Apostamos por una cocina actual y de fusión, haciendo un guiño a nuestra amplia tradición gastronómica mediterránea.Para mediodía de lunes a domingo disponemos de tres posibles menús – de 34,90€, de 39€ ó 45€ por persona con primer servicio de pan e IVA incluidos (Aguas, vinos, refrescos, café y pan)

Ordenar por:

relevancia fecha

10/08/2015

Restaurante divertido en la Ciudad de las Artes y las Ciencias

Es nuestra primera parada en este fin de semana en Valencia como siempre con niños. Se nos une otra pareja con un niño más pequeño que los nuestros con los que hemos quedado para el fin de semana. Dudamos, y finalmente decidimos reservar en este local dentro del recinto de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, en la zona del Oceanográfico.

Cualquier parecido con los típicos restaurantes de parques de atracciones o temáticos es pura coincidencia. Decoración con cierto gusto, servicio correcto y comida correcta dado el precio de los menús. Son tres opciones cerradas de los que puedes elegir el plato principal a 36-39-45 euros más uno infantil. Parte del precio se justifica por el lugar (no tienes que salir del recinto para comer bien) y por la cara que se le queda a los niños cuando ven que van a comer en el centro de un acuario por el que no dejan de nadar peces, un par de rayas y un pequeño tiburón. Sin embargo, el servicio y la comida no son desdeñables.

Si vas con niños y puedes permitírtelo, no te lo pienses. Los chavales te lo agradecerán.

24/04/2014

Sigue nadando, sigue nadando...

Restaurante supuestamente "de lujo" dentro del oceanográfico Valencia. Es evidente que es una apuesta que les ha salido mal (ya la idea de montar un pedazo de local así dentro de un acuario es pa valientes...imagino que el business plan se fraguó al calor de la burbuja inmobiliaria Valenciana y con no pocos gintonics...) y están intentando cambiar el rumbo de la nave. Vamos por partes:

Le doy la primera estrella por el local. Grande y ovalado, forrado en maderas oscuras, y con una lámpara enorme en la bajada de la escalera que le da un toque Nautilus que realmente gusta cuando accedes. Todo el local está rodeado por un tanque de agua dónde nadan en círculo cientos de peces junto con algún tiburón y alguna raya despistada. Sólo por eso creo que merece la pena la visita.

Le doy la segunda estrella por mis hijas, que se lo pasaron genial contando los peces que pasaban y haciéndose fotos. Tengo que admitir que le dan una sensación hipnótica única al restaurante. La voy a necesitar.

Y aquí se acaba lo bueno. Anotad que ni hemos empezado a comer.

El resto es un verdadero despropósito. Lo primero: seguimos con ese aire de galán trasnochado...es como el personaje de Arturo Fernández en La Casa de los líos...un restaurante de "lujo" que quiere y no puede.

Funcionan a base de menús. El más barato 29 euros IVA incluído, uno a 34 eur y otro a 39 euros. Los niños tienen el suyo a 19 euros. A priori me parece caro, pero tampoco descomunal, teniendo en cuenta que una cocacola me cuesta 3 euros y un perrito 3,50 en un puesto de la calle. Comparado con Eurodisney o la Warner, la cosa promete.

Menú infantil: croquetas (3 y pequeñas) + pasta, arroz o hamburguesa a elegir. El arroz lo dejamos para otro explorador con un par de narices. Respecto a la pasta es un plato (enorme eso sí) de espaguettis boloñesa de calidad nefasta. (Mi hija se lo come, claro...pero están cocidos en un horno de acería y la salsa es claramente de bote...pero de bote-bote).

La hamburguesa incomprensiblemente no tiene pan...¿qué coste tiene un pan de hamburguesa? joé que es pa un niño...viene con unas hojillas de mezclum y con un puñado de patatas Mc Cain.

Yo, que soy valiente...me fuí al caro...de perdidos al río. Tengo que admitir que los platos son al menos imaginativos: "guisantes tiernos (mentira) con hierbabuena y sopita de erizo de mar con morcilla". Esto es fusión y no el Diverxo.

Pues una castaña. Malo, escaso, duro e insípido.

De segundo...Gallopedro con alcachofas, pero ellos lo llaman "Gallo-San Pedro con alcachofas e hinojo" (es curioso, no sabía que hubieran santificado el Gallopedro, se ve que fue un pescado piadoso).

El pescado, comparado con el resto, venga...vale. Seco, claro, pero me lo como. Las alcachofas...no way. Están más duras que las pipas facundo. Se lo hago notar a la camarera que me dice, después de preguntar al chef: "es que no son cocidas y son al dente, hechas al vapor".

Me vais a perdonar pero a mí me parecieron duras de cojones.

El postre ni lo probé, me pusieron el del menú de 29 eur...pero ya me daba igual.

En resumen: que vayáis si tenéis críos porque el resto de oferta es fast-food del malo malísimo y a pesar de todo la inocencia de los niños hará que disfruten de los peces y de la luz reflejada en las aletas de los tiburones.

Los adultos: haced como Dory, la amiga de Nemo...olvidad rápido.

18/05/2013

Precioso y original, pero comida mediocre y precios caros.

Desde luego que la sala es bonita, agradable, y con una decoración muy acertada al lugar y ambiente. Pero, cuando uno acude a un restaurante considerado de cierta categoría, uno no solo espera un lugar bonito, un buen servicio, y una factura elevada. También espera calidad y cantidad adecuada en los platos.
La cantidad en los platos, es casi de tapas. El Pulpo a la Brasa con Consomé de Jamón, no tiene más de 6 laminas, con un diámetro de +/- 2 cm de diámetro. Los Espaguetis con Salsa, insuficientes para un niño de 5 años (tuvimos que pedir 2 platos de espaguetis). El Steak Tartar de Atún, escasísimo para una persona, y fatalmente troceado. El Lenguado con Salsa de Erizos, ó el lenguado tenía el tamaño de una sardina, ó pusieron la mitad de un lenguado pequeño. El Jarrete de Ternera Tratado, además de pequeño, seco y mal presentado. Se salvan los postres, que además de tener la cantidad y calidad adecuada, también tenían una presentación atractiva.
De la bodega, un solo comentario; suficiente y con algunos muy buenos vinos. De todas formas, y si te gusta probar cosas nuevas, déjate aconsejar por el Metre sobre vinos de la región. Tiene buen gusto y conocimiento de estos vinos.
El servicio es bueno, profesional y atento.
Los precios, son demasiados altos para lo que recibes. Es un restaurante, no un museo.

08/02/2011

Siendo serios

Bueno, si este restaurante estuviese en Madrid me imagino que iria a conocerlo pero no volveria, eso si estando de visita en Valencia, la verdad es que me alegro que me hubiesen llevado.

El sitio es impresionante, muy bonito a nivel decoración, muuy chulo el tener peces y peces dando vueltas a un super pecera alrededor del restaurante (no es que el restaurante de a los tanques del oceanografico sino que es un piscina que cubre toda la parede del restaurante y como medio metro de ancho, lo componen jureles y noseque otro pez y los bichos nadan todos hacia un lado porque imitan lo que harian en el mar, osea ir contra corriente (que han puesto artificialmente).

La comida, la verdad es que buena, cara, pero buena, tome pulpo a la brasa con caldo de jamon, tres trozos de pulpo, como de 3 cm cada uno, osea un timo y lubina sdalvaje que estaba esquisita (un mini trozo de la lubina),

unos 50 euros por barba.

Servicion excelente, encargado realmente profesional y atento, el personal de la puerta de 10.

06/09/2010

Comer en un acuario

Estábamos de paso por Valencia y nos alojábamos cerca. Sin tiempo de visitar el Oceanografic. Consulté si era preciso pagar la entrada al acuario para acceder al restaurante submarino y NO es preciso pagar la entrada. Se reserva y en la entrada dando el nombre de la reserva te dejan pasar sin problema. Reservamos con 2 días para cenar en sábado y sin problemas. De hecho, había muchas mesas libres y cenamos al lado de la cristalera, viendo pasar los peces.

Genial el menú degustación, acabamos llenos. Nos encantó todo, pero destacaría la lubina que fue increíble, una de las mejores que he probado, y el mojito 'nuestra receta de mojito', muy muy bueno y original. La carne del menú degustación, sin más, debería mejorar, jeje.

Sitio muy original, relajante cenar viendo pasar los peces. El servicio impecable, al detalle, amable y muy correcto. Estaban pendientes de que siempre tuvieras pan y bebida.

Buena relación calidad precio.

14/12/2011

Pues como me habían dicho, bonito muy bonito, aunque uno habría esperado ver tiburones y otros escualos en el oceanográfico, y no solo a los primos plateados de Dory acompañados de dos mantas rayas de lo más cucas, pero probablemente habrían acabado estresados con tanto trasiego de gente y tanta luz. Las lámparas medusa, chulísimas, aunque en alguna de las fotos que hay aquí colgadas salían más guapas (¿serán fotogénicas al contrario que servidora?). Fuimos un viernes por la noche y pensamos que nos habíamos equivocado, cierto es que reservamos para cuatro y acabamos cenando dos, pero es que en total fuimos 6 comensales en la sala. Desolador, un sitio tan grande y tan vacio. Ni idea de porqué…
La comida… el picoteo de la casa ni fú ni fa, el foie flojillo y las aceitunas, aceitunas. El pan buenísimo, yo probé un pan, pero en mi mesa se debieron comer 8 panecillos y eramos dos… De primero para compartir la lubina salvaje que iba muy recomendada y estaba espectacular, riquísima. Efectivamente la ración era pequeña, pero como la queríamos de entrante tampoco importó. De segundo un arroz con bogavante correcto: bien de punto, caldoso y muy sabroso, en exceso de hecho. Yo siempre añado sal a los platos, en este caso sobraba la sal y el sabor era pelín artificial, ¿demasiado pimentón quizás?

El postre mínimo pero muy rico, justo para quitar el sabor del arroz.

Sin desperdicio la pareja que se sentó detrás de nosotros (tres mesas en todo el restaurante y tienen que ponernos una pareja en la mesa de detrás…). Ella no paró de hablar de sí misma, y cada cierto tiempo le preguntaba a él: ¿no me escuchas? A lo que él contestó siempre lo mismo: “no mucho, asi que o te callas o sintetizas… “ y ella volvía a coger carrerilla. Parecían la típica pareja a la que le ha tocado una cena con cita a ciegas en algún programa de la tele…

De precio caro seguro, pero no sé cuanto porque no pagaba yo. Seguro que hay sitios para comer mejor en Valencia, pero a este hay que ir aunque sea para verlo una vez, porque el local es impresionante.

10/12/2011

Mala experiencia!!!!!!... muy caro, nos quedamos con hambre (mucho plato para tan poca comida) y para no contar que se equivocaron con nuestra reserva y nos tuvieron esperando 1 hora y al final nos sentaron en una esquina del restaurante. Por lo poco que pudimos ver el restaurante creo que era bonito.

12/08/2009

Cenar en el fondo del mar. Espectacular

El restaurante está metido dentro de un enorme acuario, que se ve a través de sus paredes de cristal. Es espectacular, estás cenando mientras ves como van pasando los peces a tu lado. Los arroces que tomamos nosotros estaban buenísimos.

23/04/2010

Buen sitio para llevar a gente de fuera de Valencia

Es un restaurante muy cosmopolita y especial que suele dejar bastante impresionadas a las personas que vienen de visita a Valencia. Es muy diferente a lo que se puede encontrar en otras ciudades de España.
La carta es correcta. Yo destacaría los arroces.
Precio alto pero no prohibitivo para el tipo de local que es.

10/03/2010

He hestado cenando dos veces, aunque no ultimamente. El servicio es excelente, así como el entorno. En las ocasiones que estuve tuve la suerte de disfrutar de un pianista en directo. Siempre he ido a por el menú degustación (diferente cada vez) que es la mejor opción en relación calidad-precio-cantidad.

eli veyá

me podrias decir cual es el precio del menu degustacion? he visto la carta y precios pero el menu degustacion no, de cuantos platos se compone?

gracias de antemano.

2 de junio de 2010

23/06/2010

Comida submarina rodeado de peces

Realmente bueno. La comida muy bien, el entorno un 10, la atención excelente. Gran carta de vinos. Yo fui a la hora de comer un fin de semana y no estaba lleno.

15/05/2007

maripili lo descubrió en mayo de 2007

Comer bajo el agua

No he estado en este sitio pero por lo que me han contado debe ser la sensación más parecida a la de comer bajo el agua. El restaurante se encuentra en el Oceanográfico de Valencia. Ubicado en el centro del Parque, es el edificio más emblemático debido a la peculiaridad de su cubierta, diseñada por Felix Candela. El restaurante se encuentra en la planta inferior lo que hace que esté dentro de un gran acuario, lleno de peces. La lámpara central emula a un banco de medusas. El precio medio, según su página web, es de 45€ aunque sospecho que resultará algo más elevado. grupo-jbl.com

anlomor en familia

Como se puede escribir y publicar un comentario, sobre algo que no se conoce ?. Que te pareceria si yo escribo y publico algo sobre ti ?.
Cuidate ese ego ....., y recuerda que para opinar es necesario probarlo en persona y gastarse el dinero.

18 de mayo de 2013

06/08/2007

bajo del maaaaaaaaar!!!!!

boooooo qué ueno es, homenaje de a 40 pavils mínimo, pero se sale estar comiendo en un acuario gigante, con sus morenitas, sus rayas, sus lubinas, etc. Creo que lo lleva barrachina.
El servicio es impecable, no te dejan quedarte sin pan ni agua. Las entradas que probé, me fliparon (ensalada con mozzarella y tempura de verduras) y luego la fideuá te deja sin palabras. por lo que oí a la mesa de al lado, el a banda tampoco va nada mal. Es impresionante y puedes reservar, incluso estando dentro del oceanográfico, que por cierto, mola bastante.
La única pega es que para ir te tienes que gastar otros 22 pavos extra en la entrada del susodicho oceanográfico. Moe moe.

eli veyá

creo q si reservas con tiempo no tienes que pagar la entrada al oceanografic...

2 de junio de 2010

ben benni

un lugar que parece interessante, pero el nombre, tan bobo - a veces me pido quien llega a tener nombres de lugares tan no imaginativos ..... ahora me vienen como 20 mas graciosos que "el resaurante submarino' que falta de imaginacion o de fantasia....

12 de septiembre de 2012

04/03/2008

Underwater restaurant

This is a very impressive restaurant. Its glass walls let us see the aquarium by which it is surrounded, which gives the impression of being in a submarine in the bottom of the sea. Apart from this, both the building and the decoration inside the restaurant is really nice, quite modern, simple and elegant. The food is really nice, we had some excellent rices (however not the best in Valencia) and the staff was very friendly.