De moda casi desde el día en el que abrió, TriCiclo es la fusión de cocinas de aquí y de allá con sentido y cabeza. Su carta puede pedirse en tercios, medias o raciones enteras y avanza desde recetas de producto hasta nacionales para luego tener una vertiente internacional. Su rossejat es imperdible.

Ordenar por:

relevancia fecha

07/06/2017

SITIO CHULO. BUENA COCINA. INCLUYE ATRACO

Cena Viernes Abril 2017

3* que serían más si no fuera por la RCP

Mucho tiempo llevaba este sitio en pendientes, así que por fin reservo mesa y para allá que vamos. Imagino que debí conseguir el último hueco, porque me dieron la mesa más al fondo de todo el restaurante, que para llegar a ella tienes que dar toda la “vuelta al ruedo”.
El restaurante es como un pasillo muy largo en forma de “U”, empezando por la entrada y acabando en otra puerta que da a la calle, pero está cerrada. Es bonito, mono, con mucha maderita, acogedor y agradable. Cómodo no tanto.
La nuestra una mesa alta, cuadrada, muy amplia, de sobra para 4 personas, pegada a la pared y con poco espacio para las sillas. Al lado, bastante cerca, una mesa baja, amplia también, con unos turistas tomando el menú degustación.

Fui un chico malo y fui a ciegas, sin haber hecho los deberes, así que pedimos un poco a ojo, con la única referencia de haber leído que un rollo, de no sé qué, estaba muy bueno… ayyyy…
Cuando nos tomaron nota teníamos ya una idea de qué pedir de la carta, así que no cambiamos mucho con los numerosos fuera de carta, solo las tostas de atún, pero recuerdo que todo sonaba muy bien, cosa que es de agradecer.

APERITIVO. Primero unas tortitas fritas de claras de huevo con algo que no recuerdo, acompañado de una salsa verde. Muy rico y original. Después nos pusieron un vasito de crema de ¿espárragos?, huevas,… muy bueno también.

TOSTA DE ATÚN ROJO (Fuera de carta. 4 tostitas 30€). Buenísima, básicamente por el producto, muy bueno y fresco.

NEM FRESCOS DE CANGREJO REAL. (A 9€ la unidad). Para fresco el que ideó este plato. Fue el único rollo que vi en la carta y, aunque estas cosas de pedir cangrejo real en Madrid no suelen ser mi debilidad, me lancé al vacío a ver si era aquel que recordaba, y claro, hubo porrazo. A 9€ la unidad, una hojita de lechuga para montar una especie de samm, con el rollito de pasta de arroz dentro, un kilo de verduras picadas en el interior, un par de escasas tiritas de cangrejo real, que no suponían ni un 10% del grosor del rollito, prácticamente inapreciables en boca y con un resultado anodino e insignificante (si me ponen palitos de cangrejo igual ni me doy cuenta), que hacen de este plato uno de los mayores timos que he sufrido en carne propia últimamente. Lleva unas gotitas, por cada rollo, de una salsa sabrosa, y un cuenco de salsa transparente ácida y picante, como la que suelen poner con los rollitos vietnamitas. No es que esté malo, como pone en la carta es muy “fresco”, pero si costara 4€, y te apeteciera algo muy vegetal y ligero, podría ser…
En la mesa de los turistas vimos unos rollitos distintos, con buena pinta, que mucho me temo que eran los que había que pedir…

STEAK TARTAR. Con huevas y huevo. Pues no está malo, con el huevo frito de codorniz encima, las huevas y los chips, pero bastante normal, nada destacable. Nos pusieron 4 tercios de ración, 4 tostas, 26€ en total, que no me parece que merezcan la pena ni mucho menos.

RODABALLO SALVAJE FRITO. Con berenjenas de almagro caseras. Buenísimo y sabrosísimo. Ración muy escasa para compartir entre 4, nos dio para probar lo justo, incluso entre 2 no sería mucha cantidad. A pesar de la buena calidad del plato 28€ me parece un precio desorbitado para esa cantidad.

CAPÓN ASADO CON VINO RANCIO. Gambeta roja y puré de tubérculos. Muy bueno, punto perfecto, tierno, muy sabroso, buenas gambas. Ración escasa para compartir entre 4, incluso entre 2 no sería mucha cantidad. Si en esta ración completa viene un único muslo y 3 gambas… ¿En la media ración qué viene?... ¿Carne suelta?... ¿Una alita?. A pesar de la buena calidad del plato 27€ me parece un precio desorbitado para esa cantidad.

ARROZ CON LECHE (Fuera de carta). Muy bueno. Contrasta la escasez de los segundos platos con esta pedazo cazuelita de arroz con leche bien rico.

CHOCOLATE BLANCO, MARACUYÁ Y YOGURT. Buen postre también, contraste de sabores muy agradable.

BEBERCIO. Agua del grifo (gran detalle) y una sola botella de Marañones (26€).

ATENCIÓN. Pues no sé si por estar en la mesa del fondo, o por qué, pero a ratos nos sentimos un poco abandonados. El trato fue bueno, fueron majos y, cuando se ponían, muy bien, pero hubo momentos de no tener a nadie a quien pedir algo, de tiempos largos, y de dar la sensación de cumplir la atención justa y necesaria.

PRECIO. 50€ por cabeza con agua del grifo, comiendo bastante poco y con poco vino. Sinceramente creo que los precios están subidos, no sé hasta qué punto pueda tener que ver el éxito del sitio y la afluencia de turistas adinerados, pero el sitio es bueno y también caro. Aunque olvide el rollito de cangrejo, la relación calidad-precio es claramente su punto flaco.

ME GUSTA:
- El nivel de cocina, hay muy buen nivel, original, con buenos productos y elaboraciones.
- El local es chulo. Toque romántico pero también para ir con amigos.

NO ME GUSTA:
- La relación calidad/cantidad-precio.
- Tiempos y atenciones a ratos
- El baño enano
- Aparcar por la zona

Sr Rodriguez

Atención pregunta: ¿Por qué este sitio sigue siendo Bib Gourmand (<35 eur pp de media) con platos la mayoría por encima de 25€ ??

8 de mayo de 2017

Prwll

De acuerdo en todo. El sitio mola, pero le tengo en la nevera despues de los utlimos estacazos que nos han pegado

8 de mayo de 2017

01/04/2018

Toda una referencia

Actualización - abril 2018

Nuevo homenaje en TRICICLO, un sitio divertido al que se viene a disfrutar, y donde cada día se come y se bebe mejor. En esta ocasión tomamos:

- Tartar de bonito marinado, fresas, tomate, almendras y hojiblanca
- Alcachofas fritas con jugo concentrado de jamón
- Guisantes, habas, espárragos y perrechicos cocinados en la mesa con caldo de cocido y huevo poché
- Callos de bacalao con garbanzos y espinaca
- Rebozuelos con vaca vieja
- Canelón de liebre a la royal
- Tarta de queso

Todo a un altísimo nivel, mención especial a los callos de bacalao, un guisazo de los que dejan huella. Gran trabajo de Javier Goya y su equipo.

A destacar el capítulo vinícola, dirigido por el gran Luis.

Manzanilla Lucerita para el tartar y las alcachofas, burdeos Le Medoc de Cos como hilo conductor, y Fondillón del año 70 con la tarta de queso. Impecable maridaje, con clase de cata incluida, je, je.

Un restaurante redondo, suerte de poder disfrutarlo en Madrid.

---------------------------------------------------------------------------------------------

Comida festivo - noviembre 2017

Sube a 5 estrellas.

Cada día se come mejor en Triciclo. Hoy puestos en manos de Javi Goya, nos ha organizado una especie de menú degustación a base de propuestas fuera de carta, ajustando los tamaños de las raciones para probar un poco de todo.

Empezamos con un tartar de atún rojo de Balfegó, productazo elevado a la enésima potencia.

Le siguieron unas sabrosas lentejas con liebre y unas sorprendentes y melosas patatas a la importancia con butifarra.

A continuación, lomo de salmonete con verduras y caldo de sus espinas.

Terminamos con un estupendo tartar de solomillo de ibérico con yema, y un taco de cabezada ibérica confitada.

Sin sitio para el postre, una tablita de quesos de tres variedades nos ayudó a acabar el vino, un tinto de la Ribera Sacra muy exclusivo, llamado Portela do Vento de Daterra Viticultores, recomendaciòn de Luis, el voluntarioso sumiller.

Por estas dos horas de disfrute pagamos algo más de 50 euros por cabeza, un precio muy comedido teniendo en cuenta el nivel de lo consumido. Pues eso, que Triciclo es una referencia, un restaurante asentado y funcionando como un reloj, y una cocina muy top con platos que siempre apetecen. Para volver muchas veces.

-------------
Comida en TRICICLO, el exitoso restaurante que fue la revelación del año pasado, y que se ha convertido en una referencia para muchas de las nuevas aperturas que se han sucedido en este 2014.

Le teníamos muchas ganas a este sitio, después de intentar reservar infructuosamente en un par de ocasiones. También es verdad que no íbamos con las expectativas muy altas, después de haber leído alguna reseña en la que se decía que los tiempos de espera eran muy largos y que el servicio era un poco desastre.

Pues efectivamente, el servicio tiene que espabilar y los tiempos tienen que mejorar, pero amigos… lo arreglan con la comida, que está para quitarse el sombrero.

Dos personas, nos toma nota Javier Goya, uno de los dueños-cocineros de esta neo-taberna, que nos recita una serie de recomendaciones fuera de carta, tan larga como la propia carta. Siguiendo sus recomendaciones, pedimos, todo en medias raciones y todo a compartir:

Ceviche de corvina con aguacate, con cebolla morada y un toque de jugo de lima. Delicioso, el pescado fresquísimo y la leche de tigre extraordinaria, de los mejores ceviches que hemos comido jamás. Por cierto, sin rastro de cilantro.

Esqueixada de bacalao con oreja. Un acierto la combinación de sabores y texturas de la oreja a la plancha y el bacalao. Obligatorio pedirlo

Amanita cesarea con yema de huevo; ya estamos en temporada de setas y se nota, éstas tenían una carne firme y aromática, la yema de huevo le aporta un punto de melosidad que le viene de miedo.

Guiso de pollo de corral con carabineros. Muslo de pollo guisado en una sabrosa salsa que nos pareció que llevaba mole poblano, acompañada de un carabinero de buen tamaño hecho a la plancha. Un plato con los sabores del mar y la tierra, exquisito.

Acabamos compartiendo una rica mousse de chocolate con flor de sal. Tienen una carta de vinos no demasiado larga pero muy bien escogida, de la que elegimos un tinto La Casilla, de la DO Manchuela, hecho con variedad bobal, servido a su temperatura en copas de calidad. Como muchos restaurantes modernos no tienen manteles, aunque las servilletas son de tela y el menaje es de calidad. No comercian con el agua, la sirven a discreción en unas bonitas jarras de porcelana.

Una cosa que nos chocó fue la extraña distribución de las mesas, tienen varias mesas altas con banquetas que nadie quiere porque son incómodas de narices, y una mesa comunal, que ofrecen a todo bicho viviente y que tampoco quiere nadie porque en Madrid no nos mola compartir mesa y mantel con extraños. Y digo yo… por qué no quitan estas mesas, ponen mesas normales y se acabó el problema (qué manera más tonta de complicarse la vida).

Pagamos 72 euros. Buena relación calidad-precio, pues pedimos un vino de 21 euros.

En resumen, un sitio que merece mucho la pena. Cocina muy elaborada a precios comedidos. Nos fuimos deseando probar los platos de la carta de otoño que nos dijo Javier que iban a introducir en breve.

Helen Holms

Que buen sitio, si señor!!!

hace 11 meses

03/09/2017

TriCiclo es Top

Septiembre 2017

Tras 5 visitas a Triciclo en sus 4 años de vida se constata que aquí lo hacen muy bien y que están en muy buena forma. El servicio ya es cuidado y va fluido, el sitio ya no tiene esos problemas de sonido que había y todo resulta muy agradable. La carta, con 15 platos fuera de carta esa noche, es muy variada y para todos los gustos y públicos. El producto es cada vez mejor y se cuida cada vez más lo que se compra. Las recetas tanto tradicionales como viajeras, aqui hay fondos y guisos y paladar glotón, gustoso.

Anoche en concreto hicimos un larguísimo menú degustación de celebración de cumpleaños donde destacaron sobretodo el clásico besugo a la madrileña, unas deliciosas pochas con calamar en su tinta y ensalada de pochas con tartar de calamar, los puerros confitados con jugo de tuétano, cigalas y trufa de verano (perfectos) y un arroz de pescado con dorada salvaje, gamba roja y carabinero que, si bien estaba un pelín subido de sal, tenía un sabor y un produtazo que lo aderezaba brutales. También muy buen nivel en el pichón con setas o en el cochinillo confitado y frito, pura melosidad.

Muy muy bien.

Mayo 2016

Avelio

Pedazo homenaje te has pegao...

11 de mayo de 2016

12/08/2018

Mala atención al cliente

Act ago 2018

Desde el punto de vista de alguien que todas las semanas como o cena al menos tres veces en restaurantes que intentan darle una vuelta a esto de la cocina lo de triciclo me parece una tomadura de pelo.

El servicio lentisimo. 30 minutos para que nos trajesen la carta, otros 30 para ver qué queríamos, y luego el 80% de la comida fuera de carta y a precios muy superiores a la carta. Poco sentido en la comanda y (éramos 6) con casos como uno qu pidió de segundo un tiradito de besugo donde lo mínimo hubiera sido decir ojo la ración es escasa y no dejar al comensal a dos velas.

De todos los platos solo un primero nos sorprendió y del resto más de lo mismo pero a precio de oro.

Precios disparatados, acostumbrados a clavar a los turistas. Por 70 euros por persona cenas de lujo en el 90% de los restaurante de moda de Madrid e increíblemente bien en restaurante no de moda pero buenos. Amigo turista, piense n bistronomika, en la misma calle y se come bien de verdad ( o en 200 otros restaurantes).

En fin, un atraca turistas con mal servicio y comida sin tener nada especial

———
Sin haber tenido la "suerte" de probarlo

Me parece sinceramente un insulto a la clientela que no cojan el teléfono de reservas (según me acaban de comentar no es cuestión de mala suerte la mia, sino practica habitual suya).

Lo mínimo que se le pide a un restaurante es profesionalidad, y estos dejan mucho que desear en ello.

spider72

Es así desde always

2 de junio de 2016

nindiola

Pues manda cojones. Sinceramente ha bajado siete escalas en mi indice de querer ir. Entiendo que estén llenos, pero no por eso lo mínimo es un poco de atención al publico. Si estuviesen vacíos (o cuando lo estén) perderán el culo por coger el teléfono.

2 de junio de 2016

1Falces

Lo entiendo. Yo también me he cabreado en ocasiones. Pero también me cabreo cuando en restaurantes modernos no se puede reservar vía web/eltenedor. Somos insaciables.

2 de junio de 2016

nindiola

La diferencia es que estos ofrecen un numero de telefono en su web, en el apartado reservas y luego no se molestan en atenderlo...

2 de junio de 2016

Alvaro Armenteros

30 min para traer unas cartas...no se cómo no pillásteis la puerta

hace 1 mes

Prwll

Se veía venir. Mira que están ricas las cosas que hacen pero a esos precios y con ese servicio... A la nevera no; al congelador

hace 1 mes

monica iglesias

Yo comí super bien y me atendieron genial, probé muchas cosas buenas incluido un vino de Arribes del Duero y pagué 44 por persona

hace 1 mes

nindiola

Prwll pues a mi lo que más me decepcionó fue la comida. Si vas a un sitio tipo Latasia de 5 cosas 4 te sorprenden, aquí de nosecuantas mediomedio un tartar de atún que estaba curioso por el chipotle sobre todo. El servicio deficiente sobre todo jode por el aconsejar mal en cantidades y dejar que se pida como segundo lo que es un primero (escasito) sin decir ni mu y no los tiempos pues al final estas con amigos y disfrutas del tiempo.

Monica, pues suerte que tuviste en las tres cosas, yo es mi segunda vez y no se diferenció en gran cosa salvo que ahora dieron un buen rejón. Me alegró de verdad que te guste y tu experiencia fuese buena, pero yo creo que Madrid tiene suficientes restaurantes buenos como para que a los siete de la mesa ya nos hayan visto (no puedes pagar lo mismo en el Paraguas que Triciclo)

hace 1 mes

nindiola

@alvaro, tienes toda la razón, pero agosto, Madrid, viernes y 11 de la noche, te tragas lo que te echen (ademas de estar con amigos y al final los tiempos es lo menos importante ya metidos en faena del asunto)

hace 1 mes

Alvaro Armenteros

Me pasó algo perecido en el antiguo Atelier Belge. Tardaron la de dios en traer la carta con la excusa de que no tenían suficientes para todas las mesas. Sin cometarios...No nos fuimos por las mismas razones que señalas.

hace 1 mes

nindiola

No tenían suficientes cartas????, es como si te dicen que no tienen vasos para todos!!!!, alucinante

hace 1 mes

Alvaro Armenteros

Lo tengo todo puesto en mi reseña del ahora Gourmand. La verdad es que fue un desastre de comienzo de cena. Luego se enmendaron o al menos lo intentaron

hace 1 mes

30/04/2017

De las mejores barras de Madrid

Abril 2017: El lomo de bacalao negro esta vez no era ni sombra, y pieza algo raquítica por 27 EUR ¿como seria la media?, por lo demás gente muy maja y excelentes cocineros.
_____
Visita Abril 2016: Mantienen el nivel, aunque no se si consiguieron la sorpresa de las primeras veces.
______
No me creo que aun no hubiera comentado triciclo, de hecho juraría que ya lo había hecho... bueno, da igual, nivelazo, es de mis sitios favoritos de Madrid, es todo un autentico espectáculo, reservamos mesa en la barra, y no sabría decir lo que nos gusto más, el bacalao asado en miso era de llorar, el tiradito, el ceviche, el steak tar tar, todo, para ir una y otra vez. Diría que con Streetxo es mi barra favorita de las modernas. Nota mental: volver YA a triciclo.

19/10/2017

TRICICLO: Móntame en tu tricicleta

TRICICLO

Calle Santa María, 28, 28014 Madrid.

No te gastarás más de… 50 euros. Aunque también está la opción de darte un homenaje y salir por el doble.

Plato estrella… cualquiera. Déjate aconsejar.

Hoy os traemos un clásico de la cocina madrileña de los últimos años: TriCiclo.

Este restaurante es el proyecto estrella de los chefs Javier Goya, David Alfonso y Javier Mayor que, habiendo trabajado ya en restaurantes de alta cocina, quisieron iniciar una nueva aventura más familiar y accesible para el gran público. Es así como crearon el universo de TriCiclo con: Tadem, en la misma calle y de estilo más informal; Taberna Elisa, más pensada para el tapeo y el cañeo; su food truck que podemos ver todos los meses en MadrEat; y, por supuesto, la joya de la corona, TriCiclo.

El restaurante TriCiclo está situado en pleno centro de Madrid, concretamente en la calle Santa María, a escasos metros de la calle Huertas en el barrio de Las Letras. Gracias a su emplazamiento y a su clásica fachada logra trasladarnos a una cálida casa de comidas del Siglo de Oro.

Una vez dentro, nos damos cuenta de que se le ha dado un buen lavado de cara al local, encontrándonos con un restaurante a medio camino entre una tasca castiza y un bistrot francés. En su interior, en un primer espacio, se encuentra la barra así como un considerable número de mesas altas. Este espacio es ideal para picotear y sirve como antesala de los sucesivos salones de forma alargada que se encadenan uno tras otro en una especie de laberinto. En general, el local cuenta con una iluminación tenue e intimista lo que lo hace perfecto para disfrutar de una cena en total tranquilidad, que es lo que más se valora.

En cuanto a la bebida, el restaurante cuenta con una carta de vinos cortita, pero con alguna opción interesante. Pese a ello, y visto que en la comida ya nos íbamos a dejar un buen pastiche, decidimos optar por nuestra amiga Mahou (en su versión Maestra), que nunca te da sorpresas a la hora de la cuenta.

Y respecto a la comida, sus chefs optan por una cocina en la que mezclan el producto de mercado pero tratados de una forma más elaborada y con ciertos toques exóticos (astiáticos y sudamericanos). Pero, pese a los toques modernos, tenerlo claro: aquí prima la comida sencilla, sabrosa y bien preparada.

A la hora de la comida cabría hacer una mención especial a la forma de trabajar de TriCiclo y a su carta dividida en tres partes:

La primera columna, Del Mercado al TriCiclo, contiene platos en los que destaca la materia prima con productos de temporada sin mucho tratamiento. Aquí lo que prima es la calidad del género, sin demasiados artificios. Encontramos propuestas tan variadas como: cecina de León, lomo de vaca vieja a la brasa, carabinero asado al sarmiento, tabla de quesos artesanos,…

Os dejamos con las fotos de nuestra visita para que vayáis haciendo hambre.

Para conocerlos un poquito más, puedes leer el post que les hemos dedicado en nuestro blog: morretefino.com/2017/10/19/triciclo-montame-en-tu-tricicleta

19/12/2017

Sobre ruedas.

A pesar de llevar varios años abierto, no había conseguido hasta ahora conocer el Triciclo, del que sólo había recibido buenas referencias por parte de distintos (e incluso muy distintos) amigos. Porque Huertas no me queda muy a mano y sobre todo porque no es fácil encontrar mesa disponible, así que esta vez hice la reserva con un mes de antelación para evitar problemas.

A pesar de las altas expectativas debo decir que no me ha defraudado. El primer aviso de la profesionalidad del servicio fue cuando pedimos que nos recomendaran un vino blanco que no fuera afrutado y acertaron de pleno con un excelente vino de Lanzarote que ya había probado pero del que nunca me hubiera acordado si no hubiera sido por la referencia del camarero. Cuando al poco rato llego con una cesta repleta de panes, a cual con mejor aspecto y sabor, empecé a sospechar que estábamos en los prolegómenos de un gastro-flechazo.

Y así fue. Como entrante pedimos un ceviche, que resultó estar muy por encima de la media. Muy bueno. También una original y refrescante ensalada de tomate con diferentes pescados azules, anchoas y sardinas marinadas. Igualmente sabrosos el steak tartar y los canelones de rabo de toro.

En general el sitio tiene un punto desenfadado, inteligente, muy trabajado pero sin que se note demasiado. La carta es al menos diferente de la uniformidad impuesta en gran parte de los restaurantes de Madrid, lo cual ya es mucho. Queda ahora pendiente el Tándem, hermano pequeño y algo más económico, situado en la misma calle.

02/05/2018

Que bueno esta todo pero que pasada de frenada en los precios

Comida mayo-2018

Cada dia se come mejor aqui, y cada dia es mas caro.

Me ha impactado el manejo de las brasas, sobre todo con sarmientos, que le dan un sabor muy especial a los platos.

Estaba muy rica la ostra, el aguachile y la alcachofas. Superior los esparragos, el carabinero y el lomo. Y de infarto el tartar de bonito y el arroz con bogavante. Postres buenos, pero no destacables

Hasta aqui todo bien o muy bien. Pero.... 60 € por barba comiendo lo justo y bebiendo una botella de vino para 5.... aqui se me hunde el sitio a 3 estrellas

Creo que estan llegando a unos niveles de precios para pensarse en volver.
-----------------------------------------------

Septiembre 2016 cena

Lleno el local as usual (aunque habia sitio en la barra a las 9,30...)
Actores y cantantes famosetes

Sube:
- Mejora notablemente el servicio. Atentos, recomendaciones de vinos muy correctas, reponiendo agua de grifo y pan constantemente. Esto es otra cosa!!!
- Invitaciones: Nos invitaron a los postres. Gran detalle
- Un vino asturiano fabuloso

Se mantiene:
- El nivelazo de los platos. Todo estaba extraordinario, destacando unos boletus maravillosos y las láminas de carne. El nivel de la comida sigue siendo lo mejor del local
- El horrible detalle de cantarte 12 platos fuera de carta sin decirte los precios

Baja:
- El precio pero por todo lo contrario: de media han subido un 10% en un año y la cuenta se nos puede ir de las manos

Total, muy bien comidos pero salimos a 50 € por barba, bebiendo una botella de vino para 4 y agua de grifo e invitandonos a los postres

Volveré seguro, pero voy a espaciarlo un poco mas a ver como evoluciona
------------------------------------------------

Julio 2016 sabado

Tras una espera de mes y medio, cenita en Triciclo. La barra hasta la bandera.

Persisten los mismo fallos: Esperas eternas a ser atendidos, "cante" de mas de 7 platos fuera de cartas,...

Pero por lo demas, merece la pena venir aqui: platos modernos pero sin pasarse, muy redondos y bien currados

Volvere
---------------------------------------
agosto 2015 sabado

Hoy ha tocado probar el restaurante (siempre habia sido barra). Lleno hasta la bandera y eso que es agosto.

Bonita decoracion. Chulas mesas y vajillas.

Comida: Joder que bien se come aqui. Parten de un producto principal que lo tratan con cariño y el acompañamiento ademas lo resalta. Da lo mismo que sea ceviche, chicharro, mejillones, bacalao, manitas de cerdo o vaca. Todo esta cojudo.

Vino de Madrid Navaherreros. Garnacha pura. Se puede beber sin problema si te va lo potente.

Precio; Aparentemente caro (45 per head) pero la verdad es que nos pusimos morados tanto a comer como a beber.

¿Por que sigue siendo 4 y no 5*?
- Porque la iluminacion es escasa y a mi me gusta ver bien lo que como (es una mania)
- Porque entiendo que haya algo fuera de carta, pero que no me canten !12 platos!. Me fastidia no saber lo que valen pero sobre todo cuando terminan ya no me acuerdo de lo que dijeron al principio. Tan dificil es hacer un word e imprimir 50 copias cada dia?
- Porque el servicio siempre ha sido el talon de Aquiles de este sitio. Me olvido de la frialdad/distancia que transmiten, pero es que los veos superados: 4 veces tuvimos que recordar que nos trajeran mas pan y 3 veces mas vino. Grandes esperas entre platos, (a cena se alargo casi 3 horas)

Espero que tiren para 5* y no vayan para 3
--------------------------------------------------------------------------------------------------------

julio 2015, martes

Si. Un martes tonto de julio y SIN SITIO PARA CENAR SI NO HABIAS RESERVADO. Yo de mayor quiero tener un garito como este.

No importa. Somos dos y nos acomodamos en una de esas medias lunas que han puesto ahora enfrente de la barra. Perfecto.

Pedimos media de burrata, media de bacalao (lo mejor) y una de txangurro con leche de coco. La verdad es que se sigue comiendo muy bien, con buen producto y muy bien conjuntado.

Total, a 25 por barba, con una caña y dos blancos

No se va al pentaestrellato porque a mi el servicio me parece bastante frio y distante (vamos, que no se lo curran) y las RCP me da la impresion ha subido (empeorado) ultimamente.

Sr Rodriguez

y luego llega la Michelin y dice que es Bib Gourmand. Por 35pp ni comes ni bebes

hace 5 meses

Adreid.

En los tres últimos años los precios han subido una barbaridad en todos lados...

hace 5 meses

17/04/2018

Magníficos sabores con precios caretes para al cantidad que ponen !!

TriCiclo es un restaurante emplazado en el barrio de las letras, el local es bonito con una decoración actual y calidad, sin ser nada pretencioso. La comida está basada en diversos lugares. Tiene una primera parte de la carta con platos muy basados en la calidad del producto, sin grandes complicaciones. La segunda se compone de propuestas más elaboradas y tiene una tercera parte más internacional.

Destacaría de entre todos los platos el Besugo a la madrileña cortado a modo tataki, con una cama de patatas panaderas, con ajo confitado y aderezado con un aceite de soja y toques cítricos. Brutal el sabor de este plato.

También destacaría el Rosejat de fideos con gambas y cecina, plato magnifico con un fondo potente y que se conjuntamente perfectamente con los fideos crujientes y la cecina.

Como postres resaltaría el Brioche (torrija caramelizada), con helado de yogurt y crema de vainilla con un sabor intenso pero equilibrado a la vez.

Un 10 para el servicio y un 10 para Javier Goya que nos sorprendió absolutamente.

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:
zampurreando.com/2017/05/11/triciclo

23/03/2017

Lugar acogedor y servicio encantado y atento

Carta con gran variedad de platos, todos muy apetecibles. Le preguntamos al maître que nos aconsejaba ante tanta indecisión y nos sorprendió la cantidad de platos que tenían fuera de carta

Al final nos decidimos por:

- yemas de espárrago blanco en una salsa de espárrago y piñones con cecina
- pulpo a la brasa en reducción al vino tinto
- presa ibérica con salsa de frutos rojos
- mousse de chocolate con helado de café

(IS)

08/10/2016

Mucho ruido y algunos defectos.

Llevo mucho tiempo queriendo ir a Triciclo. Sus buenas críticas, su título de bib gourmand (restaurantes calificados por la Guía Michelin como buena RCP) , su divertida carta y por supuesto las dificultades para reservar…todo esto hace que sea un lugar tan codiciado.

La primera impresión fue muy buena, es un lugar con mucho encanto, a pesar de tener un local algo complicado (muy pasillero y con muchísimo calor), el servicio es amable y la carta a primera vista es muy pero que muy atractiva. Quizá por eso, por lo complicado que parece escoger, pedimos a la maitre que nos dijese qué era indispensable al ser nuestra prmera vez en Triciclo, no lo dudó ni un segundo (quizá me llamó la atención su absoluta seguridad) e hizo nuestra comanda. Cinco medias y dos ostras (estas últimas fue cosa nuestra).

Las ostras aliñadas son espectaculares, ese sabor a mar, con su picantito, su punto de vinagre y esas algas con huevas…¡ay! muy bueno. Comienza…la primera media, “gambas, sisho y mango”, me llama la atención que el primer paso que nos indican los camareros sea..”quítenle por favor la cola”, enrollen y a la boca. Estupendo, pero..¿no pueden quitar la cola ya en la cocina? esto de dar pasos por dar a los comensales me parece un tanto ridículo y efectista sin sentido. Por otro lado…era tan difícil de enrollar que al final acabas de comerte cada cosa por su lado, no creo que sea el propósito con lo cual, aunque el sabor sea bueno…no deja de ser ridícula su presentación, lo siento.

Ceviche caliente, bien…buen sabor pero algo cocido de más el langostino.

Bacalao asado, migas y sopa de ajo homenaje a Manolo De la Osa (¡qué ganas de que abra su restaurante ya en Madrid, en el antiguo Lovnis!), en este caso lo mejor de la cena, en mi opinión. En este caso en vez de ser bacalao fue rape, mejor si cabe. Muy rico, mucho sabor y cero fruslerías sin sentido.

Si quieres seguir la crónica completa, análisis de los platos, fotos y demás menesteres puedes leerla en lamandarinavaliente.wordpress.com/2016/10/08/triciclo

29/12/2016

Puntuación 2

Le tenía ganas a este restaurante, siempre había leído que tenía buenas críticas. Me he llevado una gran decepción. Será mi primera y última vez que visite este local.

El sitio es mono pero nada del otro mundo, la comida está bien pero nada del otro mundo. El servicio mediocre y el precio una ESTAFA.

1/2 de Ciervo, plato supernormal. 1/2 de vegetales con setas, lo más rico que probé. 1/2 de bacalao, nada del otro mundo. 1/2 de canelones de rabo de toro, bastante correcto. Arroz con leche para dos y botella de Perro Verde. 85 eurazos. Yo pago ese dinero con alegría cuando se lo merecen. 145€ en Tatel y volveré. Esto es una estafa.

No teníamos mesa y nos pusieron en una mesa alta, vale. Muchas gracias por el detalle. No obstante, nos han "desatendido". Los platos llegaban tarde, tenía que reclamar que nos cambiaran los platos y no llegaba el bacalao, parece que lo estaban pescando.

Llegué muy ilusionado pero salí apaleado.

06/07/2016

Magnífica comida, espacio incómodo y apretado. Lo uno compensa lo otro.

4+
No voy a descubrir nada, ya que a estas alturas el boca a boca, las guías (incluyendo el Bib Gourmand de Michelín), los críticos y los clientes (con listas de espera en fin de semana de meses) han convertido a este sitio en un imprescindible del centro de Madrid. Pero como mi lista de pendientes es larguísima, pues esta es la primera vez que he podido ir, así que es mi turno de decir que reconozco que a mí también me ha gustado.

Me ha gustado básicamente su cocina, con una carta no muy larga de las que apetece todo, con platos completos, con detalles y guarniciones que funcionan luego muy bien en el todo. Raciones, medias raciones (generosas, para poder compartir entre dos) y tercios de raciones, que animan a probar.

Me ha gustado menos el local, demasiado estrecho y con espacios muy ajustados, con mesas pequeñas, y unas banquetas (al menos las de la barra y las mesas de la entrada, donde me senté) muy incómodas.

En mi caso, fui a cenar en pareja un lunes de julio. Nos acercamos a la puerta a las 20.30 cuando estaban abriendo, y después de unos cuantos grupos de turistas extranjeros entramos nosotros a preguntar a ver si había suerte, y hubo. Sin reserva, una mesa para 2 (la que quedaba) al lado de la barra. Ya digo que estrecha, alta, incómoda, con banquetas, y con la gente que llegaba a preguntar si había sitio continuamente al lado. Pero oye, ¡estábamos en Triciclo!

De beber, miramos la carta de cervezas, y no había mucha variedad, y de la poca que había no tenían apenas nada. Al final elegimos una Cerveza De La Osa de Bodegas Trigo, una pilsner de Madrid regularcita, y a falta de Founders All Day Ipa ("no nos han llegado hoy"), me ofrecieron una Damm Inedit ("crafted by Ferran Adria").

Al lío, los platos:
1/2 de Ceviche de corvina con granizado de cilantro y rocoto: ¡bravo! empezar así es enamorar. Qué rico.
1/2 de gazpacho de jalapeños con tartar de salmón: fresquito y con un par de rodajas de Jalapeño del que pica de verdad, que con el salmón se suaviza.
1/2 de steak tartar: en tostadita, con "caviar" y huevito frito encima. Jugoso y sin ser un magnífico tartar, por encima de la media (le faltó un pelín de picante).
1/2 de pularda con especias canarias: acompañado de patatas con mojo. La pularda jugosita, con un adobo potente.
1/2 de albóndigas de cordero con cuscus: suena potente comer cordero en verano, pero con el cuscus y la ensalada de yogur resulta bastante fresco. Las albóndigas muy sueltas, con la carne en hilo pero aun así compactas.

El servicio fue correcto, y tuvo detalles buenos, de oficio, pero también vi algunos despistes con otros clientes. En un restaurante con mayoría de turistas extranjeros sorprende que hubiera bastantes camareros sin nivel de inglés, pero bueno, eso es un problema generalizado.

76€ 2 personas, que no es barato, sobre todo porque no hubo ni vino ni postre, pero al final la fama cuesta, y en Triciclo se empieza a pagar.

Volvería, aunque su popularidad y mi poco tiempo me dirán lo contrario.

05/06/2016

Comida 4 - Servicio 2

Mayo 2016: Comida viernes

Nos propusimos comer en TriCiclo un viernes, tras las buenas críticas de este local. Como había leído que sólo se podía reservar por la web, ahí me fui. La sorpresa fue que al tratar de reservar para el mismo día, un mensaje te dice que para reservas en el mismo día tienes que llamar al restaurante. Pues bien, llamamos 7-8 veces y nada, ni rastro de vida al otro lado.

Aun así, fuimos a probar suerte con alguna mesa alta. Y la tuvimos, pero porque teníamos ganas de probarlo desde hace tiempo, que le pilla a otro y seguro que cambia de opinión. Supongo que les irá tan bien que no tienen que preocuparse por esto, pero la verdad es que nuestro inicio pasó de ilusionante a, ya tiene que estar bueno.... y eso influye en la experiencia...

Para pedir le preguntamos qué había fuera de carta. Eso sí, el rossejat tuvimos que preguntarlo porque no nos lo ofrecieron, y tenía claro que quería probarlo.

Probamos el gazpacho de jalapeños (1/3 de ración, muy bueno), 2 samosas (bien, sin más), 1/2 de steak tartar (muy buena la combinación con el huevo, falto de picante quizás), rossejat de cabracho y gambas (1/2 ración, es-pec-ta-cu-lar, platazzzo). En cambio, el brioche seco que nos vendieron como torrija con helado nos devolvió de nuevo a la sensación regulera.

La comida fue de 4 y el servicio de 2. Era viernes a mediodía y tenía la sensación de que el servicio estaba más a lo suyo, en plan grupo de amigos, que pendientes de dar servicio. Ni me acuerdo las veces que tuvimos que perseguirles recordándoles que nos trajeran otra cerveza, la cuenta, el café... de hecho habíamos pedido otro plato y como tardaban tanto y nos habíamos quedado medio llenos con el rossejat, les pedimos que no lo trajeran. Y eso que estábamos en frente de la barra (y no estaba lleno).

El rossejat y el poder pedir medias y tercios de ración me hacen pensar en volver, el resto no.

Avelio

Totalmente de acuerdo, una pena la gran cocina que tienen y lo mal que atienden.

3 de junio de 2016

spider72

Yo no vuelvo por eso.

Pero lo mismo con Nakeima, por ejemplo y hsta he oído cosas parecidas de No Na Me.

3 de junio de 2016

Avelio

Bueno, a nosotros nos fue bien en No Na Me, aquí los camarer@s son super-profesionales, aunque es verdad que están un poco desbordados porque el sitio está siempre petadídisimo. Es el peaje por ir a un sitio de moda y con ambiente.

4 de junio de 2016

nindiola

Cada segundo que pasa menos ganas tengo de ir a un sitio así, por el mal servicio me refiero.

6 de junio de 2016

10/10/2016

Buena fusión, calidad..!!

hemos estado dos veces en triciclo y la verdad que cada evz es uan experiencia nueva, si te gusta la comida, te gusta triciclo.
El local esta bastante bien, algo ruidoso quizas por poner un pero, y el servicio, a pesar de leer criticas de el, nosotros las dos veces que hemos estaado nos han atendido fenomenal, y muy rapido, camareros simpaticos y el chef igual.
la comida es mezcla de fusiones de lo tradicional de nuestra dieta a las fusiones con distintos paises,a destacar el atun iberico, el tartar cn caviar, y unos rollitos que estaban tremendos, en general toda la comida es de bastante calidad y unas mezclas que no dejan indiferentes a nadie.