Taberna Japonesa Wabi-Sabi

Ordenar por:

relevancia fecha

25/04/2017

Grata sorpresa

Este para mí es un ejemplo de cómo innovar en una ciudad en la que la competencia tiene que ser voraz. Si bien por todos es sabido que hay muchas ciudades en las que los pinchos están a la orden del día como pueden ser Valladolid, Logroño, o cualquiera de las Vascongadas, etc. Montar un restaurante japonés requiere valor, y más aún para que sea de pinchos.

Como en todos estos locales hay mucha rotación y por eso a pesar de estar llenos no es difícil acomodarte y pedir. En este caso probé unos dim sum y un bao ricos ambos, no me habría importado seguir trabajando la carta pero la ruta continuaba.

16/07/2015

Sorpresón

La verdad es que fuimos porque nos vinimos arriba con el estupendísimo nivel de las barras de Valladolid, que sino ni de broma voy a un Japonés en España fuera de Madrid y Barcelona, seguro que los hay buenos pero yo hasta la fecha no me he encontrado ninguno, pues bien, el tartar de salmón riquísimo, los niguiris de huevo frito con trufa y de hamburguesita de "kobe", ¿le suenan a alguien estos niguiris?, estaban realmente buenos, la mini hamburguesa de atun muy rica, ambiente agradable buen servicio y precio razonable, vamos que recomiendo ir.

09/09/2014

Septiembre 2014. Viernes noche. 4-

[Wabi-sabi: Estética de lo simple y natural... o algo así que lo he resumido de la wiki yo solito].

Me pitaban los oídos de tanto taberneo y moderneo pucelano, especialmente por culpa de jesuis que hasta lo tiene en su ecléctico top11. Sito además en una plaza que yo siempre asocio, seguramente sin razón, con lo más rancio de Castilla. No obstante y aprovechando un evento familiar en OU, Valladolid se convirtió en una estupenda excusa y "abofé" que lo terminó siendo a pesar de tener que sufrir en las propias carnes las fiestas de la Virgen de San Lorenzo, sin saberlo, comerlo no beberlo. Concierto de hombres G included, oigan.

Dudamos entre tapear o cenar pero finalmente nos decantamos por el formato más formal, huyendo de la guerra de sangría en las calles, que mira que a mi me gusta la fiesta pero nuevamente no acerté con el dresscode.

El local es muy chulo. Planta de arriba amplia y muy agradable para tapeo. Abajo, un magnífico restaurante, sobrio, poca luz (quizás demasiado poca) y sorprendentemente grande aunque sin perder calidez.

Servicio muy simpático y amable. Aunque manejan cartas diferentes para el bar y el restaurante, nos dejaron combinar ambas. Me parece un detalle importante para poder probar más cosas ya que en algunos casos la propuestas del bar son mini raciones de los platos de la carta.

Por ejemplo 2 ricas gyozas en vez de las 6 de la ración en carta o un muy conseguido maki panko (anguila) de 4 piezas frente a las 8 habituales.

Todo a gran nivel, destacando la magnífica bur-gheisa-tun (pincho de plata 2013), un estupendo tartar de atún rojo o su muy personal interpretación del california roll.

Más que correctos también los nigiris, donde se aprecia la buena mano para el corte y el arroz. Vieira, gunkan de atún picante y sepia un poco por delante del carabinero.

Para acabar un sorprendente y delicioso mochi de queso.

Con una botella de Oroya, ese experimento de Freixenet para acompañar al sushi (demasiado suave), dos cañas dobles y dos cafés la cosa casi llega a los 100€.

La verdad es que comimos bastante, la calidad es buena y el local lo merece pero estando en Valladolid yo iba con el chip para un ticket algo más bajo. Por esto casi te haces un Miyama a lo "probe" y creo que le supera.

No obstante, altamente recomendable. Formato exportable y que seguro triunfaría en Madrid como lo ha hecho en tantas otras que a todos se nos vienen a la cabeza.

je suis béatrice

A mi me gustó para incorporarlo a la ronda de bares, que veo que os sentasteis a cenar....

6 de septiembre de 2014

acme

Estaba todo bueno pero el precio al final más de lo esperado. Estuvimos dudando entre tapear o cenar pero al final las hordas de las fiestas de la Virgen de San Lorenzo nos acabaron de convencer

6 de septiembre de 2014

03/06/2014

Tapeando sushi

Qué sitio más chulo! Este se lo debo a Fanjul...Es un japo donde te puedes tomar unos pinchos japos y acompañarlos de una copita de champagne y luego seguir la ronda de bares. Pedimos el pincho que presentaron en el 2013 en nosequé concurso ,una hamburguesita con la que quedaron segundos. Y ya puestos el que presentan este año con bacalao y leche de tigre envuelto en una lechuga. Buenísimos los dos. Y el servicio súper amable, explicando todo. Ya sé que uno no va a Valladolid para meterse en un japo pero incorporar este bar a la ronda de pinchos me parece una buena opción .

acme

de tapeo rústico, vamos

3 de junio de 2014

05/12/2014

Maridar lo descubrió en octubre de 2013

Pincho de Plata Valladolid 2013

Bur-Gheisa-Tún
Hamburguesa de atún, pan de algas y calabaza

16/10/2013

Gastronomía japonesa en el centro de Valladolid

El anterior y exitoso Mil Vinos, referencia en la capital castellana en cuanto a tapas y selectos caldos, deja ahora paso a un minimalista espacio donde apreciar la exótica cocina japonesa: la taberna Wabi Sabi. Wabi-sabi: Es parte de la filosofía japonesa, significa lo efímero y hermoso, lo deleitable y sublime en una mesa. Así nos definen su nombre en la página web que presenta este asiático restaurante.
Nosotros no pudimos resistirnos y fuimos a conocerlo. El espacio se divide en dos plantas como su antecesor. Esta vez la primera planta dedicada a la degustación de típicos pinchos japoneses (gyo-za, empanadillas de pollo y verduras o los yakitori, sabrosas brochetas de pollo, tataki de atún, ostras y, la premiada hamburguesa de kobe. en el certamen nacional de pinchos. No todo iba a ser pescado crudo como muchos puedan pensar.

Y en la planta baja un comedor para un plan más formal, el que nosotros elegimos. Pero ojo, hay que reservar con tiempo y más siendo fin de semana. La carta presenta un menú típicamente japo. No falta el sushi en todas sus variantes destacando los makis de pez mantequilla, los no ura-maki Masago arare (imprescindibles y sorprendentes) o los Inari-Furikake para los incondicionales del tofú. Por supuesto, no faltan piezas de nigiri o sashimi. Como entrantes os recomendamos la sencillez de la ensalada de algas Goma wakame o los Yakisoba si no podéis pasar un día sin ingerir algo de pasta. Como principales probamos la tempura de verduras y langostinos y un tartar de atún buenísimo.

Terminamos arriesgando con el postre y siguiendo la recomendación del camarero pedimos el clásico coulant de chocolate con un helado de judía. Mereció la pena. Sorprendente y muy bueno. Todo bebiendo cerveza y coca-cola salió por algo menos de 60 euros dos personas.

Volveremos pronto y para la segunda visita hemos dejado el tartar de buey.

05/11/2013

UN CONCEPTO DE JAPONES QUE ME HA ENCANTADO

Durante mi ruta de pinchos por Vlladolid este sábado pasado, acabé la noche en WABI-SABI TABERNA JAPONESA.

Salvo contadas excepciones, mi experiencia me dice que fuera de Madrid y Barcelona, no hay buenos japoneses, y menos en ciudades de interior. Encontrarme un buen japonés en Valladolid era lo último que me esperaba pero ocurrió.

El local es bastante chulo, muy moderno, con mesas altas en la planta de arriba y mesas compartidas en la planta baja.

Como Valladolid es una ciudad de pinchos, este japonés tiene zona de barra donde poder picar algo. Y no me refiero a una barra como conocemos en Kabuki o Miyama, me refiero a una barra donde te tomas una cerveza y un nigiri y te vas, como harías en cualquier bar de pinchos. También claro puedes sentarte en una mesa alta y cenar tranquilamente pero lo que me gustó es esa oferta de posibilidades.

Lógicamente, todo esto sin una buena calidad de comida no serviría de nada y os puedo decir que WABI-SABI cumple con notable.

Aquí probamos un pincho que participó en el último concurso que es una mini hamburguesa de atún con pan de leche (1,80€). Me encantó. Un plato que te ponen en Kabuki y te comerías tan a gusto.

Visto que aquí manejaban buena calidad, nos atrevimos a probar más nigiris como el de toro (2,5€), el de sepia con trufa (2€) o el mítico huevo de codorniz con trufa (2€). Todos me gustaron bastante.

Para beber y rematar la noche, nos metimos una botella de buen sake.

Os digo totalmente en serio que este concepto de japonés a estos precios abre en Madrid un local igual de chulo, y lo peta.

19/08/2014

Estuvimos picoteando unos pinchos en la terraza. De los 4 que probamos destacó especialmente la hamburguesita de atún con pan de alga nori y calabaza, muy muy bueno.
Una copita de Mumm para acompañar por 5,5€.
La carta del restaurante, fuera de los pinchos, nos pareció bastante estándar.