Ordenar por:

relevancia fecha

25/01/2017

El barato de Jordi Cruz: tapas poco elaboradas, con algún toque creativo en un entorno demasiado informal para un menú de 50€

Después de probar las artes culinarias del Jordi Cruz en Angle, tocaría coger alguna estrella más, y traspasar las puertas de unos de los top estrellados de Barcelona (Âbac). Siendo diciembre un mes de excesos de compras navideñas y otros compromisos gastronómicos, pues la visita a l’Abac tendrá que esperar. Existe otra alternativa para probar el arte culinario de Jordi Cruz de una forma más económica: Ten's Tapas.
Reserva con un par de días previos, sin problemas para encontrar mesa para 6 un miércoles noche. Local de blanco inmaculado, con unas 12 mesas. Separación correcta y una larga barra rectangular, vacía toda la noche.
Mientras nos reunimos los 6 amig@s, Martini previo en el Park Hotel. Un tres estrellas que comparte el hall de entrada al restaurante, Comentar que sorprendentemente el vermut fue barato y generoso.
Ya todos reunidos, la misma persona que me sirvió el Martini en el bar del hotel nos acompaña a la entrada y nos ubica en nuestra mesa, en medio del comedor. Poco personal de sala, para el número de mesas, que cuando llegamos no estaban todas ocupadas, aunque acabarían llenándose el local. Cocina la vista donde preparan los platos sin cocción: ostras, steak tartar y algún plato frio más,
Mesa poco vestida, y mantelería de papel: pobre para haber sido el origen del Abac, y donde se sirven menús de 50€.
Rehusamos aperitivo y con la carta ya estudiada de casa, elegimos el menú degustación Top Ten’s: 9 platos y 2 postres (50€) que completamos con la opción de probar alguna ostra que aderezan de mil formas diferentes
Rehusamos maridaje y seleccionamos un tinto ya conocido de la Do Conca de Barbarà (Intramurs). Vinos subidos de precio, como era de esperar (más del doble que su pvp en bodega).
Del personal que nos atendió, pues bastante poco rodaje. Allguno con problemas de idioma y sobre todo por el desconocimiento a nuestras preguntas, con pocos kilómetros hechos entre comedor y cocina. Sólo al final de la cena conseguimos sacar alguna sonrisa de la encargada de sala.
Empezamos el menú degustación con un Coctel, de nombre Nitro Còctel, del que destacaba su elaboración en mesa con la parafernalia del nitrógeno y la original caña de azúcar que lo adornaba. Sus ingredientes (dados de manzana, zumo de lichis, las notas de uva y flor de saúco)
El siguiente fueron unos mejillones servidos en lata bañados en vermut blanco Espinaler y unas patatas chips. Plato sencillo sin elaboración con solo parafernalia de acompañamiento. A los mejillones le siguieron la ostra que algunos seleccionamos fuera de menú (unos 6€ unidad), aliñadas con diferentes aliños, aunque en mi caso me decanté por comerla al natural (correcta). Le siguió una torrada de anchoas, otro plato de elaboración y creación nula. Grande la anchoa, pero con exceso de sal.
Mejoró la noche con el taco de Steak con helado de mostaza i encurtidos. De los que más me gustaron. Buen Steak tartar con el punto justo de mostaza, acompañado de un sabroso helado del mismo ingrediente.
Mejoró la nota con el steak tartar. Al que siguió una papelina de calamares a la anadaluza (rebozado fino) con un all i oli de citronella. Excelente la salsa de citronella. Siguieron los fritos con el cazón en adobo acompañado por una sabrosa espuma de mayonesa de adobo. Contundente fritura, donde como en la papelina de calamares destacó la salsa. Esta vez un ligero all i oli que recordaba en su sabor a la salsa romesco que se acompaña a los calçots en Catalunya.
A continuación empezaron las tapas con toque asiáticos: el ssäm (hoja de verdura) para envolver un trozo de lengua (castañola) de cerdo ibérico con una sardina con espina crujiente. Una tapa que me dejó indiferente: ¡o carne o pescado! la mezcla no me convenció.
El siguiente plato de toque asiático: fueron unos yakisoba de langostinos bañados en leche de coco y con trozos de ternera picante. Correctos, pero con la misma fórmula de mezclar carne y pescado que siguió sin convencerme.
La última tapa del menú Ten’s tapas fue el plato mas consistente. Lagrimas (carne entre las costillas) y rabo de cerdo ibérico a la brasa (ahumado) acompañado de un puré de garbanzos a la vainilla. La tapa más generosa, con una muy buena materia prima.
De postre, uno de los clásicos de la cocina de Jordi Cruz el Begonia’s Pink Panther; un postre ligero ácido-refrescante, de color rosa (ligero bizcocho, helado de pétalos de rosa) acompañado de frutos rojos.
Como conclusión creo que la frase que titula esta reseña serviría: tapas poco elaboradas, con algún toque creativo en un entorno demasiado informal para un menú de 50€.

Miss Migas

Ganas locas de leerte!!!!

27 de diciembre de 2016

22/11/2014

La versión Low Cost de Jordi Cruz

Agosto 2013

Está claro que las segundas marcas de los grandes chefs pisan fuerte para abrirse a un público más genérico. En el caso de Cruz, su Ten's no resulta nada barato pero sí elegante y con propuestas interesantes.
Ambiente agradable y un servicio al que le falta un punto para ser amable.

07/02/2014

Local agradable, platos originales.

No puedo extenderme mucho en mi opinión ya que sólo probamos dos platos, ambos nos gustaron pero tampoco nos resultaron tan sorprendentes como esperábamos. Clientes mayoritariamente extranjeros, a nuestro lado una pareja de asiáticos que llevaban una gran bolinga, lo mismo gritaban, que reían, que la chica se ponía a llorar.. Nos estropearon un poco la experiencia y terminé odiándoles bastante..

Pedimos;

Bloody Mery helado con pequeña moluscada 6.50 € ( Muy rico el helado, la moluscada nos dejó un poco más indiferentes)

Ostra de marennes-oléron aliñada con helado de pepino, piel de limón, aceite de arbequina 6.80 € (Dos ostras de buen tamaño en la ración a mi me gustó mucho, para mi acompañante se comía el sabor de la ostra)

Mi querida hermana, y acompañante en esta ocasión, se priva de los manjares cárnicos por voluntad propia (cosa que yo no tendría capacidad de hacer) con lo cual no había mucho consenso sobre que más pedir y le propuse que cambiáramos de sitio a picotear algo mas por el barrio del Born, barrio que, por cierto, me encantó.

Le doy un 3,5 por los chinos que nos estropearon el ratito sino le daría un 4.

07/09/2012

Antonio lo descubrió en septiembre de 2012

Restaurante especializado en tapas. su responsable es el chef Jordi Cruz que lleva el Abac, restaurante de 2 estrellas Michelín. El Ten's está situado en el Park Hotel donde originariamente estaba situado el Abac.
La decoración muy cálida y el servicio correcto.
Disponen de una carta únicamente basada en tapas (algunas más que tapas podrían considerarse raciones), todas son más o menos elaboradas y cuidadas hasta el más mínimo detalle.
Éramos 3 personas y la camarera nos aconsejó compartir 6 tapas (al final pedimos 2 más)
-Anchoas del cantábrico con aguacate y pan con tomate. De apariencia sencilla y con unas anchoas excelentes.
-Foie-gras con higos y migas Tapa muy elaborada y muy refrescante, ya que con el foie había un helado de pimienta, impresionante.
-Huevo a baja temperatura. muy rico.
-Calamares a la andaluza con alioli de citronella un rebozado nada pesado y un alioli que rebañamos luego con pan de lo bueno que estaba.
-Pulpo a la gallega. presentado en una campana con humo de haya (muy correcto y amable la camarera a la que preguntamos). Muy tierno
-Arroz de hongos con foie, avellanas. Una gozada y en su punto. Riquísimo.
-Costillas de cordero. Quizás el que menos me gustó, escasas.
-Filete de ternera cortado. Muy sabroso y jugoso.
Compartimos 2 postres : Yogurt de limón con espuma de coco y texturas de chocolate.
Para beber pedimos un tinto : Nas del Gegant. De la Conca de Barberá, servido a la temperatura correcta.
En fin, la experiencia ha sido perfecta. La cuenta salió alrededor de 40 euros.
Repetiré para probar el resto de tapas.
Faltan más fotos que no han salido demasiado bien

28/02/2013

Ten´s : Gran hermano pequeño de Abac

Teníamos muchas ganas de conocer en una primera aproximación la cocina de Jordi Cruz, chef de Abac (2 estrellas Michelin). Su segunda marca es Ten´s, el nombre viene de las 10 tapas estables que configuran su parte, aunque actualmente en carta hay algunas más.

Comenzamos por las ostras de Marennes-Oleron aliñada con helado de pepino, piel de limón y aceite de arbequina. Este último en forma de perlas ó caviar, el helado además acompañado de pepino y manzana. Ostras no demasiado grandes para evitar que resalte su fuerte sabor mucho en el conjunto. Frescor, gran combinación de ingredientes. Buenas sensaciones.

Calamares a la andaluza con alioli de citronella. Otro gran plato, el alioli no es más que una crema con una acidez más suave que la del limón, para enmascarar menos el sabor del calamar. Lo que realmente destaca de este plato es el rebozado, delicadísimo, muy fino. Leemos que está conformado a partir de harina para chapata, semolina, polvo de ajo y trisol. Sin duda unos de los mejores calamares de los últimos tiempos.

Siguiendo con la parte más tradicional del tapeo, bravas con alioli espumoso y sofrito picante. Patata agria, llama la atención lo poco “aceitosas” que resultan, como si no estuvieran fritas. Para nosotros a un nivel inferior que las de La Cañota y Tapas 24, diría que menos canallas; pero bien ricas. Tengo la teoría que unas bravas tienen que ser un poco canallas.

Otro tapa tradicional revisada, el pulpo, en esta ocasión pulpo cocido, pimentón de la Vera, patata con aceite de arbequina y humo de haya. Nivelazo por la textura del pulpo, y la jugosidad de la patata (el aceite en perfecta mezcla) y ese humo de haya que aporta aromas que realmente encajan.

Nos trasladamos un poco más hacia la modernidad con el arroz venere con gorgonzola, cigala asada, nueces y rúcula. En este plato, hablaría de equilibrio y armonía. Plato que se apoya en las correctas proporciones de cada ingrediente con el sabor a queso justo, ni más ni menos. Muy bueno.

Para finalizar degustamos la espaldita de cordero con toffe salado de setas y manzanas asadas. Mayor contundencia y sobre todo mezclas ajustadas, agradables al paladar, sencillas en boca. El cordero perfecto de punto.
Esta visita se apresuró en su final; es lo que tienen los niños. Tampoco estábamos para muchos trotes más. Descubrimos, un lugar agradable con una gran cocina de sabor, de tratamiento, y que combina diferentes tipos de tapas ó platos.

Nos gustó tanto que teniendo una reserva al día siguiente en un local de la zona; nos volvimos a presentar en Ten´s.

Repetimos ostras y calamares (para el niño, y alguno para nosotros). Y a continuación, ensalada de tomates rama desecados con agua de pimientos, sardina ahumada y tejas de pan a la albahaca. Alto nivel, tomates cherry y desecados, la sardina ahumada perfecta, la teja que aportaba crujiente y textura, y finalmente un agua de pimiento como aliño que no era más que el jugo elegante de unos pimientos asados.

Foie-gras con higos, migas dulces y saladas con helado de pimienta Sechwan. Un aperitivo de Abac, convertida en plato. Creo que en lugar de higos, se acompañaba con unos trozos de piña marinados. ¡Qué bueno!. Un plato de hígado suave, meloso, agradable. Cocina de altura.

Con la calidad de la fritura del día anterior, nos decantamos por el rape frito, gamba de Palamós, alcachofas, limón y aceitunas negras. La verdura tanto en crema como a la parrilla, la aceituna desecada y crujiente, el pescado con un ligerísimo rebozado, perfecto. Nos miramos mi mujer y yo, pensando: ¡Que acierto haber vuelto de nuevo!

Y para finalizar, estando en Cataluña no podía faltar un mar y montaña en forma de pieza de pollo de corral asada con cigalitas, piel de naranja, ajo y perejil. Se trataba de las alitas deshuesadas, los toques ácidos de la naranja compensan un pequeño exceso de grasa. Rico, aunque a un nivel inferior de los platos anteriores.

Desde un punto de vista más culinario, el planteamiento gastronómico es elegante, equilibrado, armonioso en la mezcla de ingredientes en los platos más modernos. En los tradicionales, el enfoque está en respetar a ultranza el producto, y someterlo a técnicas livianas, lo menos invasivas posibles.
Mucha materia gris, y grandes manos en este Ten´s gran hermano pequeño de Abac. Si el pequeño rezuma este nivel, lo del grande debe ser un espectáculo.

COmo siempre para el post completo y fotos (esta vez son muy buenas)
complicidadgastronomica.es/2013/02/ten%C2%B4s-gran-hermano-peque...