Gastro St. James Rosario Pino

Ordenar por:

relevancia fecha

22/07/2016

Arroz

En la calle Rosario Pino...al lado de New Guarramond, esta este St. James en el que se come un muy buen arroz, y una increible terraza.

Tremenda carta de arroces con muchos tipos y muy bien hechos, elijan el que quieran porque no fallaran.

Carta de vinos correcta.

Un poco subido de precio pero merece la pena.

12/08/2015

Bien, terraza agradable, aunque algunos platos podrían mejorar un poco

Es un restaurante/terraza familiar o de gente más mayorcita (yo es que soy jovencita). Con el descuento del 40% de El Tenedor se debe de quedar bien (me invitaron a comer).

Gath

Yo que suelo ir con cierta frecuencia, y no soy jovencito precisamente, he visto siempre todo tipo de publico, jovencitos, maduros, viejunos, singles, parejas, familias, ...., vamos que es un lugar apto para todos, en el trato que dan al cliente nunca he visto discriminaciones por razon de edad, son igual de serios o simpaticos ante cualquier cliente, pero eso si, a pesar del descuento no es sitio barato.

Importante. No estoy a sueldo del establecimiento. Solo disfruto con su trato y con su cocina, cuando voy, claro.

12 de agosto de 2015

Miss Paladines

José Luis, yo solo he ido un día, y esa fue la impresión que me dio por la gente que vi allí (familias, parejas más mayores...)

¡Por supuesto que discriminaciones ninguna! Nos trataron, a todos, muy bien. Eso no lo decía en mi comentario expresamente pero vaya, que tampoco lo contrario, quizá entendieses algo así, pero desde luego no era mi intención...

Un saludo :)

19 de agosto de 2015

Gath

Claro Miss, en tu reseña crei entender que marcabas el restaurante como lugar solamente apto para un determinado perfil de cliente, y como nosotros hemos visto todo tipo de publico, incluso crios, quise en mi comentario, -probablemente con un lenguaje no muy acertado -, resaltar ese hecho.
Por supuesto, reconociendo que cada usuario cuenta sus experiencias tal como las ha vivido.
Un saludo tambien para ti.

23 de agosto de 2015

13/10/2013

Buenos arroces con servicio atento

Hacia mucho tiempo que no visitábamos este restaurante, la última vez no salimos muy contentos, pero dado el largo tiempo transcurrido, hoy, hemos decidido hacerle una visita, para ver si había evolucionado.

El servicio, sigue siendo muy atento.

Los arroces, ahora están mejor presentados y con mejor sabor, antaño, los fondos utilizados eran excesivamente fuertes y restaban sabor a los diferentes ingredientes, hoy los arroces saben a arroz.

No obstante, los tiempos de demora entre platos, son enormes, es cierto que hoy al mediodía estaba absolutamente lleno, pero eso no debe justificar la tardanza entre platos.

Por sí fuera poco, había una mesa de cumpleaños, con bastante chiquillería menuda, con lo que eso implica, los niños que niños son, a partir de un cierto momento se cansan, se aburren e intentan divertirse, hasta ahí lógico, pero como viene siendo habitual en los actuales padres, estos, para que les dejen en paz, les permiten que chillen, griten, se bajen de las sillas, correteen alrededor de la mesa, etc. O sea, por momentos insoportable.

Pero hablando del objeto de nuestra visita.

Comenzamos con:

Pulpo crujiente: Había leído buenas críticas, y por ese motivo lo hemos pedido, pero a nuestro juicio, no está mal, pero nada más.

Zamburiñas gratinadas con encebollado de almendra: Muy buenas, pero sólo 4 piezas.

Seguimos con:

Paella de marisco: Buen punto de arroz, muy generosa ración, cantidad y variedad de marisco, elaborada con un fondo no excesivamente fuerte que permite saborear todos los ingredientes. Buen plato

Terminamos con:

Coulant de chocolate amargo (70 %) con sorbete de maracuya y teja de naranja: Excelente contraste de sabores, el Coulant estaba templado y con excelente sabor. Al tener un tiempo de elaboración de aprox. 15 minutos, conviene pedirlo al momento de la comanda inicial, de lo contrario se puede demorar excesivamente.

Como resumen, a nivel cocina lo hemos encontrado mejor que en el pasado, pero debe mejorar los tiempos entre platos, por momentos son excesivos.

Cibeles82

No hay niño que resista si entre plato y plato pasa una eternidad...

27 de octubre de 2013

acme

Si Eva, pero eso no sé por qué lo tienen que sufrir el resto de comensales de la sala.

22 de febrero de 2014

acme

Jose Luis, estoy empezando a interpretar tu sistema de puntuación. Si pones tres estrellas es que te ha gustado entre poco y poquito ¿no? :-)

22 de febrero de 2014

Gath

Casi, casi,.... Estas muy cerca.

22 de febrero de 2014

acme

Yo a St James sólo he ido al de Juan Bravo hace un siglo y recuerdo más que la comida la gracias que mi hizo el fenómeno del jefe de sala. Un crack del estiramiento. Eran otros tiempos en lo que valía todo. Eso sí, el arroz lo recuerdo rico y los bichos de buen porte y calidad.

22 de febrero de 2014

Cibeles82

Claro, Acme, por eso, en lugar de hacer restaurantes children-friendly donde todos puedan disfrutar, lo mejor es que los que tenemos hijos nos limitemos a sitios donde podamos mal-comer pero al menos no nos miren mal los demás. Que si eso ya volveremos a comer decentemente cuando se independicen.

22 de febrero de 2014

acme

Tienes razón, me parece bien que haya restaurantes children-friendly donde se coma genial, yo no iría o si fuese sabría lo que me espera.

Además, yo no me quejo de los children, ni de los restaurantes children-friendly. Yo me quejo de los parents que piensan que los demás tenemos que aguantar a los noisy children running around my table, que igual nosotros hemos dejado colocados a los nuestros (si los hubiera o hubiese) para cenar tranquilamente en un restaurante.

22 de febrero de 2014

Cibeles82

Te entiendo Acme porque yo antes pensaba como tu.

Para bien o para mal, el día que decidas reproducirte (y Dios no quiera que te salgan inquietos y/o que no tengas con quien "colocarlos", que ya verás que no es tan fácil), te acordarás de mi comentario y de todas las veces que pensaste como piensas ahora.

Sobre los parents, de acuerdo, pero es que de mala educación podríamos hablar largo y tendido. Yo tampoco entiendo, por poner un ejemplo, por qué tengo que aguantar el humo de los que se concentran en las puertas de los restaurantes a echarse un cigarro, que para entrar y salir o simplemente pasar por la acera tienes que tragarte su nube tóxica. Que los niños pueden ser un coñazo pero por lo menos no matan.

22 de febrero de 2014

acme

No me veo yo cambiando de opinión pero tomo nota en cualquier caso.

Y sí, maleducados los hay en todos los colectivos.... Ahora bien también hay niños educados de padres educados que están en un restaurante y no dan el coñazo que yo lo he visto. Más fuera que en la península pero haberlos "hailos"

22 de febrero de 2014

EandradA

Acme... venga, mejora la especie. Yo de momento quiero seguir disfrutando de la vida, por lo tanto no quiero niños, y menos los ajenos.

22 de febrero de 2014

je suis béatrice

100 x 100 de acuerdo con Acme. Yo tengo unos amigos que son geniales: Cuando van con niños van a sitios" children friendly" como el Vips o el Foster Hollywood y cuando no pueden colocar a los enanos (piensa que lo que te gastas en ellos en el St james te puede servir para pagar a una baby sitter) , pues salen uno de los dos y se van turnando. Y no pasa nada, que el matrimonio es indisoluble solo para la iglesia. Y el que sale disfruta de la cena sin estar preocupandose de si los niños molestan o no. Y te digo yo que mi amiga cuando ha dejado a los niños "colocaos" con su marido es la última en retirarse, asi es que debe ser que en ese ratito no los echa mucho de menos...

22 de febrero de 2014

Sr Rodriguez

Hace años no habia esa discusion....por algo sera. Igual fallo algo ahora, en fin.

22 de febrero de 2014

je suis béatrice

Yo no recuerdo ir a sitios "finos" con mis padres en mi infancia. Como mucho a un chino...

22 de febrero de 2014

Sr Rodriguez

Impensable era levantarse de la mesa....y sin ser sitios finos

22 de febrero de 2014

EandradA

Infancia - sitios finos, mmm no congenian, soy de pueblo. Es más, no recuerdo que existieran sitios finos por allí, eran restaurantes de marisco o carnaza pero la finura propiamente dicha no existía.

22 de febrero de 2014

je suis béatrice

Pues en Madrid, en mi infancia a los niños nos dejaban en casa. Un poco más mayor, recuerdo ir al chino del barrio y de bares, eso sí; pero en plan sitio más o menos fino, a mi hermana y a mí, nos dejaban en casita con alguien. Y si venían amigos de mis padres a comer a casa desapareciamos. Y eso es otra cosa que ahora no se hace, a veces vas a comer a casa de amigos y en seguida te los sientan a la mesa y ya se acabó la conversación entre adultos.

22 de febrero de 2014

Sr Rodriguez

No levantarse de la mesa, no picar del plato el primero ( o bajo consentimiento visual de mamá o papá), no pedir directamente al camarero, no interrumpir a los mayores....ains qué añoranza !!
Por cierto, flipamos el otro día en Miyama, un regreso al pasado. Niños educados y silenciosos, de diferentes edades. Casi nos levantamos y aplaudimos a sus padres

22 de febrero de 2014

Sonia Mouriño Perez

Que los modales siguen siendo modales, eso nunca pasa de moda. No se que sucede hoy en dia que con la frase "es que son niños" justifican todo el mal comportamiento de los crios en un restaurant y los padres no se ocupan de enseñarles modales. Es que antes no habia nada children friendly y los niños se comportaban como es debido y de vez en cuando te encontrabas con ese niño/niña especial que formaba el show y todos miraban. Yo enseñe a mis hijos a comportarse como es debido y saliamos con ellos a todos sitios porque no teniamos babysitter pero ahora que ya mi marido y yo estamos "liberados" encontramos que tenemos que aguantar las perretas y la mala educacion de los hijos de parejas que no le han enseñado modales a sus hijos y aun peor cuando son los hijos de nuestros amigos que terminas por no poder cruzar una palabra con ellos en toda la noche porque todo se trata de los niños. Es francamente muy frustrante.

26 de febrero de 2014

10/01/2015

Gran arroz, sitio muy agradable

Un restaurante bien decorado, con espacio entre mesas y un arroz extraordinario. Con el tenedor algo más de 50 pavos

spider72

Saint James este le tengo ganas...

10 de enero de 2015

EandradA

Me apunto

10 de enero de 2015

06/07/2011

Muy buenos arroces

Restaurante especializado en comida mediterránea, y en especial, en arroces. Comida de muy buena calidad donde se pueden encontrar hasta 30 especialidades de arroz, con un servicio profesional, siempre atento y amable. Además este St. James destaca sobre sus hermanos en la decoración muy cuidada del local, bastante elegante y moderno, con una terraza muy agradable para el verano. El precio, alrededor de los 60€ por persona.