SUBLIME-TOKYO aterriza en Madrid con el objetivo de ofrecer a sus clientes un lugar en el que todos podamos compartir algo único.Para ello prepararemos OKONOMIYAKIS con todo n...

Ordenar por:

relevancia fecha

05/01/2018

Lo sublime se queda en Tokio

16/9/16

4 para cenar, un sitio diferente piden. Okonomiyaki ¿okonomique? Ya lo probaréis.

El local sin mas, con la parrilla a la vista, por lo que cuanto mas cerca mejor.
El servicio cercano, me gusto hasta el final, pero a veces uno se lleva sorpresas.

Como siempre compartiremos, cuanto más mejor.
De aperitivo nos pusieron unas CROQUETAS DE CURRY, sin más, quemaban como si nos estuvieramos tomando una bola de fueg. TOKOYAKI unas ricas bolitas de pulpo, fue lo que más me gusto de la cena.
GYOZAS, de cerdo creo recordar, con masa casera, tipo lasagna, no me gustaron nada, muy grasientas y pastosas.
ROLL SUBLIME TOKYO, que se empeñaron en pedir un roll, en un sitio donde con toda seguridad va a ser malo. Arroz suelto, tamaño inadecuado, un desproposito, pero no les culpo, lo suyo es otra especialidad.
POLLO FRITO MACERADO otro plato malísimo, mucho exceso de grasa, en esta casa por lo visto no escurren las frituras.
OKONOMIYAKI HIROSHIMA, esta si, esto iba a ser la repera, la especialidad, ¡su masterpiece!. Pues no me gusto, varias capas con texturas interesantes, entre ellas una de fideos crujientes, mucha salsa cubriendo y otra vez me resultó pesado.

En el apartado dulce se pidieron varios tipos de mochis y una TARTA DE TE CON MATCHA. El de chocolate el que más me gustó.

Nos ofrecen sake y aceptamos la ¿invitación?. Todos los fallos de cocina los hubiera perdonado, porque estaba a gusto y la chica que nos atendió fue un encanto, pero al revisar la cuenta (ya fuera del restaurante) veo que no solo nos han cobrado él sake a razón de 2,5€/ud sino que los tintos de verano (tamaño pequeño) que se pidieron para comenzar los cobraron a razón de 6€/ud.
¿¿¡SEIS EUROS POR UN TINTO DE VERANO!?? Me parece un engaño, una cuarta parte de la cuenta se fue para cubrir las dos bromas. Estoy indignado y mira que soy de tomarme las cosas con filosofía, pero es imposible no sentirse minguneado.
Salimos a 25€ p.p, no volverá a pasar.

Alvaro Armenteros

el tinto de verano te lo hicieron con Vega Sicilia...vaya hoxtion

20 de septiembre de 2016

Sergiete

El Okonomiyaki está sobrevalorado. Siempre se crean unas espectativas de la leche y acaba siendo lo que es, "la pizza japonesa". Una cosa refrita remezclada, engrudil y normalmente pesadita. Falta que me coma el primero que me convenza más que lo demás platos típicos japoneses.

20 de septiembre de 2016

Alvaro Armenteros

Hombre, yo tengo la suerte de haberlos probado en Japón, y estaban deliciosos. Como para poder compertir con otras especialidades, aunque está claro que siempre habrá unas cosas que gusten más que otras.

20 de septiembre de 2016

fresandco

Si si con un Petrvs, por lo menos, sigo indigando, Ni siquiera era el típico tanque de tinto, era un vaso de caña de 33cl. Estoy por montarles un campamento en la puerta rollo 15M!

20 de septiembre de 2016

fresandco

En Japón será otra cosa, eso está claro. Mira que soy de experimentar y que me gusta todo, pero esto estaba francamente regulero. Como dice Sergio, dentro de las especialidades niponas, como que prefiero otras.

20 de septiembre de 2016

Alvaro Armenteros

supongo que tendremos que esperar a que nos lleguen okonomiyakis buenos, como ya han llegado otras especialidades que si dan el nivel.

20 de septiembre de 2016

13/11/2017

Japones especialidad Okonomiyaki

Bueno, no es un japones "al uso" (aunque como parece que nos ha invadido Japon, hay muchos no al uso en Madrid, se termino eso de que el Japo es sushi).
El restaurante es pequeño pero acogedor, si vas el fin de semana conviene reservar porque esta lleno, tienen al menos dos turnos para la cena, a las 20:30 y a las 22:30.
La carta es corta, la especialidad en dos variedades.
Probe muchas cosas y bueno en general me parece correcto, nada espectacular, quizas porque tenia altas espectativas, pero lo dejo solo en aceptable.

Gyozas, ricas, recien hechas, muy calientes, bastante buenas.
Bolas de pulpo, quizas sean asi pero la masa no me convencio nada, muy insipido todo.
Okonomiyaki, estaba bueno, es algo dificil de comer, con lo cual tienes que deshacerlo un poco, esta rico, pero es la gracia del restuarnte y quizas no sea nada del otro mundo.
Matcha Roll, estaba bien, aunque ya no se si yo no tenia el dia, pero no me resulto muy rico y eso que me encantan los postres.
Daifuku-ichigo, mochi con fresa dentro, me gusto mucho este postre, lo recomiendo.
Mochi chocolate (lo mismo no se llama mochi) esta rico quizas sea lo mas dulce y mas parecido a los postres "europeos", para mi demasiado denso y eso que es pequeño.
Degustacion de sake (son tres vasitos de tamaño medio para degustar), esta bastante bien.

No se el precio de cada plato, si pides ademas vino o cervezas, la cuenta sube bastante, una botella de vino cuesta mas que uno de los platos principales.
Supuestamente es un resturante de precio medio bajo, para ser "japones" es precio medio bajo, para los platos que ofrecen es RCP aceptable, no me parece un chollo, lo dejo en OK.

Sevicio amable, gente joven, simpaticos.
No se que ocurrio pero pedimos mas cosas y no nos las sirvieron, creo que se liaron un poco porque nos atendieron distintas personas. Estaba lleno.
En general lo dejo en OK.

15/01/2017

Taberna japochic recomendable

La verdad es que leyendo las últimas opiniones iba un poco asustada porque fuí yo quien se lo propuso a una amiga para ir a comer, pero ha estado bien y a mi ella también le ha gustado. El ambiente es agradable y el sitio muy chulo.
Siguiendo las recomendaciones por aquí pedimos:
-Setas con calamares. Muy buenas sin ser algo espectacular. Un 7.
-Tallarines wakisoba. Sabrosos y bien condimentados, nos gustaron. Un 8.
-Okonomiyaki Hiroshima con mariscos. Complicado de comer, como le corresponde a este plato, y muy rico también. Otro 8.
De postre la tarta de queso y té verde, que era suave y fina. Muy rica. Un 8.
En total con dos cervezas y dos copas de vino pagamos 54 euros y salimos satisfechas. Sí lo recomiendo.

11/08/2016

Calidad Media/baja. Algunos platos muy mal hechos. Okonomiyaki decente aunque no tradicional. Servicio amable.

Es el típico restaurante chino (comida grasienta, mal elaborada, puntos de carnes y pescados horribles, barato, calidad de materias primas baja...) pero jugando con platos japoneses en lugar de chinos. Y sí, hay japoneses detrás del restaurante que es lo que más sorprende.

Probamos un tataki de ternera horrible por calidad, temperatura de la carne y salsa que no terminaba de hacer "comible" la carne (para servir una carne cruda tiene que ser de mucha calidad y tener el corte y la temperatura correctas o se hace una bola imposible de tragar); un omurice (tortilla francesa con arroz salteado dentro y una salsa demiglace por fuera) que es como comida casera hecha por un adolescente que acaba de empezar a cocinar (arroz pasado, salsa mal realizada y semicortada, verduras mal pochadas...) y por último un okonomiyaki que se supone que es la especialidad del sitio y que estaba bueno, pero mucho peor que otros que he probado y que sobre todo perdía puntos por pecar de poco tradicional ya que no ponen katsuobushi encima (nos dijeron que espolvorean por encima, pero no sabe igual y pierde textura y encanto) y los mariscos en vez de dentro de la masa te los ponen fuera por lo que el sabor del marisco no se integra con el del resto de ingredientes. Además son muy pequeños lo que hace que este plato que normalmente en Japón se pide para compartir aquí es casi un plato individual.

Investigando sobre el sitio, porque necesitable una explicación a nuestra desafortunada comida, al parecer es una franquicia en Japón con el okonomiyaki como centro de su oferta... y entonces fue cuando lo entendí todo... A veces nos emocionamos los que nos apasiona Japón porque hay un sitio abiertos por japoneses que parecen "auténticos" y la realidad es que por haber japoneses detrás no garantiza que haya buenos cocineros, buena materia prima o autenticidad y este restaurante es el mejor ejemplo, ya que siendo parte de una franquicia/cadena la calidad baja y mucho porque el coste se estudia de una manera diferente y se tiende a estandarizar y homogeneizar a veces en contra de la calidad de los productos en post del beneficio (algo que no critico ya que para luchar por precio hay que hacer este tipo de cosas).

No recomendable salvo que vayáis con un presupuesto muy bajo y no os importe mal-comer.

Dos estrellas porque los postres están ricos, aunque no son profesionales se nota que los hacen con cariño, y porque son muy majos. Quizás suba a tres estrellas la experiencia de comer en la pequeña barra donde hacen los okonomiyakis y que aun no hemos probado.

Yanzoo

Yo aquí tomé un mochi que estaba de escándalo y comiendo en barra el sitio me pareció curioso.

11 de agosto de 2016

Pilar Monfort

Eum la verdad que los postres es de lo mejor. Nosotros probamos un tiramisú de té verde y un Ichigo Daifuku mochi de fresa y anko muy rico.
Y tengo que volver a barra. Creo que el plan okonomiyaki en barra + postre para algo rápido suburía a 3 estrellas. Aunque la verdad es que me duele dar 3 estrellas cuando no hay fundamentos de cocina detrás... Hay cosas básicas del resto de platos que me parecen graves y a corregir rápido para que no quite calidad a la esencia del sitio que es ir a comerte un okonomiyaki y ya.

12 de agosto de 2016

1Falces

El okonomiyaki es malo a rabiar. Gran decepción del año. Maribona patinando.

13 de agosto de 2016

16/08/2016

Okonomiyakis y trato excelente

Como siempre, estaba esperando el momento para visitor Sublime Tokyo, vistas las opiniones 11870eras.

No nos sentamos en la barra por el handicap de ir con carrito de bebé (todo no se puede...), y lo hicimos en una de las mesitas de la sala, detrás de una columna, por lo que conseguí obtener 2 cm más de cuello tras la visita.

Como reza el título, y sin extenderme demasiado, el trato tanto de los cocineros como de la chica de la sala fue amabilísisisisisisimo.

Para dos, pedimos:

- Yakotaki de pulpo: unas bolitas de arroz glutinoso con una salsa tipo mayonesa que nos gustaron mucho. No habíamos probado nunca nada parecido. Plato fuera de carta.

- Rollos de primavera japonesa: version de los rollitos de toda la vida, por una salsa picante que nos sorprendió. Plato fuera de carta.

- Okonomiyaki Hiroshima: no podíamos venir y no probar uno. Rico, rico. Al contrario de otros comentarios, no vi tan mal que el "marisco" (calamar y langostino) fueran encima de la tortilla y no dentro.

- Lengua. Sabor más reconocible en nuestra gastronomía pero, eso sí, hecho al punto ideal para que no se quedase dura.

Cerveza Kirin de grifo (500 ml) y agua.

Total: 49€.

Conclusión: muy buena RCP (salvo los exagerados 5,50€ por la Kirin).

La próxima vez le daremos al postre.

10/07/2016

Toltilla siiiii

cena julio 2016

Todo sigue igual. Un crack el cocinero

lo único que comer delante de la plancha con este calor....

Espectacular el secreto y las gyonzas.

A 23 euros por barba

Sigue siendo muy recomendable

-----------------------------
Enero 2016

4+

Mira que soy de cordero lechal y ensalada, pero en este caso me ha convencido este japo.

Primero, me gusta ir al centro a cenar en metro y aqui no hay casi otra forma de ir, En el metro siempre hay charleta pre y post cena y eso tiene su punto.

El local es pequeño (no mas de 30 comensales), razonablemente bien decorado y superlimpio. Gracias a vuestros comentarios reservamos en 2 de los 6 sitios que hay en la barra y son, con diferencia, mejores que los de las mesas, pues ves todo el espectaculo en directo.

El servicio cumple con creces lo esperado. 2 camareros, 3 cocineros y la yaya para dar de comer a 25 no está mal. Detallito molon del post it personalizado en tu mesa de "D. xxxx y acompañantes, bienvenidos al SubLime Tokyo".

Pedimos para 2 triperos:
- Rollitos de arroz: Relleno normal de ensalada con pollo, pero al estar envueltos en una capa fina de arroz quedan muy bien. Escaso (4 trocitos)
- Ostras empanadas: Fabulosas. rebozado no graso y saboraco a mar dentro. Pedidlas fijo. Escasas (4 ostras, 10 pavos)
- Lengua: Como si fuera un roast beef, pero con la textura del musculo de la lengua. Muy rico tambien.
- Tempura pollo: Correcto, sin mas. Lo salva la salsa, pues esta bastante soso
- Torilla kansai y tortilla hiroshima con mariscos: Los "mariscos" son un extra que le ponen por encima consistentes en 4 gambas y 3 aros de calamar (estan bien pero 4 euros....). La Kansai buena, pero muuuuucho mejor la hiroshima. Pediros una de estas por cabeza, de verdad, Esa mezcla de crep, lechuga, soja, cebolla frita, unas hierbas japos y sobre todo los tallarines a la plancha, la tortilla que lo cubre y la panceta lo hacen un pedazo de plato.

Con 3 cervezas y un sake, sin postre, salimos a 33 € por cabeza.

Vale que nos pusimos puos pero nos estan dando huevos y tallarines, no caviar, en unas raciones tirando a escasas, por lo que sintiendolo mucho se quedan sin las 5 estrellas.

Eso si: Volvere fijo

spider72

33 euros en el sublime?????? juajjuajuuaaaaa diossssss dejasteis la despensa con aire...

30 de enero de 2016

Prwll

3 platos y 2 cervecitas por cabeza. Cena ligerita para dormir luego bien.

30 de enero de 2016

spider72

ligeeeriitaaaa en efecto...como un ancla de barco. buena reseña!

31 de enero de 2016

26/03/2016

El Japo de la superplancha.

Marzo 2016

Pasaba por allí, en realidad iba a comer unas bolas a Bolero pero mi acompañante nunca había probado su okonomiyaki e hicimos una "paradinha" para que lo probara. Mediodía y local casi vacío así pudimos sentarnos en su barra para ver cómo nos preparaban en Okonomiyaki Kansai, ceremonia que tarda por lo menos 15 minutos.
Mientras tanto nos entretuvimos con un corriente edamame de ración pequeña y un zumo de tomate malo con ganas, gaseoso, no pude terminarlo.
En cuanto a la tortilla, jugosa pero falta de sabor, de alma, de salsa. No sé, no soy especialista en okonomiyakis pero después de mi primera visita y esta otra intentona Sublime Tokyo se queda en el cuarto frío, siendo un lugar chulo por el espectáculo pero que no dice más en cuanto a su comida. Eso sí, los precios son de lo más comedido y el servicio es súper amable.

Enero 2016

En un local aséptico en un lugar de difícil acceso en coche y mucho más difícil para aparcar se ha instalado este restaurante japonés especializado en okonomiyakis (la tortilla versión Japonesa) que presume de una gran plancha de cara a los seis comensales de su agradable barra.

Precios de lo más comedidos para una oferta en la que también se encuentra sushi pero que declaran que no es su especialidad, se añaden dos menús del día (a 12,50€ y 15€) que parecen muy interesantes.

Servicio lento este 1 de enero por la noche cuando entre sus comensales también figura Abraham Garcia y familia, nivel de español escaso a excepción de la jefa de sala, una japonesa importada con tan sólo un año de edad que además de ser encantadora habla castellano como si fuera de Valladolid. Simpatiquísimo también el japonés detrás del teppan, al que se le ve manejar sus espátulas con un arte increíble y además intenta esforzarse con las cuatro palabras que conoce tras llegar de Canadá, lugar donde vivió un año tras dejar el sur de su Japón natal. El tío es encantador, te cuenta, explica, te pregunta sobre tu vida, vamos una gozada.

Correcto edamame para comenzar la comanda que tarda un poco en arrancar con el Okonomiyaki Hiroshima de Marisco, rico aunque complicado de comer. Llegan a la vez y se acumulan el insípido arroz blanco con las verduras encurtidas y una pasable sopa de miso, el absolutamente delicioso, jugoso y tierno pollo frito y la durísima lengua de kobe que tuvimos que echar para atrás antes de jugarnos la dentadura, bien que no se nos cobrara.

En el apartado dulce nada nuevo aunque sí casero, mejor el mochi de fresa y ciruela que la tarta de queso y té marcha, ricos ambos.

Bebiendo agua y un té verde el taxímetro paró en 22€/pax lo cual hace la aventura interesante para probar su otra versión de okonomiyakis, algún frito más y, por supuesto, el menú del día.

26/03/2016

Decepción.

Sin duda hay tres cosas que destacan para mi en Sublime Tokyo.

Por un lado la amabilidad de todo el personal, desde el momento que te hacen la reserva por teléfono al momento que te abren la puerta para que te vayas. Realmente un encanto. Es hasta gracioso ver como todo el personal, incluido el que no se ve (estábamos en la barra por lo que desde el lateral veíamos a los cocineros que curraban dentro) daban la bienvenida o se despedían de los clientes según entraban o salían.

Por otro los postres, curiosos, originales y realmente ricos. Personalmente no soy nada de postres y estos me gustaron mucho. De hecho, se lleva tres estrellas por los postres.

Y por último, el precio. Realmente barato, pagamos 21 por barba, si me llegan a decir que el precio era un 50% más no me hubiese extrañado. Con vino y postre me pareció un buen precio.

Y hasta ahí.

La comida me pareció bastante mediocre. Sinceramente esperaba un algo que me sorprendiese, una razón para haber cruzado Madrid, pero sinceramente me parecieron todos los platos bastante insípidos, poco originales y desde luego nada no visto hasta la fecha.

Abrió el fuego una ración de edamames, ahora me confirman que fue plato y no obsequio de la casa, lo digo por la cantidad. Para mi gusto faltos de sal.

De segundo pedimos unas ostras empanadas con salsa tartará. Psssss, y ojo que esto fue lo mejor de toda la noche. Totalmente omitibles.

De tercero nos pusieron un maki de salmón en tempura. Creo que hay un par de docenas de japoneses, y algún chino, en Madrid con mejores makis.

De cuarto pedimos unos aburridos calamares a la parrilla con setas. Escasos y poco sabrosos.

Acabamos el festival con un Okomoniyaki Hirosima con marisco. Tremendamente aburrido y falto de sabor. Desde luego más entretenido ver como lo hacen que el degustarlo.

En resumen un fiasco tremendo. Seguramente personalmente iba con altas expectativas y desde luego no se cumplieron. Tampoco gustó entre el resto de comensales que compartió barra conmigo.

Por cierto, la barra / plancha promete (seguramente pajas mentales propias por experiencias anteriores) más de lo que finalmente da. Ciertamente cocinan delante tuya pero no para ti (en exclusividad) como se espera de una barra con plancha japonesa. Por lo que visto lo visto, y con lo incomodo que es comer cuatro unos al lado de los otros, casi mejor una mesa de las de toda la vida de dios.

Ultra lentos.

No creo que vuelva.

20/08/2016

No todo es sushi en Japón

Da gusto encontrar algo que no sea sushi. Bale mucho la pena reservar en la barra de plancha. Más info en este enlace comerseunrosco.wordpress.com/2016/03/23/sublime-tokyo

13/02/2016

Buena novedad

En mis dos visitas he probado los dos tipos de menú que proponen durante la semana, uno por 12,50 y otro por 15 euros.

Ambos me parecieron buena elección para introducirse en el mundo del Okonomiyaki, en realidad el más caro aporta poco más y los postres son peores.

El servicio es muy amable y correcto pero el segundo día se intentó obviar que había menú para que pidiéramos de carta y cuando solicitamos el menú, se silenció que había una segunda opción y directamente se nos adjudicó el más caro. La diferencia de precio entre ambos es insignificante pero no el detalle. Cosas como esta me impiden ponerle más estrellas.

La música de jazz de fondo estupenda y un pelín de más temperatura en el local no vendría mal, la mitad de los comensales estaban con el abrigo puesto. Tomen nota.

En cualquier caso en un sitio a conocer, las pequeñas cosas destacadas tiene fácil solución porque lo que está bien es la comida.

01/02/2016

LA AMABILIDAD Y LOS OKONOMIYAKIS JAPONESES

Ya deben ser bien pocas las posaderas de los foodies del 118 que quedan por aposentarse en las sillas altas de la barra de Sublime Tokyo. Las nuestras (las posaderas), se las dejaron el pasado viernes 29 de enero al mediodía bien calentitas (las sillas), a los que después pasaron por allí el sábado…

Y es que qué envidiosos somos (o mejor qué curiosos, vale) cuando un restaurante se pone de moda. Nos falta tiempo para dejarlo todo y acoplarnos en la barra más solicitada en el panorama gastronómico nipon madrileño del momento.

Coincido con el resto en que la experiencia gana enteros, ya que al deleite gustativo añadimos el visual, presenciando en primera persona todo el proceso de elaboración de un okonomiyaki en sus dos versiones, la osaka, mucho más frecuente, que será porque es la que se incluye en el menú, y la más económica, porque no decirlo, y la hirosima, que tan sólo vimos preparar en una ocasión.

Me parece que lo más destacable de Sublime Tokyo son, sin duda, los okonomiyakis, lástima que la oferta sea tan limitada, incluso podría prescindirse del complemento del marisco que podemos añadir a ambas versiones, ya que 4 piezas de gamba y otras 4 de calamar no justifican el suplemento de 4€, pero bueno, no nos pongamos espartanos y pidámoslo con el marisco; en cualquier caso lo mejor de la carta.

Nosotros pedimos la Osaka (con marisco) que nos pareció deliciosa, pero la versión hirosima tenía la mismo pintaza. Completamos la comanda con lo siguiente:

Secreto ibérico con kimchi acompañado de una cama de col (9€). Rico pero con escaso sabor de la carne y ración escasa.

Gambas fritas con salsa mayonesa (10€) Me recordó ligeramente a las famosas gambas tigre del 99, o mejor a las de los que las copian como Banzai, no vayan ustedes a enfadárseme! Ricas pero de nuevo ración pequeña.

Rollo crujiente Sublime Tokyo (6€). Un maki con un arroz demasiado suelto que no estaba mal pero sin ningún interés. Gran error por nuestra parte la elección de este plato porque ya íbamos avisados, pero nos vimos alentados por uno de los camareros que nos advirtió que la plancha se estaba retrasando y que nos aconsejaba pedir algún entrante. No hubiera sido necesario ya que a los 10 minutos escasos de tomarnos nota nos sirvieron el secreto, a los 5 minutos siguientes las gambas, con disculpas incluidas, lo cual no entendí porque los tiempos estaban siendo correctos, y por último el maki. Quiero pensar que fue falta de coordinación entre la sala y la cocina.

Acompañamos las viandas con una copa de vino tinto rioja crianza Medievo y una copa de blanco chardonnay Finca Elez, ambos correctos a 3€ cada uno, un poco subido de precio teniendo en cuenta la cantidad, y una botella de Vichy Catalán de 500ml a 3,50€.

Cuenta total 46,50€ prescindiendo de cafés/tés y postre como en nuestro caso suele ser habitual.

Merece mención aparte la amabilidad del personal, especialmente de la que supuse era la jefa de sala que al final se interesó por nuestras impresiones de la cocina y nos hizo de traductora con el cocinero con el que no nos pudimos comunicar durante toda la comida por su desconocimiento del idioma, pero que solo con los gestos y con su despedida ceremoniosa en la misma puerta del local, lo dijo todo.

Volveremos, pero creo que lo más interesante es ir a comer en diario para tomarse el menú de 12,50€ o de 15€ en los que se incluye el okonomiyaki y disfrutar de su elaboración aposentados en la barra. 3++

18/01/2016

Hiroshima Mon Amour. Koji Kabuto llevaría aquí a Sayaka. Maravillosa parrilla japonesa con sublimes okonomiyakis

cena enero 2016 sábado

Confirmado en nuestra segunda visita. Aquí se puede cenar muy bien por menos de 20 euros (pero cenar-cenar). Aparte de las tortillas, plato imprescindible del local, probamos los calamares con setas a la parrilla. Más que decentes por un precio de risa (menos de 10 euros).

Buen rollo y una parrilla hipnótica, como siempre.

Muy recomendable para ir con niños. Los sientas en la barra y ni se mueven...

********************************

Mi primer recuerdo de Japón después de Mazinger Z es del Richard Chamberlain en kimono protagonizando la serie Shogun. Ahora sería algo más Kitsch que el ropero de Lady Gaga, pero eso es otra historia. Después llegó el manga, las pelis de Bruce Lee, las de Jackie Chan (sí, ya lo se, éste es chino, pero en aquella época a mi me daba igual) y unos años después...el sushi.

Hace relativamente poco (esto...como hace dos años o así) descubrí que no sólo de sushi viven los Japoneses (me lo olía...no podía ser cierto) y que existían las llamadas Izakayas, tabernas japonesas similares al Bar Paco Español (término acuñado, no sin polémica, por @pamplinero). Hattori Hanzo fue para mi un descubrimiento con sus frituras y sus okonomiyakis.

Ahora desembarca este Sublime Tokyo muy cerca del primero, zona de Cuesta de Santo Domingo, en el local del antiguo Samurai (me lo sopla @victor roces, que yo por esa zona no piloto). Al parecer es un local perteneciente a una cadena muy numerosa en Japón, yo me imagino algo, no sé, como los másquemenos o los 100montaditos, aunque las diferencias de calidad son considerables.

En este caso local no demasiado grande ni especialmente ambientado. Además complicado porque tiene más columnas que la Alhambra (la de Granada, no la cerveza). En cualquier caso lo aconsejable aquí es sentarse en su barra, pequeña y un poco encajada según que sitios, y disfrutar de una manera casi zen de como elaboran los okonomiyakis o tortillas japonesas.

Bullicioso y con un hilo música de chunda-chunda light que le va perfecto. Se disfruta el buen rollo desde el momento 1.

Dos estilos de Okonomiyakis: Kanzai o Hiroshima, al parecer dónde nació el Okonomiyaki como tal, ya que según ellos mismos te explican, este plato nació de la pura necesidad. Con Iroshima destruída por la bomba, los Americanos introdujeron la harina como alimento de primera necesidad. Ésta, mezclada con las verduras locales y la forma tradicional de cocina dio lugar a muchas variantes de Okonomiyaki, un alimento contundente, humilde y pensado para compartir.

No me digáis que la historia no es chula.

El Hiroshima lleva una base de fideos a la plancha, mientras que el Kanzai es más tortilla-tortilla (alucinante la aclaración técnica, eh?). En fin, para los deseosos de saber qué ingredientes lleva, el interné os aclarará vuestras dudas. Yo desde aquí simplemente os confirmo que ambas están impresionantes.

Dos versiones de cada una: con marisco o sin él. Tamaño (y grosor) considerable y llena pero bien. Con una tortilla y un par de cosillas comen de sobra dos personas.

NUESTRA OPCIÓN:

OKONOMIYAKI HIROSHIMA Y KANZAI. Yo como un rarito pregunté si me podían poner media y media, como las braviolis. En fin. Una de cada y las dos espectaculares. A mi me gustó más la Hiroshima, pero...decidid vosotros.

SASHIMIS VARIADOS (SALMÓN, ATÚN Y VIEIRA). Correctos pero creo que no es algo para pedir aquí salvo como palmero de los platos fuertes, los parrileros-calientes. Servidos con soja dulce y soja normal.

POLLO FRITO MACERADO. Perfecto para los niños y para los no tan niños. Bien.

ROLLO CRUJIENTE SUBLIME. Básicamente un makiroll. No puedo opinar porque no llegué ni a probarlo, pero voló entre el público infantil, así que entiendo que era bueno.

POSTRES. Esperaba que bajaran la media de calidad, pero fue todo lo contrario. Caseros-caserísimos disponen de una variedad considerable. Van cambiando, así que los "cantan" y no están en la carta: mochis, pastel de arroz y te verde, pastel de chocolate...probamos los dos primeros y eran espectaculares.

Con Agua mineral, 2 de Edamames y dos botellas de sake frío espumoso MIO a 12 eur/unidad, 89 euros 4 personas. Y eso que gastamos 24 euros en Sake. RCP de japón, pero del japón de la dinastía Ming.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN:

Buen rollo de principio a fin. Mil detalles que en efecto, no se ven, pero están. Y un crack en la parrilla que a poco que le sigas el juego te explica todo, te pregunta e interactua más que un chef de estrella michelín (vamos ya quisieran algunos...)

Plantilla 100% asiática, que no sé si Japo, y todos muy interesados en saber qué nos había parecido.

Ni un olor, ni un humo y la cocina (vista) con una limpieza y una pulcritud de nivel-Dios que diría una de mis hijas, la hereje.

CONCLUSIÓN: Vimos muchos platos de parrilla muy apetecibles y nos quedamos con ganas de repetir pero ya. Cené muy bien y salí con una sensación de disfrute como hacía "nisesabe" los días...hace mucho tiempo que no digo esto tan convencido:

VENID.

Yo de momento voy a ver hoy del tirón El Último Samurai, Godzilla Y Flash Gordon (qué pasa...Ming es casi-casi japonés).

1Falces

Qué alegría me das.

31 de diciembre de 2015

Prwll

Gran reseña.
Si no fuera por quien eres, lindando al parrondismo.
Claro target para cuando andemos por el centro

31 de diciembre de 2015

spider72

jejejeje. Pues sí me ha gustado sí, es que además llevaba un par de sitios encarrilaos de rejón que ni fu ni fa y si por 20 palos me dan así de comer...hay que contarlo.

Por cierto que abren el día 1 y hasta dan las uvas el 31, para los valientes.

31 de diciembre de 2015

spider72

En cualquier caso, aquí hay que olvidarse de todo lo que no sea parrilla, parrilla y parrilla. Y la lengua de Waygu tenía una pinta impresionante. El mérito es de Maribona, no es mío.

31 de diciembre de 2015

Avelio

Una reseña muy currada Sr. Araña, nos dejas deseando probarlo.

31 de diciembre de 2015

Yanzoo

Tal y como lo cuentas me has convencido!! a la lista de pendientes!

1 de enero de 2016

Ramon Garcia

Habrá que probarlo para ver si es mejor que el de Hanakura

1 de enero de 2016

Emilio Perez Lopez

apuntado

3 de enero de 2016

Pamplinero

"Bar Manolo", por favor, respeta.

18 de enero de 2016

spider72

mierda. es verdad. ya tenemos un flame nuevo.

18 de enero de 2016

Pamplinero

Voy a por la gabardina de las grandes peleas.

18 de enero de 2016

Pamplinero

De todas formas me alegro mucho de que abran un local como éste con la RCP que le corresponde. Hay muchas ganas de probarlo.

18 de enero de 2016

spider72

creo que fuera de la barra la expe baja. Una pena que la cocina no sea central en torno a todas las mesas. Pero los okonomiyakis son increíbles.

18 de enero de 2016

03/03/2016

Grasiento

No mucho más que decir.
Pedimos el okonomiyaki, el más popular según el camarero, aunque no recuerdo el nombre. Y los dos ÚNICOS tipos de makis que tienen.

Grasiento y pesado.

EandradA

Agree.

3 de marzo de 2016

Alexo

A veces elevamos algunos comistrajos culinarios solo por venir de oriente o algún otro lugar exótico.... por puro snobismo gastronómico vamos!! Estas tortillas japonesas no son sino un engrudo de harina pasados por una plancha aceitosa a los que se les añaden algunos sabores para distinguirlos entre si. Al final mucho rollo para tan poco plato.

3 de marzo de 2016

paula marin

Amen!

3 de marzo de 2016

Avelio

Pues yo discrepo. A mí el Sublime me parece un sitio muy digno. Otra cosa es que no te guste este tipo de comida. Si no te gusta el cocido, también se puede decir que La Bola es un sitio donde te ponen una sopa espesa y unos garbanzacos con tocino grasiento que te está repitiendo toda la tarde, pero chico, esto es lo que venden y eso es lo que hay, y si no te mola te tendrás que ir a otro lado.

4 de marzo de 2016

spider72

Pues yo también discrepo. De acuerdo en que le tema sushi-maki no es su fuerte, pero no creo que este sea un sitio para eso. A mi sus platos de parrilla me parecen excelentes y las tortillas es un plato divertido y ¡rico!. No olvidemos que aquí se come por 20 eur como mucho...que a ver si queremos Sushi99 por ese precio.

4 de marzo de 2016

Alexo

Bueno. Yo me refiero solo a algunos de los platos que sirven y que he probado en otros lugares. El local no lo conozco ni lo puedo juzgar. Tengo pendiente una visita en breve.

4 de marzo de 2016

gastrolola

Yo también discrepo, el okonomiyaki me parece muy digno y en absoluto grasiento, cocina japo popular a un precio asequible

4 de marzo de 2016

Comelomano

Esto se empieza a parecer al Congreso de los Diputados ;-) Ahora me va a tocar ir para ver quien tiene razón.:-)

5 de marzo de 2016

Miss Migas

A mí no me pareció mal. Muy lejos de las 5* que le han dado algunos usuarios pero correcto, el espectáculo es digno de ver y el okonmiyaki y el pollo namban estaban muy ricos. Creo que por el precio que se paga es de lo más digno.

5 de marzo de 2016

paula marin

Después de leer algunos comentarios, empezaba a pensar que quizá aquel no había sido mi día. Ayer me comí un okonomiyaki en el menú del día de L'artisan.

Sin duda alguna, L'artisan es una gran recomendación :)

11 de marzo de 2016

1Falces

A mí el okonomiyaki estilo Kansai me pareció muy flojo, soso y sin gracia alguna. La mitad se quedó en el plato... Cosa que me ocurre una vez cada seis años.

11 de marzo de 2016

25/01/2016

Un espectáculo

Comida en barra - enero 2016

Faltábamos nosotros por ir al Sublime y este domingo lo solucionamos.

Como se ha comentado, aquí lo que mola es ir a la barra, consistente en 6 banquetas (cómodas) situadas enfrente de la cocina y de la plancha teppanyaki para ver el trabajo de la cocina. Me pareció muy interesante la complicidad que se crea con los cocineros pues, aunque no tienen mucha idea de español, se esfuerzan y al final estás todo el rato hablando con ellos y riéndote, con lo que al cuarto de hora te sientes como en casa. Además, la cocina tiene una excelente sistema de extracción, con lo que no respiras humo ni sales oliendo a fritanga.

Cuatro personas, pedimos, compartiendo todo:

- Dos okonomiyaki, el Hirosima y el Osaka con marisco. Hechos al momento en la plancha. Se trata de la versión japonesa de la tortilla, o una especie de crep relleno. El Hirosima tiene una base de fideos y los ingredientes vienen apilados, mientras que en el Osaka los ingredientes (col, cebolla y panceta troceada), vienen mezclados, y coronados con calamares plancha y gambas. Muy sabrosos, aunque yo me quedo con el Osaka con marisco.

- Una ración mixta de calamares y setas, consistente en una especie de revuelto de calamares y setas siitake, hecho en el teppan. Poco misterio tiene este plato. Bueno sin más.

- Tempura de pollo. Jugosos trocitos de pechuga en una fina tempura acompañados de una rica salsa de soja. Muy buena.

- Tallarines yakisoba. También hechos en la plancha, acompañados de col y zanahoria picada y salsa yakisoba. Para chuparse los dedos.

- Yakiudon. Fideos gruesos hechos en caldo de pescado y luego salteados con carne en el Wok. Extraordinarios. A pesar de que fue el último plato, acabamos rebañando el cuenco.

- Rematamos con una rica tarta de queso con té matcha y unos mochis de fresa.

Con dos cervezas kirin y una botella de albariño muy correcto, salimos a 22 euros por cabeza. Muy buena relación calidad precio y personal super simpático.

Pues nos ha encantado el sitio. Buena cocina, show cooking y simpatía a raudales. Para repetir y recomendar.

spider72

vaaaaamos

24 de enero de 2016