Taxi a Manhattan es una propuesta de restauración original y vanguardista. Entre sus paredes, decoradas con inspiración neoyorkina, no solo se sirve comida, se viven grandes e...

Ordenar por:

relevancia fecha

06/12/2016

Hit and miss

Local enorme con distintas area y elementos de decoración que se pegan unos con otros que a mí personalmente me encantan.

Personal eficiente y muy amable.

Era tarde, ya habíamos picado algo en otro sitio y sólo pedimos los principales.

- COSTILLA DE TERNERA: cocinada a baja temperatura y pasada por el Josper. Tierna y jugosa a más no poder, sabor a humo inexistente. Aún así la disfruté bastante.

- HAMBURGUESA: no recuerdo cuál de las 2 que ofrecen, no nos gustó demasiado. No sólo estaba ligeramente de punto sino que el picado excesivo hace que sea un ladrillito pesado y poco jugoso.

27/09/2015

Puntuación 6

Estuvimos cenando en este sitio que me habían hablado de el y tengo un sabor agridulce.

Tomamos para cenar, "spring rolls", sandwich cubano y risotto de pulpo. Lo que más me gustó fue el cubanito. Riquísimo el bocata. El risotto tampoco estaba mal pero un poco salado para mi gusto. Los rollitos, eran como de pollo. Ni fu ni fa.

El servicio muy amable, pedimos cambiar de mesa y sin problemas. Nos situaron en la parte de arriba. No obstante eran un poco caóticos pero muy amables y serviciales. Ya que quisimos tomarnos una copa al término de la cena y todo fueron facilidades.

El local por dentro no dejará a nadie indiferente. La verdad que es muy bonito y tiene encanto.

En resumen, comida más o menos normal, con un servicio agradable pero no super-profesional y un ambiente divertido.

Botella de Perro Verde más dos Gins y los platos mencionados. 72 pavos.

amarin

El jefe de cocina, Julián Barros se ha marchado a Atlantic Corner con parte del equipo.

3 de octubre de 2015

19/09/2014

New York a la española

Taxi a Manhattan ha llegado hace unos pocos meses para convertirse en uno de los locales de moda de Madrid. En los alrededores de calle Orense, el espacio, de inspiración neoyorquina, es simplemente flipante: terraza exterior e interior, barra de cócteles, graffitis, DJ-set y hasta un piano de cola son algunos de los ingredientes del escenario de una propuesta que gastronómicamente se aleja de los EEUU para hacer un guiño a la cocina española urbana y creativa que tanto éxito tiene últimamente.

En contra de lo que pueda parecer, Taxi a Manhattan no aparca en los EEUU en cuanto a gastronomía se refiere. La carta, muy variopinta, os recordará a la de otros muchos locales de estética ‘molona’: croquetas extravagantes, pulpo reinventado, arroces variados, hamburguesas y opciones más exóticas de cocina fusión como los mejillones en salsa de curry, el sushi “spanish style” los o noodles de cangrejo crujiente y txangurro.

Nosotros probamos un poquito de todo y, aunque los chicos de Taxi fueron majísimos y el local es una maravilla, creemos que su propuesta gastronómica tiene bastante margen de mejora: algunos de los platos se quedan simplemente en correctos, de esto que “ni fu ni fa”. Falta sabor, mimo, chicha. Falta, que diría Chicote, emoción. Y aunque el precio medio esté en unos 30 € los que nos leéis ya sabéis que en Madrid hay restaurantes en este rango de sobresaliente. Seguro que volvemos a subirnos al Taxi a Manhattan, pero esperamos que pulan un poco más estos detallitos para una experiencia realmente redonda.

Tenéis mucha más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/wordpress/taxi-manhattan

Buen provecho e Eat & Love!

16/08/2014

Sitio muy chulo y medio vacío en este 15 de agosto madrileño.

Hemos tomado:
alitas de pollo deshuesadas con pico de gallo,ricas.
Mejillones roca en salsa curry, ricas.
Presa macerada en teriyaki, lo mejor, terminada en hosper.
Salmon en tacos con frutos rojos, bien de punto, a éste plato le falta guarnición.
Trato muy amable por el personal de sala.
Lo recomiendo.

23/03/2014

Mucho ruido y pocas nueces....

Aprovechando que pudimos "aparcar" a los peques con los abuelos decidimos ir a probar este restaurante nuevo del que habíamos oído hablar y de reciente apertura que esta ubicado en el que durante bastante tiempo fue "el Filo" de la calle Orense. Nos juntamos un grupo de 12 personas por lo que nos ubicaron en la zona que esta justo a la derecha del piano. La accesibilidad del sitio deja bastante que desear, ya que para acceder a las zonas de restauración es necesario salvar algún que otro tramo de escaleras. Normalmente este tipo de cosas nos suelen pasar desapercibidos, pero una persona del grupo que vino a cenar tenia que moverse con muleta y el acceso le costo un poco.
Llegamos pronto y fuimos a tomar algo directamente a la mesa, aunque hay posibilidad de hacerlo en la barra de la entrada. Para acceder a las mesas hay varios ambientes: uno elevado, otro al nivel del piano y uno ligeramente inferior al mismo. Hay también una terraza climatizada con lamparas de llama que esta destinada a tomar algún que otro cóctel, tienen una carta generosa e incluso te ofrecen la posibilidad de prepararte alguno que no este en carta.
Ya metidos en faena y según fueron llegando los comensales nos dimos cuenta de que la velada seria amenizada por un D.J. al lado del piano, personalmente hubiera preferido el piano.
Lo cierto es que la acústica del local, o al menos de la zona en la que estábamos sentados impedía que la conversación fuese posible mas allá del compañero de al lado.

Nos ponemos con la carta. Como eramos varios decidimos el método tradicional de entrantes para compartir y segundo. Pedimos croquetas (recomendables y sorprendentes las de pan de pizza), alitas de pollo o chicken wings que suena mas "fashion", unas tortillas de patata y manzana, que hubo que servir con cucharas de lo liquidas que estaban (a lo mejor es que son así...) y unos huevos. También pedimos unas piruletas o chupa-chups de queso de cabra, pero al camarero se le olvidó,así que nos quedamos con las ganas. Ciertamente los primeros no eran nada del otro mundo y salvo alguna cosa curiosa como las croquetas o los chupa-chups no me parecieron dignos de mención.

Los segundos prometían mas, aunque solo fuese por el nombre. Yo me pedí la hamburguesa de cebón, la carne excepcional, pero el pan.... que decepción, duro, seco... una lastima. Las patatas un poco grasientas para mi gusto y las salsas correctas, el ketchup personalizado muy recomendable y sorprendente.

A mi izquierda se pidió presa. Muy rica, aunque un poco escasa. A mi derecha el pulpo, no es plato de mi gusto así que no me voy a pronunciar, pero las papas arrugas que venían estaban bastante ricas.

Pedimos un vino de unos 24 euros y alguna copa de vino, aparte de coca-colas y cervezas varias. Nos trajeron algún que otro cestillos con panes que eran bastantes curiosos, creo que alguno era de naranja

Pasamos a los postres, en mi caso brownie suave "casero"con M&M´s. Bien por el detalle de los M&M´s pero el brownie se me hizo "bola", así que lo de suave yo lo retiraría de la carta, a mi derecha coulant de chocolate....no me dijo nada.

Los camareros simpáticos y atentos, aunque algo despistados. Un punto a su favor fue que le pedimos que nos trasladara a la terraza cuando hubiese hueco y lo hizo, aunque tardo un buen rato.

Antes de irnos a la terraza... la cuenta. Unos 35 Euros por persona con cafés incluidos en los postres. No me pareció caro, tampoco barato y si no fuese por algún plato de la carta y la decoración nos pensaríamos que estamos en un Hollywood o un Foster.

Pasamos a la terraza, mucho mejor, menos ruido y mas conversación, que la echaba de menos. Pedimos unos cócteles, yo sin alcohol :-O San Francisco para variar ;-) tardaron en venir, pero no había prisa asi que nos alargamos hasta las 2 y media.

Desde la terraza un dato curioso q no me había fijado dentro, y es que la cocina esta a la vista del comedor a través de una gran vitrina.

Bueno, si lo tengo que resumir... hay que probarlo, pero no estoy seguro de que haya que repetirlo.

24/03/2014

----------------------------------------------
Marzo 2014. Almuerzo Domingo. 3++
----------------------------------------------

Este sitio tiene dos cosas muy buenas. Una decoración francamente lograda y una carta muy variada, apta para todos los públicos. Además tiene varios ambientes con lo que vale para una cena de grupo como para algo más intimo, aunque sin pasarse.

Sólo por esto, merece un hueco en la agenda. Para colmo, le han hecho caso a Bea y no han debido gastarse todo en decoración porque el servicio es realmente bueno, informal como el tipo de local reclama, pero eficaz, amable y hasta abundante.

Creo que para ir hasta cuatro la mejor zona es la del ático siempre y cuando sea la mesa del corner, con tus sillones de escay con vistas al resto del restaurante. En cualquier caso, no parece que haya sitios mucho peores que otros salvo uno con vistas a un pedazo columnón que hay al fondo a la izquierda y que dijimos no padre..

Aunque pueda parecer que el lugar es el típico Burguer bien, está bastante lejos de ese rollo. Tampoco es plan Soho, pero se da un buen aire a NY. El sitio mola, vamos.

Puedes llevar a los abus, cenar con amiguetes y tomar unas copas , ir con críos si tienes esa gracia o desgracia. También puedes llevar a la rarita ésa que no come peces si le ven los ojos o a la pseudo-vegetariana. Al flipao del instagram, también. Vamos, si hubiese que volver a redactar la Constitución no se haría en Jose Luis o en el Parador de Gredos, se podría hacer aquí mismo.

Compartimos de primero unos chupa-chups de queso cabra bastante ricos, suave el queso y más que decente el rebozado. Vienen 6 en la ración.

De segundo pedimos, a instancias de Mr. Avelio, la magnífica presa ibérica que estaba realmente superior. La carne va como marinada y luego a la plancha conservando el interior, poco hecho, todo el sabor de la carne (no piden punto).

También probé la "ya famosa" hamburguesa que estando más que correcta, yo la pongo por debajo del MAD o el NY Burger. La carne excelente y el pan negro a la cerveza le da un toque exótico pero coño, soy casi 15 napos de hambuguesa. Yo espera más.

De postre una cheese cake totalmente prescindible de éstas que las ves salir de casa por la mañana y ya dices que no te van a gustar.

Con dos cañas (dobles), una coca cola, agua y dos cafés 59€ total para dos. Para un burguer se me antoja caro, pero esto no es un burguer.

No sé. Id y decidme.


PS:

- El pan estaba decente.
- Ticket restaurant y menú del día a 12€

QBELTDLP

je suis béatrice

Menú del día 12 euros? Iré y te diré.

24 de marzo de 2014

spider72

Voy esta noche con mi hija de 11 años...cruzo los dedos

28 de marzo de 2014

24/04/2014

Entre pinto y valdemoro. ¿Lo mejor de 2014?...muy lejos de eso.

Taxi a Manhattan ha abierto hace ná. El local es muy bonito, decorado con puertas de taxi, suelos neumáticos...todo muy New York New York...

Sinceramente no sé cómo calificarlo. Por un lado creí que sería un buen sitio para ir con mis hijas (9 y 11 años): local bonito, comida desenfadada...pero no acerté. Hay muy pocas en la carta para niños y aunque no comimos mal...no es el sitio.

Salvando la decoración, muy muy chula (aunque no tan cool como aparece en la web, que ésa si que se la han currado), siento decir que la comida me deja frío. Una carta muy cortita de esas tipo tabla que tan de moda se han puesto ahora. Precio muy muy ajustado, con entrantes en torno a 10 euros y segundos entre 12 a 18 euros.

Yo comí un sushi spanish style, básicamente unas piezas de makis y niguiris mezclando elementos españoles como el salazón o el jamón serrano con salmorejo que no me aportaron nada. Noté especialmente malo el arroz del niguiri.

De segundo un pollo con naranjas de la china. Servido muy cuqui, en una especie de tartera de metal...pero que no dejaba de ser medio picantón de corral con sabor cítrico.

Probamos también los chipirones con salsa de mojito...lo mismo, se puede comer, pero lo hice triste. Raciones pequeñitas. Con un entrante a compartir y dos principales no comen dos.

Detalle curioso: manteles de papel, carta corta y barata, pero...oh! sorpresa de las buenas...servilletas de tela.

Mi impresión es que quizá funcione para, una vez más, gente más joven que yo (tengo 41 años). Un público de veintipocos estará más a sus anchas y en ese rango de precio (unos 30 eur persona) la oferta no me parece descabellada, teniendo en cuenta que el local es bastante chulo.

No sé porqué pero al final de este comentario estoy tentado de bajar una estrellita...así que creo que la calificación es dos y media...aprobado por los pelos.

En fin, en resumen: local bonito, precio ajustado y comida anodina y escasa.

12/01/2014

Ecléctico local

Visita Enero 14
A nivel de negocio, este parece un sitio en el que se ha invertido pasta, un local amplísmo, a dos alturas, con mas camareros de lo normal, con una prometedera terraza, cocina a la vista, piano y una dj pinchando. La estancia es agradable, hay espacio entre mesas, pero si no te enseñan la carta, la sensación es que estás en el típico restaurante de comida americana, que al traerte la carta, será lo mas parecido al Tony Romas o al Fridays (p ej, los 3 tpvs que hay, estilo estas cadenas)
Metidos en faena, la carta es un tanto ecléctica, como si no supieran a que atenerse, hay comida americana, tapas, arroces y platos de pasta (un poco a lo vips).
Pedimos las bravas, que vienen en cubos de patata y con espuma de alioli. Buenas
También como entrante los chupachus de queso de cabra, también ricos. Ambos sorprendentemente abundantes.
De segundo, el salmón con vinagreta de frutos secos, ricos pero quizá algo hechos de más y la presa ibérica, que también estaba rica.
Buena selección de vinos y sorprendente el nivel del pan (excepcional el de naranja)
De postre pedimos crumble de manzana, normalito.
Total 70€ (con 4 copas de vino)
El servicio es muy atento. Llevan abierto un mes y se ve que tratan de agradar.
Le doy un 3+, el sitio está bien, pero no creo que lo rompa en 2014.

06/06/2014

Como diría mi padre, es un libro muy bien encuadernado que no vale un pito.
El sitio es precioso, no es caro, peor la comida ni fu ni fa.
Tomamos croquetas de ibéricos, parrillada de verduras y bravas Manhattan, todo bien, nada mal, nada que contar.
Era un domingo por la noche y había muy poquitas meses ocupadas, dos o tres a lo sumo, y aún así se equivocaron en la comanda.
Lo que si me dio muy buen pinta fue la terracita.

spider72

Zama...no te quemes la sangre...no le gustó ni a mis hijas...cartita en una tabla, camareros pintones y poco más...las raciones muy chulas presentadas pero de calidad justito-justito. Por debajo de Anaslassantas y Luzisbombones...que ya es decir.

6 de junio de 2014