La creatividad es importante cada vez que preparo sushi, pero siempre con ese compromiso de mantener la base de la cocina japonesa, de una cultura milenaria cuya fuente de sabiduría, para mí, es inagotable. Me hace feliz y nutre mi oficio. Disfruto combinando ingredientes como con la música. Busco el equilibrio armó...

Plato estrella de Restaurante Soy de Pedro Espina : vota tu favorito

Ordenar por:

relevancia fecha

10/10/2016

Gran trato y respeto por la cocina japonesa por parte de Pedro Espina

espectacular menú degustación, conjunción de sabores, texturas y fusión de la cocina española con la japonesa respetándola, uno de los mejores sushiman españoles y de los primeros en aprender allí en japón.
Trato muy agradable y servicio muy bueno

08/03/2015

Esto sí es un japonés

Menú obligatorio de 65 euros por persona (no incluido IVA) pero qué mejor sitio que este para aprovechar hasta el último céntimo invertido.

Magistral.

Cena:

- Zensai: un aperitivo de pescado frito en escabeche. Exquisito. Sútil.

- Sunomono: pulpo, mejillones y langostinos en salsa verde cítrica. Espectacular. Increíble. Adictivo. Droga pura.

- Isoginchaku no chawanmushi: cuajada de ortiga de mar con algas. Tan difícil de leer como de comer. Plato muy arriesgado. A mí pareja no le gustó, a mí sí, pero reconozco la complejidad y las trabas de nuestro paladar occidental.

- Maguro no tartar: tartar de atún con aliño nipón. Muy bueno.

- Dobin-mushi: sopa al vapor. Si aún no habéis probado las sopas de Pedro Espina es que no habéis probado sopas. ES ALUCINANTE. Podríamos vivir solo con ese líquido cristalino. Parece que no tiene sustancia pero cada trago es una lágrima, un sabor brutal, delicia pura. Los ciento y pico euros merecen la pena solo por esta sopa.

- Niguiri sushi: de pez mantequilla, anchoas y langostino. Buenos pero el aguacate que llevaban nos daba la sensación de pasado, no oxidado. Para nosotros es el único fallo de la noche.

- Tempura roll: roll de Yuba con tempura. Ay amigo, esto es de otra galaxia. Jamás hemos probado un roll así. FLIPANTE. Textura, base, temperatura... TODO.

- Hotate no agemono: bolitas de zamburiñas fritas. Buenas pero nada de otro mundo.

- Kani no harumaki: rollos al vapor de cangrejo real en papel de arroz. Muy buenos, pero tardas en reconocerlo... aaaayyyy nuestro viciado paladar occidental.

- Tempura ice cream: helado frito estilo japonés. Perfecto. Delicioso. Un final como Dios manda.

- Té verde. De verdad.

No conocíamos a Pedro Espina, pero a la cuarta va la vencida. Salió a saludarnos por casualidad y quedamos asombrados por su persona. Humilde, discreto, con un conocimiento del producto nipón como pocos, ese tío es la hostia. De hecho es el único itamae español. Charla de 20 min. de un provecho como pocas. Genial.

Un gustazo de cena.


Fin.

---------------------------

La tercera vez...


Para nosotros, el mejor japonés de la ciudad.

Hace poco estuvimos en Tokio, y este sitio refleja perfectamente la gastronomia del país del sol naciente.

¡¡Tan solo 5 mesas!! es lo primero que llama la atención nada mas entrar a este "secreto" restaurante cuya fachada pasa completamente desapercibida. Ésta carece de información y rotulación alguna (tiene la apariencia de un antiguo Servicio Oficial de maquinas de coser Alfa). Esta privacidad nos encanta.

Una vez sentado nada distrae de lo que uno va a hacer allí; una sola persona (la mujer de Pedro) atiende la sala y la concentración en la mesa es absoluta.

Armónico, lineal, de ejecución certera (se nota que Pedro Espina tiene buena escuela), nada pretencioso y todo sorprende!

Una de las cosas que más nos gustan es que te dan lo mejor, y sin riesgos, es por ello que hay que cenar el menú que te ofrecen por narices... y ¡gracias a Dios!

Destacamos todo; por poner un "pero" el dim sun de chanquete lo notamos algo alto en salazón, pero este insignificante detalle no empaña en absoluto la mágica experiencia.

Precio menú: 70 euros cabeza (adjuntamos menú obligatorio)

Gath

Buena reseña Bermar. Bien explicado y generando necesidad,...., como debe ser, y a los que tenemos la agenda cargada a corto y medio medio plazo, .... , que nos den ....

8 de marzo de 2015

Bermar

Me alegro que te guste José Luis. Según Pedro, en breve cambian el menú... justo para que nos cuentes las novedades dentro de unos meses... :))

8 de marzo de 2015

Cristina

Berman... Nos creas necesidades... Por cierto me llama la atención que el menú en vez de subir de precio con el tiempo ha bajado, no?

8 de marzo de 2015

Bermar

Jejeje intentamos vengarnos, porque vosotros nos las creáis a nosotros...

El precio es el mismo (65 euros más IVA). En la primera reseña puse el precio con IVA incluído (más o menos). Lo que sí ha aumentado es el menú, un plato más. Si antes ya era contundente ahora sales rodando.

8 de marzo de 2015

eum

Me has hecho recordar mi experiencia en este sitio. Recuerdo la sopa tal y cómo la describes, cristalina y con un sabor inexplicable y estupendo. Para mí lo único "malo" es que como no abren a mediodía los findes (al menos antes) tienes que cenar el menú y yo hubo platos con los que no pude, literalmente reventaba...

9 de marzo de 2015

Bermar

Cierto Eum. Aún seguimos sin explicarnos qué coño lleva esa sopa que parece agua, que parece que va a defraudar... ves flotando algo de pollo pálido, gamba, puerro y apio... y luego ese líquido del diablo estalla en tu boca poseyéndote hasta tres días después. De veras que nos parece increíble.
Me alegro que a tí te pase lo mismo. Eso es que no estoy tan loco como creía....

9 de marzo de 2015

spider72

Por referencias nos comentan que el local es un poco chusco, en medio de un polígono y tal y un pelín desangelado...no?

9 de marzo de 2015

je suis béatrice

Spider, yo creo que en este sitio tú te aburrirías...De todas formas ya sabéis que yo las sutilezas de la comida japonesa si tienen precios altos no las suelo pillar...

9 de marzo de 2015

volga

En un polígono, Spider? Si está en pleno Chamberí!

9 de marzo de 2015

spider72

mmmm esa imagen que tengo de Lolailo tengo que trabajar por cambiarla...

bueno, mejor no.

qué narices.

9 de marzo de 2015

spider72

Pero éste no estaba cerca de A3?

Ya me he hecho un lío.

9 de marzo de 2015

spider72

Coño calle Viriato...y cual era el japo que era un local muy raro sin ventanas???

9 de marzo de 2015

je suis béatrice

Tú vete, oye, que comer no te digo que se coma mal...Pero no sé, yo que no soy tan lolaila y tanto respeto a la tradición, tanto minimalismo, tanta personalidad del chef y las cervezas a más de cinco euros cada una me aburrieron un poco...que igual la que se lo tiene que trabajar soy yo.

9 de marzo de 2015

volga

No, este lleva desde hace mucho en una calle paralela a General Martinez Campos.
Eso sí, el local no tiene cartel fuera y pasa desapercibido.

9 de marzo de 2015

Felipe

¿¿¿¡¡¡Las cervezas a 5 leuros!!!??? ¿Estamos locos o qué?.

9 de marzo de 2015

Bermar

Bea, yo las pillo una vez al año. Si tuviera money estaba cada mes aquí. Creo que has estado no?

9 de marzo de 2015

volga

Sabemos todos que antes o después Spider irá, verdad? ;)

9 de marzo de 2015

spider72

Pues imagino que sí...si es que me empujais...antes me lo gastaba todo en artículos de BDSM pero ahora el presupuesto se va en restaurantes...

9 de marzo de 2015

je suis béatrice

Bermar estuve el año pasado y me gustó conocerlo pero no es mi sitio ideal. Victor, SÍ, Spider irá...

9 de marzo de 2015

Bermar

Mi sitio ideal en Madrid es Sacha pero si tuviera billetes, para cocina japonesa, me quedaría con Peeeedroooo; precisamente porque aquí las sutilezas son hostiazos puros en la boca. Vamos, al menos la otra noche.

Los Spider deberían ir :)

9 de marzo de 2015

volga

Bermar, te atendió la mesa la mujer de Pedro o la otra camarera?

9 de marzo de 2015

Bermar

Pues sí Víctor, eché de menos a la mujer de Pedro, me atendió otra camarera, maja también pero me hubiera molado más que hubiera sido su mujer (por lo de sitio japo, gente japo)

9 de marzo de 2015

volga

A mí me atendió también otra camarera, no sé si la misma que a ti, y fue de las cosas que me hicieron la experiencia menos agradable de lo esperado.
Por lo que comentan mejora mucho con su mujer, no solo por ser japonesa sino porque tiene mejor educación.

9 de marzo de 2015

eum

Yo tuve suerte me atendieron las dos, casi más la mujer de Pedro. Y al finalizar la cena se acercó a interesarse qué tal todo. Fué una conversación agradable.

9 de marzo de 2015

Bermar

Te entiendo, seguro que es la misma... con nosotros fue simplemente educada, lo justo, es verdad que no tiene nada que ver con la exquisita educación de la mujer de Pedro. Qué persona más agradable...

De todas maneras (odio generalizar) el occidental común está por debajo en educación al japonés común... mi opinión vamos.

9 de marzo de 2015

Gath

Buena re reseña Bermar.

22 de marzo de 2015

Bermar

Gracias José Luis.

22 de marzo de 2015

07/09/2014

El Soy de Pedro Espina (no el de Julio Mostenses)

4 -
Ayer confluyeron varias circunstancias para que pudieramos probar el menú degustación del Soy de Pedro Espina: Que yo tuviera el sábado libre (alguna vez pasa pero no es lo habitual), que hubiera nosequé partido importante de baloncesto y que sobre las siete de la tarde se me ocurriera llamar y preguntar a este restaurante si les quedaba una mesa libre, cosa poco probable en sábado. Pero resultó que hubo quien canceló por preferir el baloncesto a la gastronomía japonesa y para allá que nos fuimos.
Como ya se ha dicho por aqui el sitio no tiene rótulo, ni indicación, así que te tienen que explicar dónde está, cosa que hacen por teléfono al reservar. No le encuentro la gracia a esto, pero parece ser que a algunos el rollo clandestino les gusta.
El local me parecio un poco agobiante (además de que hacia un poco de calor), es un salón pequeño con cinco mesas sin ventanas. No le encontré el encanto por ningún lado. Eso sí, mesas grandes, cómodas y separadas.
La comida: Menú degustación por obligación, no hay carta. Pero vi que no a todas las mesas nos ponían lo mismo. Nos comentó al final la mujer de Pedro que cuando ya has venido alguna vez, le puedes pedir a Pedro que te cambie un poco el menú para no repetir.
Van saliendo los platos y menos los dos calientes del final puedo decir que me gustaron todos y me ofrecieron una visión de la gastronomía japonesa que no conocía.La cuajada de ortiga de mar con algas me dejó flipada con ese sabor extraño pero que me gustaba. La sopita servida en tetera, a pesar del calor, también me sorprendió mucho, aunque con las temperaturas de Madrid creo que es un fallo servir este plato en verano y supongo que el Chef podría haberlo sustituido por otro más propio de la temporada. Los dos últimos platos, las bolitas de zamburiña fritas y el rollo al vapor de cangrejo real fueron los que menos me convencieron. Quizás porque yo no soy de tempuras o porque como el restaurante ya se había llenado el ritmo de salida de los platos paso de ser correcto a ser lento.
En fin, que es un restaurante que hay que probar pero no es de esos sitios que me dejen con ganas de volver, como por ejemplo su homónimo el Soy de Mostenses (ya, ya se que la comida no tiene nada que ver pero me lo pasé tan bien que tengo ganas de volver), o el Nakeima, o el Streetxo...
Cuatro estrellas justitas por la calidad de los platos y el buen hacer del Chef. La quinta no se la doy por las siguientes razones:
-El local no me gustó.
-Pagamos 160 euros entre los dos. Con dos cervezas Mahou (¡A 5.20 euros cada una! El precio de las cervezas me parece un robo. En total tomamos cuatro cervezas pero a la segunda ronda nos invitaron por la tardanza en traerlas (buen detalle).
- Relación Calidad-Precio-Disfrute: Me parece caro. Para mi gusto- y esto es opinión muy personal-en cuanto al disfrute, le falta algo, un punch, un rockanroll, no se, algo.
Conclusión: Ha estado bien conocerlo pero por ese precio no creo que me compense volver.

acme

Joer, pues mira que le tenía yo ganas a Mr Itamae. Me deja esto un poco frío.

8 de septiembre de 2014

eum

Yo la verdad que no recuerdo muy bien lo que tomé, la sopa de tetera fijo, tengo guardado en algún sitio el menú que te entregan al final de la cena.
Lo que está claro es que es un local y una comida con estilo propio.

8 de septiembre de 2014

Gath

Beatrice, no había visto tu comentario hasta este momento; por lo que leo es una experiencia desconcertante, ....

9 de septiembre de 2014

je suis béatrice

A ver, que igual no me he explicado bien. El sitio tiene sus 4 estrellas justitas, pero las tiene. La comida merece una visita sin duda para conocer la cocina de Pedro Espina. Peroooo..... A mi el local me pareció un poco agobiante, y el precio un algo subido. Y a los platos les faltaba un poco del picante que le sobraba al Kena (por lo menos cuando yo estuve)...

9 de septiembre de 2014

spider72

Pues mi me parece una reseña perfecta...vamos, que salvo que la cosa cambie, yo lo borro de pendientes. 160 eur dos personas con dos cervezas...a mí se me iría a los 180 eur con vino. Por ese precio tengo Kabuki eligiendo con cuidado. Para locales reguleras, Kena es mucho más barato. De verdad que creo que por esos precios se puede pedir más que un local sin ventanas...una cosa es el rollo clandestino y otra que nos vendan lo cutre como chulo.

9 de septiembre de 2014

spider72

O sea que te has explicado "ferpectamente". Casi casi mejor el basket.

9 de septiembre de 2014

acme

Si al final me vas a dar la razón con Kena...

9 de septiembre de 2014

volga

Yo que he estado en Soy, no comparto lo del local agobiante. No es para nada pequeño, es diáfano, amplio, y decorado con un minimalismo casi absurdo, por lo que agobiante (al menos lo que me agobia a mí de un local) no me lo pareció.
Pero por el resto muy de acuerdo con jesuis, una comida que hay que probar, y en general la experiencia es especial, pero cuando sales, no corres a reservar para volver.

9 de septiembre de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

aún me acuerdo cnd lo abrieron enfrente de mi casita y con mis 24 o 25 años me fui de guay a cenar...fue una "sorpresa" para la cartera. Eso sí; disfruté

9 de septiembre de 2014

spider72

Yo soy de los pro-Kena, de hecho salvo los aseos, que son terribles, el resto me maravilló.

9 de septiembre de 2014

je suis béatrice

Eso es lo que quería decir, que está bien pero no te mueres por volver a reservar, y que por ese precio, como dice Spider, tienes opciones muy interesantes. Victor, a mi el local sí que me agobió. ¿Es diáfano? pero si no tiene ventanas al exterior...Yo fui por la noche, con lo que no había luz natural y con las cinco mesas llenas, igual también eso influyó.. Ojo, que yo no he dicho que sea cutre, que no lo es, pero el cubiculo ese lleno y con el aire acondicionado muy bajito como estaba ese día no me convenció nada. Y en cuanto a la comida, teniendo en cuenta la subjetividad de todo esto, a mi la gastronomía de Pedro Espina me parece muy seria y yo soy más diversión en los platos...Llevándolo a lo literario, Pedro Espina es como esos escritores que son muy buenos y que tienen todas las bendiciones de los críticos literarios pero que luego los lees y sabiendo que escriben muy bien también te das cuenta que te aburres leyéndolos...En fin, lo voy a dejar que me estoy metiendo en un jardín y además veo que me habéis entendido.

10 de septiembre de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

mi querida Je suis, tú eres más del primer Soseki y menos de Murasaki Shikibu :-)

10 de septiembre de 2014

je suis béatrice

Me sobrevaloras, Piti. No he leido ni al uno ni a la otra, es más los he tenido que mirar en google para ver quienes eran..En literatura japonesa no he pasado de Murakami...

10 de septiembre de 2014

spider72

Yo soy más del Sr Miyagi

10 de septiembre de 2014

je suis béatrice

¿el de dar cera, pulir cera?

10 de septiembre de 2014

10/12/2014

Japo autentico / tradicional en mi top 5 de Madrid

Muchas ganas de conocer SOY, con una gran fama de japonés tradicional y con uno de los mejores maestros de la cocina japonesa, Pedro Espina, la leyenda dice que Pedro fue el único extranjero que ha cocinado al Emperador Japonés. Si es cierto, seguro que tiene mucho mérito, lo que sí sabemos es que ha vivido en Japón y de hecho está casado con una japonesa que también atiende en el restaurante… aunque lo del Emperador yo no lo puedo confirmar porque Pedro no salió en toda la noche y no pude preguntárselo, cosa que me parece mal y que le perjudica puesto que el sitio no es que sea ‘wagaboo’, apenas caben 15 personas en el local, yo creo que siempre es un plus que salga el chef a intercambiar opiniones y contar algo, más si cabe si eres este maestro del sushi que puedes contar al cliente (Corrijó, si SALIÓ, pero no me acordaba, muy calladito me dio un poco de cosa preguntarle y por eso no me acordaba que le vi). El local además es difícil de encontrar puesto que no hay ni cartel ni nada que lo identifique, así que hay que ir a fe ciega de google maps.
El caso es que fui a cenar un día entre semana, por lo visto los findes solo hay menú degustación y no te puedes salir de lo que al cocinero se le antoja. Yo probé de carta y nos dejamos guiar por la camarera que era algo callada y con poca iniciativa. Pero bueno, al final salió un variedad muy buena y rica de sushi que estaba realmente bueno.
A destacar el Tartar de atún con caviar y huevo de codorniz, pese a que el caviar y el huevo tapa para mi gusto el atún…
Sashimi bueno.
Varios rolls también buenos, uno de langostino crujiente, otro envuelto en anchoa, no los mejores que he probado que para mí son los del sushi 99 del NH pero buenos.
Para los amantes del foie ponen uno a la plancha muy bueno, aunque bastante contundente.
En definitiva, buen producto bien trabajado sin excentricidades.
Carta de vinos corta, un par de cervezas asiáticas (Asahi y Sapporo). El local muy sobrio, demasiado callado para mi gusto, a poco que hables normal se enteran el resto de las mesas.
No llega a mi Olimpo de NH Sushi 99 y Kabuki Wellington, también más caros y más fusión, yo lo metería entre Kabuki original y Nikkei, solo que mejor en precio Soy pero peor local y ambiente.
Precio entorno a los 50/60euros cabeza.

02/08/2014

Una muy buena experiencia en el restaurante de Pedro Espina, un gran conocedor de la cultura japonesa.

Gracias a que se ha puesto de moda Soy Kitchen, me enteré de la existencia de este restaurante por la similitud del nombre. Llame el mismo Viernes de coña, pensando que no habría mesas puesto que en teoria es un restaurante muy pequeño, que lo es, pero para mi sorpresa quedaba una, así que no me lo pensé.

En realidad para dos personas te ponen 2 mesas de 2, luego en realidad cabría bastante mas gente, pero éramos unos 14 en total.
Para llegar ahí tienes que saberte la dirección, porque el local no tiene rótulos pero por si acaso te la dicen por telefono al reservar.

La decoración es minimalista a mas no poder, mas que sudestada. Prácticamente es un cubículo con paredes de madera, luz tenue y un biombo en la entrada. Ahora, no puede tener mas encanto.
Yo creo que va con la personalidad de Pedro Espina, al cual se le ve tímido, introvertido y nostálgico de Japón. Si no habeis visto su web, pedroespina.es os la recomiendo. Yo la encontré buscando info después de cenar y piensas que es un poco friki pero en realidad es un grande.

El servicio está compuesto por la mujer de Pedro, que es japonesa y, como es de esperar, muy amable y educada y otra camarera ni muy borde, ni muy simpática.

No hay carta, solo menú degustación que cuesta 71,5€ con iva. Los vinos son pocos y no bajan de 20€.

El menú con el que nos deleitó Pedro fue el siguiente:

De aperitivo una ALBÓNDIGA DE ATÚN, correcta.

Luego empezamos con los platos, el primero se llamaba ENSALADA DEL CHEF, que constaba de una salsa fría, de sabor fuerte a ajo y cítricos con dos trozos de pulpo, dos mejillones y una gamba. Era algo así como un salpicón. Me gustó mucho.

El siguiente plato fue el peor de la cena, la CUAJADA DE ORTIGUILLAS, y fue el peor no porque estuviera malo, si no porque era pesadísimo, casi no pude terminarmelo.
El primer bocado estaba buenísimo, el 2º cansaba y en el tercero daban ganas de vomitar, porque tenía un sabor super potente a ortiguillas unido a una textura tan empalagosa coma la cuajada, además de la mezcla con una gelatina de alga nori que lo coronaba y que tampoco le falta sabor que digamos. Os podeis imaginar. Pasao de umami.
Umami x umami x umami x umami x umami = umami a la quinta potencia.

Esto si te lo ponen en algún estrella como el típico plato que se come de un bocado flipas, porque en realidad está muy bueno y es algo diferente, pero ya, porque 8-9 cucharadas... Cuesta. Bastante.

Seguimos con un TARTAR DE TORO, con tobiko negro y yema de huevo de codorniz por encima. Simplemente perfecto. Aquí es donde Ricardo tenía que traer a los cocineros que le sustituyen a aprender. El punto del picante venía en una mayonesa de wasabi, lo cual me parece un gran acierto, ya que por un lado lo haces mas jugoso y por otro, tienes mas control sobre el picante del wasabi, siendo mas fácil diluirlo hasta su punto justo. Y nada de soja, esa salsa del diablo que se lleva con ella el sabor de los pescados.

Ya empezaba a sacarme una sonrisa, cuando nos traen una tetera con un CALDO DE ATÚN que se te va la cabeza. Que bueno estaba... sabor potente y limpísimo, parecía agua.
Dentro de la tetera había un huevo cocido al calor de ese caldo, al igual que un trozo de atún, apio y otras verduras y ya se queda en la mesa hasta el postre, acompañando al sushi y al último plato para que vayas tomando pequeños sorbos.
No solo terminó de sacarme la sonrisa sino que además nos había trasladado a Japón.

Por fin, vino el sushi, el cual llevábamos esperando desde el principio de la comida, aunque había hecho que nos olvidásemos bastante de el. Fueron 3 nigiris y unos rolls. De mas a menos suave:

NIGIRI DE PEZ MANTEQUILLA CON AJO NEGRO. Perfecto corte, arroz y aspecto. Muy buen sabor del pez.

NIGIRI DE GAMBA CON MOJAMA Y CRUJIENTE DE TEMPURA. Buena combinación con el crujiente y buen sabor de la gamba aunque me habría gustado un pelín mas cruda.

Especie de NIGIRI DE ANCHOA Y GUACAMOLE CON TOBIKO, y digo especie porque era una bola de arroz con el guacamole y tobiko por encima y la anchoa alrededor simulando el alga nori (igual debería decir especie de roll, o híbrido). Buena anchoa, gran guacamole y sutil punto de crujiente el que aporta el tobico.

La verdad es que me esperaba nigiris mucho mas clásicos. Ahí Pedro me sorprendió, en cualquier caso se nota su mano en el corte del pez mantequilla y el punto del arroz. Si veis el video en su web donde sale haciendo nigiris veréis el mimo que le pone.

Los ROLLS DE GAMBA EN TEMPURA estaban buenos también. Obviamente el toque de crujiente que da la tempura bien hecha no es comparable al de cebolla frita del Ikea, y ahí está uno de los puntos en cuanto a diferencia de calidad.

Por último nos sirvieron ZAMBURIÑA REBOZADA EN DOS FORMAS DIFERENTES, para mi el plato mas flojo después de la cuajada y sin contar el aperitivo. Demasiado rebozado para el tamaño de la zamburiña, que no sabía a nada con este, por lo que en el segundo bocado lo comí por separado apreciando mejor la calidad de la zamburiña.

Cerramos el menú con el postre, un clásico HELADO FRITO con fino rebozado en harina de tempura y caliente por fuera pero frío por fuera, resultante de una corta cocción a muy alta temperatura.
No tan sorprendente pero buen sabor y perfecto para cerrar una cena en este restaurante tan peculiar como acogedor.

Terminamos con un muy buen té verde, echando de menos haber mantenido una conversación con el maestro, que salió timidamente a despedir a los comensales vistiendo su característica chaquetilla bordada con su nombre y las banderas española y japonesa.
Tiene cara de buena persona.

Por un lado me gusta mas que en los japoneses haya carta pero por otro, y viendo la experiencia culinaria que te aporta Soy, creo que no puede ser de otra forma. Y además, ¿por que no?, al igual que muchos restaurantes españoles solo ofrecen degustación, uno japonés también puede hacerlo y de paso hacerte descubrir que su gastronomía es mas extensa de lo que conocemos.

Es verdad que puede resultar algo caro, pero merece la pena ir una vez al menos. Yo os animo de verdad, se nota que es algo auténtico, hecho desde la humildad y el saber hacer, y que te aporta una experiencia única y diferente. Hay que probarlo.

Total, 177€, 2 menús, vino (30€), agua y té. 4 estrellas y media.

volga

Creo que Soy no es la experiencia más parecida a estar en Japón, sino es lo más parecido a estar en la cabeza de Pedro Espina, es decir, a ver una versión muy muy muy destilada, conceptual, minimalista de la cultura japonesa, basada en un conocimiento muy grande de ella. Si has leído sobre él sabrás que es un verdadero estudioso de lo japonés, pero creo que de todo lo que sabe hace una mezcla, le quita lo accesorio y eso es Soy (tanto la sala como la cocina). No creo que Japón en sí sea así (ni los restaurantes normales de allí son así tampoco, ni incluso la cocina es exactamente así) pero es Japón pasado por el filtro Pedro Espina.

23 de julio de 2014

spider72

Adreid, ejem, sin desmerecer el sitio, que no he estado, lo de dar de comer "desde la humildad" a 90 eur/pax...es como cuando Ferrán Adriá decía que el bulli era comida sencilla de andar por casa...

23 de julio de 2014

Sergiete

Seré un simple, pero a mi, que recuerde, el que más me transporta a Japón es el Donzoko...

23 de julio de 2014

volga

A eso me refiero, Sergiete, que Japón son principalmente bares y restaurantes normales, nada tan fino y minimalista. Y luego si te vas a restaurantes de comida kaiseki o más tradicionales, vas a comer sobre el tatami en el suelo, y la decoración va a ser sencilla, pero tampoco va a ser como en el Soy.

23 de julio de 2014

eum

A mi me pareció una estupenda experiencia cenar en Soy, es algo totalmente diferente y estoy totalmente de acuerdo con la opinión de Víctor, en el restaurante hay un estilo personal que es la visión japonesa de Pedro.

23 de julio de 2014

Adreid.

Buen comentario Victor. Como dije, no he estado en Japón y de ahí mi equivocación.

Spider no creo que tenga que ver lo que cuesta con ser humilde o no.

23 de julio de 2014

spider72

Joé no lo sé...yo creo que un poco sí. Pero que voy a ir fijo.

23 de julio de 2014

TLM

Coincido en todo a excepción de la cuajada de ortiguillas, un plato diferente y polémico viendo los comentarios de la gente pero que no es comparable a nada que se coma en los típicos japos. A raíz de los comentarios y el nombre que no invita mucho, por lo menos cuando yo estuve, varios comensales de la sala pidieron cambiarlo; creo que es una lástima.

21 de enero de 2015

11/09/2014

Bueno pero sin convencer

Tenía unas espectativas muy altas depositadas en este sitio, todo sea dicho. Para muchos uno de los mejores japoneses de Madrid, con el ex chef de Suntory y Tsunami.

No sé lo que me esperaba, porque en general la visita estuvo bien. Correcta. Todo el sushi muy sabroso, los rolls tempurizados muy bien y sin nada que objetar a la comida. El local es curioso, sobrio y frio pese a sus paredes de madera. Silencioso. Muy acorde a la armonía japonesa, con una tenue música de fondo y sin letrero en la puerta (me pasé el local tres veces hasta que me decidí a entrar en una puerta sin rótulo alguno)

Quizá esperaba algo diferente, que me sorprendiera, que no hubiese probado, algo cocinado de manera distinta, platos más arriesgados o propuestas más extremas. No obstante, la comida estaba a muy buen nivel y para los puristas de la cocina japonesa entiendo que sea un lugar de diez.

19/03/2015

Ronsel lo descubrió en noviembre de 2008

Excelente

Comida japonesa de lujo y autor. El menú vale 50€ (Julio 09), pero vale la pena si te gusta comer comida japonesa. Riquísimo tanto el carpaccio de vieiras, como el tartar de atún. El sushi delicioso.

Con muchas ganas de volver.

01/01/2014

Sensibilidad

Con el pudor propio de mi primera entrada y sin la amplísima experiencia de algunos usuarios de esta página, opino.
Y opino que es magia que en una cena de tres parejas españolas, familiares para más señas, ruidosas y mas acostumbradas a celebrar alrededor de un asado que a las sutilezas, Soy se impusiera por encima de la fiesta con el profundo sentimiento de cada plato.
No es comida, es otra cosa, es que te masajes el corazón, así es que no voy a entrar en detalles "técnicos", porque lo importante aquí es el sentimiento.
Gracias a todo el equipo. Aún me emociono recordando las sensaciones tan profundas que me produjo cada bocado.
El precio daría lo mismo, y me parece hasta pecaminoso hablar de eso cuando lo que recibes es el corazón de ese equipo, pero además es que es más que ajustado y con bonitos y tan poco habituales detalles como invitaciones por cuenta de la casa.
Simplemente GRACIAS. si ello fuera suficiente.

je suis béatrice

Este sitio lo tengo guardado desde hace tiempo y todavía no me he acercado a conocerlo. Después de leer tu crítica creo que no quedará en "pendientes" mucho más. ;-)

1 de enero de 2014

EandradA

Yo estaba investigando ahora mismo sobre Soy. ¿Qué tal la "Sansil", Beatriz?

1 de enero de 2014

je suis béatrice

Muy bien. Despues de correr 10 km la cena de Nochevieja sienta mejor. ;-)

1 de enero de 2014

EandradA

Yo los tendría que haber corrido después de la cena.

1 de enero de 2014

acme

yo ni con esas. Beatrice, al final no hemos quedado en la Sansil. La verdad es que ibamos muy pillados de tiempo para la cena y seguimos corriendo camino del metro al acabar.

1 de enero de 2014

je suis béatrice

Este año la nochevieja nos la hemos organizado en plan super-relax en casa. Asi que como no había prisa nos quedamos a ver la internacional en la que corrían dos amigos nuestros. Ya quedaremos para otra, que el 31 son muy malas fechas.

1 de enero de 2014

13/03/2014

Lo siento Pedro

En su momento fuimos asiduos de la barra de Tsunami, pasando las cenas rajando con Pedro y dejando que nos pusiera en el plato lo que el buenamente quisiera. Cuando se fue y abrió Soy, fuimos con muchas expectativas. La verdad es que salimos defraudados pero no porque cenáramos mal o porque la cuenta fuera excesiva, sino porque nos encontramos con un sitio sin alma que nunca nos ha pedido volver.

23/09/2014

cocina japonesa muy auténtica

Enero 2012

Entrante del chef
Carpaccio de pescado
Tartar de atún
Dobin-mushi (Sopa al Vapor)
Sushi variado del chef
Saika roll
Berenjena estilo japonés
Postre

Total 2 personas: 130€

09/07/2012

Un excelente Japonés

Todo lo comentado sobre la ubicación, la falta de carteles indicativos y la decoración espartana son ciertos. En lo referente a a comida mi opinión se basa en el menú degustación y nunca he comido a la carta. La comida a mi me parece simplemente espectacular y es probablemente el restaurante japonés en el que más he disfrutado.

El trato del personal realmente depende de quien te atienda. Si lo hace la mujer de Pedro Espina el trato es exquisito y muy agradable. Si te atiende la otra camarera el trato es simplemente correcto, sin llegar al nivel esperado para un restaurante de esta categoría. Es una pena y un punto en el que deberían mejorar.

Precio en torno a los 70€ por persona, sin vino.

18/07/2014

brutal

estuve hace eones, pero la experciencia "sushil" fue una pasada
totalmente recomendable

25/11/2012

LO MEJOR DE TODO

ACTUALIZACIÒN 25 NOVIEMBRE 2012

Tercera visita desde aquella primera y memorable ocasión...no afloja. Nuevos platos que elevan lo q ya parecía poco menos q imposible elevar.

Adriá fue invitado al último DOCUMENTA para debatir sobre la posibilidad o no de que la gastronomía sea considerada una de las bellas artes. Con tipos como Pedro Espina que ejercen el oficio de manera tan rotunda, cuya cocina es pura reflexión y sensibilidad, con una técnica tan milimetrica sin trampantojos ni formúlas epatantes vacías y que sibre todo transmite tanta felicidad..la respuesta es obvia.

______________________________________________________________________________

Lo mejor de todo no es el trato, que es excelente

Lo mejor de todo no es la gracia y la sensación de exclusividad de un local dónde no hay cartel ni letrero en la calle que indique que se trata de un restaurante y no un garaje

Lo mejor de todo no son sus platos de cocina Japonesa auténtica, Pedro Espina ha sido desde instructor de defensa personal de boinas verdes del ejercito Japonés, sushiman durante 8 años en el país Nipón, y cofundador de una de las barras de sushi más auténticas de la capital

Lo mejor de todo no es el producto tan excepcional, la nitidez y delicadeza de los ensamblajes...mítico el caldo de pollo al vapor........

Lo mejor de todo no es conocer a Pedro, que es un tipo profundamente calmado, sabio, sensible y que sabe qué es el mundo y que habla como cocina.

Lo mejor de todo es que el conjunto fluye y funiciona tan excepcionalmente que se puede decir sin temor a caer en la pedantería que la experiencia es

MÁGICA.

Bermar

Lo has bordado! Nosotros sentímos lo mismo cuando vamos a este mágico sitio
Saludos

1 de enero de 2013