Ordenar por:

relevancia fecha

17/01/2011

Local cool para comer bien y tomar algo

Un nuevo Le Marquise llega a Madrid, en un local amplísimo, con mucho espacio libre que oxigena y se agradece. 20 mesas para cenar y otras 20 mesas con sofás para tomar algo, en un espacio muy grande. Gente guapa y algún famosete.

Respecto a la cocina, probé un pulpo a la brasa muy bueno, un risotto con boletus también rico y luego un tataki de atún impresionante. De los mejores que he probado, justo en su punto. Una carta de las que me gustan, sencillas pero suficientes, de las que te apetece probar multitud de platos y te da rabia no poder compartir más.

Si bien el restaurante no tenía muchas mesas ocupadas (algo que da mala espina y hace temer que pueda pasar problemas) luego después de cenar el local se llenó para tomar una copa, con todas las mesas con sofás llenas, así que es de suponer que poco a poco vaya cogiendo fuerza en su parte de restauración. Es ma´s asequible en precio de lo que parece que pretenda transmitir (35€ sin vino)

Desde fuera nadie diría que en el piso inferior hay un local tan amplio y bien montado, eso sí. Tiene aparcacoches.

Ignacio B.

No soy muy partidario de escribir comentarios ni hacer juicios de valor. Sin embargo, ayer estuve en este restaurante y quede sorprendido por el maltrato al que fuimos sometidos sin necesidad.
Respecto a la calidad de la comida no tengo nada que decir, pues todo era aceptable.
Respecto al servicio, la expectativa observada respecto a la esperada deja mucho que desear. En un primer momento, solicitamos de aperitivo unas cervezas y una manzanilla. Posteriormente pedimos la comanda y una botella de vino. Insistí en que quería un lomo alto muy poco hecho. La sorpresa es que el vino (Emilio Moro 2011) no se encontraba en adecuadas condiciones de conservación y cuando quisimos devolverla, en vez de asumir, callar y cambiar, tuvimos que soportar a un metre que se llevo la botella y nos comento que a él le parecía que estaba bien. Sólo nos quedo como opción solicitarle una botella de gaseosa, sorprendidos, ante la reacción observada. Tremendo calimocho.
Lastima que llego el plato principal y efectivamente el lomo alto estaba en su punto y no poco hecho. Se tuvo que callar, pues fue evidente mi insistencia inicial, se lo llevo pero posteriormente tuve que aguantar un comentario: "No pensaba cenar, pero gracias a Ud. voy a cenar lomo alto", no es que me importe mucho su vida, pero me pregunto si será practica habitual del mismo esta jugada.
Se nos ocurrió tomar una copa. Me equivoque, había solicitado una Coca-Cola, en vez de, Coca-Cola Light. Teníais que ver la mueca de desaprobación que tuve que aguantar del camarero al solicitar el cambio.
Llego la hora de pagar, finalmente no nos cobraron el vino ni la gaseosa, nos cobraron 4 cubiertos, cuando no nos habían puesto ni pan durante toda la comida y alguna manzanilla de más. El precio final fue de 234€, aproximadamente 60€ por persona, sin vino.
Lamento haber tenido esta mala experiencia, que podría haberse evitado desde una atención al cliente más adecuada.

26 de mayo de 2012

21/02/2011

Local en dos plantas. La de arriba es un bar. Nada hace sospechar que en la planta sótano tengan un local para restaurante enorme. En tonos azules y a base de terciopelos da una sensación extraña, como discoteca de provincias, una sensación algo barroca. La noche que cenamos estábamos solos, aunque es cierto que era entre semana.

El servicio es amabilísimo pero la comida me dejó frío. Es un sitio carillo para lo que es.

Sin manteles. Servilletas de tela

21/05/2010

OTRO SITIO FASHION PARA VER Y DEJARSE VER

De los mismos de Le Marquis, acaba de abrir al lado del Bernabeu este restaurante-bar de copas.

Tiene una terraza agradable. En la planta de arriba es para tomar una copa o un cocktail.

Abajo está el restaurante, donde tambiñen hay barra para copas.

El sitio es bastante oscuro, quizás demasiado, aunq yo lo prefiero en este tipo de sitios. De fondo suena música que supongo que irá aumentando de volumen con la noche. Haciendo honor a su nombre abunda el terciopelo. Tiene unas mesas donde cenas en un banco redondo de madera que molan bastante. En general, la decoración es la típica de un sitio donde cenar e ir de copas.

El ambiente...pues ayer jueves no estaba, aunq a las doce y media seguía llegando gente a cenar. Abunda el rollo un poco horterilla, en una mesa el de Pacha Madrid con 3 pivones, en otra el ex de la berrocal con otros tantos pivones, en otra emsa un par de viejos con pinta de forrados con 4 tías a las q se podría suponer q habían pagado para acompañarles esa noche, en otra mesa varios amigos rollo 30 años....Estos sitios son un poco lotería, bien dentrod e un mes puede ser el sitio de moda de Madrid o puede que nunca llegue a despegar y cierre dentro de 1 año. Ya veremos.

La comida, en general es sin más, correcta, vamos lo que uno se espera en un sitio de estos a los que, sinceramente, no vas a comer bien.

Tiene carta de coktails que están buenos. La carta y los precios los podeis ver en velvetavenue.es. Yo pedí el vaya dos que sonchampiñoes y alcahofas con foie y solomillo q estaba correcto. La empanadilla y el chorizo criollo estaban ricos. El rissoto de boletus y trigueros me gustó, no era, o no parecía, el típico arroz sos, aunq sí q le faltaba intensidad de sabor, yo no noté el foie por ningún lado. El steak tartar, que dicen q es la especialidad, estaba muy rico aunq ni te lo preparan delante tuyo ni te preguntan como lo quieres. El de Piñera esta 40 veces mejor, pero este estaba bueno.

De postre, pedimos la lasagna de chocolate balnco, una puta bomba de relojería, puro chocolate blanco y negro con praliné...demasiado para el body aunq estaba rico (como para no).

En estos sitios nuevos donde no tienen ninguna especialidad así conocida me gusta preguntar al epdir que que me recomiendan. A veces sí te recomiendan algo, como aqui el steak tartar, pero otras veces el camarero no sabe qué recomendarte o te dice q todo esta bueno, lo q es señal de q todo está malo. Yo pedí recomendación para el postre a una camarera rusa y me dijo q ella solo comía tarta de queso. Por eso pedí la lasagna de choco blanco.

Sin botella de vino pero con 2 copas más un cocktail, entre dos salió a 80 € es decir el precio emdio aqui es de 40 € siempre y cuando tengas cuidado al pedir ya que hay ciertos platos q te pueden disparar el precio y que no creo q merezcan mucho la pena, como la merluza de pincho.

Conclusión: si ya has estado en Ramses, Tomate, Castellana DF, etc, pues debes conocer este sitio ya q es ese rollo aunq por ahora prefiero cualquiera de los anteriores. Buen sitio para una cena un viernes de amigos, o para ir con tu ligue ya q la oscuridad ayudará en la itnimidad, jejeje.

08/10/2011

moderno...pero rancio...pero cool...pero viejuno

risotto rico, steak tartar regular

29/04/2010

Fernando Encinar lo descubrió en abril de 2010

el nuevo Le Marquise?

Israel Bayón, tras probar con Le Marquise (que en paz descanse) lo vuelve a intentar con Velvet que pretende ser un local multi tareas: coctelería, cafetería, cocina mediterranea con toques de brasa, terraza... habrá que ir a probarlo