Ordenar por:

relevancia fecha

20/07/2017

Probablemente el bar más casposo y cutre de Madrid

Las sardinas, supuestamente la especialidad, son minúsculas. Las pasan por la plancha y, medio rotas, las agolpan en un plato donde se van deshaciendo hasta formar una especie de masa grasienta. Incomibles.... Nos dejamos mas de la mitad. Los pimientos de padrón salieron carbonizados. La suciedad, que está por todos lados y un cocinero chulesco fumando tras la freidora completan el panorama. No hay mesas ni sillas, ni servicio, solo unas baldas en las paredes para apoyar platos y servilletas. Me encantan los baretos pero este no tiene ninguna gracia. Ni el extinto Boñar de León en su "mejor" momento lo superaba, como sitio cutre.

Yanzoo

Parece un sitio donde te podrías encontrar a Torrente... lo del cocinero fumando me ha impactado....

20 de julio de 2017

01/08/2012

CUANDO AL RASTRO SE VENIA A COMER SARDINAS

Este santanderino llegado a Madrid hace cuatro decadas,con los años ha sufrido de una decadencia que la zona soporta desde hace tiempo.
La falta de higiene del establecimiento es patente.
La especialidad de la casa: LAS SARDINAS A LA PLANCHA,se siguen elaborando aun,pero en cantidades mucho menores que en sus tiempos dorados,tambien tienen raciones tipcas,fritangas y poco mas.Los dueños son muy mayores y se les nota la edad y la decadencia del barrio que soportan dia a dia entre chinos.
Lugar trasnochado que merece la pena visitar solo por lo cutre y castizo del bareto,los Domingos a mediodia son su dia estrella,se pone hasta arriba.

27/08/2007

gordolobo lo descubrió en agosto de 2007

sardinismo imprescindible

quizás los delantales más marranos que se puedan ver (perfectamente se podrían vender como un Braque o un Miró) y seguramente el bar con más estrato en el suelo (de unos 45 cms. a base de cadáveres de sardina y calamar, colillas, restos de pimientos de otras décadas y puede que incluso hasta algún hueso humano). A mi me encanta, las sardinas y los pimientos se salen y me fascina como airean la sal por toda la barra dando con los platos. El ritmo y los aullidos de los camareros-mutantes es increíble y las cañas las tiran muy bien. No hay sillas, todo de pie. Si estás por el rastro y no vas, mal , muy mal.

12/12/2010

Sardinas riquísimas.

Si voy al Rastro no puedo evitar entrar. Me encantan esas sardinitas. Que buen punto...
Un saludo para Bea y Mario.

14/09/2010

Rastro

Sardinas por el rastro. Muy recomendable