Shapla Indian Restaurant lleva más de 20 años en el barrio de Lavapiés, Madrid, ofreciendo la mejor comida hindú al mejor precio

descripción completa de Shapla Indian Restaurant

Ordenar por:

relevancia fecha

10/10/2016

Buena oferta de menus

Llevo tiempo yendo porque tienen una varidad de menus muy interesante (y ademas que sirven tanto para comer como para cenar).
La variedad de lo que oferta y las cantidades son más que adecuadas.
El sitio no tiene glamour alguno, pero sirven rapido y todo está bastante bueno.

25/05/2016

HinduTown

Lavapies se ha convertido en la zona multicultural de Madrid además de ser tendencia con iniciativas sociocultarales (Tapapies, Tabacalera, Casa Encendida...)

Pues bien, esta parte del barrio es por excelencia terreno hindú, hay como 5 o 6 juntos aparentemente todos ofrecen lo mismo pero éste es sin duda el que mas lleno está y , por está razón , es el que probé.
Suelen tener menús a 9.50 que se componen de un entrante, un primero-segundo y un postre. Previamente, siempre te ponen el papadum con dos salsas , una roja y otra verde.
Elegí como entrante unas samosas de verduras (una especia de empanadilla) que le faltaba algo de ligereza, las salsas del papadum vinieron bien para empujarlas.
Después pollo tandoori (pollo especiado al horno) con una salsa suave de acompañante, muy sabrosa. Y junto al pollo, elegí arroz pulao (arroz basmati con mantequilla), lo que más me gusto.
De postre, un sorbete de mango.

Si estás por lo zona es una buena opción BBB.

27/03/2016

Este sitio lo tenía de comodín de zona o de bolsillo, que a veces también se agradece. Yo con el menú de 8,95 €, suficiente: dos samosas, pollo tandoori, un arroz, un pan nan y el extra de mi Cobra y más feliz que una perdiz peeero que cierto es el refrán de "ojos que no ven, corazón que no siente". Y es que hay visiones dificíles de olvidar: un camarero pasando la balleta por el mantel de la mesa de enfrente y la misma balleta por el suelo, da cosilla. Otro camarero echando al suelo con su mano desnuda los granos de arroz de nuestra mesa y luego frotándose ambas manos como si tal cosa, te lleva a pensar sin querer ¿esa cocina bendita, cómo estará? Después de tan sugerentes imágenes, no creo que repita :-(