Verduras cultivadas por nosotros mismos, posibilidad de visitar la huerta y recoger las verduras naturales que luego comerán.

Ordenar por:

relevancia fecha

20/04/2015

No es gran cosa

Me da la impresión de que en este restaurante se aprovechan del tirón de las verduras pero se quedan a medio gas. Me parece que es un poco quiero y no puedo.
Me explico. Tienen un menú de verduras de primavera por 35 euros. Según lo lees en la carta parece más que apetecible con unos nombres de lo más rimbombantes y como la materia prima la tienen asegurada estando donde están pues ahí que vas. Pero luego a los platos les falta una vuelta de tuerca. La elaboraciones son todo lo buenas que uno podría esperar y pecan de cutrecillas.
Tal como se describen los platos en la carta parece que va a ser la repera pero luego es un poco decepcionante.
Y luego detalles cutres como por ejemplo hacerte recoger los cubiertos. Pues no, hombre, si me cobras 35 euros por un menú de verduras, y se me queda sin querer el tenedor en el plato pues no me hagas recogerlo. Trae otro y ya está que tampoco te va la vida en fregar un tenedor de más.
Si te cobran 2,50 por el pan (que ya está bien!) pues no sé, da a elegir por lo menos entre blanco o integral, no me plantes el bollo en la mesa sin más. O puedes ocuparte de reponerlo u ofrecer más cuando ves que se ha acabado.
No sé, deberían tener detalles un poco más cuidados, el tipo de cosas que uno espera de un restaurante en el que al final se sale por unos 50 euros por barba.

22/11/2010

Mejor que bueno

Tras un par de días por La Rioja, termino un viaje con cirto afán gastronómico en "Trinquete", tras haber entrado en su página web. Los 38º grados del exterior se borran rápidamente en el afable estar del restaurante, con Mozart de fondo. . La lástima es no compartir el espacio con nadie, porque estamos solamente los tres comensales que formamos el grupo. La simpatía de Elena, la maitre y dueña, esposa del cocinero, comienza a llenarlo todo desde el primer momento. Un salmorejo de aperitivo para acompañar una Ambar 1900 y la comida hace todo lo demás. Raciones más que suficientes, tomates de verdad con aceite de verdad; arroz meloso francamente bueno; un wok de verduras - las verduras son la especialidad de la casa - al que sobre el foie, que encarece innecesariamente el plato. Y despues las carnes:pies de cerdo rellenos de boletus; carrileras perfectamente melosas; un cochinillo espectacular en su punto. Unos souffles de chocolate para terminar de forma difícil de olvidar. El vino, perfectamente servido gracias a la enoteca que nos enseña amablemente al final. A preciso razonables y con una carta suficientemente demostrativa de todas la D.O. El café mas que apreciable. La cuenta comedida para la calidad y cantidad de la comida, 50 € . Hay que volver obligadamente, sobre todo en otoño con las setas como capítulo fundamental.

06/05/2011

Este restaurante lo conocí gracias a que durante la Feria de la Verdura en Tudela participaron en una degustación de pinchos que se organizó y al cual nosotros nos adherimos. El pincho estaba exquisito así que nos fuimos a cenar. La verdad es que cuando vas a un restaurante por primera vez y ves pasar los platos no deseas irte nunca y eso fué lo que nos ocurrió, buena cocina, buen servicio y no excesivamente caro.