Treetops Lodge

01/08/2014

Héctor Pérez lo descubrió en septiembre de 2013

Lujo sin lujos

Hasta la fecha habré dormido en unos 300 hoteles de todo tipo ( malos, normales, buenos, muy buenos y de super lujo ), pero este Teeptops los supera a todos en originalidad. Las habitaciones son pequeñas, no hay armarios y, a pesar del frío que hace, no hay calefacción. Pero aún con eso es un hotel de auténtico lujo. Porque aquí el lujo es el poder contemplar tranquilamente desde la cama de tu habitación a una manada de búfalos bebiendo agua en una gran charca, o ver a dos familias de elefantes salvajes comiendo y bebiendo tranquilamente delante de tus narices. También es un lujo ver como varias hienas rondan a una cría de antílope para convertirla en la cena del día y como su madre, con gran inteligencia e instinto, consigue salvarla.
Para los que puedan estar planificando este maravilloso e inolvidable viaje, aporto aquí algunos datos que pueden ayudar a planificar mejor: hasta hace unos 2 años las habitaciones eran minúsculas, el baño era compartido y no había sitio para los equipajes. Pues bien, aunque varias conocidas agencias de viajes todavía no se han enterado, actualmente ( 2013 ) las habitaciones son más grandes, tienen baño en la habitación y se pueden llevar sin problema 2 maletas trolley tipo cabina de avión. La ausencia de calefacción se soluciona con unos buenos forros polares, unas buenas mantas y 2 bolsas de agua muy caliente, de manera que al final en la cama casi se pasa más calor que frío, aunque a las 7 de la mañana echar el pie fuera de la cama no sea precisamente una sensación agradable.