¿Es una barra o un restaurante? Sala de Despiece es el proyecto con el que Javier Bonet ha conquistado la Calle Ponzano a través de platillos divertidos y diferentes para degustar en este angosto local que siempre está hasta arriba. Uno de sus platos estrella es el chuletón trufado como carpaccio, ¡siempre triunfa!

Ordenar por:

relevancia fecha

29/01/2017

Cocina muy original

Cena un día de diario, lunes o martes.. no recuerdo bien.
Antes de abrir ya había gente en pleno invierno haciendo fila en la calle. Esto no me mola mucho, así que decidimos ir a tomar un vino al bar de enfrente.

Nada más abrir la puerta entramos (claro está que después de la gente que estaba en la calle haciendo cola). Decoración muy original, aunque un poco fría.

Nos acomodan en un par de banquetas en la barra a rebosar de gente ¡y son poco más de las ocho! Aquí o llegas antes de abrir o debe ser imposible cenar.

Tardamos en decidirnos, porque la carta se reduce a los ingredientes y el precio.
Platos pequeños con excelente elaboración y presentación. Increíble el Rolex: un huevo hecho a baja temperatura con bacon y trufa.

Merece la pena probarlo, la comida está excelente, aunque el local resulta bastante incómodo y ruidoso.

Te recomendamos otro sitio que también te puede gustar

Donde Mónica

En pleno barrio de Salamanca, centro de compras y negocios, podemos encontrar un lugar para relajarnos. Pequeñito, recogido, situado en un jardín interior, y si...

05/02/2017

Febrero17
Picoteo tardío ayer en SDD;
No me ha convencido lo probado: yema huevo con panceta y trufa, mucho paripe y falto de sabor. Tartar pez limón, correcto pero ridiculo la porción ; presa , sabrosa pero muy aceitosa.
Precios altos y cantidades pequeñas.
----------
Segunda visita donde se confirman las sensaciones de la primera: género bueno bien tratado, por lo que está asegurado el resultado.
Nos hicimos fuertes al final de la barra,y además con banquetas, y allí tomamos:
Cecina, una de mis debilidades, muy buena.
Navajas papillote, bastante buenas y con una salsa picante que me encantó.
Mollejas de ternera, para mí lo mejor, tuvimos que pedir otra ración.
Chuletón cenital, me gustó pero lo encontré un poco frío, ganaría en matices si lo atemperaran un poco.
Huevo rossini, con trufa y foie, muy rico, siendo obligatorio pedir pan para untar en la yema.
Pimientos de Guernica con su carne delicada, muy buenos.
Pulpo chalaca, lo más flojo para mi gusto, vuelve a repetirse un tema de la temperatura, excesivamente frío.
Todo acompañado con 3 copas de Pétalos y 3 de Viridiana; Total, 72,20 €.
La cantidad de las raciones te permiten pedir sin parar, con el consiguiente peligro para el bolsillo; muy recomendable, a repetir.

12/11/2016

justifica las 5 estrellas de sala de despiece

Esperando para entrar en sala de despiece nos ofrecieron pasar a la academia, nos explicaron que con el nivel de llenazo al que han llegado ya no se puede atender bien a la gente, me quito el sombrero ante esta decisión que implica no hacer mas caja a corto plazo para consolidarse como un sitio de referencia a medio plazo. Dentro es una mesa compartida, con muy buen rollo y con un pedazo de artista atendiéndola dentro, la cocina es la misma, pero el disfrute es mejor, a destacar el pedazo de godello que nos saco por copas el chaval, del que al final dimos buena cuenta, As Sortes de bodegas Rafael Palacios, casualmente al día siguiente íbamos a Galicia y nos paramos en la bodega (30 lereles la botellita en bodega) pero no les quedaba ni una. A lo que íbamos, la academia no solo esta genial, sino que hace mejor a la sala de despiece.

26/07/2017

Al tercer intento lo conseguí, y vaya si me gustó

Después de dos intentos fallidos, a la tercera lo conseguí, poder merendar/cenar a las 20:00 en este restaurante que parece mas un puesto del mercado.

La experiencia ha sido buenísima, todo lo que probamos estaba muy bien elaborado, era de mucha calidad y, sobre todo, estaba muy rico.

El chuletón cenital, carne cruda muy fina con pasta de trufa, polvo de tomate y sal, el huevo “Rolex” con trufa y envuelto por una fina lámina de bacon, el tartar de atún, excelente, los langostinos a la plancha con yema de huevo, la costilleta asada y las mollejas con salsa de ostras y mostaza. Y un tomate rosado de Navarra, muy grande y aliñado con albahaca que, tal vez, fué el plato más insulso de todos.

En definitiva, una experiencia muy buena que pensamos repetir, sobre todo mi nieta y yo a la primera oportunidad.

Hay que ir pronto (abren a las 13:00 y a las 19:00), y si no es así, hacer cola. Siempre está lleno.

08/09/2016

Nos vamos al mercado!!

Son varias las veces que he intentado repetir en este original local pero siempre fallido. La cantidad de gente que sigue viniendo y haciendo cola es impresionante. Esta vez, tenía que cambiar mi suerte, así que mi acompañante, muy gentilmente o más bien por una descoordinación en cuanto a las horas, allí que se plantó a las 20:08 minutos. Casi me da un telele cuando me manda su ubicación y yo aún no había salido de casa .... humo me salía de las ruedas por llegar rauda y veloz.

¡Por fin, logrado, conseguido, repito!. Me sigo llevando la misma impresión que la primera vez que fui. Local muy original, pequeño, con algunas sillas altas, decoradas las paredes con las típicas cajas de espuma gorda en la que se transportan los pescados y los mariscos, un par de vitrinas que muestran la materia prima de alta de calidad sobre el hielo picado y una carta muy singular que te indica la procedencia del producto, el nombre, por supuesto el precio, la elaboración (plancha, frito, crudo, etc) y no recuerdo que otro parámetro más. En el caso del vino, la denominación de origin y el tipo de uvas. Parece que estuvieras en un mercado en la sección del pescado o de la carne. Los "platos" vienen servidos en el típico papel plastificado de la pescadería de barrio. En fin, muy curioso el sitio.

Pedimos un par de cañas cada uno y en nuestra curiosidad vinícola, dos vinos; uno de Alicante y el otro de Madrid .... creo, no sé, porque como escribo estas líneas después de un par de días y la salida por la calle Ponzano se alargó algo más de lo esperado con sus correspondientes refrigerios, ya no recuerdo de donde era ....

Pedimos:

- Chuletón con trufa y tomate: Vienen servidas tres lonchas a modo de carpaccio. En un extremo una cucharada de tomate triturado y en el otro como una especia de salsa con trufa. Sal de escamas aparte. El camarero te muestra como hacer un rollo / canutillo para mezclar bien los ingredientes y el resto te los preparas tú. Tiene su gracia y mejor sabe. Estaba riquísimo!

- Tirabeques fritos: Curiosa ración de vainas procedentes de Kenia. Son parecidas a las que te sirven en los japos, las famosas edamames, pero para mi gusto, éstas mucho mejor. Con cierto toque picante espolvoreado y salsa. Riquísimo aperitivo.

Por si fueran de interés, los siguientes datos:

- Picoteo cena martes septiembre 2016
- 2 personas
- 26 € en total

05/08/2016

Materia prima buena y fresca

Aquí se sirve materia prima buena y fresca, de ahí que la decoración rinda un homenaje a las carnicerías/pescaderías más tradicionales. El techo y parte de la pared están forrados con cajas cortadas de porespán. Algunas incluso conservan sus etiquetas. Se recomienda ir entre semana aunque hay bastante gente, ya que en fin de semana esta abarrotado.

Empezamos con unos tirabeques con soja, una verdura poco conocida y poco usual, pero de tremendo sabor gracias a la mezcla perfecta que hace la soja. El segundo plato que degustamos fue el “Rolex”, una yema de huevo cocinada a baja temperatura con un doblón de foie y una cinta fina de panceta quemada con soplete para que su grasa se funda y saque el sabor peculiar y agradable de dicho trocito de cielo. El tercer plato fue Lomo de vaca recubierto con su propia grasa preparado justo en frente tuyo con soplete en mano y a continuación le esparcen la sangre de remolacha que acompaña la plato. El ultimo plato Atún rojo de almadraba muy poco hecho, casi crudo, acompañado de una salsa ligeramente picante. Buenísimo.

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:
zampurreando.com/2015/10/14/sala-de-despiece

14/08/2016

Excelente trato al cliente. Buen producto.

Tienen un concepto de orientación al cliente totalmente innovador y acertado. Te preguntan el nombre para personalizar el pedido y están muy pendientes en todo momento, tanto de la explicación del plato como de tu satisfacción. Fantástico!!! Que aprendan otros.

El producto es bueno y bien tratado. Aunque hay florituras, el final comes buena materia prima y correctamente tratada.

El sitio a mí julicio es un poco agobiante, por lo pequeño y estrecho. Se solventa con el buen trato y la calidad del producto, pero la resolución de los platos no me dejó huella.

Lo mejor el huevo rossini, la yema perfecta y el toque de foie y trufa equilibrado. El steak tartar de solomillo para olvidar, mucha parafernalia y poco sabor ademas de muy escaso (comparado con otros de la misma calle y sin mencionar nombres, me pareció flojo, pobre y caro) El bonito en sushi con arroz inflado, correcto, pero nada del otro mundo.

En resumen: Muy buena actitud, trató muy profesional y ganas de agradar, propuesta innovadora y atractiva y buen producto. Un poco justo de espacio y algún plato y RcP mejorables a mi juicio.

Buen sitio en general.

10/10/2016

No me sorprendió como esperaba

Me gustó pero no me sorprendió.
Local incomodo y encima ese dia nos toco un servicio malo, espero que fuese solo ese dia.
la verdad que me decepcionó, quizas iba con las expectativas muy altas.
le daré otra oportunidad.

08/07/2016

Una pasada

Si te gusta probar, experimentar, este es tu sitio, no es caro y puedes degustar auténticas delicatessen, la única pega es que va demasiada gente y es un poco pequeño, pero por lo demás un 10

04/02/2016

"Ponzaneando" como llamaba la amiga con la que fui a tomar el aperitivo en la zona. La verdad que tardé mucho en ir a probarlo y merece la pena para picar algo con amigos si no te importa estar de pie en un local lleno (por lo menos los fines de semana)

Sábado al medio día, lleno hasta la bandera, pido un hueco a un camarero y me dice que si pasamos por debajo de la barra tenemos sitio. Así que empieza de buen rollo la experiencia.

Pedimos el famoso chuletón en carpaccio con aceite de trufa, buenísimo, aunque no soy objetiva porque casi todas las combinaciones con aceite de trufa me encantan. El otro acierto fue el pulpo, que tenía una salsa original con verduritas y tomate. Aunque a partir de ahí el resto fue muy normalito, chipirones a la plancha y huevos rotos con setas, ambos platos buenos, pero nada del otro mundo.

Relación calidad precio bien, salimos por 92€ pidiendo 3 rondas de vinos mas o menos, 4 personas. Eso si, fuimos directos a tomar el postre a la contraseña, que tampoco pedimos para salir llenos.

spider72

Sin duda es un sitio muy divertido y es genial para llevar a gente que nunca haya estado. Luego hay que admitir que es bastante más caro de lo que parece y que por lo incómodo del sitio terminas por dejar de ir cuando ya lo conoces, pero en general mola mucho.

4 de febrero de 2016

Miss Migas

Es que hablamos de 45-50pax por cenar de pie en una barra angosta. Que sí, que mola, pero....

4 de febrero de 2016