Ordenar por:

relevancia fecha

16/03/2017

Cocina creativa por menos de 30 euros

Uskar es un restaurante de los hermanos Valdivieso que han abierto este segundo local, cerca de la Plaza de Embajadores. Local sencillo con algunas mesas de terraza, una amplia barra a la entrada y un comedor acogedor con grandes ventanales que atiende no más de 10 o 12 mesas, suficientemente separadas para comer o cenar a gusto, algo que se agradece. Sirven menús del día entre semana con un par de primeros y un par de segundos que parece que están muy bien.
Yo estuve un sábado por la noche cenando y había lleno total tanto en el comedor, la terraza y en la animada barra. Si se quiere ir el fin de semana, es imprescindible reservar.
Los platos de la carta son los “clásicos” de la cocina creativa, donde no falta el risotto de boletus, tartar de atún picante, mejillones al curri o preparaciones a baja temperatura como el bacalao confitado o la paletilla de cordero. El producto es de calidad y los precios contenidos, lo que creo junto a la amabilidad y excelente trato son los principales ingredientes del éxito que está teniendo
En cuanto a la cocina y dentro de los límites de lo que pude probar, me pareció que tiene resultados irregulares. Carta de vinos con referencias poco habituales a precios también muy correctos y numerosas referencias de cervezas de elaboración artesana
La carta, que no es muy extensa ( ni falta que hace) pero no tenían varios de los platos. Lo probamos fue:
Berberechos al vapor, que pedimos ya que no tenían los mejillones al curri. Estaban muy buenos, hervidos con unas rodajas de jengibre que realzaban su sabor a mar eran de un tamaño considerable. Fue lo que más me gusto.

Ensalada de tomate, ventresca y aguacate. Una ensalada correcta, sin más.

Jamón de Cordero Segureño: curioso, una carne muy bien curada con aspecto de jamón ibérico que al comerlo sabe a…cordero, claro :)

Tartar de atún rojo de Almadraba con mango, aguacate y mayonesa japo. Me gusto, es una buena interpretación de las creaciones de tratar de atún picante de restaurantes top-japo. Quizás demasiada presencia de la mayonesa japonesa que quita el protagonismo al atún que debería ser el sabor principal del plato. Tendría que poder pedirse en media ración, porque la cantidad es generosa y si no se pide para compartir puede acabar cansando.

Perdiz en escabeche de fruta de la pasión. No me gustó. Carne seca que no salvó tampoco el insípido escabechado.

Tallarines de calabacín con pesto de shiso y burrata. No lo probé, pero quien lo pidió comentó que el plato estaba bien.

De postre Baklava a nuestro estilo con helado de algodón de azúcar. Muy bueno. Un crujiente pastelillo estilo árabe pero con sirope de agave en lugar de miel, que evita que sea empalagoso que combina a la perfección con el helado muy cremoso y en su punto.

Para beber un tinto Mascarada, un vino de Zamora ligero y de matices modernos, que muy acertadamente nos recomendaron para los platos que habíamos pedido

Para mí lo mejor que Uskar es un sitio en el que se come muy a gusto, atienden a sus clientes con una amabilidad y simpatía natural que no suele ser lo habitual, cuidando mucho los pequeños detalles y ofrecen de forma honesta lo que tienen. Todo esto nos permitió pasar un rato muy agradable y disfrutar del momento de una cena entre amigos. La cocina en mi opinión no alcanza el nivel que cabría esperar de una carta que ofrece platos de cierta sofisticación. Creo que la base es buena, pero por lo menos en lo que probé, queda aún por perfeccionar bastante. Por supuesto esto hay que matizarlo con el precio, 30 euros, por persona que pagamos, que disculpan que la técnica no esté muy afinada y que permiten disfrutar de forma “asequible” de preparaciones que en restaurantes de alta cocina, de donde han salido las recetas originales, es lo que cuesta cada plato.
Quizás en platos más sencillos como los que sirven en el menú, del que he oído hablar muy bien, lo borden.

En definitiva, Uskar es un sitio que no está mal para probar platos de cocina creativa a precios razonables. Aunque con la cantidad de oferta que hay en Madrid no creo que vuelva para segur probando su carta, porque no me pareció nada especial, sí que me gustaría volver a probar su menú diario.

06/08/2016

Apunta maneras

Comida menú diario - agosto 2016

Apunten: posiblemente el mejor menú del día de la zona, por calidad de producto, esmerada elaboración y precio.

Ese día tocó de primero un refrescante y nada "repetitivo" gazpacho, ó un revuelto de gambas y trigueros. De segundo, lubina al horno ó solomillo al PX.

Pues eso, platos sencillos y saludables con buena materia prima y bien cocinados. Con una bebida y postre o café incluido por 12,50 €. No se puede pedir más.

Nosotros completamos la comanda con un merlot de Granada llamado Delirio que nos recomendó Carlos, el encargado, que estaba para hacerle la ola.

Aprovechen y vayan ahora (no cierran por vacaciones), porque me da la impresión que cuando llegue septiembre ese menú va a tener cola en la puerta.

Cena viernes julio 2016

Estuvimos en la inauguración del nuevo restaurante de los Hermanos Valdivieso, local chulo, amplia barra, comedor y hasta terraza. Ahora ya tienen espacio para dar rienda suelta a su imaginación en la cocina.

Un poco precipitada la apertura, buena voluntad pero muchos despistes que esperemos se vayan corrigiendo con el rodaje.

Queda pendiende de revisitar en unos días para confirmar sensaciones.

No obstante, creo que promete. Seguiremos informando...

01/11/2017

Se trata de un restaurante por la zona sur de Madrid, cerca de la sala Caracol y, según tengo entendido, tiene que ver con el Restaurante Valdivieso que está por allí cerca.

Este restaurante guarda un poco las similitudes con el restaurante ya citado, aunque con una propuesta más creativa. Una carta potente, y no demasiado extensa, con carta de vinos y menús diarios con un gran sabor en sus platos son los buques insignia de este restaurante muy a tener en cuenta.

10/11/2018

Como cagarla en los detalles.

Pues comimos curioso, sin echar cohetes y salimos muy disgutados por que pedimos una bolsa de hielo a los camareros y nos dijeron que no. Ojo hielo, siendo los ultimos clientes y una de las tres mesas de la noche en el restaurante... sorprendente.

Cosas que hacen no volver.

monica iglesias

Pero una bolsa de hielo pa que? Pq si no explicas la situación

hace 8 meses

nindiola

en realidad es que nos ibamos a casa a tomar una copa, vivo en una zona de chalets sin chino adhoc, pero creo que da igual como si fuese para hacer una guerra de hielos en medio de la calle. A ellos solo les cuesta el esfuerzo de coger una bolsa de plastico, abrir la maquina de hielos y meter dos puñados. Pueden hacerlo o no, entiendo sin entro por la puerta y le digo a camarero, me regalas un poco de hielo me diga que no, vale, pero despues de cenar cuatro, con el restaurante vacio pues que quieres que te diga. Sin ser nada impresionante no comimos mal, no me refiero a su comida, pero creo que un restaurante no es solo su comida, es la experiencia dede que entras hasta que te despides, y la mia (y la de los otros tres) es de no volver. Aclarado?

hace 8 meses

monica iglesias

Lo decía porque hay un chino justo al lado y a veces eso no es responsabilidad de los camareros, regalar una bolsa de hielo, yo diría si me la vendes, al menos, pero cada uno piensa de una manera

hace 8 meses

nindiola

No se como lo preguntamos, desde luego con educación. No se si le dijimos nos podias dar o nos podias vender, pero el caso es que no nos lo dieron, e insisto, despues de cenar 4. En fin, el tema no tiene más recorrido.

hace 8 meses