Ordenar por:

relevancia fecha

04/10/2016

Cocina de altura.

Septiembre-2016.

Visita al cocinero que menor edad, consiguió una estrella.

Local ubicado en una calle muy tranquila y céntrica, en la parte antigua de Cambados. Ocupa la primera planta de una vieja casona, toda ella de piedra. Interior moderno, elegante, tonos oscuros en las paredes, mesas muy bien vestidas, con buena separación entre ellas, vajilla y cuberteria de altura, con bodega acristalada situada en uno de los laterales de la sala.

Personal de sala, atento y muy profesional.

De la carta de vinos, si no aceptas maridaje, te permiten que entres en la bodega, veas su oferta de vinos (todos tienen indicado el precio) y optes por aquel que mas se ajuste a tu gusto/bolsillo.

Tres posibilidades de maridaje: Cambados (3 vinos de la zona) a 16€; Galicia (5 vinos de las diferentes DO's gallegas) a 22€ y Te gusta viajar? (7 vinos internacionales) a 35€.

Como no tocaba trasegar en demasía, optamos por unas copas de Maio5 del 2013, que acompañaron correcta la ingesta solida.

En lo que atañe al condumio, funcionan con menús: el Degustación 2015 (8 platos a mesa completa) a 55€; el Gran Menu décimo aniversario (12 platos a mesa completa) a 75€ y el Menú a la carta ( a elección de cada comensal, 1 primero, 1 segundo y 1 postre) a 45€

Optamos por esta última oferta.

- Tapenade de aceitunas y anchoas con grisines. Preaperitivo, sabor intenso con textura muy suave. Buen comienzo.

- Marisquito de la ría. Composición que intenta recrear el fondo de la ría, con sus marisquitos, su plancton, ...., visualmente muy bonito, y con sabor a mar intenso en boca.

- Sardina ligeramente asada con fondo de empanada. Simplemente brutal.

- Mejillón en tempura, crujiente de algas y aire de mejillón. Sigue subiendo la calidad del menú. Tempura fina, delicada, permite saborear el mejillón, intenso sabor de la espuma. Un platazo.

- Rabo de vaca estofado con crema trufada de patata. Carne super tierna, con mirarla fijamente se deshace. Buena presencia de la trufa en la crema.

- Bonito de Burela marinado, calamar salteado, algas, caldo de bonito. Bonito muy levemente tocado, permite desplegar su sabor, potenciado por un caldo con sabor a bicho. Un platazo.

- Melón cítrico, citronella, espuma de fruta de la pasión, helado de aguardiente de orujo, caviar de menta. Postre refrescante, con contrastes de sabores que se complementan entre si. Muy bueno.

- Mousse de queso tetilla, membrillo, reducción de licor de cafe. Postre goloso, con buena combinación de componentes, pero algo pesado, una mayor ligereza en la mousse hubiera elevado el postre a mas altura.

- Petit fours. Combinado de chocolates, fruta y bizcocho para acompañar los cafés con hielo, y la agradable charla con Yayo, que a estas alturas, salió de cocina para pulsar las opiniones.

Aunque había leído bastante sobre la calidad de este cocinero, no podía imaginar hasta que punto podía llegar esa calidad, nos ha convencido plenamente. Trabaja un producto de calidad, a los que aporta sus toques personales, sin distorsionar los sabores originales.

Lugar muy recomendable y al que habrá que volver, lastima que esté tan lejos.

Alvaro Armenteros

Gran crónica. De las que provocan ansiedad por ir.

4 de octubre de 2016

27/05/2017

Buena relación calidad/precio

Es un precio bastante asequible para una estrella michelin.

Tomamos el menú corto.
Excepcional la merluza y el fondo marino
Buena la sopa de tomate y el xurel asado
Huevos con patata y chorizo bastante normalitos y poco especiales.
El postre de chocolate normalito

14/10/2015

Yayo Daporta, un auténtico Topchef.

Aprovechando mi glorioso y ya olvidado verano por las rías bajas, me decidí a hacer una visita al restaurante de Yayo Daporta, uno de los cocineros más jóvenes en España en conseguir una estrella Michelín y a su vez uno de los sitios más baratos en ostentar dicho reconocimiento.

El restaurante está en pleno Cambados ocupando una casa antigua que da a una especia de plaza. El local no es muy grande y está decorado de una manera bastante sobria pero a la vez acogedora.

En Yayo puedes escoger a la carta o pedir su menú de degustación, que fue el que nosotros probamos. El menú consta de 7 platos y un postre con los que sales bastante lleno. Además, en nuestro caso, completamos con un plato que luego resultó ser el mejor de la noche, un ceviche de ostras que es una maravilla y que os aconsejo sin lugar a dudas que probéis.

Comenzamos con platos cuyo núcleo central fue el producto de la ría gallega. El primero unos berberechos fantásticos en un mouse de coliflor y con una reducción de café, muy buen plato donde el sabor del café contrasta muchísimo con el resto de ingredientes. El segundo unos mejillones en vinagreta con tallarines de mar, plato muy fresco y fácil. Y como tercero el ya citado ceviche de ostras, uno de los mejores platos que he tomado este año..

Seguimos con otra gran receta, la crema de puerros con breva rellena de atún rojo. Mezcla de sabores perfecta donde la crema es suave y fresca, y el dulzor de la breva combina a la perfección con el atún rojo. Sin duda otro platazo.

Como en todo menú de degustación apareció ese plato con huevo que siempre gusta a todo el mundo. En este caso hecho a baja temperatura y acompañado de una menestra de verduras. Bueno pero le faltaba algo de sabor, quizá el plato más normal de la cena, aunque al final, como decía, el huevo siempre gusta.

SI QUIERES VER LAS FOTOS Y SEGUIR LEYENDO ENTRA EN: cookinganddisfruting.es/2015/10/yayo-daporta-un-autentico-topche...

11/03/2015

Una grata experiencia.

Esmerado servicio, agradable local y muy ricos platos con una presentación moderna y de buen gusto. Me encantó el Ceviche de ostras, espectacular!! Probamos 6 platos, 4 primeros y 2 segundos, todos exquisitos, los postres..... para repetir....., por supuesto regado con un buen Albariño, salimos muy agusto.

09/08/2012

Excelente!

Subrayo los comentarios anteriores: local muy agradable, mimo por el producto y los detalles, platos muy cuidados y como único pero, el servicio que era escaso aunque se entiende en este entorno de crisis.

Muy recomendables el consomé de pescado, el carpaccio de vieiras, la merluza con wakame aunque quizás el mejor plato fueron los mejillones en tempura sobre crujiente de algas.

Los platos son abundantes para ser un menú degustación, se cena muy bien.

04/10/2010

Creatividad, Galicia y excelencia

Confieso que me apetecía conocer este restaurante gallego de cocina creativa y, por fin, aquí estamos.
El sitio es fabuloso, un edificio con historia que, después de unas escaleras, esconde una sala limpia en la que apetece comer.
Mesas muy separadas, perfectamente dispuestas, mantelería de hilo y copas estupendas.
Se pueden elegir dos menús y la carta. Optamos por el menú degustación (50 €). Solicitamos un cambio y accedieron amablemente.
En lo enológico no hay carta, tú mismo vas a la bodega y eliges libremente. Vinos escogidos de manera muy personal y precios comedidos. Le tenía ganas al Pazo de Señorans 2008 (D.O. Rías Baixas), a 18 €, y estuvo fantástico.
Comimos:
-Cóctel de albariño en dos temperaturas (hecho con Martín Códax, agradable, pero prefiero algo más sólido)
-Coca de maíz con xouba (empieza lo bueno, magnífica, pleitesía a la tradición y guiño a la modernidad, ¿declaración de intenciones?)
-Consomé de pescado al azafrán con raviolis caseros rellenos de mejillón (lo único que se me ocurre es "póngame otro plato, por favor", espectacular)
-Carpaccio de vieira con miga de pan crujiente y un aliño de ajo y pimentón (fantástico producto y buen trato, delicioso)
-Berberechos con crema de cachelos, pil-pil de alga codium y ajada (la nota más alta del menú, insultantemente bueno)
-Merluza al vapor de albariño, algas wakame y gelatina de moluscos (nunca he comido una merluza mejor, punto óptimo e interesante guarnición)
-Foie-gras fresco asado sobre calabaza crujiente y salsa de trufas (de nuevo la calidad sobresale, excelente)
-Mousse helada de queso de tetilla y espuma de membrillo (para mi desgracia la perfección acabó aquí, éste no es ni será nunca mi postre, pero además no estaba muy conseguido ni creo que fuera el final para esa comida)
Un buen café y unos pertinentes petit-fours (piña y melón frescos, trufas y orellas fritas) cerraron el festín.
La camarera fue muy correcta y amable.
Me da mucha pena que en una comida de domingo únicamente estuvieran ocupadas dos mesas en un sitio así. Ojalá tuviera yo estos menús más cerca de mi casa, no los dejaría escapar.
Muchísimos aciertos y alguna cosa que yo cambiaría, pero esa combinación de ingredientes esperables, presentaciones renovadas, alguna sorpresa y un poco de riesgo me cautivó.
Bien merece este restaurante sus laureles, pero también merecería la sala llena.

31/05/2011

Este restaurante en Cambados define su carta como una cocina gallega actualizada, es uno de los mejores de la zona. Se trata de un pequeño restaurante regentado por un joven cocinero que da nombre al mismo. Está situado en un viejo caserón, antiguo hospital, en un entorno muy bello.
En mi opinión de detallista, lo mejor de Yayo Daporta es su bodega, situada en medio de la sala y donde uno mismo puede ir a escoger su vino, un auténtico placer.
Estoy deseando volver a disfrutar de las Rías Baixas y visitar este restaurante.
abuenbocado.com

28/09/2009

La COMIDA por excelencia

En el casco histórico de Cambados. 5 o 6 mesas espaciadas. 3 opciones para comer, con 2 menús desgustación. Me quedo con el largo de 45 €.
Por favor, qué comida ! De las comidas más rendondas qué recuerdo, manteniendo el nivel en cada plato, sin altabajos, todo riquísimo. A destacar para mí: el berberecho, el carpaccio de vieiras y el postre final de frutas rojas del bosque. Y eso sin desmerecer el resto del menú (coca de sardina...). La carta de vinos no existe... tienes que entrar a la bodega climatizada para elegir el vino, muy curioso. Comí con un Zarate El Palomar, 29€. Bodega eminentemente española, por ponerle un peroal restaurante (y mira que me cuesta) podrían incluir alguna referencia extranjera como mejora. Excelente elaboración y excelente trato. Al final salió Yayo y pudimos conversar brevemente. EXCELENTE !

07/08/2009

Modernidad en Cambados

Sorprende que en un pueblo tan tradicional como Cambados, con su fiesta del Albariño y su devoción por la cocina popular, surjan restaurantes de cocina más moderna e innovadora. Hay varios. Uno de ellos es este Yayo Daporta que lleva desde hace cuatro años el joven cocinero del mismo nombre. Un cocinero con mucha técnica y muchas ganas, formado en Casa Solla y en El Amparo, en Madrid, con Carlos Posadas.
Se nota en sus platos que procede de una familia de marisqueros de la ría de Arosa. Juega mucho con las algas, que recoge en el mar no recuerdo si su padre o su suegro. El restaurante es pequeño y acogedor. Con menús degustación a 55 y 45 euros, y la fórmula de otro menú que elige el cliente de la carta: dos primeros, un segundo y postre por 42 euros. En todos los casos, iva incluido.
Flojito el cóctel de albariño en tres temperaturas. De los aperitivos, estupendos el berberecho con puré de alga codium y la coca de xoubas. Bueno y original el carpaccio de vieiras con migas de tempura frita (inspiradas en un plato de Kabuki) y una ajada alrededor. Merluza de mucha calidad, al vapor de albariño con algas wakame y gelatina de moluscos. En su punto perfecto de cocción. Pero mi trozo lleno de espinas, injustificable en un restaurante con estrella. No así los de mis compañeros de mesa. Buen postre el imperial de chocolate con helado de café con leche.
De los vinos y de la sala se ocupa con eficacia la hermana de Yayo. No hay carta: el vino se elige directamente en la completa bodega.
Lo que sí tienen es un problema de escasez de personal en la sala. No encuentran gente. Y se nota cuando el comedor está lleno.

11/07/2014

ChaoChao Yayo. Te cambio por Solla. No quiero riesgos.
Otra vez será

je suis béatrice

Ni a este tampoco

5 de julio de 2014

acme

Éste se va a hacer famoso porque va a sustituir al gran Ángel León en TopChef

5 de julio de 2014

Lady Spider76

Mira que me gusta a mi Ángel León.....a ver si voy.

7 de julio de 2014

24/11/2007

requetebuenisimo

Fuimos hace un año mas o menos y nos encantó.

Tiene una cocina muy muy buena y un servicio muy bueno tambien. Ademas el menu degustacion es estilo gallego, es decir, raciones abundantes y comida consistente para los dias de frio

Ahora le acaban de dar una estrellita michelin. A ver si sigue a la altura.

03/07/2007

dores lo descubrió en julio de 2007

los postres

Probar menu degustacion

29/08/2008

pendiente de ir

gente con un paladar muy de fiar me lo recomienda