Shikku Restaurante & Sushi Bar

Local pequeño y acogedor con una decoracion moderna,disponemos de una barra de sushi para 6 personas.El salon tiene capacidad para 50 comensales con mesas amplias y comodas butacas, tenemos dos mesas redondas para grupos de 5,6 comensales.

Ordenar por:

relevancia fecha

07/02/2016

Sueño con sushi de arroz crujiente

Tocaba sushi, era imperativo. Imperativo categórico kantiano. Comer sushi era obrar como si ese acontecimiento fuese una ley universal. Era eso o la nada. Pero no iba a ser fácil. Todo lo que queríamos visitar estaba cerrado. Cosas del Lunes. Los Lunes hosteleros. Es malo esto. Kokoro cerrado el Lunes. Miki cerrado el Lunes. Nosotros dando vueltas, sin consultar. Así que ya me cabree, en plan Freezer en sus últimas transformaciones. Nada en el mundo iba a impedir que comiésemos un sushi ejemplar. Nada, ni lo económico, ni lo moral, ni lo geográfico. Nada en esta tierra. A veces es necesario que las personas tomen el rumbo de su vida y desafíen las piedras del camino en pos de la conquista de nuevos sentidos comunes colectivos o nuevos sushis.

Ahora que vamos todos con los smartphones, que en líneas generales nos agilipollan sobremanera, es más fácil solucionar estos desmanes de la tragedia de la vida humana. Consultando, dimos con Shikku. Ya se hacía tarde (tanto tumbo en balde, tumbo absurdo de Lunes de hostelería cerrada), por lo que tomamos un taxi y allá que fuimos. Viajes en taxi, una experiencia edificante.

Está Shikku en Lagasca, junto al veterano Alfredo’s. No se el tiempo que lleva, desde luego es nuevo para mis ojos. Una entrada modesta, discreta, que conduce a un espacio pequeño, íntimo, decorado elegantemente, algo minimalista, predominio del rojo y el negro. Todo un poco de David Lynch, salvo la música, que era hilo musical tirando a malo. Un punto raro en un sitio en el que el cuidado del detalle es bastante notable.

El público, gente de negocios, con sus corbatas y sus cosas, su “tengo dinero” tatuado en la frente. Conversaciones típicas del sector, que si hay que cerrar la operación, firmar el contrato, entregar en plazo, etcétera. Me desenvuelvo como pez en el agua en ese mundo y me sigue pareciendo un rollo macabeo que hasta en la comida se las den de importantes. Podrían meter coletillas del tipo “¡qué bueno está esto!” cuando comen. Digo. Quiero decir, a la vez que hablan de lo otro.

El servicio de Shikku es extraordinario. Es lo que uno espera de estos sitios. Atención buena, que no servil, pendiente sin ser pesada, eficaz, educada y resolutiva. El camarero que nos sentó y atendió nos trajo nuestra agua con gas, un aperitivo de sashimi de salmón con aceite de oliva y nos aconsejó beber Albariño para la ocasión. Después nos recomendó la comida. Esto es clave para nosotros, quiero ir a tu sitio, quiero que me aconsejes y que además me guste. Y que te atrevas a aconsejarme y que me guste. ¡Qué menos!. En sus manos encomendamos nuestro espíritu, y salió bien.

Comenzó la cosa con un tiradito de lubina con algas que era una delicia. Dejadme que os diga que en realidad lo japonés, venga o no venga fusionado, es lo más simple del mundo a la par que lo más complicado. Lo simple está en que requiere esencialmente buenísima materia prima y cuidado del proceso. Lo complicado es que no es tan fácil conseguir la buenísima materia prima y tratarla bien. Este tiradito de lubina era un gran ejemplo de delicia sin misterio. La simpleza de lo pistonudo, vaya.

Siguiente entrante, tartar de toro picante. Picar no picaba y esto es un tema que tenemos que defender, que el picante debe picar y que ya va siendo hora de que el gourmet hispano aprenda a tolerar esto. Pero más allá de eso, no sólo estaba rico, sino que era sorprendente en su presentación y encima llevaba un crujiente de algo (¿qué? ¡no se! ¡qué más da!) que le daba el toque final.

El ritmo de servicio era muy bueno, ni atropellado ni lento, con tiempo justo para comer tranquilo y recibir el siguiente plato. Que fue en este caso un variadito de piezas de sushi a cual más chiripitiflautica. Pez mantequilla , huevo de codorniz escalfado, arroz crujiente con toro en conserva (¡espectacular! ), carabinero con su cabeza en tempura (¡otro recomendado para todos ustedes!) y lubina.


Después compartimos plato principal, “Black Cod” macerado en miso, que viene siendo una gran pieza de bacalao para chuperretearse los dedos con lascivia.

Como nos dijeron que si nos quedábamos con hambre, podíamos pedir más, lo hicimos. En realidad no nos quedamos con hambre, pero teníamos muchas ganas de probar más cositas a sabiendas de que la tarjeta naranja iba a echar humo. Pedimos tres piezas más de sushi. Dos eran clásicas, atún y salmón, y otra era fusión, sushi de foie que nos dejó más contentos que Alfonso Rus contando millons de peles.


Pasamos a los postres. Ración de mochi (uno de chocolate, otro de te verde) y la tarta de queso que siempre pide servidor cuando hay tarta de queso y encima la aconseja el amabilísimo camarero. Y para terminar la faena, la casa invitó a un chupito de “sake picante” que hizo las delicias de niños y grandes, al menos los chicos y grandes que habitan en nuestro interior. Este sí que picaba, pero bien, siempre viene bien el “digestivo”.


Pues esto es Shikku, un sitio bien, de gran servicio, con sushi del de toda la vida y de fusión. Todo delicioso. Eso sí, preparense ustedes para pagar. 171 € en total, 85€ por barba. ¿Los vale o se podría ajustar un poquito? Yo creo que la altísima calidad del producto y el buenísimo servicio justifican el precio. No está la cosa para gastar en comida esto todos los días, pero decidimos en Palacio que aquel día era de tirar la casa por la ventana. Prueben, prueben ese arroz crujiente con toro. Sushi de arroz crujiente, el mundo se mueve bien.

guindillasmutantes.wordpress.com/2016/02/07/shikku-madrid

22/03/2013

Buena comida. Buen servicio. Sitio fashion aunque algo incómodo

Buena cocina japonesa del Shikku, con platos auténticos, bien preparados y servidos de manera impecable. Dan ganas de repetir de muchos de los niguiris. Quizá algo carillo, en torno a los 50-60 euros.

Tienen una sala interior y un pasillo junto a la cocina con un par de mesas, aparte de una barra en la que puedes comer de manera poco cómoda. La sala interior sin ventanas puede llegar a hacerse algo ruidosa y personalmente encontré las sillas bastante incómodas para una cena larga.

Mantelitos y servilletas de tela.

25/01/2014

De los mejores japos de Madrid

Me quedé enamorada del shot de ostra con huevo de codorniz y lima, pasando a ser plato habitual en mi casa...

06/07/2012

Japo rico y de moda

Un japo bien al que merece la pena ir. La calidad es muy buena y la elaboración va un paso más allá de la tradicional cocina japonesa -que es excelente pero muy simple, para que engañarse-. El tataki de toro es fabuloso, las gyozas igual y el sahimi de pez mantequilla parece mantequilla de verdad (nunca he sabido qué pescado es, pero en la carta tienen un principal que está braseado y creo que pierde bastante, parece palometa).
Sales por unos 50 € si no se te va mucho la mano. Como está de moda, el local es chulo y posiblemente te encuentres a algún famosete, supongo que el precio no está mal (los intangibles tienen su precio).
No tiene aparcacoches, pero está al lado del parking de Serrano (entrada por la puerta de Alcalá)
El local de Dr. Fleming es bastante más grande y más recomendable para grupos, ya que tienen Teppanyaki y un bar en la planta baja con un camarero que es un artista poniendo copas.

22/03/2012

Uno de mis Japoneses preferidos

Uno de mis restaurantes japoneses preferidos. Partiendo de la base que la materia prima en este tipo de establecimientos es ya de por si cara, si queremos recibir una calidad aceptable (sobretodo en el pescado crudo) no podemos esperar una cuenta que con vino baje de los 40€ por persona. En este sentido, dada la calidad de las materias primas que se trabajan en este local así como las dosis de innovación que aportan a la cocina japonesa, Shikku es uno de los japoneses con mejor relación calidad-precio de la capital. El local está dividido en 2 espacios: un salón interior para fumadores que dispone de una capacidad para unos 20 comensales; y una barra y 2 mesas para no fumadores situadas en la entrada con capacidad para unas 10 personas. La decoración de ambas zonas es vanguardista y acogedora.

En esta ocasión acudimos 3 personas pero como realizamos la reserva con poca antelación, nos tuvimos que situar en la barra. Aunque soy un gran amante de estos espacios (sobretodo en restaurantes japoneses donde puedes disfrutar de la destreza del cocinero a la hora de cortar el pescado), creo que 3 es un número demasiado elevado ya que dificulta la conversación.

Decidimos pedir todo para compartir, muy bien aconsejados por la maitre.

- De esta forma, como entrantes compartimos un Tartar de Toro (27€), bueno aunque quizás le faltó algo de potencia,

- 3 niguiris de Pez Mantequilla con Trufa (11,25€) y 3 niguiris de Pez Limón con cebolla, ajo y jalapeño (12€), ambos impresionantes, seguimos con un Uramaki Variado (16€) que constaba de 3 variedades (california, anguila con aguacate y atún con trufa) con tres piezas para cada variedad, los tres de una altísima calidad.

- Como último entrante degustamos 3 Gunkan de Spicy Tuna (12€), para mi el mejor plato ya que la mezcla de sabores que se produce entre el arroz, el tartar de atún picante y la salsa de soja es excelente.

- Como plato principal probamos el Secreto Ibérico con Arroz Aromático (19€) que iba recubierto de una salsa agridulce que acompañaba muy bien al cerdo y que le aportaba un punto de jugosidad.

En esta ocasión acompañamos la cena con un Marqués de Murrieta Reserva 2005 (24€).

Al final la cena salió por algo menos de 45€ por persona aunque también es verdad que no nos excedimos demasiado a la hora de pedir. Una vez más el restaurante no defraudó y todos salimos encantados.

Más restaurantes en guiaumami.com y en Twitter @GuiaUmami

04/11/2010

Alta cocina japonesa, en el barrio de Salamanca

Sin paliativos Shikku es para mí uno de los mejores japoneses de Madrid. En apenas 2 años se ha conseguido hacer un hueco en un mercado que empieza a estar algo saturado, y no a base de precios económicos (Shikku es un japonés en la franja alta-muy alta en cuanto a precios, a partir de 50 euros en cuanto te descuides) sino a base de muy buena materia prima, buenísimas recetas originales (toda esa variedad de platos donde la trufa aporta su particularísimo sabor!) y una presentación impecable

el espacio es pequeño y encima fumador :( ojalá pronto el tema del tabaco sea ya cosa de la historia porque Shikku merece la pena y mucho para volver una vez tras otra a descubrir nuevos platos. La próxima vez prometo quedarme en la barra y dejarme llevar por su cocinero

16/03/2012

Uno de mis favoritos

Hace algún tiempo que no voy a este sitio, si bien he estado tres o cuatro veces, por lo que tengo material para opinar, especialmente teniendo en cuenta que, por contraste con otros restaurantes en los que he estado últimamente, este japonés va ganando cada vez más puntos en mi estima gastronómica. Para empezar, en cuanto a diseño, gana bastante respecto a casi todos los japoneses. Tiene dos ambientes: Por un lado está el comedor que está al fondo, y por otro lado, en la entrada están la barra y algunas mesas -antes esta era la zona de no fumadores-. Yo siempre he cenado en esta zona de la entrada, bien en mesa o en barra. Aquí merece muchísimo la pena cenar en la barra, todo sea dicho. El sushi man es interactivo: te sugiere cosas y te las va preparando. Además sí son cosas que te sorprenden un poco y que se salen de lo corriente. La calidad de la comida es sensacional. Cuando terminas, todo tu afán es secuestrar al cocinero y llevártelo a tu casa. O si no, sobornarlo, o hacer lo que sea, ¡pero que te siga preparando comida! Precio 120 euros / pareja como mínimo.

26/09/2013

Se come bien escesivamente caro

En generla la comida esta toda buena. tiene muchos platos que son imitacion de kabuki. Para pagar lo que se paga aqui prefiero ir a kabuki de Presidente Carmona

17/05/2012

Bueno, bonito y caro.

Un gran restaurante, en el que lo primero que destaca es su decoración. Después un trato muy muy especial, te hacen sentir como en casa una y otra vez. Ciertamente es uno de esos restaurantes con magia.
La cocina es de Notable Alto: Clásicos como el pez mantequilla con Trufa, o el Bacalao (delicioso) conviven con una exquisita tempura de Soft Shell Crab con anís, riquísima....
El final es caro, pero bueno, merece la pena...

07/02/2012

Buen Japonés

Japomés de alta calidad. Este japonés sí que me gusta! La calidad se sona, toda está riquísimo, el tartar de toro es espectacular y los diferentes Nigiri y Sashimi, el de pez mantequilla con trufa muy muy recomendable.

Con vino y postre a compartir, y camtidad abundanta a unos 60 € por persona. Un pelín, caro, pero la calidad y el servicio merece la pena.

Cuesta aparcar, pero hay un Parking muy cerca.

23/03/2011

MUY caro

Acabo de comer en el nuevo local de dr Fleming. Bonito pero peor decorado que el de Lagasca. Servicio atento y simpatico, especialmente el maitre que es MUY bueno. El sushi muy rico pero minimo (realmente es un bocado que no llega a llenar la boca); el sashimi ok y muy bien decorado (pequeño tambien); las brochetas de wagyu beef estaban buenas pero no me parece wagyu (bastante mas dura esta carne); los makis ok solamente. Y ahora lo que, desafortunadamente, me ha llamado mas la atencion de toda la comida: 2 personas, con agua, 2 cervezas y sin postre (hora de almuerzo, no tienen ningun menu de mediodia) = 96€. Me parece un precio brutal (esta bueno pero no es "top") especialmente por los tamaños . No es coña: me quede con hambre y lo sabia, pero a 8€ dos piezas de nigiri de pez mantequilla (creo que el toro estaba a 10€), etc, realmente, por moral, no podiamos pedir mas.
Que lo bajen un 20% y volveremos; si no, me compro un par de zapatos encantado o me voy a Ginebra a ver a unos amigos, que me cuesta igual.

08/03/2011

Japonés-fusión

Fuimos este Lunes 7 de Marzo de "rebote" ya que nuestra intención iba a ser el "Soy" de Pedro Espina, pero parece ser que estaba cerrado. (volveremos a intentarlo la próxima vez)

En lineas generales, nos ha gustado, aunque si bien es cierto que algunas raciones son más bien escasas (véase los sashimi o niguiris), otras como los makis o uramakis son más generosas.

Tomamos dos niguiris: pez mantequilla y trufa y otro no me acuerdo con jalapeño (buenos), sashimi de toro (bien), dos gunkan de aguacate, huevas pez volador y otro de wagyu (bien, tb).

Después los uramaki de anguila y aguacate, muy buenos. Para acabar, el teriyaki de foie con jarabe de soja y brioche (excelente) y vieira gratinada (1 cada uno), bien, aunque dejaba un regusto un tanto picante. Nos habíamos quedado bien, pero como comemos bastante rematamos con los Maki hot de anguila y queso crema (espectaculares, ya que nos pirra la anguila en todas sus formas).

No tomamos postre (como de costumbre en casi todos los japos a los que vamos). Dos aguas, una Asahi y un té: 113 euros.

Probablemente la proxima vez que vayamos pidamos algun tataki o el black cod con miso; nos ha parecido un pelín caro con relación al Miyama, por ejemplo, que creo que ofrece una calidad similar. El trato y servicio, muy correcto. Atienden muy rápido. El local, bastante fashion. Probaremos la barra sushi la próxima vez para ver el showcooking.

En definitiva, lo recomiendo, avisando de que de media los 50 euros no te los quita nadie (a no ser que seais de comer poco).