Restaurante Virgen Blanca

Ordenar por:

relevancia fecha

06/04/2017

Creo que "mitico" en Vitoria, no sé si solo turisteo

Bueno, con gran alegria, voy a opinar de un sitio donde no he entrado..si digo bien.. pase por alli ni se cuantas veces pero siempre siempre da igual la hora estaba lleno y no habia sitio ni dentro, ni en la terraza..ni nada... este el tipico sitio de referencia para quedar con alguien de fuera de Vitoria... esto es como si vas a Madrid y quedas con alguien en Sol delante de la Mallorquina... todo el mundo sabe donde es..no tiene perdida..como no consegui entrar pues nada de nada...

Bueno una noche (creo que de un jueves entre y tenian una musica pachanguera horrible.. y me largue) vamos para unas copas de no ser que te gusten los grandes hits o la musica de los 40 principales no pises... eso si, tiene mucho mucho exito, esta siempre lleno...

No lo recomiendo para las copas si eres un poco tiquismiquis con la musica como yo...
en otro caso si, esta lleno hay gente parece animadillo...el precio ni idea porque no me quede (para una vez que hay sitio)

25/08/2016

Muy bueno. Inmejorable situación

De lo mejor de la ciudad. Suele estar muy concurrido y puede llegar a ser incómodo

29/12/2013

Para NO volver

Hoy hemos estado comiendo en el Virgen Blanca y no hemos salido nada satisfechos. Lo único bueno es la comida, bien presentada. El servicio no muy amable: teníamos reserva a las 2 y a las dos en punto nos han dicho que nos sentaramos que sino daban la mesa a otro grupo que había gente esperando. Después de tomarnos nota han traido dos primeros y al resto de comensales han tardado como diez minutos en traernos los primeros. Teníamos tres menús infantiles que han servido primero dos y al rato el otro y después de los primeros de los adultos. Por cierto el menu infantil eran tres filetes de lomo con patatas y jamón y helado, la ración maja, aunque la carne muy seca y fría. En los segundos ha vuelto a suceder, han servido todos menos uno que lo han traido a la mesa después de más de cinco minutos y porque le hemos avisado a una de las camareras. Las carnes, tanto la chuleta como el novillo estaban duras. En los postres han traido los helados de los niños cuando los mayores ya habíamos terminado nuestro postre. Lo peor, nada más traer los helados a los niños nos dicen que tenemos que abandonar la mesa porque hay otro turno a las 3:30 y tenemos que dejar libre. Ya le he comentado al encargado del comedor que no me parece nada normal que te echen sin haber terminado los niños y que les saquen a la calle en invierno comiendo un helado, ya me ha respondido que las normas son las normas; pero nosotros desde luego no volveremos por ahí a comer. Sí, el menu es majo y estás en pleno centro de la ciudad, pero pagar 15,85 por un menu del día tampoco es una ganga en un local incómodo en cuanto a accesibilidad (se accede al comedor por varias escaleras), servicio y comodidad (pues te atosigan con prisas).

24/11/2013

por Vitoria

Está ubicado en una esquina de la plaza de la Virgen Blanca, con una amplia terraza. Estuvimos un finde noche y estaba a reventar de gente, mezclándose los que pedían algo para cenar y los que ya empezábamos a pedir copas. Me acuerdo que uno de mis colegas se pidió una especie de bocata con garbanzos y dios sabe que más; en cuanto a pinta lamentable, pero él se quedó encantado con el sabor. Bueno, para gustos colores.

18/06/2012

Buenísimo menú del día

Hacía tiempo que tenía ganas de ir. Me habían hablado genial del sitio y quería comprobar si de verdad se comía tan bien. Así que el otro día, que estaba en Vitoria con mis aitas y estábamos buscando sitio para comer, les propuse el restaurante Virgen Blanca. Qué donde está? No hace falta un master para adivinarlo majetes.

El menú que había aquel día lo adjunto en foto.

Mi aita pidió el arroz meloso de mariscos con frutos del mar, que por si os queda alguna duda, probé, estaba exquisito. Mi madre lo corrobora.

Mi amatxu pidió el Cardo estofado con nueces y panceta sobre puré de calabacín. Tenía pinta de estar sabroso, y al final no pude resistirme a robarle un trozo y confirmarlo. Muy rico, nos gustó a los tres.

Yo estaba en duda entre la ensalada de espaguettis negros al ali-oli (que había visto llevar a la mesa de al lado y parecía rica) o las fajitas de pollo y verduritas con guacamole. Al final mi ferviente amor a la salsa verde hizo que eligiese la segunda opción, y no me arrepentí, qué riquísimo. Igual me pegaba más pedirlo como segundo, pero bueno, fue una buena elección.

De segundo, mi padre pidió el muslo de pollo relleno asado al txakolí con patatas a la griega. Era un muslito relleno de jamón y queso y con unas patatas super ricas con pimentón y algo más, no se qué, pero riquísimas. Lo iba a pedir yo, pero como mi primero llevaba pollo también, preferí escoger otra cosa.

Mi ama pidió las carrilleras ibéricas al verdejo con emulsión de boletus. Las probé, y a ella le salen parecidisisismas si no iguales. Aún así no fue el plato que más me gustó, ya que la textura de la carrillera no me entusiasma demasiado. A mis padres les gustó.

Mi plato de Bonito del Norte al horno con fritada de berenjena y velouté de martini blanco, resultó ser un PEDAZO de rodaja de bonito, súper rica, con una salsa sublime y con una guarnición grandiosa. Fue lo que más me gustó.

Los postres, ñam ñam. A parte de lo mítico (fruta, yogur, zumo de naranja, cuajada...) tenían un postre de la casa, que era una tarta de queso con coulis de frutos rojos. Fue lo que pedimos mi amatxu y yo. Para mi estaba sin más, el toque de chocolate lo agradecí mucho, pero por lo general me pareció que le faltaba azúcar. Para mi madre estaba finísima y muy rica. Para gustos los colores, yo es que rozo la empalagosidad en las tartas.
Mi aita, muy tradicional él y poco amigo de los postres, optó por la gatzatua, también llamada mamia, (cuajada en castellano cristiano).


RESULTADO: PERFESTO
A parte de unos menús muy creativos y riquísimos, tienen barra de pintxos, y para la tarde/noche, raciones, bocadillos, ensaladas, platos de pasta fresca... etc. Todo un lujo que me encantaría probar :) Así pues, queda recomendado al 100%.

thecookrocker.wordpress.com/2012/06/18/restaurante-virgen-blanca-vit...

15/11/2009

Centrísimo

Situado en el centro de Vitoria, toma su nombre del nombre de la plaza en que está situado, la Virgen Blanca.

Tienen un menú del día por unos 15 euros que merece la pena, platos originales y elaborados, que no defraudan. Por la noche, llenan la barra de pintxos exquisitos. Es uno de mis preferidos de Vitoria.

04/04/2010

Buen Menú y buenas vistas

En el mismo corazón de la ciudad, me encanta este sitio por las vistas, por la decoración, la comida y las actividades (swing-pote -un espectáculo-)

25/11/2009

Ra lo descubrió en noviembre de 2009

Buenos menús

Tiene menús a un precio más que razonable (también en F/S). Situado en lo más céntrico de Vitoria.