Situado en plena Rambla del Raval, en el local de la antigua Bodega del Raval, desde Mayo de 2012, el restaurante Suculent intenta recuperar sabores populares puestos al día en cuanto a ejecución y concepto.

Ordenar por:

relevancia fecha

26/05/2016

Incomodísimo Bistrot con cocina irregular. Carta de vinos de Moscú. Dudas (muchas)

Suculent es una taberna o casa de comidas en el barrio del Raval de Barcelona. Se supone que tienen dos locales, uno más “tabernero” y otro más serio, más restaurante. Después de mi experiencia en el segundo, me pregunto cual es la versión menos seria. En fin. Vamos al lío.

Local incomodísimo. Una barra y 4 mesas de apenas 60 cm de ancho para 4 personas. Otras dos mesas en una especie de altillo, sacadas de la nada en un prodigio de ingeniería cubista-gastronómica digno de un cuadro de George Condo.

Me soplan que hay una mesa privada en cocina, dónde seguro que la experiencia gana enteros. Pero a mí me va cómo me va.

Una vez sentados (o mejor dicho enlatados) en la mesa, esperamos.
1-2-3…15

Cada uno de esos números es 1 minuto. Nada. Ni pan. Ni agua. Ni vino. Nada de nada.

Finalmente cogemos las cartas a la brava de la mesa de servicio.

Al final, tenemos suerte, y encontramos una gentil barista que nos toma la comanda.

Carta corta, apenas 4-5 entrantes y otros 4-5 segundos. Todos apetecibles, eso sí.

Carta de vinos re-loca…índice PDB (Pétalos de Bierzo) a 32 eur.

Piii Piii Piii suenan las alarmas. La carta de vinos además de confusa, puesto que está distribuida por precios juntando denominaciones y tipos de vino está más subida de precio que unas chanclas de Chanel.

NUESTRA OPCIÓN:

CUAJADA DE ALMENDRA Y MIEL CASERA DE PINO. Un fuera de carta. A medio camino entre un postre y un entrante. Ni salao ni dulce. Un despropósito. Malo. Anodino. Escueto (esto se repite en todos los platos).

CEVICHE DE GAMBETA ROJA. Excelente. Suave, equilibrado y con una calidad fuera de duda. Un plato de 10. O mejor dicho de 9 porque la ración es de risa: 4 gambas con un dedo de fondo de leche de tigre. Mal en cantidad, un 10 en sabor. 14.50 eur

ALCACHOFAS A LA BRASA CON HUEVO DE CODORNIZ Y PANCETA IBÉRICA. Un plato excelente en cuanto a materia prima y punto pero 14 eurazos por 2 alcachofas es simplemente más obsceno que un gran formato de Koons zumbando a Chicholina por mucho que fuera su mujer.

(Kit Kat: en este momento ya estoy como Stephen Hawkins en su silla. Arrugado y entumecido. Simplemente no se cabe. El de la mesa de al lado, un tío de unos 100 kgs de peso ya ha dado la bronca un par de veces por el servicio. Además, y esto es culpa del boogie, tengo una mesa con dos niños de 2 años al lado que lloran porque están cansados (yo también quiero llorar con ellos). Fin del Kit-Kat).

COSTILLA R CON COCO TIERNO Y SALSA THAI (creo): una costilla pelada de carne pero con toda su grasaza intacta. Imposible de comer aunque tengas vesícula. Si no la tienes, amigo mío, mejor prueba otra cosa con menos riesgo, como el free-jumping.

Hemos llamado al 112 por si han visto al Coco Tierno y a la salsa Thai, que llevan desaparecidos desde anoche. 17.50 eur

STEAK TARTAR TIBIO CON TUÉTANO. El plato estrella de local. Ya sabía a lo que iba. Había visto fotos y de tó. Error. Una cantidad enana de un steak tibio? (el mío era crudo, es decir, normal) sólo aliñado con mostaza y con un tuétano pasado que había que rascar pero del que ni está ni se le espera. Eso sí, presentado con medio kilo de hojas de abeto. Un verdadero despropósito en contenido y continente. Mal. 16.50 eur.

ANGUILA CON FOIE. Servida con Kimtchy. Muy rico, ligero y saboreibol. Bien. 18.50 eur.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN:

Local incomodísimo, en serio que no hay sitio humano para disfrutar de una cena o comida de una forma racional. Y eso que nosotros somos de la tierra-media.

Raciones nano-tecnológicas.

Mucho ruído que no permite oír cuando te cantan los platos.

CONCLUSIÓN: Múcho fi-fi-fi y poco fa-fa-fa. Platos buenos frente a descacharres en un local más para un picoteo de barra que para una cena sentada. Salvo que vayas a la mesa VIP-Gromenauer-pecador de la pradera, hay otras opciones mucho mejores en BCN.

Suculent no est parant mint.

POST SCRIPTUM: Puede ser el Triciclo de BCN en cuanto al servicio (lento al principio y más rápido que el correcaminos luego) pero la cocina del primero está muy por encima de éste.

Guillermo Castilla

Definitivamente se me quitaron las ganas de visitarlo!!!

26 de mayo de 2016

Lady Spider76

Yo creo que barra o mesa Vip son mejores opciones

26 de mayo de 2016

26/05/2016

Comida irregular (cosas muy buenas y otras muy malas) con una rcp muy justa. Vinos a precios europeos (de Pirineos para arriba). Prescindible

Guillermo Castilla

Lo tenia pendiente, y tenia medio organizada una vista para junio, pero se me están quitando las ganas!!!.

26 de mayo de 2016

spider72

Guillermo...tiene críticas muy muy buenas. A nosotros no nos ha ido bien, pero ya sabes que esto es según le va a cada uno...

26 de mayo de 2016

Guillermo Castilla

Si las tiene pero son de sus inicios, Creo que como se dice por aquí: a por la pela :)

26 de mayo de 2016

Lady Spider76

Creo que una incursión previa en barra te dará una idea antes de aventurarte

26 de mayo de 2016

18/05/2015

Solo por ese Tartar + Tuetano merece la pena 3++

Local en pleno raval, un pelín más desangelado de lo que me esperaba, todo muy rico, pero el servicio muy despistado, con algunos platos(y vinos) no disponibles en un viernes noche... (uno de ellos diciendolo a mitad de la cena cuando se esperaba...mal).

Tartar de Gamba Roja: muy bueno, un pelín escaso

Croquetas de Rabo de Toro y trompetas de la muerte: muy buenas

Pollo (o pintada, no se ponían de acuerdo) con gelatina de galeras: grandisima decepcion, despues de haber leido por ahí que estaba brutal, vemos llegar un par de pechugas un poco secas con dos muslos con no demasiada buena pinta, y una gelatina-muy buena de sabor, pero no entiendo una gelatina en un plato de estas características- con una salsa, eso sí, para mojar y mojar. Decepción en el que-creo- era el plato más caro de la carta, muy muy muy normalito

Steak Tartar+Tuetano+huevas de trucha+patatas suflé: para mí este plato justifica la visita, menuda combinacion, buenísimo, hubiera estado pidiendo más raciones hasta que me echasen de allí.

Coral de bogavante: a mitad de la cena nos dicen que no les queda. me quedé con las ganas, no veo serio llegar a mitad de la cena y decir que no nos lo traen porque no quedan, en la comanda seguro que ya sabían que no quedaban. Aquí el servicio estuvo mal (ya nos habían hecho la misma con el vino) y no nos ofreció alternativa, sino dejar la carta y casi con la cena terminada que eligiesemos algo...esos detalles son feos, al menos para mí.

Tarta de postre rica.

Me quedé con ganas de probar más cosas, pero el servicio me quitó las ganas, iba con muchísimas expectativas y sali con un sabor de boca agridulce