Toto Restaurante

Restaurante en Barcelona con una oferta gastronómica de inspiración italiana. La mayoría de nuestros productos son ecológicos y preparados en parrilla y horno de leña tradicional. Nuestros responsables de cocina son Silvia Calierno y Jason Boteril, ambos procedentes del reconocido restaurante californiano de slowfoo...

Ordenar por:

relevancia fecha

21/03/2016

Cada vez nos encontramos más con restaurantes que apuestan por el producto de calidad y proximidad. Se acabaron las conservas y los cultivos fuera de temporada. Esto quiere decir que la carta de estos locales va cambiando según lo que toque en cada época del año. Y eso nos gusta. Si el huerto nos trae tomate, bienvenido será. Exacto, son las estaciones y el clima los que mandan en la carta..

Toto es un local con mucho encanto. Ideal tanto para cautivar en una primera cita, para tener una reunión de amigos, o sencillamente para merendar y leer tranquilamente. Elegancia y cultura, ya que en sus estanterías nos encontramos con una selección de libros. La decoración corre a cargo de Lázaro Rosa-Violan, y creedme que se nota. Sofisticación y calidez cuidadas al detalle. La ruta de sabores que nos ofrece Toto es hacia las mejores materias primas. Productos frescos y una presentación sencilla. Cuando las cosas se hacen bien, no necesitamos más.
La dieta mediterránea cobra en este local una nueva dimensión, y es que nuestra gastronomía bien merece un pódium. Para empezar, te recomendamos encarecidamente probar su remolacha asada, naranja sanguina, queso de cabra y nueces tostadas. Una verdadera sorpresa. Otros platos que no deberían faltar en tu recorrido: el espectacular tartar de solomillo con alcachofa de Jerusalén; el cangrejo de concha blanda con alioli y ensalada; los gnudi, desnudos de ricota, tomate cherry y parmigiano; o el sublime cordero de larga cocción con vignarola de verduras y prosciutto.
Un consejo: deja hueco para probar sus tartas caseras, merecen la pena no sabes cuánto. (le Cool)

07/04/2013

Local "bonito" con ciertos peros.

He leído pésimas criticas no sobre la instalación sino sobre el coste de los platos, el servicio, etc...Como en todas las cuestiones hay opiniones muy contadictorias.. Ahora va la mia....
Vamos a ver, a nadie obligan a entrar, digo yo.. y bueno, posiblemente sí, así es, algunos platos están inflados de precio y los camareros son un poco cada uno, en cuanto a look o calzado, por decir algo, un poco digo,, de su padre y su madre. Quizás para el local o el tipo de local deberian vestir algo más formalmente, o con aspecto más aseado. Pero casi rectifico esta opinión subjetiva porque suena a conservadora yprejuicios. Nada tiene que ver los tatuajes, los pantalones arrastrando o deshilachados o las playeras, o barbas de días, o pelos morados,,con la profesionalidad o el buen hacer de un camarero, pero supongo que igual es que esperamos otra cosa..pschh..
He leido, como he dicho, criticas pésimas y otras en mucho muy buenas, no sé si de conocidos o bien intencionados..Yo no creo que sean falsas, sino simplemente son otras opiniones. El local me gustó bastante más que el de Boca Grande, que tiene peor servicio y peor enfoque o finalización de platos, y es más ,, tiene mayor espera entre plato y plato. En el Toto, un nuevo aire de italiano, o casi.., pues, tienen velas encendidas, luces acobradas, sillas desemparejadas, ,, en la misma mesa, cinchas o correas, cinturones, sujetando a la pared, distintos cojines y almohadones, etc,, vamos¡¡¡ que el sr Lázaro sabe lo que hace, o los propietarios que apuestan por él, y sabe a qué tipo de público, posh o no, van dirigidos sus locales..Por cierto, estuvo detrás también en Londres, del nuevo remozado de Nacho Manzano, el asturiano..

Bonita decoración e interiorismo llevada de nuevo de la mano de Lázaro Rosa-Violan.. y los platos, bien, bastante bien.. Esos techos con falsos paneles o telas, ¿papeles? enmarcados, tanto espejos envejecidos, cestas y capazos de hortalizas, libros, lámparas con grandes bolas y vidrios, azulejos vidriados blancos, techos altos, eso es agradable y es lo que a primera vista te hace, supongo, entrar.. aunque en nuestro caso,,no fue nuestra primera opción, pero en esa noche nos quedaba cerca de donde estábamos alojados..Para cenar no nos apetecía bajar más al centro, aunque la calle Valencia, sea centro-centro.
Los dos cubiertos, dos personas sin vino,, que solicitamos pero que no nos volvieron a insistir, y entonces sólo bebimos la botella de agua, y controlando algo gastos, nos supuso 75 euros.
Despues de un pequeño platito con crema de zanahoria, una quenelle de queso cremoso, y hoja de albahaca posiblemente, pasamos ya a la comanda,
Una ensalada de patata violeta y más, sobre 11 euros, creo, y dos principales que fueron Fetuccinis con ragout, algo insipidos según mi compañero, sobre 11 euros, y yo pedí un Robespierre de solomillo con una salsa amostazada verde, y una capa abundante de rúcula. servido ello a modo de carpaccio pero caliente. No recuerdo bien, porque tampoco saqué fotos, este plato sobre los 24 euros..La botella de agua sobre los 3 euros, el pan, 4 bollitos todos iguales, - deberían servir la opción de distintos tipos de pan- sobre 4´5 euros y como he dicho se olvidaron, al parecer, de volver a traernos la carta de vinos..
De postre, una tarta pschh, al horno de leña, de manzana fina y que no es la mejor que comimos, con una bola de helado de vainilla. Yo, por mi parte una tabla de tres quesos, bien, italianos, alternando para la cata , con algunas finas láminas de manzana. Creo que la tarta sobre 6´5 euros y mis quesos sobre 11?. En total con el I.V.A. y sin vino, compartiendo una ensalada de primero, todo ello 75 euros. ¿He dicho que las mesas rústicas ,, no tienen mantel o no están vestidas?Tan sólo un mantel de papel individual coordinado con los tonos de madera, y que los platos a menudo son también de esos tipo vintage o restos de serie, en plan medio british o mitad campiña francesa reciclados, y sí,,tienen velas, y los de la mesa cercana.unos austriacos, nos pidieron encender su vela, candelabro, en la nuestra,,pareja mona ellos, sí.Y picor de centros de flores, naturales, dentro de al parecer antiguos o no botes de mermeladas algo funerarios, todo hay que decirlo.. Es que los clientes ,umm, somos tan remilgados y nos fijamos tanto en todo o en casi todo, vamos..
Lo dicho, cocina vista, platos bien realizados, sanos o con toques de otros paises, no sólo Italia...Mesas pequeñas o no, grandes, mezcladas, ambiente entre modernito y medio pijjillo. Media entrada ese vispera de festivo, bastantes más mujeres, varias bien arregladitas, que sres.. Incluso habia niños,, Dios mio¡¡,,que refalfio¡¡.,,pronto aprenden a ver y dejarse ver, o ,, oye,¡¡¡¡,igual también se va a estos locales a comer bien y disfrutar del momento,, claro que sí, oye,,que sí.
No está mal, al menos digamos que está bastante mejor que el otro, Boca Grande, a donde fuí habrá unos 3 meses en otra escapada a Barcelona.

14/08/2015

recetas italianas en el brunch que ofrecen los fines de semana con embutidos y quesos típicos de Italia.