La excelencia en el servicio y en la cocina y el placer del comensal. Estos son los principios que guían al restaurante Santceloni. Les ofrecemos lo mejor de la tradición, la técnica y el producto para que disfruten con nosotros de una experiencia memorable. En todos los sentidos y para todos los sentidos.

descripción completa de Restaurante Santceloni

Ordenar por:

relevancia fecha

09/07/2016

Una de mis mejores experiencias gastronómicas en lo que llevamos de año

Santceloni celebra su 15 aniversario y ofrece un menú de degustación con los clásicos de Santi Santamaría por 162 €.

El espectáculo empieza con unos snacks que sirven según va llegando la gente para continuar con un par de aperitivos antes de empezar con el menú propiamente dicho. 3 horas de comida en la que no dejé de hacer sonidos obscenos tras cada bocado. El jarrete de ternera lechal es un espectáculo en todos los sentidos y no se me ocurre una mejor forma de acabar la parte salada, un Platazo con mayúsculas.

Cuando acercan las mesas de quesos a nuestra mesa me vuelvo loco solo con el olor que nos llega. 9 trozos MUY generosos de quesos cremosos, duros y azules. Locura total tras cada bocado, todos orgásmicos y los pelos de punta -literalmente-. En ese punto ya no nos cabe ni un solo trozo de comida y aún quedan 4 postres por llegar.

Salí impresionado con el trabajo de Óscar Velasco al frente de la cocina de Santceloni y con ganas de volver pronto. La próxima visita será para comer jarrete y quesos y estoy ya contando los días para volver.

Antonio Álvarez

Esto es lo que decía cuando hablaba de Akelarre. De un sitio de estos tienes que salir como has salido tú de Santceloni. No hay otra opción

12 de julio de 2016

TragaldabasPro

Exacto, Antonio, cualquier otra cosa es inaceptable. Cuando inviertes esa cantidad de tiempo y dinero el disfrute ha de ser máximo.

12 de julio de 2016

30/05/2016

Supongo que como todos los grandes tendrá días. A mi me tocó el malo

Sant Celoni es uno de esos restaurantes a los que vas con las expectativas bien altas, casi tanto como los precios que maneja su carta, como es obvio.

En esta ocasión un grupo de 4, fuimos en comida de trabajo (menos mal que no me tocó pagar). En este caso el formato elegido fue a la carta, creo que probablemente este fue el error. Pero meterte en una comida de negocios informal un menú degustación, entiendo que es algo fuera de lo común.

Poco que añadir a la decoración del local que es muy sobria pero sin ser antigua o fea. Me vale como restaurante biestrellado de Hotel.

Servicio muy profesional, aunque atento a poder meterte un poco más en la cuenta (ver momento quesos), como si los precios ya de por sí no fueran altos.

Comenzamos:

1) Carta de vinos....en realidad llamar a esto carta de vinos se queda corto. En mi casa había una Espasa Calpe que era menos densa. Completamente imposible de leer, al final pides ayuda (no sin antes poder comprobar que no hay referencia de vinos que baje de unos 90 euros). Mal. Hoy en día esta cartas "bandolero" ya no son ......adecuadas o bien vistas.

El servicio de pan (8 euros) incluye una cesta de panes, mantequillas y una ronda de pequeños aperitivos. viendo lo que cobran por otros sitios por el servicio de pan, éste me pareció muy correcto.

Comenzamos con unas CIGALAS A LA PLANCHA, que se sirven simulando a un nem con su lechuguita, su salsita dulzona y todo. Dos piezas (muy bueno eso si) a 48 euros. 24 euros por un rollito con una cigala me parece de quemar el local, sobre todo después de visitar Sudestada.

Seguimos con una TERRINA de ternera, foie, pistachos y puré de higos secos a 43 palitos. Sin comentarios, algo completamente plano.

Principales:

SAN PEDRO Apionabo, tomate, azafrán y naranja. Dos lomos de San Pedro completamente pasados de punto con un purecito al ladito. Muy triste por 55 euros. Arriba las manos!.

CARRÉ DE COCHINILLO, Asado al momento al aroma de tomillo. Unas 5 mini-mini costillitas presentadas sin más (creo que con unas zanahorias torneadas) Mis compis no se lo acabaon por lo seco del cochinillo. Simplemente malo. 53 euros.

RAPE Con Puré de boniato especiado y el polvo de ajo frito. Pues eso, rape con puré, la verdad es que no engaña el título. 53 eurazos.

Después de eso viene el carro de quesos (que hay que acabar la segunda botella de vino a una media de 100 euros cada una).

- ¿desean los señores queso?
- Sí, una ración para los 4 y así acabamos el vino y pasamos a los postres.

Ceremonia maravillosa de quesos donde, sin pesarlos, te cortan quesos de los que quieras .....deliciosos, digno de ver. Pero cuidado con lo que deseas, porque luego te cobran 2 raciones (una cada dos personas). Y la ración es a 40 euros.....hagan cuentas señores.

Total casi 800 euros por comer 4 personas y salir pensando que en Lakasa o similar hubiéramos comido igual por mucho menos de la mitad.

Yo no voy a repetir, al menos a carta, pero allá cada uno con lo que quiera hacer con la paga extra de verano.

spider72

Uno de los últimos de Filipinas...yo fui hace ya una década y me encantó, pero ya era de rejón...aún recuerdo una experiencia ´parecida en el antiguo Evo.

30 de mayo de 2016

Gath

Salvo error, creo que junto a Zalacain son los unicos que, de momento, no "necesitan" ofrecer descuentos, eso y por exigir chaqueta y corbata.
Quizas por su fama, por su historia, y sus requisitos, se espera y desea una experiencia que marque diferencias frente al resto, pero por lo que cuentas, la experiencia - no lo conozco- se circunscribe al monto de la dolorosa.
Que triste ¿no?

30 de mayo de 2016

spider72

55 euros el gallopeter...oh mon dieu

30 de mayo de 2016

Gath

Son embargo, es curioso - por decir algo suave -, que la critica "oficial" y sus palmeros, no cesan en la campaña de alabanza gastro y presión mediatica para la obtencion de mas estrellas.

30 de mayo de 2016

spider72

Bueno, yo como siempre diré, primero, que a cada uno le va como le va, así que el que alaba, pues él sabrá porqué pero que yo "penseque" el comentario de Lady Spider iba a ser como que mucho, mucho (pero que mucho) más heavy.
Esto es casi un haiku

30 de mayo de 2016

Gath

Lady Spider, suele tener muy buen criterio,....Afirmo.

30 de mayo de 2016

spider72

tiene muy buen de todo :D

30 de mayo de 2016

Gath

M'alegro....

30 de mayo de 2016

spider72

Y el "the best"? Ya no lo pone!

30 de mayo de 2016

volga

Alguien cotillea en mi página, y al momento pone un comentario sin venir a cuento en un hilo con un "Y el "the best"? Ya no lo pone!".
Spider, ¿algo que decirme?

30 de mayo de 2016

Lady Spider76

De esto último no me entero volga.
Gath, si llego yo a pagar la cuenta quemo el local con el hotel. Creo (según me cuentan) que todo está orquestado para ir a Menú degustación....el resto parece ser que no merece la pena (lo afirmo). En la carta normal no hay ni rastro de estrella. Pero yo ya no me atrevo a ir con ese formato, nada barato de hecho.

30 de mayo de 2016

volga

Yo tampoco me entero, Lady.

30 de mayo de 2016

Lady Spider76

imagino que era por mi puntuación?.....que nos los resuelva

30 de mayo de 2016

spider72

Joé que pensé que era otro que ponía "sólo" Volga y he comprobao...era por defender el copirait

30 de mayo de 2016

spider72

Que estáis en tó...

30 de mayo de 2016

Yanzoo

Uffff mucha tela me parece, 80 euros sólo en el queso... últimamente me planteo si no se está inflando demasiado la burbuja gastro.... a mi esto me parece un dispendio absoluto, al menos para mi bolsillo. En otras críticas leídas no recuerdo que me pareciera tan excesivo..

30 de mayo de 2016

volga

Claro, claro. Menos mal que me lo creo todo, que si no...

30 de mayo de 2016

spider72

:(

es que he visto un mono y me ha extrañao...

30 de mayo de 2016

Miss Migas

Lady, estupenda reseña...... para seguir dejando a Santceloni en la recámara. Jod..... ¡Gracias por la pasta que nos has ahorrado!

31 de mayo de 2016

Antonio Álvarez

Yo estuve de menú degustación, con lo que me devolvió la Agencia Tributaria, el año pasado. Me lo gasté todo, a lo loco. Afirmo que el menú degustación fue una delicia y lo de los quesos una pasada. Pero eso sí, es caro de repelotas. Normal, si para cada paso que das tienes tres camareros, el que te abre la puerta, Maroto y el de la moto

1 de junio de 2016

Lady Spider76

Pues seguro que el menu merece la pena. En cualquier caso deberían suprimir entonces la carta! Creo que salvo yo nadie va a carta

1 de junio de 2016

Antonio Álvarez

El menú como experiencia gastronómica yo creo que sí valió la pena. Ahora, insisto, es un pastizal.

1 de junio de 2016

amarin

Tema de precios aparte, lo que no se porque no se devuelven los platos mal ejecutados : San Pedro y Cordero ; imagino que siendo una comida de negocios da cierto apuro el llamar la atención no de uno, sino de dos principales; la cuestión es que así nunca llega el feed back tan importante de cuando no está bien ejecutado un plato a cocina, por lo que no se corrigen errores, por no hablar del "esfuerzo" que tiene que hacer el comensal por ingerir algo que no está a su gusto

1 de junio de 2016

Héctor Pérez

"Vergonzoso, rayando en el insulto".

3 de junio de 2016

08/07/2016

Para una ocasión especial

Que mejor regalo que ir a Santceloni, uffffff!!!! Que locura todo, pero quizá lo mejor de todo es cuando acercan la mesa de 1,50 llena a reventar de quesos, toda una experiencia. Me encantaron los raviolis, y lo mejor de todo fue que se puede pedir medias raciones, y así probar uno de los mejores sitios de Madrid

Antonio Álvarez

Jeje, el momento quesos es brutal

8 de julio de 2016

08/07/2016

Clásicos llevados a más, equilibrio, sutileza, espectáculo de quesos.

Julio 2016.

He tardado demasiado tiempo en venir.

12/05/2015

Buenísimo y doloroso para la cartera

Ir a un concierto de La Polla Records y bailar un pogo violento con punks. Ganar la final de Copa al Real Madrid en el Bernabeu. Comer en Santceloni. Típicas experiencias que te dejan picueto. Todo en plan a lo bestia.

Estamos saltando de menú en menú por La Guindalera, lidiando con comidas de aquella manera, buscando cositas económicas. En esto que llega la Agencia Tributaria con buenas noticias: Hacienda devuelve pasta. Fenomenal. ¿Qué hacer con ella? Lo que haría cualquiera, darse un homenaje. Así, a lo loco, que a lo loco se vive mejor. Como vino la guita se fue. Adeu pues.

Decidimos apostar en la ruleta y tirar a Santceloni. No es un lugar al que podamos ir con frecuencia, pero en aras de valorar mejor nuestros recorridos gastronómicos es importante conocer esta mandanga. Es una experiencia autoformativa si se quiere. Veamos qué nos ofrece la alta gastronomía.

Nos ponemos guapetes para ir. Más de lo habitual, quiero decir. Yo decido estrenar traje a medida, ya puestos a vivir en el lujo, no veo mejor momento. Un día caluroso para llevar un tres piezas color café, pero según Alan Flusser es lo que mejor va con mi color de piel. Así que venga, adelante. Llego un poco agobiado, cruzar el Paseo de la Castellana es como cruzar el Mekong, no es una cosa que uno cruce así como así. Y con el traje y las ganas de ser puntual, gotas de sudor por la frente.

En la puerta ya nos recibe un señor trajeado, muy amable. "Bienvenidos". En los bajos del Hotel Hesperia, con su propia entrada, todo elegante. Nos introduce por un pasillito y vemos la amplia sala en la que sólo hay un señor solitario. Mesas con butacas muy cómodas, todo muy bien puesto. A nuestro paso todos los camareros (hay muchos) nos van dando la bienvenida. Nos dirigen a nuestra mesa y cuando nos sentamos nos empujan la silla. La vida deluxe de Santceloni. Había que visitar a este sitio, a ver si al menos cogíamos el espíritu de Santi Santamaría, con quien filosóficamente concordaba tanto.

Estábamos advertidos de no pedir nada de beber durante la espera, pero yo no lo puedo aguantar y me lanzo a por un cava Glaç Brut Nature. Llega también, a otra mesa, un ser que no se sabe si es señor o señora. Un ser raro que come en solitario y que nos tendrá inquietos toda la comida. Aspecto de dona, voz de home. No se llenará más el sitio, quedamos casi solos en una sala silenciosa donde da hasta respeto hablar en tono normal. Parece que lo mejor es cerrar los ojos y saborear. Nos gusta de la mesa que no estamos sentados ni enfrentados ni al lado. Una disposición semidiagonal en mesa redonda. Lo ideal para parejitas de enamorados de larga duración. Servilleta grande de tela con un lacito. Y en esas llega la hora de tomar decisiones. "¿Qué van a comer?". Nos decantamos por el "Gran Menú", una opción en la que el cocinero saca productos de temporada previo cuestionario por parte del camarero acerca de preferencias (único veto: las ostras. Imposibles para La Reina, su consumo conduce al infierno digestivo). De beber podemos tomar "Maridaje" o "Gran Maridaje". Vamos a por el maridaje normal, teniendo en cuenta que tampoco somos muy bebedores aunque me guste el postureo.

Con las premisas claras, empieza el show. Un servicio super atento que llena la copa, retira, atiende y explica todo. Empezamos con unos canapés creativos variados entre los que destaca un huevo poché de codorniz y una tortilla de camarones con base de guisantes. Primeros bocados que se deshacen en la boca. El sumiller, un señor calvo de castellano correctísimo y traje diplomático va sacando los vinos. Empezamos con un Verdeal. Nos irán explicando todo y nosotros, que somos del mundo de la birra, intentamos aprender. Siguiente aperitivo, un tomate seco con habitas.

Luego ya llega el menú propiamente dicho. Arrancamos con caballa ahumada con coliflor, jalea de manzana y puré de limón y remolacha. Son platitos pequeños, muy sabrosos, en los que lo que destaca es el producto de calidad y la elaboración. Nos impacta el ahumado y que la caballa se deshace en la boca. De beber, Manzanilla en rama Sacristía.

Segundo Round, Ravioli de Ricotta ahumada. Un ravioli pequeño, de comer de un bocado, acompañado de caviar petrossian. De nuevo sigue la dinámica, bocaditos de paraíso, bocaditos que saben al primer beso con la chica que te gusta en el Instituto. Un beso torpe por la falta de costumbre, pero que sabe muy rico. No estamos los punks acostumbrados a este refinamiento. Leira 2013 de Rias Baixas para beber.

Tercer round, cigalas a la plancha con azafrán, pomelo y berros. Lo del pomelo y la cigala, grandísima combinación. Versatus 2013 Ribeiro es el acompañante. A estas alturas ya vamos piripi.

Cuarto round, colmenillas salteadas, pisto, calamar y curry. Lo del calamar así cortadito con el toque de curry y las setas es uno de los greatest hits, la cosa va en serio. Y encima nos dicen que no hace falta que apuntemos todo, que van a darnos un papelito con todo lo que hemos comido. Así ahorramos trabajo. Ourive 2013, Ribeira Sacra y tira hacia delante. Genial maridaje. Las conversaciones ya se nos empiezan a ir. Nos lo empezamos a creer. Hay que ganar más salario al mes, esto tenía que ser algo periódico. Queremos quedarnos a vivir en Santceloni.

Quinto round, virrey con cebolletas ahumadas, vino tinto y remolacha. Aquí tocamos el cielo, es milagroso, es tremendo, es chiripitiflautico. Es gol de Miranda, es apoteosis. Y yo digo ¿estoy disfrutando tanto con PESCADO? Es que soy rarito con estos temas. Tendencia a considerar el pescado como algo un poco de relleno. Claro, hasta que comes estas cosas. Con su Riesling de compañía.

Sexto round, costilla de cerdo con calabacín, ajo-limón y salsa barbacoa. ¡Señor, qué hemos hecho para merecer esto! Pagar un dineral, claro, pero ¿qué más da en estos momentos? Ya ni pensamos en la cuenta, esto es caña burra. Nos lanzamos y ni le sacamos foto al tema. Se pierde el afán divulgador por el ansia. Lo que tenemos delante es gloria. Y encima el amable camarero nos echa más salsa barbacoa. Para ir mojando con los panes diversos que nos van poniendo. El pan, por cierto, me ayuda a mantener la dignidad, porque el vino me tiene knock out y si no meto pan muero. Una pequeña alianza en la liga antipan, lo que Santceloni une que no lo separe el hombre. Con un Avan Concentración Ribera del Duero tan sabroso que da miedo. Yo tuve momentos en los que quería llorar de emoción.

Pasa la carne y llega el hitazo. El melocotonazo de muerte. La mesa de los quesos. La vemos y nos mira. Estamos hechos los unos para los otros. Quesos y Sus Majestades de La Guindalera, una mezcla estupenda. Esa mesa de alta rotación que mantienen con primor. El queso es un producto gastronómico que debe estar en los altares. El queso es de esas cosas que hay que cuidar, conocer, difundir, amar. Hay que comer queso casi como obligación. No puede pasar una semana en la que una persona decente no haya degustado un buen queso. Hay que invertir en queso. Que sí, que es muy graso, pero es que es celestial. Es un alimento para hacer el pino puente. Hacer el pino puente es muy máximo para quien no saber hacerlo.

Vienen con toda la mesa y nos ofrecen diez cortes. Como nos gusta todo pedimos un variadito. El señor de los quesos nos los empieza a relatar pero debemos reconocer que a esas alturas del partido tanto vino hace mella. Debo ser autocrítico, gentes como nosotros que degustan lo bueno pero no beben mucho no están hechas para estos maridajes. A una copa nueva por plato, aun no estando llena, es demasiado torpedo. Aun así, con los quesos mantenemos la compostura. Aunque no recordamos todo lo que comemos, pero damos fe de que no hay queso malo. Tenemos la foto para recordar los estilos, pero en el recordatorio de primera comunión con el que nos obsequian sólo dice "selección de quesos de nuestra tabla", sin indicar cuales. El señor hablaba tan rápido y nosotros estábamos tan metidos en el mundo de Yupi que sólo recordamos lo que recordamos, que la cosa es buena. De beber un vino dulce, Ariyanas David de Málaga. Muy bueno, aunque aquí nos mantenemos firme: no hay mejor maridaje para los quesos que la cerveza, se lo decimos al señor quesero y coincide. Y tampoco hay una cerveza para todo. Lo suyo sería un chupito de cerveza para cada queso, pero esto ya sería un acabose cósmico.

Postres, para terminar con honor. ¿Queda honor a estas alturas? Cuando voy al baño me tambaleo, aunque descubro varias cosas: que tienen una salita para fumar puros (que no probaré), un carrito de destilados con pintaza para una sobremesa de altura (que tampoco probaré, ya no estoy en condiciones) y que cuando vuelvo a mi sitio me ponen servilleta nueva. Eso de ir al baño y que te pongan servilleta nueva es curioso, es como de mi Abuela Carmen, detallitos señoriales. Y encima el camarero que lo hace tiene pinta entre mod y skinhead clásico. Una elegancia británica con el pelo al dos y patillas perfiladas. No sabemos si hay conexión o no con algo. A esas alturas todo el mundo gira y gira en el espacio infinito con amores que comienzan, con amores que se han ido, con las penas y alegrías de la gente como yo.

Así que zasca, pimba y traca. Granizado de zanahoria con lima, eneldo, avena y jengibre. Crema de café con mousse de chocolate cocida. Lo devoramos acompañado de un vino canario, Teneguía 2012. Y unos petit fours que ya no sabemos ni lo que son. Santceloni nos ha dejado mareados, no nos ha llegado a mandar a la lona pero los jueces tienen claro que nos ganan a los puntos. Nos llevan al centro del ring y el árbitro levanta la mano a Santceloni mientras nosotros vemos borrosos. Pero nos alegra haber combatido

Así termina la película de esta experiencia novedosa. Dificil de repetir, el precio total para dos personas es de 524,50 machacantes. Esto es, una indecencia bendita. Pagas buen producto y sobretodo entiendo que pagas un servicio super entregado, tal vez el mejor que he conocido. Meto la experiencia entre mis recuerdos, aunque para mi salón de la fama es complicado: mi salón de la fama son sitios en los que puedo repetir y para eso necesito ganar mil euros más cada mes. Nuestro mundo son sitios más sencillos, somos cazatabernas de la clase obrera, somos gourmet con espíritu canalla y nos vemos como bichos raros en un salón tan peripuesto. Pero demonios, a ver si las retenciones del IRPF me funcionan de tal forma que el año próximo podamos volver a visitar uno de estos sitios.

guindillasmutantes.wordpress.com/2015/05/12/santceloni-madrid

(son cuatro estrellas y no cinco por aquello de saber que es dificil repetir)

Yanzoo

Muy divertida la descripción! Me encanta.
No sé si alguna vez podré ir aquí pero ganas me han entrado leyéndote.

12 de mayo de 2015

Antonio Álvarez

Eum ahorra lo que puedas y dale , son cosas que hay que experimentar al menos una vez en la vida!

16 de mayo de 2015

seRRaloR

A veces, se crea o no, me emociono con tus comentarios (casi al punto de la lágrima) para pasar, al instante, a partirme la caja.
Muy buen aporte, como siempre.
Me declaro ferviente seguidor de 'su majestad' de la Guindalera.
Por cierto, yo estoy en esas de probar los estelares, y creo que merece la pena hacer el esfuerzo.

hace 5 meses

30/07/2014

Espectacular Templo del buen yantar

Julio 2014
****
Pues pude volver tras dos años y pico... De nuevo Gran Menú (180€/p) con Maridaje (70€/p) con Abel Valverde de director de orquesta.

Volvemos de nuevo y esta vez, de nuevo, dos cervezas para empezar (a 14€ de nuevo) pero al menos no fue Mahou: nos sirvieron Brabante Triple Fermentación.

Aperitivos: 5 aperitivos, Aceite hecho para ellos y Mantequilla francesa.

Gran Menu:
- Tomate con Gazpacho verde
- Sopa de Jamón con verduras
- Caballa marinada con papas arrugadas, limón y cilantro
- Pollo de corral con pisto, agridulce de pimentón y corteza de trigo
- Ravioli de ricotta ahumada con caviar Petrossian Alverta Imperial
- Crema fría de guisantes con menta, tomate deshidratado, jamón y fideos calamar
- Mero, huevos estrellados, migas y aceite de pimentón.
- Jarrete de ternera blanca con puré de patatas
- Tabla de quesos (quien dice tabla dice mesa con mas de 50 referencias): 10 cortes.
- Coco helado, piña, hinojo, dulce de membrillo y brandy
- Crema de café con la mousse de chocolate cocida
- Petit fours

El Ravioli era de otro planeta, sorprendente la crema fría de guisantes y, como siempre, la mesa de quesos no tiene ningún competidor ahora mismo que conozca. Quizá me sobró una ración tan grande de Jarrete, pondría la mitad y otros plato adicional.

Maridaje:
- Verdeal 2013 (Rueda, Verdejo)
- Manzanilla en Rama Sacristía AB (Jerez, Palomino)
- Georg Breuer Reingau 2007 (Alemania, Riesling)
- Leira 2012 (Rias Baixas, Albariño)
- Versatus 2012 (Ribeiro, Trixaura)
- Kirchenstück 2004 (Alemania, Riesling)
- PSI 2011 (Ribera del Duero, Tinto fino)
- Oloroso Dulce muy viejo Matusalem VORS (Jerez, Pedro-Ximenez-Palomino)
- Teneguía Malvasía Dulce Reserva 2006 (La Palma, Malvasía)

El PSI y el Matusalem excelentes. Leira y Kirchenstück muy bien. Excelente labor de David Robledo y una simpatía extraordinaria.

Tuvimos la suerte de poder saludar y felicitar al propio Oscar Velasco.

Del espacio y de la atención no hablo porque, como era de esperar, impecable. Quizá esta vez había un poco mas de ruido en la sala, pero era una mesa de ocho qeu estaba mas animada de lo normal.

A mi top 11 de cabeza :)

****
Febrero 2012

Poco se puede añadir a lo comentado, hasta la fecha el mejor restaurante que he tenido la suerte de poder probar.

Nos recibieron con 5 aperitivos, Mantequilla Echiré y Aceite con un par de cervezas.

Optamos por el Gran Menu (180€/p) y Maridaje (55€/p)

Menu:
- Ensalada de cangrejo de río con nabo (RAUR)
- Crema de ñamaras con butifarra de liebre
- Plato de bivalvos ostras, navajas y berberechos con aroma de hinojo
- Ravioli de ricota ahumada con caviar, anchoa y aceitunas
- Consomé de bogavante con fideos de arroz y verduras
- Endibia confitada de trufa negra y jugo de parmesano
- Salmonete, huevos estrellados, migas y aceite de pimentón
- Espalda de cordero deshuesada con el salteado de chalotas y patatas confitadas
- Mesa de quesos (8 cuñas)
- Sopa de zanahoria y cítricos con manzana y yogurt
- Plátano, café y whisky con aroma de haba tonka
- Petit fours

Difícil escoger cual de estas maravillas fue la mejor, pero diría que el ravioli y el salmonete.

Maridaje:
- Vinos Blancos: Verdeal '10, Palliser Estate '10, Finca Río Negro Gewürztrminer '10 y Dr. Bürlin - Wolf Ruppertsberger Riesling Trocken '09
- Generoso: Palo Cortado Leonor
- Vino Tinto: Antiyal '03
- Vino Dulce: Ariyanas David '10 y Mas Miel Maury Muscat '01
- Sidra: L'Alquitara del Obispo

Espectacular el Palliser Estate '10 (Sauvignon Blanc) de Nueva Zelanda.

Precio dos personas 506€ que siendo un lujo y una cosa que no se hace todos los años se disfrutan uno a uno. Ojalá y pueda volver porque fue una auténtica maravilla.

Todo fue perfecto, pero por decir algo para limar mini detalles que te dejan un poco asi:
- Quizá en el maridaje eché en falta algún tinto mas concretamente en los quesos, pues la opcion del Vino Dulce con ellos quizá la vi arriesgada (ni que decir tiene que el vino dulce estaba muy bueno pero machacó un poco el saber de los mas suaves)
- No me voy a meter en si las cosas son caras o baratas, porque hablamos de otra liga y de un lujo pero cobrar 14€ por dos Mahous no lo vi bien, cuando además solo ofrecieron esa opción de cerveza (también había opciones de cavas y champán) y hablamos de la cuenta que hablamos :)

gordolobo

bueno... menudo homenaje!!

24 de febrero de 2012

gordolobo

y logro desbloqueado

24 de febrero de 2012

andina

Cumpleaños feliz, oh sí, sí.

24 de febrero de 2012

calvin

dime, por dios y la virgen, que no tienen la carta en Comic Sans (m1.11870.com/multimedia/imagenes/restaurante-santceloni_pxl_f08e2c68...)

24 de febrero de 2012

Lizzard

No, esa es antigua :)

27 de febrero de 2012

acme

Joer un maridaje de 70 pavos y ponen un leiras 2012 de a 9 lereles. Y lo peor es que es mal común.

30 de julio de 2014

spider72

Sin entrar en detalles, y aún admitiendo que Snt celoni es un sitio top, ya no sólo el maridaje, pero 180 eur es una barbaridad...

31 de julio de 2014

Lizzard

@acme He de decir que el maridaje la vez anterior lo considero de mas categoría, pero en cuanto a precio y viendo los precios por botella, sabiendo el % de margen en restaurante, generosidad de las copas, servicio, etc. es caro pero no descabellado.

@spider72 como siempre relativo, he visto caña + ración de pulpo en bares más insultantes o restaurantes top mucho mas desproporcionados :D

31 de julio de 2014

Cristina

A mi me llama mucho más el primer menú que tomaste que el segundo el segundo no me mata..

31 de julio de 2014

spider72

Lizzard...¿hy sitios dónde pagas menús a más de 180 eur? (en España, digo)

31 de julio de 2014

EspaciosSecretos

En Berasategui si no recuerdo mal eran 185

31 de julio de 2014

EandradA

Spider, Berasategui también anda por ahí y el de Quique Dacosta.

31 de julio de 2014

Lizzard

@spider72 Azurmendi fueron 160€ sin IVA (si no recuerdo mal) y juraría que Mugaritz el precio son 170€ sin IVA

31 de julio de 2014

volga

Arzak el año pasado estaba a 190, así que este año por ahí andará, si no en 200€.

31 de julio de 2014

spider72

joder.

31 de julio de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

adoptadme y llevadme a esos sitios. Prometo traeros buenas notas!

31 de julio de 2014

volga

Saber los precios no es haber ido, Piti, ni tener pensado ir nunca. Por cierto, lo de Arzak son 190+IVA!!!!

31 de julio de 2014

Lady Spider76

el cerdito con alas se nos ha puesto de 118 a 170 con sólo una mudanza....pero no iba a subir los precios...

31 de julio de 2014

spider72

Tengo que admitir mal que me pese...que 118 eur era barato pero de ahí a 170 eur...lo que no tiene sentido es haberse llenado la boca en 300 entrevistas hace escasos meses con eso de "No subimos precios". No. No. No.

Aún así son 3 estrellas y eso hay que pagarlo. Otra cosa es que siguieran con ese local...

31 de julio de 2014

EandradA

son 115€

31 de julio de 2014

Lizzard

@EandradA el que? Que me habéis montado el forocoches aquí y ya no se de que hablamos :D

31 de julio de 2014

EandradA

Lizzard, el menú corto de DiverXO, que son 115€.

31 de julio de 2014

14/06/2014

Una historia de amor quesero a primera vista

La experiencia vivida hace unas semanas en uno de los restaurantes más emblemáticos de Madrid: el restaurante Santceloni que ostenta en la actualidad dos estrellas Michelin.

Se encuentra situado en el Hotel Hesperia de Madrid si bien se puede acceder directamente al restaurante desde el propio Paseo de la Castellana.

Nos reciben en la planta calle y tras bajar unas escaleras accedemos a su señorial sala de corte clásico y rebosante elegancia y con mesas muy amplias que nunca llegaron a llenarse.

Desde el primer momento y tras pasar junto a su espectacular mesa de quesos se genera en tu cerebro una necesidad, nace una relación casi pecaminosa, un amor quesero a primera vista con el que fijas una cita para unas horas después. Esa cita llegaría concretamente 2 horas y media después aunque algunas miradas furtivas nos cruzamos en el entretiempo.

Tras sentarte en la mesa comienzas a percibir otro de los grandes atractivos de Santceloni, el exquisito servicio que en mi modesta opinión y siempre comparando con los restaurantes que conozco colocaría en el primer puesto de las listas madrileñas y en el tercero global tras Martín Berasategui y Vilajoya.

Amabilidad y atención máxima durante las más de tres horas que pasamos allí. Si bien para esta primera visita fui acompañado por un chef amigo de la casa y eso siempre influye positivamente, se aprecia observando otras mesas que la excelencia en el servicio es la que es.

Si bien soy de los que suelo optar por el menú degustación sin maridaje, en esta ocasión y guiado por mis acompañantes nos pusimos en manos de Oscar Velasco (jefe de cocina) y David Robledo (sumiller) para la ocasión.

En líneas generales la cocina de Oscar Velasco es una cocina de producto no exenta de técnica (al terminar la comida charló un rato con nosotros y nos explicó como elaboraba algunos de los platos) dando gran importancia al mercado y la estacionalidad de los productos.
- See more at: espaciossecretos.com/2014/06/08/restaurante-santceloni/#sthash.UJGPP...

Rosalía Martínez (Pi...

yo quiero ir aquí... secrets, llévame!

9 de junio de 2014

EspaciosSecretos

Piti - Por el precio de este prefiero ir 2 veces a Freixa o 6 veces a Nakeima (siempre que otro guarde la cola) Por cierto, nos hacemos Chicotetomo esta semana?

9 de junio de 2014

Marla

Yo como patrocinada me apunto. No me llega la nominA

9 de junio de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

espacios, no seas diablo cojuelo que nada me gusta más que comer con vos, pero es que estoy con el modo #cerrarelpico

9 de junio de 2014

EandradA

Marla, para Chicotoro sí que llega, no?

9 de junio de 2014

Marla

Jo, compara tu la dolorosa de chicote con el sant celoni.....no sea malo!

9 de junio de 2014

14/01/2014

Excelente

Teníamos muchas ganas de probar el que para muchos es el mejor restaurante de Madrid, aunque nunca terminábamos de decidirnos porque sí parecía el más caro. Pero había que probarlo.
- La comida:
Se puede comer a la carta y ofrecen también dos menús degustación. Nosotros optamos por el Menú Gastronómico, aunque tuvimos la fortuna de ir acompañados por un viejo amigo del lugar, y nos sirvieron el gran menú (pero nos cobraron el gastronómico). Comenzaron con dos aperitivos que fueron dos auténticas delicatessen, especialmente el tartar de ternera blanca. Los tres platos siguientes fueron excepcionales: caballa marinada; raviolis de ricotta ahumada con caviar; y alcachofas con jugo de jamón. Fueron los tres platos que más nos gustaron. Siguieron con unas patatas confitadas rellenas de pichón que no fueron nada especial, y un salmonete con huevos estrellados, cuya mezcla no supimos apreciar. El plato principal fue espalda de cabrito. Después le llegó el turno a los quesos. Poseen el mejor carro de quesos (en esta ocasión fue una mesa de quesos) que hemos visto en un restaurante. Nos dejamos aconsejar por el maître, que nos hizo una magnífica selección. Los postres fueron un refrescante membrillo con crema de yogur, y el segundo postre fue una mousse de chocolate, probablemente la mejor y más cremosa que hemos probado nunca. De gran final nos pusieron una enorme bandeja de petit fours.
- El servicio:
Impecable. exactamente el tipo de servicio y personal que uno espera encontrar en este tipo de restaurantes. Mención especial al somellier por sus recomendaciones.
- El local:
Amplio, elegante, con una mesa de trabajo central en la que se puede ver en todo momento el excelente trabajo que lleva a cabo el servicio.
- Conclusión:
Efectivamente, Santceloni es probablemente el mejor restaurante de Madrid.

05/08/2014

menú poco equilibrado y excesivamente caro

He leído mucho de este restaurante, y la verdad es que nada me pillo por sorpresa, salvo una cosa, que estaba totalmente vació. Fuimos los únicos en comer esta tarde allí.
La atención es insuperable, y el sitio amplio y elegante.
Los platos que fuimos probando me gustaron, la calidad del producto es excelente, aunque para mi ninguno fue espectacular.
El menú se me hizo corto (los platos salados) y en cambio los quesos y los postres excesivos. Comimos cerca de diez quesos y los últimos ya los comes empachado y no los disfrutas.
Pedimos la cuenta y fue una buena clavada, cerca de lo que te puede costar el celler de can roca, que creo que le da doscientasmil vueltas en todos los aspectos..

20/03/2013

Un restaurante excepcional

Tendría problema si me preguntan cual es el segundo mejor restaurante de Madrid. Pero para decir cual de los que conozco es el mejor, no tengo ningún problema, el no. 1 en Madrid es Santceloni.

Te recuerda que debe de haber una conexión directa entre el estómago y las neuronas que causan la felicidad. Llegas, te sientas y te viene una sonrisa a la boca. Ninguno de los restaurantes experimentales de cocina molecular se le puede comparar.

Santceloni está en el sótano del hotel Hesperia, tiene una entrada independiente desde la puerta del hotel. La sala es amplia y bien iluminada, con sitio de sobra entre las mesas para asegurar la privacidad de la conversación, las mesas son grandes y con suficiente espacio para poner los platos. Un pequeño patio deja que entre luz natural del piso superior. Por supuesto las servilletas y los manteles de una tela estupenda. Si vas, pide que te sienten en la parte del fondo que es más cómoda y no a la entrada, que estás un poco más desangelado.

Tienen además en una zona de patio un fumoir abierto al fresco (smokeroom que dirían los ingleses) para los que quieren comer sin renunciar a fumar o para los que quieren furmar un cigarro después de la cena.

El servicio es permanente, me refiero a que en todo momento, tienes alguien en la mesa echando agua, cambiándote la servilleta, trayendo pan, limpiando migas, sirviendo un plato, etc. A ratos me recordaba los restaurantes en la India o México, donde en todo momento hay gente por la sala. La pose de los camareros 'muy Barcelona', todos de chaqueta y corbata, como de diseño y en todo momento tratándote con cortesía para que todo quede "a su gusto, señor". Es un pequeño espectáculo ver como acuden varios jóvenes camareros a una mesa para, en un segundo y al unísono, descubrir los platos a todos los comensales simultáneamente.

Ser el mejor restaurante de madrid tiene su precio. Comer sale por unos 125-150 euros por persona, más el vino que tomes, que ahí pude subir más.

La comida es estupenda y se merece todos los premios y distinciones que tiene. Tiene dos estrellas Michelín y es injusto, se merecería la tercera estrella sin duda. Conozco restaurantes tres estrellas Michelín en París peores que el Santceloni. Es comida creativa pero sin las vanalidades y caprichos insulsos de otros famosos chefs. Quizá es mejor opción pedir vinos por copa, con el precio que tienen es menos riesgo y así puedes probar varios.

Pidas lo que pidas no olvides dejar hueco al plato de quesos antes de los postres. La mesa de los quesos es todo un espectáculo. 2.000 años de evolución culinaria europea descansan tranquilos unos junto a otros. Ver la mesa de los quesos es toda una tentación, no dejes de probar los más tentadores (un plato de los quesos que quieras por sólo 22 euros). Pide ligero para poder probar los magníficos quesos.

En resumen, un gran sitio para darse un homenaje.

26/02/2014

Gran menú degustación

Impresionante el menú degustación que pude comer en Santceloni. El servicio es apabullante, con muchos camareros para cada mesa y la comida es excelente, muy imaginativa. Quizás le hubiera dado un poco más de rapidez porque el tiempo entre plato y plato se solía comer mucho pan y terminabas más lleno de la cuenta.
Excelente el jarrete, de lo mejor que he comido en mucho tiempo; y los postres, aunque me quedo con los mignardises del café, que eran exquisitos y de los que hubiera comido mil. Muy bueno y digno de su fama.

09/04/2013

El mejor restaurante de Madrid, sin paliativos

abril 2013: pasan los años y Santceloni mantiene el puesto de honor en el Olimpo de los mejores restaurantes que conozco, si no el mejor, que se ha ganado con esfuerzo, tesón y muchísimo trabajo. La mejor mesa de quesos de España, así de simple, un paraíso para los queseros; una cocina sencillamente perfecta, sublime y un servicio de sala impecable. La carta de vinos -interesantísima- adolece de precios cargados y echo de menos algún vino a un coste más razonable, del que puedas pedir 2, 3 o 4 botellas sin temer la cuenta. Por lo demás, siempre salgo feliz de aquí

26-2-10
De nuevo a disfrutar del mejor restaurante de Madrid y de la maravillosa experiencia de gozar con la sabiduría de Abel, su maitre y la atención exquisita de todo su equipo. De nuevo repetimos los quesos -es imposible no hacerlo, solo con ver a Abel sugerir uno tras otro contando su historia ya se te hace la boca agua- y esta vez opté por un cochinillo magnífico. David, el sumiller, nos propone para esta cena un Riesling sorprendente y un Vallegaría, un syrah fabuloso. En definitiva una nueva noche inolvidable gracias a todo el equipo del Santceloni que te hacen sentir como si hubieras muerto y estuvieras en el cielo

12-9-09: mi primer comentario
Sin duda Santceloni es probablemente el mejor restaurante de Madrid o uno de los que más me ha gustado. Todo es tan realmente magnífico que es dificil saber por dónde empezar a hablar. Primero, lo he conocido porque me invitaron. El precio medio empieza a partir de 125-150 euros, un precio alto sin duda pero que está ajustado a la relación calidad-precio. El local es amplio, con una enorme separación entre mesas y un cálido e íntimo entorno. Conté el día que estuve hasta 9 personas en sala, incluyendo al jefe de sala (Abel Valverde) y el sumiller (David Robledo). Y con tanta gente eché de menos más agilidad en servirnos en algunos momentos, especialmente en reponer pan, agua y vinos pero aparte de estos pequeños desajustes la experiencia no pudo ser mejor. Rompimos un poco el esquema del jefe de sala -que tuvo que ir a consultarlo con el chef- porque queríamos como platos de entrada para compartir unas tablas de quesos. Al final aceptaron y fue una decisión estupenda porque probamos quesos suaves y fuertes, todos realmente increibles. Me hubiera gustado poder tener pan tostado o pequeñas tostas más que las pequeñas rodajas de pan que te ponen, porque así el sabor del queso es más claro. En todo caso estamos ante la que es casi con seguridad la mejor tabla de quesos de madrid, con permiso de Coque (11870.com/pro/coque). Cada queso está en su punto y se nota el mimo que ponen en cada una de las piezas, que embalan y desembalan 2 veces al día y guardan en distintos sitios para que cada queso tenga la temperatura que necesita para ofrecer su mejor calidad.

Toda la mesa nos decantamos por los pescados, y todos estaban deliciosos. Mi bacalao sigue la tendencia de moda hoy día en muchos sitios de dejarlo un punto más salado y con eso gana en sabor. La lubina estaba prodigiosa y la merluza fue exquisita. De la carta de postres no me apetecía nada, y quizá sea lo más flojito del menú. Me gustaron de lejos mucho más los minipostres que ofrecen por gentileza de la casa.

El trabajo del sumiller fue realmente impecable. Tienen 2 cartas inmensas, una de tintos y otra con blancos y preferimos dejarnos guiar por David Robledo. No pudo ser mejor la elección. Probamos un tinto fabuloso (Cumal) y un blanco muy rico en aromas (Lobazan).

No necesitas chaqueta ni corbata. Y tiene zona de fumadores y no fumadores aunque hay un rincón donde se pueden fumar puros que no está tan bien ventilado como debería

06/11/2014

Bueno buenisimo, Caro Carisimo

Para mi, el mejor restaurante en el que he estado. Servicio, Menú, bodega... espectacular tabla de quesos. El precio es demasiado alto sin embargo, por tanto solo para una ocasión especial y no creo que vuelva

05/11/2013

Los mejor, los quesos

Octubre 2013:
El servicio un diez.
La sala bonita y cómoda, las mesas suficientemente separadas.
Ningún plato por debajo de los 42€.
Plato de quesos 35€.
Pero, platos que no son de un dos estrellas.