En una relajante y elegante atmósfera, este es el lugar ideal para vivir la mejor de las experiencias sensoriales en el centro de Madrid. Proponen cocina tradicional mediterránea con pinceladas de vanguardia, con platos donde la protagonista es la materia prima, ingredientes frescos y de temporada.

Ordenar por:

relevancia fecha

25/08/2017

Urrechu llega a la Capital

Cena de picoteo - agosto 2017

El local que albergó primero a Nodo y más tarde al efímero "The Hall", en la parte alta de la calle Velázquez, ha sido el lugar elegido por Urrechu para su desembarco en la Capital. La propuesta es ambiciosa: comedor para comidas más formales y algún reservado "business class", barra de cócteles con alguna mesita para tapear, y un patio reconvertido en una preciosa terraza ajardinada.

La decoración no ha cambiado prácticamente, ni falta que hacía, pues "The Hall" estaba puesto con mucho gusto: maderas nobles, chimeneas de etanol, cromados, barra de mármol, etc. conforman una puesta en escena lujosa y agradable.

La carta es de cocina tradicional, dividida en entradas en torno a 15 euros y platos principales alrededor de los 25. Cuatro personas, nuestra intención era cenar de tapeo, pero aunque reservamos en las mesas de la zona de barra no hay carta específica de raciones, hay que apañarse con la de restaurante. A esto creo que tendrían que darle una vuelta. Eso sí, aunque no lo ponga, nos informaron que de casi todos los platos se pueden pedir medias raciones.

Con idea de compartir todo, tomamos:

- Ensaladilla rusa. Se dejó comer, aunque no nos enamoró.
- Degustación de croquetas. Ocho piezas, seis de jamón y dos de bacalao. Mejores las de jamón, con buenos tropezones.
- Merluza con almejas. Un lomo de merluza en salsa verde con dos almejas de buen calibre. Buen sabor, pero un poco pasada de punto de cocción.
- Callos a la madrileña. Espesos y pegalabios. Aunque les faltaba un puntito de picante, estaban ricos. Pasan el corte.
- Steak Tartar, que no se dio a probar para ajustar el punto de picante. Muy tierna la carne, pero un poco insípido el conjunto. Le hubiera venido bien un poco más de alegría.

Por aquello de estar en rodaje, invitación al postre: una sopa helada de frutas tropicales y frutos del bosque acompañada de una copa de Moscato. Se agradece el detalle.

Hay que resaltar en el apartado líquido, una carta de vinos extensa y muy bien pensada, a cargo de Manuel (ex-sumiller de Aldaba), todo simpatía y buen rollo. Nos pusimos en sus manos y probamos un Montsant, Can Blau y uno mallorquín, Gallinas y Focas, ambos muy buenos y prolijamente explicados por el bueno de Manu.

Nosotros pagamos unos 40 € por cabeza, pero creo que aquí la media con vino y postre se va más bien a los 50 €.

Pues nos parece que éste sitio puede funcionar bien. Cocina tradicional, pero sincera, de la que no sorprende, pero tampoco defrauda. Como los locales del Grupo Oter o La Máquina, es un sitio ideal para una celebración familiar o para comer con un cliente, pues el local es muy chulo y la cocina es de la que le gusta a todo el mundo. Repetible.

Gath

Buena reseña @avelio. Habra que ir por alli, maxime sabiendo que Manuel Fernandez vuelve a la palestra.

25 de agosto de 2017

nindiola

Muy de acuerdo con lo del tartar, fue lo único que nos falló a nosotros.

28 de agosto de 2017

06/10/2017

Buenas sensaciones.

Septiembre-2017

Primera visita a este establecimiento de reciente apertura.

Local bien montado, buena cocina, un excelente servicio de sala, ademas de un emotivo reencuentro con Manuel Fernandez (exsumiller de Aldaba y ahora al frente de esa parcela en este lugar).

Nos deja muy buenas sensaciones, ello unido a sus aperturas en domingo, hará que volvamos con frecuencia por aqui.

facebook.com/comercongusto.es/posts/711797802356278

28/08/2017

Servicio de 10.

Local precioso, mejor trato (de hecho trato increíble, un personal de sala que ni en estrellas Michelin) y comida más que aceptable.

Tomamos un excelente jamón, una selección de croquetas (jamón, bacalao y chistorra donde sobresalía la de jamón).

De segundo tomamos un glorioso bacalao al pilpil, unas excelente cocochas y un steak tartar que tuvimos que devolver por florera picantil y volvió habiendo mejorado poco.

Comimos con copas de vino por lo que el precio se redujo bastante. La casa invita a un excelente postre, por lo menos a nosotros.

Nos gustó mucho, especialmente el trato.

26/07/2017

Maitena lo descubrió en julio de 2017

"Inminente apertura...."

Sr Rodriguez

Eso es que ha cerrado Ataclub?

26 de julio de 2017

Maitena

no que va..es la parte de arriba de Ataclub, donde estaba el antiguo The Hall

26 de julio de 2017