Soy Héctor Checa, chef y responsable del concepto ValhallaExperience, un redil íntimo donde el objetivo es que te sientas como en casa siendo el protagonista de una experienci...

Ordenar por:

relevancia fecha

19/01/2017

¡Sorpresón!

Es imposible no admirar el talento que despliega Héctor Checa en este restaurante de la sierra madrileña. Su propuesta es capaz de hacernos viajar a otras culturas gastronómicas gracias a platos muy condimentados que gozan de un inesperado equilibrio. Lo que a priori nos parece un importante batiburrillo de ingredientes, acaba siendo algo sumamente sabroso dónde la técnica y el respeto al producto, siempre redondean la elaboración. Cocina humilde dónde las haya, pero con pretensiones de hacer algo grande ... y no dudo que lo hará.

La sala, pequeña pero muy confortable, logra el clima perfecto para una comida llena de sorpresas dónde el maridaje que proponen es tan coherente como acertado. Probablemente estemos ante una de las propuestas que más van a dar que hablar en un futuro muy próximo. Un gran desconocido, que hay que dar a conocer.

eat&love Madrid

Muchas ganas de ir, nos han hablado maravillas (también merece mucho la pena en San Lorenzo el Ametstudio).

22 de enero de 2017

24/07/2017

Tartar experience

Se podría llevar las 5 estrellas sólo por el tremendo steak tartar que preparan. Buenérrimo. Soy aficcionado a este plato y lo he probado en bastantes sitios, y además recientemente en otro templo como el Sacha, y tengo que decir que este me ha gustado más. Trozos más grandes de lo normal, aliño potente, y algún toque secreto que no voy a desvelar. La única pega es que la ración se me hace corta, pero hay que tener en cuenta que en este lugar sólo sirven menús degustación, así que no puedes esperar una mega ración.

De lo demás, destacaré su versión del cocido madrileño que me pareció original y delicioso, así como el ceviche (creo que era de corvina) cuya leche de tigre está espectacular. De hecho, el chef nos comentó que el ceviche y el tartar son los dos únicos platos que permanecen en su carta, el resto la van variando periódicamente.

Nosotros tomamos un menú de 11 platos que fueron "in crescendo" en calidad (los platos mencionados fueron de los últimos) y en general nos gustó mucho. Algún plato te deja más indiferente pero la media es de notable para arriba. Y todos los platos tienen mucho trabajo. Bastante ingrediente exótico, por cierto. El chef te los explica todos con detalle (se nota que le gusta lo que hace). Hicimos maridaje de vino que nos gustó bastante. Vinos ricos bien seleccionados. Al inicio, una sidra con gas vasca muy rica. Al final, un buen té negro e invitación a chupitos. Considerando el precio de 70 euros pax con maridaje incluído, me parece una RCP fantástica para este tipo de cocina actual tan esmerada.

Servicio aceptable, un poco lento, pero se disculparon porque les había fallado la persona de sala (de hecho atendió a todas las mesas el chef durante todo el servicio)

En conjunto (y no sólo por el tartar) se merece mis 5 estrellas. Para volver

Avelio

Éste me llama

23 de julio de 2017

Berri

apunta también el ametstudio, avelio.

24 de julio de 2017

Alvaro Armenteros

Estuve entre el Valhalla y el Amet y me decanté por el primero. El Amet para la próxima visita serrana

24 de julio de 2017

16/10/2017

Catarsis Escurialense

Local que por cercanía y modus operandi resulta inevitable compararlo con su “hermano mayor Montia”.

Intentaré no hacerlo porque este restaurante merece brillar por si mismo. Si bien ambos están en el Escorial, Valhalla se sitúa no en San Lorenzo, si no en el Escorial a secas (mas pueblo, menos turístico). Una ventaja si quieres llegar en tren, pues está a un paso y es bastante recomendable sobre todo si te dejas llevar por el maridaje.

Local pequeño, con mucha luz y mesas bien repartidas. Decoración algo fría y aséptica (el mural no me acaba de encajar).

Hay 3 menús que comparten la misma base y que se pueden extender. Nosotros optamos por el intermedio de 11 platos incluyendo el maridaje 48€+22€.

Circunstancialmente, cancelaron varias reservas, lo que nos permitió que nos atendieran en exclusiva, lo que hizo la experiencia aún mejor.

Comparándolo con otros restaurantes del mismo perfil, me parecieron platos mas redondos, en el sentido de aportar ingredientes que añaden valor, no son infinitos y son identificables. No hay altibajos, todos me parecieron generosamente ricos, destacando quizá el maridado de atún y el solomillo de conejo. Siendo un menú cerrado, donde no hay opción de elegir, no voy a describir el resto de platos, sobre todo porque parte de la experiencia consiste en un juego con el cocinero de distinguir sabores e ingredientes.
El maridaje también nos pareció soberbio, tanto que le pedimos que nos los pasara para seguir disfrutándolos (alguna rcp es de locura)
Como punto a mejorar sin duda, el agua embotellada y el hilo musical. Ah! Y el pan, que creo que circunstancialmente nos tocó del día anterior.

En definitiva, una muy grata experiencia, un disfrute de los sentidos y otra razón más para pasar el día en El Escorial.

“Fac modo quae moriens facta fuisse velis” reza en su factura.

Pues eso.

10/06/2016

INTERESANTE. APUNTA MANERAS

Comida Sábado Marzo 2016

4* justitas.

Menú "Catarsis" (El largo. 11 platos. 47,30€). Bueno en general aunque con algún altibajo. Hay platos espectaculares como el steak tartar (con mucho punch, muy frio, pero una pasada), o las verduras (en su punto y con un caldo espectacular), y otros que te dejan algo indiferente.

Escogimos el maridaje "Catarsis" 13,20€ con diferentes bebidas (Cerveza y vino) que creo que merece la pena.

ATENCIÓN. Aunque andaban apurados se esforzaron muchísimo en agradar y en explicar. Incluso nos repitieron un plato que comentamos que llegó algo frío. El trato buenísimo, los tiempos y capacidad del personal mejorables.

PRECIO. Con gin tonic premium final (8€), la cosa quedó en 62€ por cabeza. Es un precio correcto siempre y cuando terminen de redondear la atención, tiempos y algunos platos.

ME GUSTA:
- Se nota que es un menú con muchas ganas e ilusión. Hay interés en mejorar y en los detalles.
- A día de hoy seguro que han seguido mejorando detalles y, si mantiene precios, puede estar muy bien.
- El trato.

NO ME GUSTA:
- Algo escaso de personal. Necesitan una persona más para poder dar una atención a la altura de lo esperado, tanto en rapidez como en calidad. Son muy amables y atentos, pero pocos. Nos comentaron que ya estaban en ello.

Helen Holms

Estoy 100 x 100 de acuerdo con tus gustos en cuanto al steak tartar y el plato de verduras!!

23 de junio de 2016

02/05/2016

El desconocido del Escorial

Son varios los restaurantes recomendados por este precioso pueblo de Madrid y, sin embargo, nadie me había comentado éste que claramente fue una sopresa. Como su nombre indica: una experiencia a una calidad precio inmejorable.

Tenía pendiente escribir o, mejor dicho, describir esta experiencia pero es lo que tiene cuando coges el menú largo compuesto por 13 platos con maridaje. Destacar que existe otro más corto con 11 y otro con 9, pudiendo compaginarlo o no, según el gusto del consumidor, con las correspondientes bebidas.

El restaurante está compuesto por 5 o 6 mesas, no más, lo que permite un trato personalizado con el cliente. La decoración es sencilla con un mural algo psicodélico desde mi punto de vista.

El chef, Héctor, no sólo se esmera en cada plato sino que te además te da la bienvenida con un Bloody Mary cuidadosamente preparado, se interesa por conocer tu opinión de cada plato y, sin quererlo, te das cuenta que llevas hablando con el tipo un buen rato en una conversación de lo más agradable que te ayuda a comprender su proyecto y cada uno de sus retos gastronómicos. Hubo una cosa que me sorprendió: al final de la comida, es decir, casi 4 horas después entre pitos y flautas y después de pagar religiosamente la cuenta, mi acompañante y yo le decimos que somos unos foodies empedernidos y que comentábamos en esta página. Haberlo hecho de este modo permitió que Héctor pudiera contarnos, en un ambiente distendido, algunos de sus platos e inquietudes, el comienzo de la creación de Valhalla Experience, sus pretensiones y, entre otras muchas cosas, nos dijo que en ocasiones anteriores otros aficionados como nosotros, ya le habían "destripado el menú" haciendo fotos a diestro y siniestro y subiéndolas en internet. En este momento es cuando pensé: "pues lógico, la gente quiere hablar de lo que ha probado y comido" pero no le faltaba razón al decir que de este modo se aniquilaba el efecto sorpresa con el que tanto cariño e ilusión ponía a cada plato. Por este motivo y dejando constancia en acta que no sentaré precedente, es por lo que he decidido no "destripar" su menú (en palabras del propio Héctor) trasladando únicamente los siguientes mensajes:

- Hay churros con cocholate y no precisamente de postre ....
- Un plato de verduras de la abuela que hasta los más pequeños se comerían sin rechistar ...
- Potitos con curiosos ingredientes en su interior ...
- El mejor Steak tartar que JAMÁS he probado ...
- Y muchas sorpresas más!!!

Si es una experiencia, yo os recomiendo vivirla y le cedo los honores a mi acompañante para que os de más detalles y le pase él gracioso pique que se cogió por haber sido yo la primera en hacer el checking a este restaurante. Solo deciros que recomendaría este lugar sin dudar.

Por si fueran de interés, los siguientes datos:
- Comida sábado de marzo de 2016
- 2 personas
- Precio 65 euros (con gin tonic incluido y opción de maridaje)


Recomendación: Ir pronto y con hambre.

15/01/2016

Miss Migas lo descubrió en enero de 2016

Menú degustación en manos de Hector Checa Aparicio

spider72

Esto solo por el nombre ya mola!

Por Odin!

19 de enero de 2016