ostra en escabeche, tortilla con setas o pularda con carabineros que los demás no podremos probar. Son las únicas pegas, aunque tampoco me impide disfrutar de la experiencia.

Yo ya sabía que iba a comer, lo sabía desde la primera vez que lo visite y me fui pensando que tenía que volver pronto a reprobar ese maravilloso tuétano. Solo faltaban definir entrantes.

De aperitivo nos sirvieron un PATÉ DE PERDIZ delicioso. Un vicio, podría haberme comido 3 cortes yo solo.

Como entrantes decidimos compartir unos PERCEBES REBOZADOS que en realidad eran unas croquetas de percebes. Como me encantan las croquetas y nunca habíamos probado una de percebe decidimos pedirlas, y estaban buenas la verdad, porque sabor a percebe tenían y bastante, aunque no creo que eso sea difícil debido al fuerte sabor de estos. La croqueta en si es mejorable ya que la bechamel era algo densa.
Estaban buenas pero me gustaría haber pedido otra cosa. Tenía la duda entre eso y unas milhojas de xoubas y me quede con las ganas.

Como segundo entrante quisimos compartir un STEAK TARTAR ya que había oído hablar muy bien del de Sacha, y no defraudó. Estaba perfectamente condimentado, sin fallo, y además te viene con un adictivo pan crujiente.
En mi próxima visita no lo pediré ya que con las opciones que te ofrece Sacha, es mejor probar algo que no haya en la mitad de los sitios de la capital, pero si en ese momento os apetece no vais a fallar con la elección.

Como segundo yo, evidentemente, pedí el glorioso, maravilloso y superlativo TUÉTANO servido con una salsa flipante, buenísima y súper adictiva. Para mi de lo mejor que he podido probar. Éxtasis gastronómico.
Tengo entendido que cocina el tuétano en el microondas. Es un jefe.

La única pega que pongo es que a veces la porción es pequeña y te quedas con ganas de mas.
Como guarnición sirven tres trozos de vaca gallega que también es para levantarse y aplaudir.

No hay mas que decir, quien no haya probado el tuétano de Sacha no se a que está esperando.

También tuve oportunidad de probar una VENTRESCA espectacular. De lágrima! Que pasada... Un saborazo increíble, de las mejores que he probado. Servida con una salsa muy buena con jengibre. Otro plato de 10.

Los CHIPIRONES ENCEBOLLADOS estaban también muy buenos pero no llegan a la altura de los demás platos.

El cocktail de gambas que también pedimos no lo probé. Las gambas tenían muy buena pinta pero es un plato que yo nunca habría pedido.

Finalizamos el festín de una manera perfecta con un inmejorable TOCINO DE CIELO, de 10. Tremendo.

En mis visitas he pagado de 50 a 70€ siempre con vino, un precio que no es caro para la calidad que te ofrece. Para repetir muchas veces.

--------------------------------------------------------------------------------

En mi primera visita, además del tuétano, tuve la oportunidad de probar una FALSA LASAÑA DE ERIZOS que fue una locura, buenísima.
Es falsa lasaña porque venía el "relleno" en el fondo del plato y por encima las láminas de pasta, es decir, no estaba montada.
Muy buena también la FALSA LASAÑA DE TXANGURRO, aunque prefiero la de erizo.

También una ENSALADA DE BERUJAS, que me encantan y si tengo la oportunidad, las suelo pedir ya que son pocos los sitios en donde se encuentran.

Otros platos, siempre a un nivel alto, son el SOLOMILLO y los RIÑÓNCITOS. Las salsas son buenísimas. Sacha es un mago de las salsas.

Muy buenas las SARDINAS AHUMADAS CON AJOBLANCO. La sardina es de gran calidad y el ajoblanco probablemente sea el mejor que he probado.

Las ALMEJAS CON HUEVO no me gustaron mucho por el huevo, ya que resta sabor a la salsa y a las almejas, pero son flipantes las KOKOTXAS A LA IMPORTANCIA, de gran tamaño y con mucho sabor. Muy buen rebozado y pil pil.

Hay 3 postres que no me dicen mucho: La MOUSSE DE CHOCOLATE CON HELADO DE VAIOLETAS, la MANDARINA CARAMELIZADA y GRANADA CON OPORTO.

Gath

Excelente reseña. Sacha es un grande.

15 de junio de 2014

Miss Migas

Viva Sacha. Vivaaaa!!!!!

15 de junio de 2014

spider72

Sí la comida es excelente...pero el local...uf...

15 de junio de 2014

Adreid.

Joer spider merece la pena mucho y ademas ahora puedes comer en la terracita que está genial.

15 de junio de 2014

acme

Es un bistró estilo remordimiento

15 de junio de 2014

Lady Spider76

A ver si engaño a alguien para ir a Sacha! Sólo falto yo

26 de enero de 2015

spider72

Insisto que la cocina es muy buena pero que el local y el servicio es tremendo

26 de enero de 2015

Miss Migas

Pues yo no me lo perdería por nada del mundo, Lady.

26 de enero de 2015

spider72

Jo que sí, pero mejor en verano...la terraza vale pero el local en invierno...buuufffff

27 de enero de 2015