Ordenar por:

relevancia fecha

22/09/2016

El sabor de la cocina mediterránea

Un buen lugar para disfrutar del verano gastronómico es, sin duda, una isla mágica como Menorca, pero en ocasiones tiene sus pegas, dado que puede ser una idea muy popular, con lo que uno se encontrará un local aún con previa reserva abarrotado, hecho que, desgraciadamente, nos sucedió. Teníamos grandes expectativas depositadas en una preciosidad como el restaurante S'Amarador en la encantadora Ciutadella, pero poco a poco se fueron diluyendo. El detalle de que aún habiendo reservado anteriormente uno de los comensales tuviera que sentarse en un banco corrido, tratándose de una de las peores mesas del local, nos decepcionó muy mucho.

Y verdaderamente fue un auténtico desliz, puesto que S'Amarador dispone de espléndidas terrazas, un gran comedor interior y un delicioso patio presidido por una higuera, pero con nosotros no fueron muy condescendientes; no escogieron la mejor mesa. No obstante, si es cierto que el restaurante es muy especial, ya que está situado en uno de los edificios principales del puerto de Ciutadella, el cual fue restaurado después de haber permanecido cerrado durante más de 15 años, además de que su gastronomía es de calidad, donde destacan los arroces, pescados y mariscos.

En cuanto a lo realmente importante, es decir lo que se nos ofreció gastronómicamente hablando, más que correcto, como ya hemos anticipado. Para comenzar, dos entrantes. Por un lado, una ración de croquetitas de cabracho y gambas. Docena y media de croquetas muy redondas, quizás no demasiado cremosas, pero con un sabor intenso a marisco.

El segundo entrante fue similar, pero le superó en calidad, si bien a la vista parecía querer indicarnos otra cosa. Ya sabemos que todos los sentidos son partícipes del placer de comer, pero el sabor se impuso a la vista en esta ocasión, que por otra parte, es como debe de ser. Una ración de buñuelos de queso, cuya masa era más fina que la de las croquetas.

En los platos principales no arriesgamos en absoluto. Menorca es tierra de pescados, pues dicho producto al plato. Para empezar una clásica dorada a la plancha. No queríamos que le acompañara ninguna salsa que pudiera disfrazar su majestuoso sabor. Y doy fe que acertamos. Una carne tersa que brillaba en todo su esplendor. Magnífico.

El segundo pescado fue una de las joyas de la isla: el fastuoso Gallo San Pedro. Tan feo como exquisito y con un nombre un tanto especial. Dice la leyenda que se debe a que San Pedro dejó una huella cuando sacó una moneda de oro de este pez, cuya característica principal es su mancha oscura, o séase la huella de San Pedro. Olvidándonos de leyendas, destacar que lo que sí fue una realidad es lo fantástico que resultó la pieza, una vez más con la misma estrategia de no recurrir a artificios extraños.

El momento postres fue correcto. Si existe la oportunidad de degustar un coulant con helado de vainilla, rara vez me niego. Lamentablemente, no fue de los mejores que he saboreado. En su descargo hay que reconocer que la exigencia es máxima, a raíz de mi conocimiento de este postre.

Y como colofón, para refrescar la velada, una copa de helado de coco y chocolate. Increíble la amplísima variedad de helados caseros que se ofrecían. Es en esta modalidad de los dulces donde dan el don de pecho. Bien.

Un buen lugar con unas visitas espectaculares, siempre que les asignen la mesa conveniente.

Última visita: 01/09/16

Carrer de Pere Capllonch, 42
07760 Ciutadella, Menorca


971 38 35 24

gastrodisfrute.blogspot.com.es/2016/09/el-sabor-de-la-cocina-mediter...

04/08/2014

Cocina honesta en el puerto de Ciutadella. Muy buenos pescados y RCP en el menú del día (18,5€).

Todos los restaurantes que visitamos en Menorca los encontramos en este post de Cuaderno Matoses en la web de Metropoli metropoli.com/blogs/cuadernomatoses/2014/06/26/los-mejores-resta... que fue de gran ayuda, ya que fallamos poco.

Uno de los restaurantes que viene es S' Amarador, situado en pleno puerto de Ciutadella y donde puedes encontrar buenos arroces (aunque nosotros no tuvimos suerte) y pescados a buen precio. Disponen de un menú del día por 18,5€ con el que se come de cojones. Calidad y cantidad.

Disponen de terraza interior y exterior cubierta, con vistas al puerto, casi rozándolo. El entorno es bonito.

Tienen un servicio súper eficiente, amable y profesional, no te hacen esperar largos tiempos entre plato y plato. Yo personalmente me sentí muy bien atendido y eso es de agradecer.

Fuimos a comer 2 veces por lo que comentaré todos los platos a la vez, primero los del menú del día y luego los de la carta.

CRUJIENTE DE MARISCO Y VERDURAS, muy correcto, buena cocción de las verduras.

ENSALADA CON SALMÓN Y AGUACATE. Buen salmón. Sencillo pero rico.

VERDURAS SALTEADAS CON ATÚN. Un vicio! Estaba muy bueno, lo comería todos los días si supiese hacerlo tan bien. Solo le fallaba un poco la cocción del atún, algo pasado, por lo que pierde jugosidad. Con un poquito de salsa pad thai habría estado brutal jejeje.

ENSALADA DE ENDIVIAS CON PULPO. Bastante bueno, la verdad es que todo era cocina sencilla pero muy bien hecha.

PECHUGA DE PATO. Rica, sabrosa. Buena salsa.

MERLUZA CON SALSA DE MARISCO. Mucho sabor y jugosa, buen lomo. En muchos sitios te ponen esta merluza por el precio del menú entero de S' Amarador.

ARROZ CALDOSO CON BOGAVANTE. Este era un plato que se podía pedir en el menú pagando 10€ mas y para mi gusto no era un arroz caldoso sino mas bien una caldereta de bogavante al que le echan arroz. El caldo estaba muy bueno, con muchísimo sabor, pero el arroz no sabía a nada, no había cogido sabor alguno.

ARROZ CON RAPE Y ALMEJAS. En teoría clavan los arroces pero otra vez me resultó insípido por lo que si volviese me decantaría mas por los pescados. Aun así está genial que te dan la opción de arroces en el menú, la verdad es que te pones fino por menos de 20€ ya que te salen dos platos fácilmente mas el entrante y postre.

COULANT DE CHOCOLATE. Delicioso! Otro vicio! Casero con un bizcocho súper jugoso.

BROWNIE CON HELADO DE VAINILLA. Me resultó seco, como casi siempre y es que no soy nada de brownies.

SORBETE DE LIMÓN. Nada que objetar.

SANDÍA CARAMELIZADA CON HELADO DE YOGUR, que no es mas que sandía con azúcar flambeada por encima y para mi sobra completamente.

Fuera del menú probamos las CROQUETAS DE CABRACHO Y GAMBA, bastante buenas, el DENTÓN, muy bueno al igual que la merluza y el FLAN CASERO DE QUESO DE MAHÓN, otra delicia.

En definitiva, un buen sitio para comer bien a precio muy justo, unos 20€ el menú (bastante cantidad) y 30€ carta.