Qué alegría que alboroto, vuelve la más castiza! La Taberna la carmencita. Vivo en el número 16, calle de la Libertad. Por mis cristaleras he visto pasar revoluciones, he vist...

Ordenar por:

relevancia fecha

22/11/2016

Tradición

Comida tradicional en un local reabierto pero con mucha tradición y mucho encanto. Gran cocina clásica, sin excesivas presentaciones pero con calidad, mimo al producto y mucho sabor.

La decoración estilo taberna clásica. Todo te recordará a tu abuela, las sillas, los platos y los sabores de cada plato... incluso el servicio te recordará a tu abuela: es atento pero algo lento. Incluso tiene sus despistes... nuestra reserva no aparecía..

En la carta hay de todo, tanto que cuesta elegir y está algo subida de precio ya que algunas raciones son caras para el tamaño que tienen. Al final comiendo poco se quedó el ticket medio en 35 euros por lo que con algo más elegido te vas de allí por unos 40.

En nuestro blog hay una crónica más completa por si queréis verla: viajesytapas.blogspot.com.es/2016/11/taberna-la-carmencita-el-sabor-...

05/09/2016

Se come muy bien. La decoración está muy bien y muy cuidada.Fui con un gruo grande de amigos y salimos todos satisfechos. Eso sí, es un poco caro, todo hay que decirlo.

Mónica Gutiérrez-Aller + seguir 72 sitios, 30 seguidores

13/12/2013

Cocina de la abuela

Es como ir a comer a casa de la abuela, con el encanto de una taberna centenaria, pequeñas mesas sin ningún artificio, azulejos “de los de toda la vida” en las paredes, vajilla diferente para cada plato, comida casera, casera….lo que digo, como estar en casa de la abuela disfrutando de cocina tradicional, con el añadido de una materia prima muy cuidada que pone especial atención en la ecología.

La carta estaba repleta de platos tradicionales, (75 platos distintos según reza su carta de presentación), y reciben con un aperitivo de la casa, pudding de rape, realmente sabroso, anuncio de una prometedora comida. Éramos dos personas y como entrante optamos por unos entremeses fritos, muy variados y nada aceitosos, incluían tigres, queso, rabas, croquetas, …una ración muy abundante; y como platos principales probamos el pollo en pepitoria, un pollo ecológico deliciosamente guisado con la tradicional pepitoria, y albóndigas de ternera de toda la vida, con sus patatas fritas y su salsa, que estaban ¡riquísimas!!. Y como siempre digo, no soy nada de postres, pero con una cocina tan casera y tradicional probamos una tarta tatín de hojaldre, nada dulce, así que me encantó.

La carta de vinos es muy amplia, con muchas referencias a vinos orgánicos y ecológicos, en nuestro caso probamos un Ribera del Duero, Eremus roble, con breve crianza en barrica, muy recomendable.

Y la cuenta bastante aceptable, unos 82.-€ para dos personas, con unas raciones realmente generosas, cocina deliciosa en un ambiente acogedor, disfrutamos muchísimo de la comida.
Muy profesionales y atentos todo el personal, una opción diferente en Madrid para comer muy muy bien.

22/04/2013

De moda y con razón

Hice la reserva desde facebook y me respondieron rápido = 1 point a favor. La mayoría de restaurantes se abren cuentas en facebook o twitter para tenerlas de adorno, escriben 4 cosas al principio y luego las abandonan. En La Carmencita se han esforzado por promocionarse en páginas de opiniones y me parece genial.

El espacio me encanta, tiene luz natural, techos altos estilo casa de comidas, pared castiza de azulejos, mobiliario en madera con toque antiguo, platos de porcelana distintos en cada mesa...
También me gusta el concepto: productos con nombre y apellido de la Comunidad de Madrid y de Santander. Materia prima "eco" (esto solo me interesa si eco significa mejor sabor y calidad).

El restaurante lleva 10 días abierto y el sábado hicieron varios turnos de comida, la cosa funciona. Nos dejan un ratín olvidados en la mesa pero en cuanto trajeron la carta todo salió rodado.

El aperitivo era un paté de ternera muuuuuy rico. Pedimos entremeses variados. Vienen dos croquetas, dos bolas de mejillón tigre, algunas rabas, 4 trozos de queso rebozados y unas patatitas paja en el centro = 16€. Destacables las rabas y muy buena la fritura, nada aceitosa, pero nos pareció caro para la cantidad y para ser un entrante.

De segundo arroz marinero (16€) y albóndigas (14€). El arroz viene en una paellera, para una persona es mucho y para dos es poco, pero todos los platos se pueden compartir. Tiene mucho sabor y está en su punto, se parece a algunos arroces portugueses pero sin bichos marinos. Las albóndigas había que pedirlas porque están siendo muy comentadas. Están muy buenas con esa salsita bien ligada, y las patatas fritas... para otra vez me dan ganas de pedir solo un plato de patatas, están espectaculares, con un montón de sabor, amarillas, crujientes por fuera y desechas por dentro.

Para beber 4 copas de verdejo bastante normal a 2'5€ la copa, para otra vez pedimos una Cibeles. No pedimos postre, sí un café italiano (es decir, un espreso a 2€) que estaba muy bien. Me quedé con ganas de la tarta de queso, el arroz con leche y la tarta de galleta, así que tengo que volver.

Los precios de los platos eran algo elevados pero luego la cuenta total nos salió por 61€, muy buen precio, la verdad.

El dueño visitó nuestra mesa de vez en cuando, muy amable y atento, te explica de dónde traen los productos o cómo se cocinan los platos. Un detallazo.

No hay manteles pero las servilletas son de tela. El pan está bueno (1'85€) pero la ración es algo escasa (y más si pides las albóndigas con salsa).

Volvible.

EandradA

¿Y si es un hombre el que cocina?

Ahí está ese Arturo valenciano retando a la RAE...

Siempre pensé que era un catalanismo/valencianismo (que hay mucho finolis) llamar paella a la paellera. Entonces cómo dicen ellos: ¿La paella está en la paella? ¡Qué simplismo! ¿No?

22 de abril de 2013

19/04/2013

Todo ecologico y natural y se nota

Fuimos a desayunar porque unos compañeros no lo recomendaron, habían comido allí unos días antes y nos dijeron que acababan de abrir y que hacían de todo, desayunos, comidas, meriendas, etc.Todo lo que sirven es ecológico y se nota porque esta todo buenísimo, en el desayuno tome un sándwich y un te rojo natural, el servicio muy atento y con ganas de agradar, se acercaron para ver que todo estuviera bien y contarnos un poco la historia no solo de los productos si no de la Carmencita, según nos contó la taberna tiene una antigüedad de 159 años con un parón de 6 años y han vuelto retomarlo, han querido recuperar muchas cosas de sus orígenes para darle esa autenticidad, la barra por ejemplo es muy antigua y la han tenido que restaurar: Creo que este sitio se pondrá de moda. es muy recomendable, volveré a comer un día

17/04/2013

Tras su nueva apertura nos hemos pasado por allí a desayunar y nos ha gustado mucho.

Todo estaba buenísimo, El té rojo tenia un buen sabor, las mesas estaban llenas y no me estaña por que el personal es muy atento están pendientes en todo momento.

Nos contaron que sus productos son 100% ecológicos y que disponen de distribuidores especializados en cada producto,

Tienen comida para llevar, No disponen de menú del día pero su carta es bastante extensa,la decoración es muy original

Volveré a comer sin duda