Ordenar por:

relevancia fecha

31/05/2017

Me gusta

El sitio es pequeño, pero la comida y la atención grande.

Repetir.

19/03/2016

Para disfrutar de vez en cuando

Creo que conozco bien la zona y nunca me había fijado en este Restaurante, me lo recomendaron con entusiasmo y ya había intentado acudir en dos o tres ocasiones, siempre estaba lleno, y ayer fuimos sin reservar y había una mesa libre.

El sitio es bonito, con sabor, pero muy pequeño. Tiene dos pisos, en el primero una única mesa, una barra pequeña y la cocina. En el segundo seis mesas diminutas con techo bajo en parte del salón. Realmente un poco agobiante pero también con su encanto. Obviamente si los de alguna mesa hablan alto te enterarás absolutamente de todo lo que digan.

Entrando en materia la propuesta gastronómica consiste en una carta de tapas/raciones y en otra de platos, que aunque estaban en la puerta nos cantaron, sólo nos dieron por escrito la cata de tapas. Nos decantamos por unas alcachofas con foie, unas croquetas de gorgonzola y unos chipirones a la plancha con humus. Tres platos sencillos, bien presentados y muy ricos. De postre una torrija con helado, un poco más dulce de la cuenta pero rica también. Tomamos el vino de la casa, Marques de Siruela, que no conociamos y que nos gustó.

El servicio atento, amable, pendiente de todo sin agobiar, dispuestos a hablar contigo y a contarte anécdotas del local o de su clientela, sin nombres, lógicamente, y con mucho respeto.

Sin duda volveremos pronto para ir probando el resto de su propuesta.

Local muy recomendable.

01/08/2014

Sin pretensiones, te hace repetir

Trato familiar que agrada. Carta corta que completan con platos fuera de carta según mercado. Destacaría los bombones de foei, saquitos, mollejas, risotto, presa... los platos los elaboran sin pretensiones y no decepcionan. Preguntar siempre lo qie hay por fuera y que os aconsejen y si hay cocochas pedirlas. El pero; es muy pequeño.

14/04/2013

Pide huevos rotos

Otro de mis sitios de culto. Al lado de casa, en ópera y junto a la plaza de la Encarnación, es un sitio muy pequeño que pasa casi desapercibido. Su distribución en dos plantas y con sólo 5 mesas lo hace muy castizo. Eso sí, no es el lugar para confidencias porque las mesas están muy juntas y las conversaciones entre las mesas se entrelazan.

Para mí su punto fuerte son los huevos rotos. Para mí los mejores de Madrid (aunque Claudia, que es más foodie que yo me ha recomendado los del Viejo Madrid -otro to do-). ¿Qué tienen los huevos de El Mollete? El punto de la yema, las patatas caseras y el pimentón que está espolvoreando el plato.

Además hay muchos platos sabrosos, las carnes son buenas. Para mí destacan los buñuelos de morcilla. Muy ligeros, unas rodajas finas de morcilla de Burgos, envueltas en pasta brick y fritos. El plato lo remata un toque de miel.

Podría hablar de muchos otros platos.

El servicio es totalmente casero. Un matrimonio de Zamora lo regentan. Él en la sala y ella en la cocina. El precio muy razonable para la calidad que ofrecen. Es conveniente reservar. Tienen dos turnos en comidas y cenas.

Javier San Martín

Hola José Miguel, fui ayer a cenar y me encanto. Gracias por la recomendación. Un saludo.

19 de marzo de 2016

09/10/2012

Buena cocina casera y trato surrealista

Es uno de esos sitios que te dan sensación de que vas a comer muy bien, con una clientela fija y de buen gusto, con las paredes llenas de fotos de artistas y políticos junto a los dueños y en los que tienes que reservar con tiempo para poder cenar, al menos en fin de semana.
Y mal no cenamos, ahora lo comentaré, pero lo que se nos quedó grabado fue el trato del camarero, que yo diría que era el dueño. Al menos en lo que al vino se refiere tuvimos una conversación surrelista que transcribo aquí:
-¿Nos puede traer la carta de vinos, por favor?
-Sí, os traigo un Rueda que tenemos que está muy rico.
Nosotros perplejos por la respuesta y suponiendo que no tienen carta de vinos... Total que se va y a los cinco minutos vuelve abriendo una botella de Albariño.
-Es un Albariño.
-Ah, que le gusta más que el Rueda que decía.
-Sí, bueno, es un Albariño, ya sabes tú cómo es el Albariño.
Boquiabiertos estábamos ya... Y nos lo da a probar. Vaya, que nos eligió el vino sin darnos mucha opción. Y la actitud fue parecida en varios momentos a lo largo de la cena. No es que nos pareciera un mal servicio pero tampoco nos pareció bueno. Como que se tomaba demasiadas confianzas para ser la primera vez que íbamos.
Para cenar pedimos unas croquetas de gorgonzola -buenas pero nada especial- una ensalada de tomate raff y ventresca que estaba bien -al menos el producto era de calidad-, un saquito de queso de cabra con miel -esto sí que nos gustó mucho- y unos chipirones a la plancha, ricos aunque un poco sosos.
De postre una torrija bastante seca y una tarta de queso muy rica aunque no estoy segura de que fuera realmente casera.
En total 30 euros por persona, un poquito más de lo que esperábamos.
Total que al final salimos un poco confundidos: buena cocina pero no, buen trato pero no, para volver pero no...

24/02/2014

Buenos molletes para salir del paso

No es caro; está bien para picotear con amigos cuando hay hambre y pocas ganas de gastar.

10/07/2011

Para cenar con encanto

buen sitio para cenar, cuco, pequeño y acogedor. Junto al Palacio Real. Es muy pequeño, tiene como 6 mesas de dos y es fundamental reservar. El trato es exquisito y personal.
Tiene una carta reducida, pero todo lo que pedimos estaba fantástico. Pedimos para compartir un secreto, unos huevos rotos con un toque de pimentón que fue una revelación, y un risotto bastante conseguido.
Muy recomendable para una cena tranquila y sin prisas.
La relación calidad precio también merece la pena.

30/01/2012

Buena y económica opción

Una taberna en la zona de Opera con una propuesta bastante interesante.
Lo peor lo reducidísimo del espacio. Arriba 6 mesas para 2 personas muy pegadas unas a otras.
También hubiera agradecido setvilletas de tela.
Nosotros tomamos alcachofas, huevos rotos y tacos de atún, acompañados de agua y una botella de vino y tarta de queso de postre, todo para compartir.
La calidad de la comida era buena y el precio 27 € por cabeza.
Recomendable

19/01/2013

Clásico de Madrid que no falla

Si queréis comer de manera tradicional éste es un local en Madrid que no falla.

Podéis ver la crítica con más información, fotos y precios aquí:
mad-queens.blogspot.com.es/2013/01/el-mollete.html

22/04/2009

comer estupendamente en una cajita de cerillas

Venga lo malo primero para luego decir lo mucho de bueno:
- El local no es que sea minúsculo, es que es enano. En apenas 10m2 se apiñan varias mesas que además se situan bajo una especie de bóveda de ladrillo. El resultado es un angosto comedor en el que no puedes tener ni media conversación íntima.
- El pan es de lo más corriente. Es una pena...
- No hay carta ni menú sino que te dicen lo que hay y eliges. Pero hasta el final no me podía quitar el miedo a la cuenta.

Lo mucho de bueno:
- El precio es de los que ya no se encuentran en Madrid. Realmente económico y de los restaurantes con mejor calidad-precio que he encontrado en mucho tiempo. Cenas bien por unos 20 euros por cabeza.
- El servicio, encantador y amable.
- La comida, exquisita. Sin paliativos. Está todo buenísimo. Platos preparados con gusto, sencillos pero excelentes. Cocina casera pero con un punto de fantasía. De lo que comí, un atún de escándalo, unos saquitos de queso de cabra bien ricos y huevos rotos con una sorpresa: pimentón, un toque original. La pieza de secreto ibérico no me gustó, lo menos logrado. La tarta de queso está de muerte.

07/11/2011

Para un aperitivo o para comer

Dimos con este sitio esperando para comer un cocido en un cercano y conocido restaurante. Es un sitio pequeño, agradable para tomar un vino. Eso si, si quieres comer es mejor que reserves antes, por lo menos en fin de semana.