Qué alegría que alboroto, vuelve la más castiza! La Taberna la carmencita. Vivo en el número 16, calle de la Libertad. Por mis cristaleras he visto pasar revoluciones, he vist...

Ordenar por:

relevancia fecha

04/07/2017

Casa de comidas de aires antiguos y subida de precio.

La Carmencita es un restaurante perteneciente a los mismos dueños de Celso y Manolo. Podríamos decir que son sitios bastante parecidos en cuanto al formato de comida pero Celso y Manolo es mas informal y tiene una buena barra para picar algo, aunque por otro lado es mejor la cocina que La Carmencita. Está situado en un local esquinero en la calle Libertad, cerca de la plaza de Chueca y la cocina es de corte tradicional, sin mucha floritura.

Del local destaca su decoración antigua, y es que parece mantuvieran parte de la decoración de la casa de comidas homónima que existió en este mismo emplazamiento, destacando los bonitos azulejos y suelo de madera.

Lo que más me interesa de este sitio es su horario continuo, y es que puedes desayunar, comer mas allá de las 16:00 o cenar a las 00:00 (cierra a las 2:00), lo cual puede venir bien algún día. No es que haya muchos restaurante con horario continuo, y ahora solo se me ocurren Puertalsol y Yakitoro, aunque hay mas.

La carta presenta bastante variedad, y todo es cocina tradicional. Los pescados que vi tenían muy buena pinta y creo que es buena opción decantarse por estos. Los traen de Santander, de donde proceden los dueños.

De aperitivo te sirven unas aceitunas y un paté de caza bastante bueno. A continuación probé unos frescos BOCARTES y luego unas correctas ALBÓNDIGAS DE TERNERA con patatas fritas. De la anterior visita solo recuerdo unas correctas LENTEJAS. En general está todo bueno y destaca mas al estar emplatado en una bonita vajilla clásica de La Cartuja.

El pan era bastante bueno.

En cuanto al precio me parece que está subido, y es que por lo anterior pagué 30€ sin postre ni vino.

13/11/2016

Buena calidad a precio de turista

Mantiene el encanto del local centenario, y también su incomodidad. Nos tocó en el salón de abajo, y sufrimos sus estrecheces.
Buen servicio y buena calidad por ejemplo en las anchoas y las chuletas, pero raciones pequeñas a precio elevado. Los vinos bastante caros también.

20/05/2017

Un clásico súper agradable

Mayo 2017

Café + mini tortilla con atún y mayonesa, rico, especialmente el café.

Servicio un pelín distraido y lento pero el lugar es tan sumamente agradable que no importa.

Carta muuuuy variada tanto para desayunos como para comidas y cenas.

06/08/2016

Casticismo con ventanas al Cantábrico

Todo bastante acertado. El único punto en contra se lo llevan las anchoas; caras para su justisima calidad

20/05/2014

Taberna castiza, cocina muy tradicional.

20-05-2014, mediodía.

Se me ocurren dos grandes razones, para visitar la Taberna de la Carmencita: a) Ver in situ, como era una taberna de los madriles del siglo XIX, con sus paredes de azulejos, su decoración toda de madera, sus mesas y sillas de madera clásica (mesas enanas para los gustos actuales, y sillas harto incómodas para los culos modernos), pero con regusto clásico, antiguo. Y b) rescatar de tu baúl de los recuerdos, los sabores que un día disfrutaste con las comidas que te hacia tu abuela, no en balde, la Taberna se jacta de tener más de 75 recetas rescatadas del recetario tradicional español.

Ambas razones o cualquiera de ellas, pueden ser perfectamente válidas, pero, si eres un poco finolis, tanto la falta de luz como el decorado, te puede dar un cierto repelus, y si además, tu estómago se ha acostumbrado a otros sabores, presentaciones y texturas, pues como que te puedes encontrar ajeno a lo que allí se cuece.

No obstante, y por cualquiera de las razones indicadas e incluso ambas, es conveniente pasar por aquí.

En cuanto al trato en sala, es muy correcto, con muchas ganas de agradar, te cantan las bondades de sus productos, elaboraciones, etc.

Se inicia con un aperitivo de Pâté de ternera, jugoso, con buen sabor y un excelente pan.

Compartimos:

- Entremeses calientes, compuestos de Croquetas cremosas, bien sin más, Rabas crujientes, reguleras, Taquitos de queso empanados, prescindibles y Mejillones tigre, quizás lo mejor de este plato.

- Lomos de rape rebozados acompañados con pimientos asados y patatas panaderas: Con diferencia el mejor plato de la comida, pescado muy fresco, muy bien rebozado, pimiento normalito y patatas espléndidas.

- Albóndigas de ternera en salsa y patatas fritas: Patatas muy bien fritas sin gota de grasa, albóndiga bien de sabor pero un poco blanda, la salsa en cambio, para mojar y mojar pan.

Como postres:

- Madrid-Santander, su versión del París-Brest, postre inventado a finales del XIX: Masa que recuerda al sabor de los profiteroles, rellena de crema de avellana. Delicioso

- Arroz con leche, con vainilla y toffe salado (Degustación obsequio de la casa): El toffe salado, es un buen contraste al mezclar con el arroz, cambia totalmente el sabor global. No está mal.

Con cervezas Cibeles, y clásicos cafés con hielo, finaliza esta experiencia.

A modo de resumen

Lugar pintoresco, con una cocina que aunque auténtica, es demasiado tradicional para los gustos actuales, tiene lógicamente su público, aunque hoy estaba prácticamente vacío.

13/05/2014

BONITA TABERNA CASTIZA Y DE MODA CON COMIDA REGULERA

TABERNA LA CARMENCITA es una casa de comidas que lleva años en Chueca. Su problema estos años ha sido que ha ido pasando por diferentes dueños que no han sabido gestionarla bien, por lo que hasta hace poco estaba muerta. Ahora, los nuevos dueños, cántabros y dueños de sitios como Deluz o Días de Sur en Santander, han sabido resucitarla y ponerla bastante de moda. De hecho, en este año que llevan abiertos (desde abril 2013), lo llenan muchos fines de semana.

Yo llevaba tiempo intentando ir pero por un motivo u otro, siempre tenía que acabar anulando la mesa o, cuando por fin iba a ir, ya estaba completo. Parecía como si me quisiera gastar el destino una broma macabra prohibiéndome ir a la Carmencita.

Y ahora que por fin he ido, mi sensación es que realmente no me estaba perdiendo mucho y que podía haber seguido viviendo sin conocerla.

El local es bastante chulo. Han mantenido perfectamente la esencia de taberna antigua con mucho encanto. Detalles como las vajillas antiguas, la cubertería o los trapos de cocina como servilletas contribuyen a esa aire de taberna centenaria.

Para dos, la mejor mesa es la situada nada más entrar a la izquierda, pegada a la ventana. Reservad expresamente esa mesa.

A nosotros no nos pudieron sentar ahí y nos sentaron pegados a otras mesas, y es que el local, al ser muy estrecho y bastante pequeño, tiene algunas mesas excesivamente juntas, algo que no me gustó.

Pese a ese fallo, el sitio hay que reconocer que es bastante chulo. Merece la pena conocerlo.

Curiosamente había bastantes guiris cenando ese día, un lunes antes de Semana Santa. Entiendo que, para un extranjero, es un sitio muy auténtico.

La cocina, y este es un punto muy a favor, abre continuamente de 9 de la mañana a 2 de la madrugada. Por tanto es un sitio de esos a tener en cuenta para cenar tarde como ocurre con Gabinoteca, Caripen, Hamburguesería HD, The Hall, Don Lay.

El concepto cocina abierta todo el día me encanta. A veces pienso por qué coño en Madrid no hay sitios que abran las 24 horas del día, al menos en fin de semana. ¡Ni siquiera el Vips abre!. Y no me vale un maldito McDonald’s.

Se supone que Madrid es la ciudad de la diversión y de la fiesta, una ciudad donde puedes salir de farra un lunes y pasártelo genial, y en cambio no hay un jodio sitio que siempre esté abierto. París, Londres, NY… en todas las grandes ciudades hay restaurantes abiertos las 24 horas pero en Madrid no.

Pasemos a la comida. La carta es amplia y con platos que, al menos por el nombre, parecen bastante apetecibles aunque luego el resultado sea sin más.

De primero tomamos los entremeses calientes de la Carmencita (17 €) que permiten probar las croquetas (buenas), rabas crujientes (muy ricas), taquitos de queso empanados y tigres (ambos sin más).

De segundo, el cordero de primavera de alta montaña a la cazuela (19 €) no me dijo gran cosa. Estaba jugoso y tierno pero me esperaba más sabor.

Respecto a las albóndigas de ternera (14,50 €) me dices que son las de Ikea con una salsa rubia y me lo creo. Flojas.

No tomamos postres porque la verdad es que las raciones son enormes y acabamos muy llenos.

Eso sí, nos pimplamos un Ribeiro y un Godello a 23 € cada uno.

Al final la cuenta salió a 110 €, 55 € cada uno. Si quitamos una de vino -no es normal que dos personas beban tanto- el precio medio de la Carmencita oscila en los 40 €.

No es nada barato y lo considero algo carillo para la calidad de los platos.

Por menos dinero y mejor calidad, puedes comer en La Maruca, otro sitio de un cántabro. Y por igual precio, 45 €, en Cañadío comes mucho mejor.

Sé que he probado pocos platos para dar una opinión muy sólida pero lamentándolo mucho, con lo que he probado, es difícil que repita. Si quiero sitio castizo y me da igual que no esté de moda, me voy a Lucio.

De todas formas, como mal no se come, como el sitio es muy chulo y como el concepto “cocina siempre abierta” me encanta, no le voy a dar peor nota.

Rosalía Martínez (Pi...

jejeje 24 horas al día un restaurante? saldría carillo pagar al personal,no? :D

13 de mayo de 2014

ALBERTO DE LUNA FANJ...

Hombre en Burgos sería la ruina, pero en Madrid...algún Vips como el de Lista o Goya podía abrir 24 horas en fin de semana...desde luego que clientes iba a tener

13 de mayo de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

ah vale, que con un vips te conformas... sí, uno en Sol o Cibeles igual sí rulaba, si. Qué tal una furgo vips, como la de los gofres pero en vips? :p

13 de mayo de 2014

25/04/2015

Ha dejado de encantarme

Antes me encantaba, pero fui el otro día a cenar (23 abril 2015) y mi impresión ha cambiado mucho. Me pareció carísimo (una ensalada, una ración de fritos, una poción de tarta de manzana para compartir y 2 copas de vino... 54€). Los precios de la carta no incluyen IVA y en general el conjunto ha perdido.

28/10/2013

La voilà voilà la Carmencita!

Actualización octubre 2013: no se qué le pasa a Carmencita pero el buen arranque inicial parece que no termina de mantener el impulso. La impresion tan estupenda que me llevé en su apertura (ver más abajo) no la he gozado recientemente. El precio sigue alto (40€ por persona sin vino y postres) pero ahora en Madrid hay sitios con precios más razonables y los platos no salieron ejecutados con tanto cariño como antaño. El servicio en mi última visita osciló entre la simpatía con que te atienden y el despiste que sufres. Ojalá sea sólo un mal día :(
************************************************

Mayo 2013: Como los soldados, muchachos y sevillanos que esperan la salida de las cigarreras en la fábrica de tabacos de Sevilla se admiran con la aparición de Carmen en la ópera homónima de Bizet, igual he quedado yo con la resurrección de La Carmencita, esa casa de comidas centenaria en el centro de Chueca que tras varias vicisitudes y dueños desconocedores de su gran historia ha encontrado en Carlos, su nuevo amo, alguien que sepa limpiar y lucir este restaurante que con solo un mes de vida (abrieron en abril de 2013) se ha convertido ya en una referencia obligada del buen comer madrileño. Grandísima recuperación del local, sobria y respetuosa con su pasado. Cariño y mucho mimo en las vajillas, todas antiguas, distintas unas a otras pero preciosas al igual que la cubertería. Trapos de cocina como servilletas y ¡oh! sin manteles :( no se podía tener todo. Iluminación íntima y acogedora. Local algo estrecho, bien acondicionado para evitar reverberaciones y sillas de madera más bonitas que cómodas.

La cocina, excelente, grandísima. Buenísimos pescados, que llegan 3 veces a la semana de la tierra cántabra donde los dueños tienen otros tres conocidos y respetados restaurantes: el machi (11870.com/pro/machichaco), deluz (11870.com/pro/deluz) y días de sur (11870.com/pro/dias-sur)

De la tierra viene este amor y cariño a los peces y qué bien los tratan. Hay pocos sitios donde se pueda comer tan buen pescado en Madrid, así de simple. De entradas hay muchísimas opciones rebozadas y empanadas, todas apetecibles para volver a darse un homenaje. Pero mención especial a los postres: un auténtico festín a cual más rico, con un puesto de honor a la mejor tarta de queso de Madrid, elaborada con leche de una vaquera de alta montaña cántabra que mueve su ganado como solían hacerlo los pasiegos y produce una leche que usada en esta tarta es manjar de dioses.

Buena carta de vinos con algunos curiosos y difíciles de encontrar. Servicio amabilísimo y rápido.

31/05/2014

Bonito pero caro

Tenía ganas de probarlo porque había leído muchas cosas sobre esta Taberna, que si cuidan el producto, que utilizan productos ecológicos, su decoración...No decepciona pero tampoco deja la huella que esperaba. Platos ricos pero sin sorpresas. Producto cuidado pero no tanto como marcan sus precios. Es un buen sitio para comer porque la comida está buena, la atención también y la decoración ayuda a que sea especial. Pero le falta cierta personalidad y el precio es alto en muchos de sus platos.Unos 30 euros por persona no es para ir todos los días. Aún con los peros, se deja querer.

13/05/2013

Ainss...

Mayo 2013. Cena Sábado noche

El sitio es muy chulo, perfecto para una cena tranquila. Azulejo azul-castizo, luz tenue, velas, servicio muy, muy amable y buenas referencias al pertenecer al entorno del Machi, con éxito en Santander no sólo en el restaurante de cabecera sino en otros de este estilo, basado en producto ecológico/artesano.

Pero llevando la contradicción al límite de lo absurdo resumiría la experiencia en un, todo perfecto pero yo esperaba más. Muy en mi linea.

No hubo nada de lo que probamos que nos disgustara pero tampoco nada destacó o llegó a sorprendernos. Sabíamos que era cocina sencilla pero,....

Nos dejamos aconsejar en algún plato y queríamos todo para compartir. Tomamos:

- Aperitivo: Un sabroso paté de ternera que acompañado del buen pan que ponen estaba más que decente. No cobran ni una cosa ni la otra.

- Entremeses: Variedad de rebozados (croquetas, rabas, queso,...). El rebozado es fino y no muy grasiento. A mi me gustó especialmente el queso frito. Las rabas buenas pero había oído que eran la mundial y bueno, no es para tanto. Al fin y al cabo son unas rabas. Las croquetas, de dos tipos, decentes también.
A lo mejor fue un error pasar antes por el tigre, que como mínimo te revuelve el estómago y ya ves las frituras como el demonio. No sé.

- Anchoas con queso: Las anchoas son de buena calidad aunque pequeñas (por el precio tampoco podían ser unas XXL). La fusión con el queso fresco y la salsa fría de tomate le quedaba muy bien. Vienen con unas pequeñas rebanadas de pan tostado y tiene gracia el hacerte la tosta mezclando los ingredientes. Para mi, de lo mejor de la noche.


- Albóndigas verdel. Se hablaban maravillas del plato. Vienen ¿seis? albóndigas de caballa, acompañadas de arroz y salsa verde. A ver,... no están malas pero mi primer contacto no fue bueno porque me encontré alguna espina. Nuevamente esperaba algo más. Mezcladas con el arroz y la salsa el bocado mejora

- Tiras gorditas de entrecotte de vaca. La carne es de calidad, pero el plato tardó en llegar un poco de más, llegó casi frío y un punto menos hecho de lo que habíamos pedido. Creo que fue un cúmulo de circunstancias pero objetivamente se queda en aprobado raspado.

De postre íbamos a pedir unos helados artesanos que parecía destacaban en la carta con un apartado entero, pero nos dijeron algo así cómo que aún no era temporada o que no había o no sé que.

Con tres cañas de Cibeles (en vaso ancho y bajo), una botella de agua y dos cafés (buenos cafés por cierto) la dolorosa rozó los 80€ total para dos. Por el mismo precio o incluso menos creo que comes bastante mejor en Lakasa, Treze, Tortillas de Gabino o incluso en Metro bistró aunque este último lo digo con la boca pequeña.

Tenían una buena carta de cócteles a precio contenido. Creo que le daré una nueva oportunidad al sitio para alguna cena con amigos en plan tranqui, pidiendo quizás arroces y pollo nos vaya mejor incluso en precio. Si no , por lo menos volveré a por los cócteles. No es mal plan tomarse uno, algunos bastante originales, en las mesas de la entrada, en plan primera copa y charleta.

Con dolor de corazón no pasamos de 3 estrellas, quizás con perspectiva positiva.

Rosalía Martínez (Pi...

ayss.... tuvisteis que pedir el cabrito y el arroz con leche!

13 de mayo de 2013

EandradA

En Metro Bistró comen 2 por unos 80-85€ (2 entrantes, 2 segundos, un postre agua y vino de menos de 20€). Una vez pagamos algo menos por pedir de 2º la hamburguesa, que tiene un precio de risa y está de muerte.
El sábado comimos entrantes en la barra: dos pilsner urquell, papas metro, croquetas, escaliv/bada = 30€.

13 de mayo de 2013

acme

Yo un día que fui a Metro pagué 4 duros y comí como un Rey. Lo que pasa es que luego volví con un grupo de amigos (eramos unos 10) en plan dominguero y nos dejamos una pasta de la oxtia. A lo mejor fueron las no se cuántas botellas de vino,....
Rosalía, la próxima pido lo que tú me digas :-)

13 de mayo de 2013

acme

Gracias por contestar y por las explicaciones. Imagino (y espero) que fue simplemente un mal día.
Gracias también por la invitación pero por un lado no es necesaria y por otro va en contra de mis estúpidos principios, cosa que incluso me genera problemas en el curro. Tonto que es uno. En cualquier caso no dudéis que volveré.

15 de mayo de 2013

Sr Rodriguez

¿pasando por El Tigre antes de cenar?

13 de mayo de 2014

je suis béatrice

En su línea,Sr Rodríguez ...Acme ya va cenado a los sitios que comenta...

13 de mayo de 2014

acme

Lo mío se llama coherencia y costumbre. Y no sé por qué coño me habéis tenido que recordar lo del Tigre... Aún se e revuelve el estómago de tanta m en el plato, en el suelo y en todos laos

13 de mayo de 2014

Alexo

Gracioso lo de pasar por "El tigre" antes de cenar, que no es igual que pasar por el tigre antes de cenar, aunque los dos estén llenos de M.

13 de mayo de 2014

acme

Ahí le has dao Alexo. ¿Y tú antes de cenar te puedes tomar una caña o eres como los que tanto critican esa sana costumbre por aquí?.

14 de mayo de 2014

Sr Rodriguez

Sana costumbre y tapa de El tigre no en la misma frase

14 de mayo de 2014

acme

que si el Tigre porque es el Tigre que si Cañadío porque Cañadío,...

14 de mayo de 2014

Alexo

Yo la cena hasta la puedo perdonar. La caña con su tapita nunca...!!!

14 de mayo de 2014

acme

Si señor

14 de mayo de 2014

31/07/2014

comida de tasca fina a precios finos

Clásica tasca madrileña revisitada con toque moderno. Platos decentes y de calidad muy correcta, aunque precios un poco subidos a la parra.

02/06/2013

Muy bonito pero bastante caro

Han restaurado el sitio con muchísimo gusto y la comida no está mal, pero es demasiado caro. Creemos que es mejor para un aperitivo o que deberían considerar bajar precios

POdéis ver fotos, precios y el resto de la crítica aquí:

mad-queens.blogspot.com.es/2013/05/taberna-la-carmencita.html

Rosalía Martínez (Pi...

es caro pero meno meno! ñam ñam

3 de junio de 2013

19/01/2014

Esta muy rico, pero es un poco caro, lo mejor, la tarta tatin y las croquetas. En torno a 24€ por persona