Qué alegría que alboroto, vuelve la más castiza! La Taberna la carmencita. Vivo en el número 16, calle de la Libertad. Por mis cristaleras he visto pasar revoluciones, he vist...

Ordenar por:

relevancia fecha

24/08/2014

Esperábamos mucho más

Comimos cosas para compartir, y es verdad que nada estaba malo pero ninguno de los platos nos pareció ni mucho menos que excelente

Salpicón de marisco, entremeses calientes y albóndigas, nada de ello sería para repetir.

El sitio tiene mucho encanto aunque es un poco incómodo, es normal porque es un sitio muy antiguo, según ellos mismos, la segunda taberna más antigua de Madrid.

El servicio cordial incluso amable pero bastante lento.

Sinceramente, demasiado reconocimiento para un lugar ramplón, quizá sea por todas las décadas que lleva abierto...

01/06/2014

Este es otro de esos sitios que nunca sabré que secreto tienen para triunfar.

Es una taberna antigua remodelada que sirve comida muy normal a precios menos normales.

Yo es que sigo sin encontrarle sentido a comer comida de menú de medio día en cualquier restaurante de Madrid y pagar unos 55 € por barba (con vino).

Todo muy típico y muy castizo, pero el sablazo esta garantizado.

No vuelvo a pagar eso por comer croquetas, tigres (muuuy malos y grasientos), corderos y similar.

La comida no esta mala, pero los precios son excesivos.

El servicio bueno y atento.

No volveré

spider72

A mi no me gustó nada. Comimos en un sótano, vinos servidos en cristal gordo y la comida muy muy regular. Un servicio muy "cachondo" eso sí, todo era buenrollismo pero ahí se acaba todo. Los vinos todos muy raritos y muy explicados en la carta en plan de colegueo, pero después al menos el que pedimos era de calidad muy muy regular (y no soy de nariz fina precisamente). Y caro. Muy muy caro. No lo recomiendo.

2 de junio de 2014

11/06/2013

El trato recibido fue muy bueno, debió ser x la compañía, pero he de señalar algo: no puedes tener atendiendo mesas a un camarero que desprenda un intenso olor corporal, es decir, un camarero q apeste a sudor, el sitio es pequeño, hay mucha gente y aún así cada vez q ese camarero atendía nuestra mesa debíamos contener los 9 la respiración,
La comida no tien nada destacable, ningún plato sobresalía
Y pagar más de 40€ por comer sin nisiquiera mantel será cool pero no creo q sea justo
El sitio nada recomendable