Ordenar por:

relevancia fecha

14/01/2013

Está genial porque ves animales como alces, renos y animales poco comunes en nuestra tierra. Yo disfruté mucho y eso que fuimos en pleno enero, las casitas y representaciones están muy bien y las sopitas calientes que te venden en los puestos son ideales para mantenerte caliente. Una experiencia distinta que merece la pena probar.

07/01/2010

cristóbal fernández lo descubrió en septiembre de 2009

Qué bonito

Un museo al aire libre, un parque de atracciones temático sobre las tradiciones suecas. Se inauguró a finales del siglo XIX y preserva edificios, tradicionales, flora y fauna típicas del país que no se perderán, no. Puedes ver como se hace el pan, una antigua farmacia o ir a una ferretería de mediados del siglo pasado. Auténticos personajes de cada época te muestran la vida cotidiana. Puedes entrar en sus casas y ellos te muestran todo. En la casa del ferretero me encontré en la cocina a la esposa haciendo punto y tomando un té. Estaba escuchando la radio. En la imprenta, el artesano estaba preparando ya las tarjetas para la Navidad. Todo es delicado y los detalles están cuidados al máximo. Por la noche las velas iluminan las casas del siglo XIX y la luz eléctrica las del siglo pasado.

15/02/2011

De visita imprescindible si vas a Estocolmo

Una especie de Parque donde puedes ver (y visitar algunas por dentro) construcciones antiguas de Estocolmo. Escuelas, zapaterias, iglesias, tiendas, viviendas... todo de siglos pasados, y en perfecto estado.
Las que se pueden visitar están atendidas por personal vestido de época que te explica la historia de la casa.

Además, en el mismo parque se encuestra un zoologico.

Si lo visitas con nieve, la visita será más espectacular.

06/04/2011

Quizás no sea lo más bonito de Estocolmo, pero no está de más dejarse caer por Skansen y su isla si hace bueno en tu estancia en la capital sueca.

Skansen es un parque de ocio parecido al Poble Espanyol de Barcelona: una especie de Suecia en miniatura pero con edificios típicos a tamaño real. Un paseo por la historia, la vida rural sueca y un pequeño zoo todo en uno.

El parque está dividido por zonas: casas de oficios, granjas, escuelas, iglesias, molinos, jardines...

Muy recomendables los bollos de canela de la panadería, recien hechos están deliciosos. Y la visita a la zona de animales: renos, lobos, osos...

Ah! No te pierdas los caballos de Dala a gran tamaño: harás una foto muy divertida!