Ordenar por:

relevancia fecha

01/03/2017

FRESCURA TAILANDESA. NO TAPAS.

Cena Martes Febrero 2017

Un año después:
- Han cubierto la zona de cocina con unas mamparas de cristal para evitar los humos en el comedor y no salir oliendo a tope de allí. Bien.
- El PAD THAI, esta vez de pollo, llevaba una cantidad de azúcar considerable. Mal. Excesivamente dulzón para mi gusto y no lo disfruté.
- El CURRY ROJO DE PATO volvió a convencerme.

Bajo a 3+ estrellas y queda pendiente el desempate...

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Cena viernes Febrero 2016

4 estrellas que serían 3++.

En vista de las fotos que hay en el 11870 me da la impresión de que han reformado, para bien, el sitio. Ahora las paredes no son verdes, y la mitad hacia abajo es de ladrillo visto. Al fondo del local, en vez de la pared vacía, han puesto una estantería con productos tailandeses, y la zona de barra también ha cambiado completamente. El local es bastante pequeño, y las mesas también.

Aunque Victor Roces se ha esforzado en dar una interpretación, todavía me estoy preguntando por qué este sitio lleva en el nombre lo de “Tapas”. Yo creo que más que otra cosa lleva a confusión, allí no vi ninguna “tapa” ni nada que se le parezca.
Sí es cierto que las recetas están adaptadas a los ingredientes locales. Ajetes o cebolleta, zanahoria, no vi lemon-grass en el plato (al menos la hierba como tal), etc.

La alargada sombra de las colas y la espera me persigue así que, al llegar a la hora de la reserva, todavía tuvimos que esperar unos 10 minutos a que dejaran libre nuestra mesa. Mal empezamos.

Para elegir seguí el consejo del otro comensal (ducho en comida tailandesa), además de utilizar el truco de pedir lo mismo que algún otro usuario que haya salido encantado, en este caso “Comelomano”.

DIM SUM (Khanom Jeep Thai) (4 uds) - La caña, buenísimos, y bien presentados.

PAD THAI GUNG – De langostinos (gung). Muy bueno. Sabor muy agradable. No llega a ser la caña, pero de los mejores que he probado. Solo llevaba 3 langostinos, eso sí, muy grandes y hermosos.

CURRY ROJO DE PATO – Muy bueno. Viene en su cazuelita y la mezcla de especias e ingredientes bastante acertada.

ARROZ BLANCO AL VAPOR – Para el curry

BEBIDA. Un té azul para uno y una Singha Beer para otro.

La atención buena, amable, rápida y dispuesta. En alguna cosa un puntito despistada.

TOTAL 23€ por cabeza. Algo caro en mi opinión, pero salimos contentos de la experiencia. Me gustaría volver a repetir y probar más cosas.

ME GUSTA:
- La comida. La frescura y alegría de estos platos, tanto en ingredientes como en presentación. Es lo que me viene a la cabeza cuando comparo con mis pocas experiencias (3 o 4) en otros tailandeses de Madrid y mi viaje a Tailandia hace ya bastantes años. Aparte de que, qué narices, la comida está buena.

NO ME GUSTA:
- La micro-servilleta negra de papel que te dan para toda la comida. Urgente poner al menos una servilleta grande.
- Las mesas de dos son muy pequeñas.
- Quizá el precio es algo alto para ser un tailandés, el local, y la materia prima que se utiliza.
- Yo siempre soy el último que se da cuenta de eso del olor y de que sales de un sitio oliendo. No sé por qué es, quizá me gusta sumergirme en la experiencia (literalmente). Siendo justos mi compañía sí se dio cuenta y se quejó de los olores.

Sergiete

Ojo, que a pesar de la reforma el sitio sigue siendo "guerrerillo" y de fino no tiene nada salvo el ancho de pared a pared.

8 de febrero de 2016

Comelomano

Yo hago lo mismo con los platos y sigo vuestras recomendaciones. Me alegro que te gustara la comida. Por lo demás firmo lo que comentas. Precio un pelo subido para le tipo de local y un thay.

8 de febrero de 2016

24/01/2017

Thai de batalla

Comida diario - enero 2017

Pui Thai es un modesto restaurante tailandés situado a espaldas del Circo Price, muy cerca de Atocha. El sitio es cutrecillo, un bar Paco de toalavía, transformado con cuatro detalles en restaurante del Sureste asiático.

Pedimos, a compartir, un Pad Thai de pollo, sabroso aunque con la pasta un poco pasada de punto, y un curry rojo con salmón, picantito, muy rico. Los platos, tarifados entre 12 y 15 euros, son generosos, suficientes para servir como plato único.

Para beber cerveza, que aquí vino apenas trabajan. No estuvimos muy a gusto, pues hacía frío en el local y el camarero tampoco es la alegría de la huerta precisamente.

Conclusión: puede que repitamos porque la comida no está mal y nos pilla al lado de casa, pero no es un sitio que justifique un desplazamiento.

10/07/2016

Buena comida, pero joder con las esperas.

Mira que nos gusta descubrir sitios (o bueno al menos seguir la senda de amigos que los descubren por nosotros), no nos importa literalmente cruzar la ciudad cuando nos da el ataque.

Animados por los Avelios, llamamos, pedimos mesa y allí nos plantamos.

En síntesis me quedé un poco frio. Más que por la comida, por el servicio.

Por un lado destacaría la gran calidad de la materia prima utilizada, en general en todo estos sitios asiáticos cuando pides langostinos a gambas siempre te suelen poner gambas de segunda regional, aquí sin embargo era impresionantemente buenas, aunque contadas.

Pedimos un pad thai de gambas, la verdad que curioso, un tanto reconstruido, pero con un genial resultado. Bastante bueno. Venían tres gambas, de gran tamaño eso si.

Pedimos también curry rojo con gambas. Muy muy buen curry. Excelente de verdad. Venían seis muy buenas gambas.

Por ultimo pedimos unos palitos de pollo, que ni fu ni fa.

Salimos, éramos tres, a 50 euros en total.

Seguramente si viviésemos cerca iríamos más.

¿Por qué frio? Tardaron varias glaciaciones en atendernos, traer las bebidas y la comida. La cuenta en cambio la trajeron rápido. No hay nada que más me joda que me dejen colgado en una mesa.

25/11/2016

La verdad es que la comida me ha gustado bastante. Todo muy rico y muy Thai. Lo malo es que entre plato y plato te da tiempo a hacer la digestión. De los tres entrantes que hemos pedido el último nos lo han servido despues de los platos principales!!!! Aún así cuando tenga mono de Thai volveré.

03/02/2016

Comida elegante y bien tratada.

Para mi la mejor comida Thay de Madrid. Y digo comida. Por que el local, sin estar mal, no es un lugar a reseñar.

He comido de carta 3 o 4 veces y tiene platos adictivos.
Recuerdo unos Dimsum estilo Thay y un curry de pato....ummmm.
La comida tiene un "acabado" muy "elegante". Tanto en sabor como en la preparación.

Esta última solo y de mediodía, probé el menú.
Parece corto, solo un plato postre y bebida.
Pedí el Pad Thai y es espectacular. Además con bastante pollo en este caso.
No me quedé con hambre.

Sin duda: VolVeRé

spider72

me parece un sitio interesante por esa zona...yo creo que nos pasaremos post-visita al Reina S.

4 de febrero de 2016

Antonio Álvarez

Apuntado!

7 de febrero de 2016

28/07/2014

Auténtica juventud Thai

A veces entendemos lo auténtico como lo tradicional, o lo que sigue la receta original, sobre todo en comida internacional. En este restaurante Thai, la autenticidad la da que el dueño y chef (su nombre corto es Pui, de ahí el nombre del local) es tailandés,pero no hace exactamente comida tradicional tailandesa, sino que desde el conocimiento de su gastronomía, busca trabajar sobre ella para reinventarla y aportar juventud, frescura, informalidad, y un punto de originalidad.

Aunque se llame Thai Tapas no debemos buscar aquí una fusión thai-española, no hay bravas thai, ni calamares a la romana thai ni nada de eso, sino que el término tapas lo usa en el sentido de presentaciones de platos distintas a como se suelen hacer normalmente, cómodas para comer en grupo, compartir, de manera informal.

En este restaurante tuve como anfitriones a una pareja de español y tailandesa, que son habituales de este sitio. Además ella trabaja en distribución de productos de alimentación tailandesa por lo que se conoce todos los restaurantes de Madrid y sus cocinas, y me ha reconocido que este es uno de los pocos tailandeses en Madrid que tiene un cocinero tailandés (solo hay otros 5 o 6 más). Aunque una nacionalidad no asegura mejor cocina, porque un chino puede aprender a hacer un plato mejor que un tailandés si se lo propone, los tailandeses (una comunidad relativamente pequeña en Madrid) valoran muy positivamente que en la cocina haya un compatriota porque pueden pedirle platos fuera de carta que suelen comer ellos, y además saben seguro que respetará los principios de su gastronomía (un orgullo y casi una filosofía para ellos).

Por tanto, y aunque suene a tópico, este sitio está regentado por tailandeses y además vienen a comer tailandeses, aunque me reconocen que vienen por la curiosidad de comer sus platos reinventados. Lo tienen como una rareza, una reinterpretación divertida y joven de su gastronomía más que para comer lo "normal".

El local es más amplio de lo que parece al pasar por la calle delante de la puerta. No tiene muchas mesas pero tampoco están pegadísimas, y casi todo son mesas de 2-4 personas, aunque hay un par de mesas grandes a la entrada para 4-6 personas.

La decoración también dice mucho del concepto del sitio, ya que huye de cualquier elemento "folcklórico" thai. Tiene una decoración sencilla, basada en verdes y negros, una pared con una impresión de hojas, y, aparte de la bandera de Tailandia del exterior, solo pequeños guiños a su cultura de manera tipográfica, con carteles en la pared con textos escritos en tailandés y español, sobre todo un cartel con el nombre largo no oficial de Bangkok.

Los platos son de plástico, con motivos florales, muy común en tailandia en las casas y restaurantes "de batalla", y cubertería, manteles (medios manteles individuales de goma bajo el plato), mesas y sillas tienen una clara procedencia Ikea, pero no chirrían demasiado en un lugar moderno. Luego la comida se sirve en platos a veces de loza u otros materiales.

No he hecho fotos de la carta porque son literalmente 11 hojas de carta, pero porque cada plato tiene el nombre en tailandés y la explicación de ingredientes en inglés y español. En la carta se marcan los platos con picante, y con cacahuete (por las alergias).

Ya que teníamos de anfitriones a habituales del sitio nos dejamos aconsejar sobre qué pedir, con la preferencia de platos más originales, más difíciles de probar en otros restaurantes thai, o incluso creaciones propias del sitio.

De beber empezamos con té helado al estilo thai (2,50€), bebida típica donde las haya, aunque no se vea mucho en otros restaurantes de Madrid, que aquí se presenta en un cuenco con pajita, con hielo picado,y que se hace con leche condensada y azúcar. Fresquito y entra bien en verano pero al mismo tiempo una bomba calórica. Luego ya seguimos con cerveza, la tailandesa Singha (4,50€ el botellín de 33cl, un poco subida de precio).

La comida la van trayendo pero como van rápido y todo está reciente, te terminas encontrando con todos los platos pedidos en la mesa. Paciencia y sin agobios. Nosotros pedimos:

- Khao-tang Natang (7,90€) - galletas de arroz crujiente con una crema de leche de coco, con cerdo y langostinos picados dentro. Crujientísimos y salsa sabrosa, con sabor a cacahuete y buenos trozos de langostino y cerdo.

- Rollitos de pasta de arroz con ensalada fresca de frutas (manzana, mango) con salmón ahumado y huevas (6 unidades, 8,90€). La pasta que recubre es tipo la de los nem, y es una forma distinta de presentar una ensalada fresca. Viene en plato hondo con salsa de soja debajo. En lugar de salmón ahumado se podía pedir con jamón ibérico o surimi.

- Mu Pbing Khao Niew (9,90€, 4 pinchos) - Pincho de carne de cerdo marinado con salsa de guindilla picante y arroz glutinoso. Está hecho para comer con la mano, cogiendo un poco de arroz glutinoso, poner el pincho sobre él y un poco de salsa, que no pica tanto, y comer. Sabroso, típica street food.

- Lab tod (8,90€) - Bolitas de cerdo con curry rojo, con salsa sriracha, ensalada y hojas de albahaca fritas. Es una reinvención del típico "Lab", de carne picada con hierbas y especias pero hecho en bolitas y frito para que se pueda comer más fácil, entre una albóndiga y una croqueta. Muy muy jugoso y sabroso, seguramente de lo mejor de la comida. Y la salsa sriracha le aporta un poco de picante extra.

- Ensalada de pato a la brasa con pera (14,90€): Una creación propia de Pui, el pato está jugoso, rebozado y con una salsa, y la pera le pega bastante.

Todos los platos se notan frescos, casi siempre acompañados de alguna ensalada, con sabores diferenciados (nada del efecto todo sabe igual), con picante ligero en algunos pero sin asustar, y respetando el principio thai de la variedad de sabores (dulce, salado, ácido, amargo, y umami) en el mismo plato. Aunque con esto que pedimos comen 3-4 personas bien, dejamos sitio para los postres, que a diferencia de otras gastronomías orientales en este caso valen la pena. Pedimos:

- Similan Island Sunday (5,50€) - Helado de coco cubierto con piña en almibar, lichis, mango, lascas de coco asadas, cacahuete y anacardo, canela, leche evaporada,... Muchos sabores juntos con el coco del helado predominando. Muy rico.

- Khao Niew Mun Mamoang (6,90€) - Arroz glutinoso dulce con leche de coco, y mango fresco. Uno de mis postres thai favoritos, tanto en esta versión, como en la versión en rollitos del restaurante Krachai. Aquí el arroz lo hacen con un zumo de una fruta que le da un color azul muy curioso. Una cucharada con la leche de coco, el arroz y el mango es una gozada de sabores para el que le guste el dulzón y los sabores exóticos.

Al final, con todo comimos bien (cercanos a salir rodando), por 92€, comiendo 4 personas. No es un sitio barato, pero quizás más barato que los tailandeses buenos, se sale del tópico del tailandés (aunque siguen teniendo comida típica como el pad thai), es diferente y agradable en cuanto a decoración, sobre todo para una comida o cena de 2 (sin romanticismos) o para amigos.

Volveré.

Alexo

Buena y documentada, crónica Victor. Leyéndote dan ganitas de ir mañana mismo. Sabes si entre semana tienen menú?

28 de julio de 2014

EandradA

Gracias por tu crítica. Hace mucho tiempo que lo tengo fichado porque me queda medio cerca de casa pero no me atrevía a ir por algunas malas críticas. Lo probaré en breve.

28 de julio de 2014

volga

Jeje, cuando vas con una tailandesa y un español casado con ella a un restaurante que frecuentan, es fácil documentarse porque solo hay que escuchar.

Sobre el menú creo que leí algo en la puerta sobre menú, en plan que podías elegir unos noodles de la carta o algo así, pero no estoy seguro y no sé el precio... Lo siento.

28 de julio de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

té helado al estilo thai = babas y babas.. <3

28 de julio de 2014

EandradA

El menú del día cuesta 12€ ó 12'5€ pero en la pizarra no especifican los platos, si he pasado más de una vez por ahí en plan, ¿entro o no entro?

28 de julio de 2014

13/12/2014

Tailandés

No tiene una carta tradicional de comida tailandesa. La preparación es algo más moderna pero los sabores se mantienen: picantes, curry, noodles, etc.

La carta es larga y despista un poco, pero en general todos los platos son lo que dicen ser y el sabor no es malo.

Los precios un poco elevados, pero la cantidad de comida lo compensa y siempre sales saciado.

Recomendable si se está por la zona: Museo Reina Sofía, Circo Price o La Casa Encendida.

29/07/2014

Buena cocina, mala ventilación

Martes, 29 de julio 2014.

El Pui no es un sitio bonito pero está más o menos apañao y limpio, un poquito de música habría ayudado a mejorar el ambiente y una buena extracción ni te cuento porque la pestumbre que nos hemos llevado en la ropa no tenía precio. El ambiente estaba cargado ya al entrar.

Dos mesas ocupadas por asiáticos, buena señal. Nos atiende un chavalito con problemas de idioma (español, claro) y con pocas tablas.

Tienen un menú por 12'90€ que incluye un plato principal de la carta, bebida y postre. Es una buena opción aunque sale casi por el mismo precio que pedir lo mismo a la carta.
Existe supuestamente un menú tapas thai pero el chico no sabía si valía en ese momento.

Yo me tomé mi té frío chai con leche condensada que estaba riquísimo. Me encantó el recipiente de metal que mantiene perfectamente el frío. Pedimos otro té frío de lemongrass refrescante pero algo flojo.

Principales: pad thai con langostinos buenísimo, nada pegajoso ni aceitoso, genial y pollo con curry amarillo (no sé cómo se llama el plato), muy bueno también, muy parecido a un curry indio. Picaba bastante a pesar de que tenía solo un "bell pepper" junto al nombre.

De postre le dicen en cocina que solo puede ser helado, té o café. Pedimos helado de mango que nos sorprendió gratamente porque era básicamente fruta helada muy rica. Yo quería helado de té verde pero me trajo solo el té verde, que me tomé de todos modos aunque se me hace un poco duro sin azúcar.

Algún problema que otro y bastante tardanza a la hora de pagar y nos fuimos con nuestra peste a otro lado.

No es un menú especialmente barato; aunque al final la cantidad está bien no incluye entrante y el detalle del postre es una cagada como una catedral. Nos habíamos emocionado leyendo algunos postres que tenían y después viene el tipo y nos dice que solo puede ser helado, eso es un poco cutrillo.

Por peste, postre y despistes se lleva 3*, por cocina se llevaría 4*.

Al mediodía tienen un montón de platos para llevar.

volga

Ni me fijé en lo de la ventilación, creo que estaba más ventilado el domingo. Y lo del postre es cierto, un fallo porque vale la pena.
Bueno, al menos me alegro de que la cocina en sí te gustara, y el té también!

30 de julio de 2014

08/02/2014

Pues regular, la verdad y ¡¡¡La jarra de agua del grifo: 0'50!!!!

Me llevó una clienta más o menos habitual de éste pequeño Thailandes y la verdad es que salimos las dos de allí bastante decepcionadas.
Cenamos una ensalada Somtam Thai (ensalada de papaya verde) que por lo visto le precede su fama....no estaba tan buena como en otras ocasiones (hasta pensó mi amiga si igual habían cambiado el cocinero ¿?), una vieiras con salsa de hierbas Thai que bueno...y unos noodles Pad Thai sin pena ni glorica que no terminamos además de tres cervezas.
Nos resultó carísimo: 47'20 por tres simples platos que francamente, salvo la vieiras, tampoco fueron nada del otro mundo. Pago con gusto ese dinero y más si lo que como está rico, si me atienden bien (que tardaron horrores y también entre platos) si el lugar lo acompaña, en fin, que no, que no lo vale en absoluto. Lo que nos dejó KO fue ver en la carta: "Jarra de agua del grifo: 0'50", ya han perdido un cliente, mi asidua amiga más que nada porque yo ni era cliente ni lo voy a ser.

27/09/2014

Restaurante Thai en Arganzuela

Realmente me ha entrado la duda de si ponerle un dos o un tres. Al final me he decantado por el tres pues creo que un 2 hubiera sido injusto, pero un tres es generoso.

Vivo cerca, pero no había reparado en este restaurante a pesar de que me encanta la cocina Thailandesa.

Un amigo me habló ayer mismo de él y me fui a cenar.

Era pronto y estaba vacío aunque se lleno completamente mientras estuvimos allí.

Nada más sentarme me llamaron la atención ciertos detalles, las encimeras estaban llenas de polvo, los cubiertos estaban en unos recipientes encima de la mesa, y los platos también. Pensamos que eran decorativos, pero no lo eran, un detalle poco común en un restaurante al menos en España.

Compartimos unos dimsun unos tallarines con langostinos y un arroz frito con pollo, pasas, piña y anacardos. Todo estaba rico, no para tirar cohetes, pero rico.

En general pienso que la relación precio-calidad de la comida es algo cara, pero la de la bebida es muy cara, hasta te cobran el agua del grifo. Las personas de la mesa de al lado no daban crédito.

Como decía me encanta la comida Thailandesa pero creo que hay mejores opciones en Madrid así que no creo que vuelva.

11/08/2014

Espectaculares ensaladas y Pad Thai

Mi restaurante tailandés favorito en Madrid. Me encantan sobre todo las ensaladas: son un plato completísimo y tienen una variedad enorme. Concretamente la de pato y pera es una maravilla (eso sí, tienes que ir con hambre porque sacia mucho). El Pad Thai es de los mejores que he probado también.

De cantidades está muy bien. El local es pequeño y la cocina también tiene que ser pequeño por lo que, muchas veces tienes que esperar un poco más de lo esperable para un plato si está lleno pero tampoco nada que clame al cielo.

Muy recomendable.

30/07/2014

Un thai muy recomendable

Fuimos a comer un domingo y había muy poquita gente. El local es pequeño pero acogedor, y la carta extensísima! Nos gustó todo lo que probamos. El servicio también fantástico. Sólo una cosa que no me gustó. Los platos de curry deberían llevar el arroz por defecto, y no cobrarte el bol de arroz aparte :S