Ordenar por:

relevancia fecha

17/05/2013

gastro

en lo que antes era un conocidísimo restaurante barato frecuentado por la bohemia dublinesa, ahora se encuentra este restaurante que trata que comer bien en Dublín no sea una quimera.

Es un equipo joven con ganas de traer platos y cocina más internacional y variada. El resultado no está mal, tampoco para tirar cohetes. Tiene buenas vistas al Liffey.

Es bastante ruidoso si está lleno, que suele ser casi siempre (mejor reservar).

Está bien para una cena informal.

06/06/2008

Gran Meaulnes lo descubrió en junio de 2008

Restaurante literario

Mi sitio preferido en Dublín. Veo por la web que el establecimiento ha cambiado un poco. Espero que el espíritu original se mantenga: un restaurante no muy caro ubicado en el piso superior de una librería de viejo. El ritmo del restaurante es muy parecido al de la librería, con un servicio muy atento, pero al ritmo que ellos marcan. El establecimiento gana muchos enteros si conseguimos una mesa al lado de sus enormes ventanales. Antes servían sandwiches con nombres de escritores irlandeses. Rezo para que esta costumbre siga manteniéndose: no todos los días podemos comernos un "James Joyce" con salami, pepinillo y mostaza.

PD: Arggg. Acabo de repasar el texto de la web y veo que The Winding Stair ha cambiado de dueño y de identidad. Olvidaos del sandwich James Joyce y preparaos a pagar una buena cuenta por la comida (su inclusión en la guía Michelín es una buena excusa para hacerlo). En fin, mantengo el comentario porque su privilegiada ubicación a orillas del río Liffey.