Ordenar por:

relevancia fecha

04/03/2017

Asturias!

Si puedes, come en el salón de arriba. Tiene terraza cerrada también.
Una carta asturiana de pro.
Riquísimas croquetas de jamón y cabrales, y después el tan de moda Cachopo, que estaba rico, pero sinceramente, a mi esto del cachopo no pasa de ser un san jacobo gigante con un relleno diferente...
Tarta de queso normal, mejor el arroz con leche.
Buen servicio. No tomamos vino.

Precio: 55€, 2 px.

30/05/2016

Un asturiano de los de verdad

Hace poco, haciendo recados por el barrio, vimos la sidrería y como siento añoranza de cuando viví en Asturias decidimos entrar a ver que tal estaba el sitio.

Tomamos un aperitivo, echamos un vistazo a la carta y decidimos volver un día tranquilamente a comer.

El local está situado en una plaza, lo cual hace que tenga una gran terraza cubierta y más mesas en el exterior para la época estival.

En el interior, hay unas mesas e intuyo que un comedor en la parte superior. Nosotros pedimos mesa en el interior ya que el día no vaticinaba nada bueno como así fue.

Fuimos a lo tradicional, Fabada de primero y cachopo de segundo.
Como me conozco bien el percal a pesar que de íbamos tres personas, decidimos pedir dos raciones de fabada y un solo cachopo para los 3.

De aperitivo nos pusieron un paté de cabrales (no podía ser de otro modo)
.
De bebida, por supuesto una botella de sidra; al no estar en Asturias, se pierde mucho el encanto de escanciar la sidra y te ponen un artilugio que apoyando el vaso en un botón sale esta a modo de chorro a presión. Curioso pero sin encanto.

Llegó el pote con la fabada que tenía un pinta muy buena y estaba deliciosa. Como decía, los asturianos son de buen comer y sus raciones son generosas por lo que llegó bien para nosotros 3.

El cachopo vino encima de unos pimientos del piquillo y patatas fritas. Este estaba bastante bien hecho, tierno y jugoso. Incluidos unos pimientos rojos asados en el relleno.

Es tan grande que por fuerza tiene que sobrar, así que lo puedes pedir para llevar a casa.

De postre, nunca he probado mejor arroz con leche que el que hacen en Asturias, pero también me encantan los frisuelos; ¡Menudo dilema! Fácil de resolver, ya que hay un frisuelo relleno de arroz con leche y manzana asada. Se me acaban los calificativos.

El otro frisuelo era de chocolate con cerezas, más normalito.

En cuanto al personal, salvo una confusión con la reserva todo fue bastante correcto y a pesar de la gente que había, la comanda no se hace esperar más de lo necesario.
Para repetir.

18/07/2014

asturiano en madrid como pocos!!!!

La verdad que no hay mucho asturianos en madrid, pero los que hay, son mejores que muchos que estan en Asturias.

Probé los bollos preñados, la empanada (buenisima), los mejillones (increiblemente grandes, de verdad, para verlos, se me olvidó hacer foto) y los muslos de pollo en salsa, totalmente recomendables.

Decorado en madera y con botellas de sidra verde :) es un llagar en el centro del casco antiguo de canillejas. Que de no ser por su localización, iría más a menudo.

18/04/2013

Me gustó este asturiano. De aperitovo nada más sentarte a la mesa unos mini bollos preñados. Nosotros pedimos una tosta de matachana (morcilla) con manzana caramelizada que estaba buenísma de entrante. Y de segundo para compartir un cachopo de ternera (doble filete empanado relleno de queso, jamón y pimientos). Qué bestialidad. Con botella de Prios maximus, cafes y postre a 25 euros por persona. Evidetemente yo no puede cenar ese día :)

05/01/2012

Sus platos de cuchara son inmejorables: aquí puede uno escoger entre las mejores verdinas o las mejores fabes de Madrid. Las empanadas de harina de espelta son una verdadera maravilla. Si hay pequeños en la familia, con esa misma harina pueden comer unas pizzas sin igual en Madrid. En el postre, sobresale uno de los mejores arroces con leche que me he llevado a la boca; de todos modos, hay que preguntar antes si tienen tocinos de cielo, que preparan con los mismos huevos con que Lucio se ha hecho justamente famoso. Merece la pena acercarse a este restaurante, mucho más que una sidrería de barrio.