Ordenar por:

relevancia fecha

16/10/2014

en la cava alta

Muchas veces pasando por la puerta sin entrar. Ya está probado.

La sala es pequeña y muy agradable, es un buen sitio para tener una cena tranquila. Muy buena selección de vinos (aunque caretes, en algunos casos el doble de lo que cuesta en tienda).

Lo dejo en 3 estrellas, Ya que el día que fui, no tenían ningún plato de pescado de la carta (tuvieron problemas de logística). Supongo que será algo puntual, pero no nos lo dijeron al principio. Elegimos todo a base de pescado y no tenían nada de lo que pedimos. Creo que hubiera sido mejor advertirlo desde el principio.

25/08/2014

Calidad (muy) baja en la Cava Alta

Coincido con algunos de los comentarios, sitio con demasiadas pretensiones que se quedan en nada. A su favor hay que decir que el servicio es amable y profesional, pero desgraciadamente la cocina no les acompaña.
Los nombres de los platos son demasiado pretenciosos, sobre todo cuando luego los ves delante. Llamar entrecot a un pedazo de carne duro y correoso con unas patatas frías es demasiada literatura, de una ensalada de 13 euros esperas un poco más de calidad, y porque no decirlo, de cantidad. El atún que nos pusieron, que amablemente nos cambiaron, estoy casi seguro que estaba pasado, de fecha, no de punto.
En suma, como otros sitios de Latina, que han ido cayendo en el postureo, precios elevados, supuesta cocina de innovación, que viven gracias a los turistas que continuamente pasan por allí y que en algún momento pican, pero dudo mucho que tenga clientela habitual.
Y repito, que me sabe mal por los profesionales de la sala, que si dan la talla, y también el local es agradable. pero si lo importante para ti es la comida, no te lo recomiendo.

03/01/2013

Cena para dos. Me llamó la atención que en la carta de vinos no hubiese riojas, pero bueno, hay muchos vinos buenos, así que no le voy a dar importancia.
La taberna es bonita, de eso no hay duda, el camarero fue agradable, se las daba de entendido, pero cuando ves la cena, te das cuenta que no debe de entender mucho cuando deja que sirvan esos platos que anteriormente te dice que son exquisitos.
Ensalada templada de alcachofas. No soy partidaria de las ensaldas ya que me parecen un gasto innecesario (por mucho esmero que le pongas no dejará de ser una ensalada), pero es cierto que utilizando un buen producto, puedes quedarte satisfecho. No fue el caso. Una escarola seca de las de bolsa florette (con todos mis respetos a la marca) con 4 y cuando digo 4 es que eran 4 alcachofas calentadas como a la plancha y , pero quemadas un puñado de granada y una salsa que no puedo describir y mira qué he comido ensaladas. Unos huevos con setas y trufa que una vez llegó la ración te das cuenta que es un huevo con dos setas y un aroma de trufa en una taza de desayuno y un rabo de toro con hojaldre que no puedo ni describir por no ofender. Ni vuelvo, ni lo recomiendo. Con lo bonito que es el sitio. Una pena.

22/04/2012

vaya fiasco

reestaurante con ecanto, buen ambiente, servicio super amable, pero la comida desde luego un chasco... fuismo 4 y todos compartimos la misma opinion... pretenciosa carta con nombres rimbombantes que esconden una ejecucion pobre y una materia prima de 2ª. pedimos salmorejo que se salva (aunque una cantidad ridicula), huevo con trufa y no se que.. soso sosimo ,solo sabia a la patata y dificil de compartir por ser minusculo. el pulpo con huevas de pez volador daba verguenza de verdad, con una seudo mayonesa, las patatas duras ..en fin un desproposito. de segundos el risoto, la pasta con rabo de toro mediocres y el entrecot para 2 de chiste..lleno de grasa y nervios y sin sabor de nada...
en fin lo mejor la crema catalana y el brownie...
habia ido hace años y desde luego ha perdido todo!!
ah y cuidado con el vino! tienen una carta de 30 referencias de las cuales el comun de los mortales no conoce ninguno y solo 3 tintos estan por debajo de 20 euros! y como te deje aconsejar te enchufan un vino de 28 eurakos que es de verguenza...

en fin yo no volveria ni jarta!

01/12/2011

decepcionante

El 21 de enero de este año era la tercera vez que iba... y la última.
Animado por la dos anteriores veces, que sí me había ido bien, fui con unos amigos de fuera que pasaban por Madrid: qué mejor lugar que Matritum para llevarles a cenar.

Conseguí reservar, pero había que llegar antes de las 21.30, de lo contrario, se caía la reserva y nos quedábamos sin sitio. Llegamos puntuales y desde el primer momento que entramos al restaurante (casi vacío), notábamos las prisas del camarero para que pidiéramos rápido -como si estuviéramos en un restaurante chino- con comentarios como "id pidiendo rápido antes de que entre el huracán" refiriéndose a los comensales que estaban por llegar.

Elegimos unos entrantes y pedimos la carta de vino. Cada vez que escogíamos uno, el camarero nos contestaba "ese no nos queda" ó "de ese solo nos queda una botella", "de ese sólo nos quedan dos...". Pongan en la carta por favor, NO TENEMOS. Evidentemente eligió el camarero por nosotros que era lo que quería hacer desde el principio.

La entradas fueron normales: buena la tarrina de foie con mostaza y la cecina, pero las setas con parmesano fueron lamentables: no era parmesano sino nata con queso barato. El remate llegó con los principales: El pato a la miel era incomestible (un lomo de lo más burdo, seco y duro). La merluza tenía una pinta de comida de hospital que alucinaba -con su espárrago al lado. Qué triste- y a uno de los amigos le recomendaron el carabinero y le trajeron eso: un solitario carabinero en una especie de teja. Tuvo que pedirse después unas croquetas para no desfallecer del hambre.
Los postres rápidos (vámonos que nos vamos, que hay que dejar la mesa libre para pillar a más gente) ni fu ni fá. La cuenta (40 por cabeza) y ciao. Hasta siempre. Lamentable. Y lo peor, quedé fatal con estos amigos. Quizás por las espectativas que les creé

Javier Divisa

A veces nos falta valor para levantarnos y decir adiós muy buenas, cuando hay tantos "no nos queda". Yo lo he intentado más de una vez, pero mi mujer me da patadas por debajo de la mesa para desfallecer en el intento, pero sí que habría que hacerlo más a menudo. Del resto, te aseguro que no voy a comer comida sanitaria y seca.

1 de diciembre de 2011

Javier Divisa

Ah, y otra cosa, valoro más la parsimonia que los agobios y las prisas de los camareros. Abz

1 de diciembre de 2011

Jose G. Vidal

Así es Javier, en este país nos falta todavía cultura culinaria: nos lo tragamos todo -y ponle las acepciones que quieras- y no tenemos valor para levantarnos e irnos por vergüenza.
Que Ud me da prisa, pues ahí se queda. Que cada vez que elijo una botella no le queda, pues adiós muy buenas. Que el pato está seco y duro, se lo devuelvo hasta que me lo haga bien. En fin, con el tiempo se andará.
Un saludo

1 de diciembre de 2011

11/01/2013

Volvería

Amplia gama de vinos, pequeñas porciones, pero sufficiente para rellenarte, platos creativos y saborosos, ambiente agradable

07/12/2010

Fantástico

Probablemente mi restaurante favorito de Madrid. Calido, acogedor y de trato excelente. Carlos, uno de los socios, sigue estando habitualmente de sumiller, recomendando vinos que nunca defraudan.

La carta tiene puntos fijos y algunos platos que van cambiando con respecto al año. No es muy amplia pero todos los platos suelen ser abundantes y ricos.

La carta de vinos es amplísima, quizás demasiado.

22/11/2010

Un claro ejemplo del refrán: el que tenga una hacienda que la atienda, y si no que la venda.

Yo diría que un 50% del éxito de este local se debe a la simpatía y buen hacer de Carlos, su dueño. Está siempre pendiente del cliente (hasta el extremo) y siempre con una sugerencia y una oferta nueva y atractiva en el bolsillo.

El otro 50% se debe a la calidad de lo que sirve, su carta de vinos (una de las mas completas y acertadas de la capital) y una merecida fama ganada a pulso.

No reserva mas allá de las 21:30 y (casi) siempre está lleno, pero con un poco de paciencia (y aprovechando para degustar unos vinos en la mini barra de la entrada) seguro que Carlos nos encontrará un sitio.

Como curiosidad, dos o tres veces al año, los sábados por la mañana, realizan cursos de cata muy interesantes.

27/02/2011

No teníamos reserva pero aun así me llamaron por teléfono cuando había sitio y al final cenamos 3 en la cueva de la planta baja mucho más tranquilos que arriba; resumiendo, la atención muy buena, mucha sincronización al traerte cada plato y todo riquísimo: los huevos estrellados con setas, la tosta de foie con manzana, las patatas a los 5 quesos, una buena botella de vino y algo más que se me olvida pero todo muy bueno y por unos 35 euros/persona.

06/03/2010

GRAN TABERNA, GRANDES VINOS

Matritum ha sido una de las mejores sorpresas de los últimos meses.

El sitio es muy chulo, estilo tasca vieja bien puesta, pequeña, con una suave luz, perfecto para ir con tu novia a un sitio distinto q se salga de lo fashion tipo Tomate o TARTAN.

Lo único malo del sitio es q es pequeño, cenas un poco apretado, y como te toque una de las mesas de la entrada puede ser una pesadilla ya q cenas al lado de la puerta y de la barra donde se acumula mucha gente para tomar tapas.

Encima la comida, con platos de cocina española, está muy buena.

Tiene una carta de vinos descomunal, aunq lo mejor es dejarse aconsejar por el dueño.

La empanada casera de marisco me pareció deliciosa.

Las vieiras gratinadas es el mejor plato, sin duda es obligatorio pedirse una por barba. Nosotros éramos 4 y sólo nos dejó pedir 2 xq decía q era mucho y joder no me pareció mucho. No sé x qué te dicen q es mucho si para ellos es mejor pedir más comida xq supone más dinero...

Los champis rellenos también están muy buenos.

De segundo lo mejor es el rabo de toro, preparado ya desmigado sobre un puré de patatas con trufa y una deliciosa salsa.

Los canelones rellenos de ternera también estaban deliciosos.

Los callos no me convencieron, los prefiero con una salsa más contundente.

El rodaballo correcto.

De postre, muy seco el brownie, rica la crema catalana, correcta la tarta de fresa y sin más el postre de dos chocolates.

Todo, entre 4, con dos buenas botellas de vino, salió por 48 €. Me pareció q el precio era perfecto.

PARA REPETIR

10/10/2010

Buena taberna para dejarse caer de vez en cuando. Algo apretados de sitio puedes darte un buen homenaje por un precio "normal". Excelente la bodega, buen servicio, no puedes perderte el foie, las patatas con queso, el buey fileteado. Recomendable reservar con antelación.

22/05/2007

Era mi taberna favorita

Digo "era", porque aunque el sitio sea igual de acogedor que antes y que se sigue comiendo bien, y la carta de vinos sigue siendo impresionante (y siempre saben aconsejarte bien), los precios han subido bastante y la lista de los platos/raciones se ha reducido (asi como las cantidades). Un bar à vins plein de charme dans la Latina avec une cuisine sortant un peu des sentiers battus des "tabernas" madrilènes. Une carte des vins impressionnante. Un peu cher néanmoins à mon goût.

02/07/2010

Merece la pena

Sitio algo estrecho, pero una gran carta de vinos para una cocina excelente