27/07/2015

Chuleton bueno y ricos entrantes a las afueras de Bilbao.

El Txakoli Simon situado a las afueras de Bilbao, es una gran opción si se dispone de coche y se quiere salir del ‘bocho’ (agujero), como le apodan cariñosamente los bilbaínos. Además es una gran opción para comer un buen chuletón a un precio más económico que en el centro. Pese a que la calidad no me pareció superior al de Casa Rufo, bien es cierto que el Txakoli es menos fino y un poco mas casa de comidas. Excelente la morcilla de puerro (acostumbrado a la de arroz, esta me pareció más ligera pero igual o más sabrosa), chorizo a la sidra (correcto), pimientos verdes de su propia huerta (muy buenos), y chuletón para todos en tamaños industriales. De postre por si fuera poco nos tomamos una torrija riquísima y una cheesecake también muy buena.
Todo por 45€ .

acme

qué ligerito todo

27 de julio de 2015

BDG

y eso que nos pillo en operacion bikini 2015

27 de julio de 2015

08/09/2015

chuletaco riquisimo

Soy feliz alli. Te comes tu chuleton, tus patatas y tus raciones (si te caben) y eres la persona mas feliz del mundo. La carne buenisima y para darse un homenaje y luego ponerse a dieta :)
Riquisimo

Editado: Despues de 4 años, la vuelta grandiosa. Sigue en su linea, lo recomiendo. No defrauda

20/10/2014

Txuletas por kilos con súper terraza

Merendero salvaje al aire libre, lleno de humo de la gente con sus chuletones en las parrillas. Se llena en cuanto hace buen tiempo y dentro los comedores no son tan grandes.

Comimos de menu previamente pactado por 50€.

21/03/2014

Txuletón sangriento

Somos de memoria frágil. Los sitios que pisamos están llenos de Historia, de historias.

Ahora pronto, cuando llegue la primavera volveremos al Txakoli Simón, a comer carne roja, a disfrutar del sol y de los amigos y amigas (o de las personas amigas). Nuestro frágil recuerdo ignora que esa bucólica campa donde ahora se amontonan chuletones, corretean niños, saltan perros en busca de un hueso, fue escenario de una batalla. Allá en Artxanda el 17 de junio de 1937 al amanecer desde la estación de radio hasta Berriz, la legión Condor bombardeó con saña la zona.

En palabras del periodista inglés George Steer que narró esos días desde Bilbao, esa mañana, durante cuatro horas, la aviación nacional dejó caer sobre Artxanda 20 mil proyectiles. Ataques, contraataques, luchas cuerpo a cuerpo a la bayoneta calada y finalmente la caída de
... opinión completa »

09/08/2010

Txuletón im-pre-sio-nan-te

Las fotos hablan por sí solas.

Está ubicado en el monte de Artxanda. Suele estar siempre lleno de gente. Podés comer dentro o fuera. Fuera es autoservicio.

La carne se pide por kilos y te la dan a medio cocer en la mini parrilla

Super recomendable!

20/04/2012

Sitio recomendable para comer un chuletón con patatas debajo de los arboles con buen tiempo. La carne, al gusto de cada uno, ya que viene en parrilla para que cada uno le de el punto que quiera.
El precio no es de lo mas barato pero para meterse un buen chuletón de vez en cuando entre pecho y espalda no esta nada mal el lugar.

16/11/2009

El paraiso

Muy recomendable, si hace buen tiempo, lo mejor de Bilbao.

Tu pides la comida en la barra del "caserio" te dan un numero y cuando aparece lo recojes en la cocina. Muy muy muy bien de precio y calidad de la comida de 10.

08/09/2010

Grande...

De los mejores chuletones que he probado. Imprescindible!!

01/03/2007

bocadorada lo descubrió en marzo de 2007

Txuletón por kilos

Está en el monte Artxanda, al que se puede subir en funicular, siguiendo el camino recto desde el funicular llegas hasta el Txakoli Simón, se puede ir andando pero hay más de un km.

Tiene aparcamiento y comedor, pero lo que mejor es ocupar una de las mesas de la campa entre árboles, y ir a pedir la chuleta a kilos. Hay que coger un número como en la carnicería y después a esperar tu turno, las chuletas te las dan todavía haciéndose, y cada uno lo come a su gusto, poco hecho, normal, hecho, muy hecho, zapatilla…

Además de txuleta hay bonito, pimintos, ensalada, chorizo, queso... todo muy básico, el proteagonismo está en la materia prima y en el punto, que no es poco, en esto son especialistas.