Ordenar por:

relevancia fecha

17/08/2014

Overpriced (que queda más fino que caro)

Arrocería a la valenciana (a pesar del nombre) en Juan Bravo. Y como todo lo que hay por allí, sólo por el hecho de estar, el precio es sensiblemente más caro que el mismo producto de calidad similar o mejor en otra zona. Esta claro que mientras la gente vaya, pues no lo van a bajar.

Vaya por delante que en arroz en paella mi referente en Madrid es la casa de Valencia, y después de estar en St. James sigue pareciéndome mucho mejor, por muchos fans que tenga este entre los que creen que el precio tiene relación directa con la calidad.

Aquí el arroz está seco como tiene que estar, pero llega a estar algo duro, quizás le falte un punto de tiempo o caldo para la cocción y sobre todo reposo, y no está sabroso, y eso que probamos tanto con verduras y pollo como con algo tan noble como bogavante salvaje gallego (el bogavante estaba muy bueno pero el arroz no llegó a coger sabor).
Bastantes opciones de paellas, pudiendo pedir versión caldosa, algún arroz al horno, fideguas. La ración no es nada abundante, la paella para dos da para dos platos justos (primero te enseñan la paella y luego te la traen emplatada). Ninguna de las opciones baja de 20€ ración (y es para un plato de arroz con verduras y pollo, que me parece una pasada, sobre todo porque son tres trozos de pollo) y de ahí hasta los 35 del arroz o fidegua con bogavante, que da para comerse una pinza, un poco de interior de cabeza y carne por persona. Igual habría sido mejor opción ir a la recomendación del arroz a banda con o sin ir precedido de marisco (hecho que cambia el precio de 22 a 32 persona). Lo acompañan con buen alioli y romesco.

El local está algo anticuado, no tanto como la mencionada casa de Valencia, pero seguramente 15 años, tanto en decoración como en tipo de servicio, lo que supongo que a su público le gustará y es común también en la zona. Manteles y servilletas de tela, paredes pintadas de azul saturado, con columnas en blanco, cuadros de barcos. Sin ser caspa, no parece una decoración de esta década. Al fondo hay una terraza cubierta, que en verano es la mejor opción. Tiene aparcacoches. Clientela familiar, incluyendo familias con niños, al menos a la hora de la comida, y no demasiado formal (también en verano se relaja la etiqueta). Lleno en el turno de comidas del viernes del puente de agosto, por lo que no creo que les vaya mal. Clientela 'ilustre' como Ansón acompañado de unas cuantas ¿nietas? (espero) que podrían apuntarse a Flos Mariae (comentario totalmente innecesario, lo sé).

Los camareros iban desde alguno un poco estirado, a otros muy majos y que supieron tratarnos con familiaridad y tomarse las confianzas que les dejamos, sobre todo yendo con un bebé, que siempre da para bromas. Sin queja. El camarero que nos tocó era valenciano, además.

Aperitivos muy prescindibles: una crema de aguacate aburrida, una empanada de no sé y una tosta de foie con cebolla caramelizada.De entrante pedimos una 'fusión de salmorejo y ajoblanco' que era básicamente eso, en una copa de martini, salmorejo y un ajoblanco espeso para mantenerse uno debajo de otro, con guarnición de jamón la parte de arriba y una gelatina diría que de PX al fondo. 16€ cada copa... Otros de la mesa pidieron mejillones a la belga, una buena fuente de mejillones pequeñísimos (muy belga) con salsa de nata y cebolla y patatas paja (muy poco belga).
En postres, nada destacable, y aviso que pidas postre o no (nosotros pedimos) te traen sorbete de limón y menta, tejas, trufas de chocolate blanco...

Al final se come bastante, y bebiendo un Terras Gaudas bebes bastante y bien, pero el plato principal en sí ni destaca en cantidad ni al menos a mí me convenció en calidad como para animarme a volver.

17/09/2012

Muchos fuegos artificiales para una paella correcta

Entrantes:

Sobre la ensalada, aunque tienen varias, como ya sabes, nos decantamos siempre por la versión más parecida a la valenciana, en este caso no tuvimos que ir indagando sobre los diferentes ingredientes, ya tenían ellos una "Ensalada Mixta Valenciana con Germinados".
Nos pareció un poco escasa, aunque con una interesante variedad de ingredientes (destacamos el detalle de la naranja) quizá andaba un poco desequilibrada entre el tomate y el pepino, por ejemplo.
Destacamos en este apartado de entrantes el allioli y el tomate, el primero estaba sorprendentemente equilibrado y sabroso y el tomate delicioso en su temperatura ideal.

Arroz del Senyoret:

Nos costó elegir el tipo de arroz debido a la amplia oferta que tienen y a que no tenían un Arroz del Senyoret de manual, el que más se parecía al de nuestra receta clásica era el Arroz a Banda St James, aunque desde el momento en el que lo pedimos ya sabíamos que no iba a ser la manera ortodoxa de prepararlo, nos encomendamos al homenaje que nos íbamos a dar.

Receta de Arroz a Banda St James: sepia, gambas, acompañado de mariscada de: cigala, carabineros y langostinos. Así, a lo loco, por el módico precio de 32 € por ración.
Primero trajeron el marisco, que pelaron delante nuestro. Así vas comprendiendo lo de "homenaje".

- Irremediablemente la experiencia marisco de antes del arroz, marca para bien y para mal, la evaluación suscitó mucho debate. Si bien muchos componentes de la comunidad lo vieron como un detalle curioso que no afectaba al conjunto del sabor y potenciaba la experiencia para bien, parte de la ortodoxia de la comunidad la penalizaba por querer hacer crecer un arroz normal con un plus de marisco a parte que dobla el precio de la ración. Desde luego no dejó indiferente.

- Estamos dándonos cuenta tras la visita ya a algunas arrocerías, que en el momento de la presentación del arroz se busca dar un toque diferente, incluso de color. Volvemos a recomendar que cosas como el pimiento, el perejil o incluso esos pequeños tomatitos que aparecen en la foto, pueden ahorrárselo. Hacer este tipo de decoraciones dan la sensación de querer vestir o disfrazar un arroz, que debería valerse por si mismo desde la misma presentación en la paella.

- Entrando a valorar el arroz, echamos de menos entre los ingredientes el rape. De sabor el arroz estaba muy bueno, pero en boca, siempre es interesante encontrarse con algún trozo de pescado que acompañe al calamaret/sepia y la gamba.
- Como decíamos, el sabor del arroz estaba muy bien. Un arroz correcto precedido de una mariscada fuera de lo normal (para bien y para mal)

Paella Valenciana

- Suponemos que ya habrás detectado esa extraña tradición que nos persigue de vez en cuando. ¿qué pasa con el pimiento? ¿por qué lo ponen? Como ya hemos hablado en algún otro momento, hay muchos tipos de paellas en nuestro levante fantástico que llevan esta verdura tan exquisita, pero entre ellos nos está la tradicional Paella Valenciana.

- La presentación del plato de paella separando los ingredientes y disponiéndolos de una forma organizada y estética a nosotros nos desconcierta por el carácter eminentemente popular del plato. Pero claro está, para cobrar 23 € por una ración de Paella Valenciana hay que añadir un valor importante para que el precio no chirríe. No nos parece mal intento.

- Todos los componentes de la Comunidad tuvimos la misma sensación durante toda prueba de la paella, pparecía como si los ingredientes hubieran sido cocinados de forma independiente y puestos juntos en determinado momento de la cocción. Los caracoles tenían un sabor diferente al del arroz, y el conejo parecía estar más soso que el propio arroz.

- Respecto a los ingredientes, faltó pollo, repito, faltó POLLO, y sobró el pimiento.

- Más allá de este nimio detalle, al sabor le faltó potencia, demasiado fino, para nuestro gusto tradicional.

Precio

Desde luego, la situación, el trato, la decoración, el público... colocaría el precio de la experiencia entre las arrocerías de "gama alta". Es decir, volvíamos a las andadas de pagar más de 40 € por un plato de arroz (compuesto de 1/2 ración de Paella Valenciana y Arroz a Banda). Desde luego no nos parece caro habiéndonos metido una mariscada como la que has podido ver un poco más arriba. Pero no debemos confundirnos de cuál era nuestro objetivo. Una excelente experiencia, pero correctos arroces.

NOTA: En el recientemente celebrado 52 Concurso Internacional de Paella Valenciana de Sueca se le ha entregado un Accesit a la Paella de St. James, tras hablar con Jesús Melero, responsable de este respetado y admirado concurso, nos ha dicho que recientemente se ha incorporado al equipo un asesor externo, y que la paella que nosotros probamos, con toda seguridad no sería la que presentarían en el concurso. Volveremos a comprobar este punto.

Puedes conocer un poco más de la Comunidad de la Paella de Madrid en: comunidadpaellademadrid.blogspot.com

06/12/2011

Imponente carta de arroces

El local muy bien, decoración marinera, bien iluminado, muy apropiado para una comida de negocios, por ejemplo.
Entrante: puntillas con habitas frescas: muy buenas, si bien llamar "habitas frescas" a habitas de bote es un tanto exagerado.
El arroz (que para eso hemos ido): arroz a banda muy bueno. Aunque las comparaciones son odiosas, me gusta más p.ej. el arroz a banda de El Garbí, aunque en St James tienes infinitas variedades para elegir, es otro nivel y pido perdón por la comparación.
Postre: galleta y tiramisú: apenas correcto, tiramisú no tiramisú, sino una especie de "gel".
Cafés: ok.
El servicio muy bien, aunque podrían ser todavía más rápidos.

¿volveremos? seguramente sí, aunque el precio echa para atrás.

13/11/2009

Un arroz elegante.

Nos encontramos en una de las más famosas arrocerías de la capital. Según ellos la mejor, en donde ofrecen unas 25 maneras diferentes de presentar el arroz.

Tienen tres sedes en Madrid, dos en el barrio de Salamanca (Juan Bravo, 26 y Núñez de Balboa, 123) y el otra en la Avda Casa Quemada, en el km 15 de la A-6. Yo he estado en las dos de la capital, ambos locales del mismo estilo y similares características en ambiente, decoración, servicio y calidad culinaria.

De ambiente tranquilo y elegante, mesas amplias y bastante cómodo. El servicio cuidado y bastante protocolario, algo distante con el cliente, pero bien.

En cuanto a la fama del lugar, su ARROZ, es correspondida con un buen arroz; paella finita, bastante bien de punto y rico de sabor; aunque sin legar a entusiasmar, pero de buena calidad. Eso sí, hay tener en cuenta que nos hemos sentado en una de las arrocerías más caras de Madrid (precios de sus arroces entre 23 y 48 euros por persona).

No quisiera extenderme demasiado, pero si quereis una opinión más detallada podeis verla en gastronomodesaparecido.wordpress.com/2009/03/23/st-james

20/12/2009

ARROZ

Buenos arroces de todo tipo practica mente los tienen todos,senyoret, a banda, con costilla de cerdo, hay algunos especiales que se tienen que encargan el día anterior. No recomendable el comedor del fondo en verano hace mucho calor al mediodía, puede ser para que tomemos de postre helado, que están muy bien. Buen servicio, carta de vinos regular. Es un clásico.

02/01/2010

Un arroz muy bueno...

...aunque también muy caro. Si es por tomar un buen arroz en Madrid, me quedo con el de Samm. El sitio es elegante, remodelado, cómodo bueno y con una carta amplia a parte del arroz. Eso sí, me pareció muy caro. Unos 55-60€ por persona.