WASHOKU significa Comida Japonesa, la cual se destaca por su énfasis en la estacionalidad de los alimentos, la calidad de los ingredientes y su presentación. Está ubicado en el Mercado de Vallehermoso desde 2012, en el madrileño barrio de Chamberí.

Ordenar por:

relevancia fecha

04/12/2016

Nada nuevo bajo los flurescentes

Ante todo decir que estoy bastante hasta el gorro de la comida japonesa y solo voy a uno de esos cuando no queda más remedio. Entiendo que hace 15 años la gracia y la novedad estuvo bien, pero las cosas se nos ha ido de las manos.

Visitamos este lugar porque sinceramente no había sitio en los restaurantes de alrededor.

Nada nuevo bajo el sol. La mitad de las cosas que comimos (gyozas, ensalada de algas) era comprado en las tiendas chinas de General Margallo (o por lo menos allí lo tienen), el resto un sushi muy muy muy del montón.

La parte buena es que el servicio muy cercano y vacilón y el precio muy muy comedido. No creo que vuelva.

03/01/2017

Autentico

Veramente un buen sitio para disfrutar comida japonesa autentica a un precio muy bajo, la relación calidad precio es insuperable y el producto es realmente muy bueno. Soy un gran fanático de la comida japonesa desde que viaje a japon, este sitio en un viejo mercado me ha sorprendido mucho.
La carta es amplia y correcta, pero tienen también cosas fuera de carta muy bien preparadas, me encanto en Namero, o como se escriba jeje, y el toro impresionante. La frescura del pescado es impresionante y lo compran en el mismo mercado. La decoración del local es muy original todo con mangas.
volvere seguro y lo recomiendo.

10/03/2016

Ava Search lo descubrió en febrero de 2013

Comida rápida en el mercado

Washoku es un puesto más en el castizo mercado de Vallehermoso, pero es puesto de comida japonesa.... pero de verdad¡¡¡ Tienen servicio take away y una mesita allí mismo donde comer si estás de paso.

13/11/2015

Todo debe cambiar para que nada cambie. Gatopardos y barras de Sushi en el mercado de Vallehermoso

3+
Soy muy cansino con esta cita, lo saben los que tienen la experiencia (digamos que agridulce) de tratar conmigo en el día a día fuera de 118-matrix, pero sigo pensando que junto a otras frases memorables como: "el punto más oscuro de la noche es el principio del amanecer" (Batman) o la más catódica "en la casa todo se magnifica" (anónimo) es un axioma que funciona muy bien como timón vital.

Que se lo digan si no a nuestros insignes políticos de uno y otro signo, que por no aplicarla veremos a ver qué pasa...

En este caso, funciona también con lo que ya conocemos como "mercados tradicionales", espacios que estaban pasando las de caín debido a la invasión de Mercadonas, Simplys Citis y demás hiper-ejércitos. No podían competir ni por precio ni por instalaciones, en muchos casos viejunas y poco adaptadas. Ahora vemos una tendencia al alza que si bien no deja de ser un poco triste (cierre de puestos tradicionales) supone una evolución que en muchos casos lleva a la supervivencia, que de eso se trata. Lo hemos visto sobre todo en Lavapies y ahora empieza en Vallehermoso donde vemos que los puestos de alimentación se están mutando por ofertas de comida/delicatessen de lo más variadas.

Uno de los pioneros fue este Washoku, una pequeña barra de japo dentro del mercado. Sin ser una locura de calidad, tiene un sushi más que decente por el precio que ofertan, posibilidad de sentarse hasta en mesita y en general una alternativa muy apetecible para momentos de "fast-food" en días de trabajo en una zona en la que no hay demasiada oferta en ese nivel de precios. Por 20 eur/pax se come realmente bien, quizá menos.

Son como los Fernández, muy simpáticos, y nos comentaron que los horarios poco a poco irán avanzando según la gente empiece a venir. De momento ya se puede estar al mediodía. Ahora poco a poco intentarán abrir también por las noches.

Si el japo no es lo vuestro, en el mismo espacio hay raclettes, rollo aleman, cerveza artesana...

Antonio Álvarez

Pues así es . Una opción de sushi a tener en cuenta, no es el summum pero cumple

29 de noviembre de 2015

16/10/2015

Bueno tenerlo a mano

El Mercado de Vallehermoso está sufriendo su particular transformación. No tan a bombo y platillo como San Antón o San Miguel. Una cosa más terrenal, más para todos los públicos. Se van instalando poquito a poquito locales en los que poder comer algo, mezclados con otros donde comprar producto fresco (o no) para llevar. Ese debería ser el futuro de los mercados, espacios gastronómicos vivos. Los mercados de barrio andan de capa caída y cosas así le dan vidilla. Requiere cambiar el chip, cambiar esos horarios con dos-tres horas de cierre al medio día o cierre prontito por la tarde. Porque lo que da vida es tener pequeños puestos donde gente con iniciativa hace comidas chulas, puedes o bien comer ahí o bien comprar lechugas, tanto da. Esta transformación la quiero yo para el Mercado de La Guindalera. Esa transformación y que pongan casquería.

Hay para tomar cervezas, quesos, micheladas. Y hay un puestecito de sushi que ya probó La Reina en una de sus avanzadillas y que en un antojo que tuve yo de sushi (porque soy yo el de los antojos) decidió que era hora de hacerme pasar por este sitio, Washoku. El Mercado abre una de sus puertas en la hora del cierre “general” a la hora de comer, y menos mal porque no son pocos los sitios para comer. Los puestos tradicionales permanecen cerrados pero uno puede comer alguna que otra cosilla.

Washoku tiene productos japoneses para llevar, comida para tomar allí o a domicilio. Una barrita y cuatro mesitas. Todos los días tienen menú económico, pero estábamos en plan “quiero que me sorprendan”. Esto descolocó un poco al personal y tal vez fue uno de los puntos negativos de la comida. Me explico. Llegamos con todo nuestro arrojo y pundonor, nos ofrecen el menú. “No, tomaremos carta”. Vale, nos traen la carta. Una señorita oriental, japonesa supongo. Como hay tantas cosas hacemos nuestra clásica trescatorce: traenos LO MEJOR. Esto para las gentes del Oriente es algo muy complicado, sobretodo para las del Lejano. En las culturas del lejano Oriente, por algún motivo que se nos escapa, recomendar comida es como de pena de muerte. Se sonrojan, se cohiben, les da el supipi. De todo oyes. Recuerdo en otro lugar, allá por Usera, donde no había manera de sacar una recomendación al camarero y al final tuvimos una sutil estratagema de Capitán Panaka. “Vale, vale, NO nos recomiendes nada, dinos qué comerías TÚ ahora mismo si tuvieses hambre”. Así algo sacamos. Bien, la señorita colapsó como no podía ser menos y llamó a su compañero, occidental, americano, castellanoparlante. De nuevo lo mismo “Es que mi compañera no os entiende”. “No, que decimos que como nos gusta todo, que nos traigan lo que sea mejor”. Aquí el chico no colapsa sino que ¿se enfada?. “A cada uno le gusta una cosa”. “No pasa nada, nos gusta todo, hay muchas cosas para elegir”. “Es que cada cuál tiene su gusto”. “Es igual, lo que quieras”. Y al final accedió, aunque se fue refunfuñando. No se, ¿es TAN raro lo que pedíamos? Mátame camión por pedir recomendaciones. Cristo.

Finalmente y puestos en sus manos aunque con cierta tensión (aunque el caracter se suavizó) nos dimos un festín de sushi interesante. Clásico maki de atún y salmón, nigiri de pez mantequilla, atún y salmón, más nigiri de huevas de salmón y Maki California. Todo bueno, sobretodo el nigiri de huevas de salmón (Ikura).

Siguiente, okonomiyaki, tortilla japonesa de pulpo. Seguramente lo más novedoso para nosotros, con un toque ahumado, no estábamos puestos en este arte. Bien requeterico.

Seguíamos con hambre, así que pedimos un poco más, porfa. Siempre una de Unagi en honor al capítulo de Friends del Unagi (Anguila), Maki Washoku (de salmón, aguacate y jengibre) y unas gyozas.

No son los nihongos muy de postres pero teníamos el paladar goloso, así que le dimos al Helado de Té Verde y al Dorayaki, que es como un bollycao japonés que se toma Nobita al volver del cole, por decirlo de alguna manera.

Tenían birra artesana Echigo, nada del otro mundo, no muy recomendable. En Japón hay tema artesanal bueno, pero la Echigo no vale la pena.

Total de la película, 55 pavos. Aquí viene el clásico dilema del sushi, porque siempre sale caro y uno siempre quiere más y más y mucho mucho mucho más.

Visto lo visto, estando todo bien, dado que el precio no era económico y que la experiencia del sitio (siendo este agradable en su decoración, pero sin especial conexión con el personal, tal vez no tenía un buen día el chico) tampoco es que sea la bomba, dándole un aprobado largo (6 sobre 10, lo que venía siendo el “Bien” de COU), pienso que quizá lo mejor habría sido probar el menú. Con todo, siempre es buena noticia tener un mercado vivo, un mercado con cositas y un sushi cerca de la faena.

(Washoku. Mercado de Vallehermoso. Calle Vallehermoso 36)

guindillasmutantes.wordpress.com/2015/10/16/washoku-madrid

04/07/2014

Lo que debería ser y lo que no puede ser

Ahora los mercados gourmets vienen con su puesto de sushi de serie, que suele ser malillo, aunque les funciona bien porque tienen un público cautivo. Pero yo les tengo respeto a los pioneros, a los valientes, a los inconscientes que abrieron un puesto de sushi en mercados tradicionales, y fueron creándose su clientela con el boca a boca y con aguerridos exploradores fans del sushi que entraban en mercados ya en decadencia, frecuentados hasta entonces por viejunas que nunca fueron ni serán consumidoras de sushi, para descubrir allí minipuestos de sushi de bastante calidad.
Esos puestos son, entre otros, el primigenio de yokaloka en Antón Martín (minúsculo) o este Washoku, que vio alguna posibilidad en un mercado tan poco transitado como este de Vallehermoso, quizás porque el puesto será barato y no deja de estar en Chamberí.

Este Wasoku fue el primero que abrieron 2 socios, un japonés de Hokkaido emigrado a Sudamérica y que antes de este puesto estuvo trabajando en Donzoko en Madrid y otro socio argentino también con experiencia como sushiman.
Aunque fue el primero, ahora parece el hermano pequeño y feo del otro puesto que han abierto en el Mercado de San Fernando, en Embajadores, que tiene un espacio exclusivo para tienda y actividades de cultura japo y más espacio para comer.
Este es un puesto sólo, aunque bien aprovechado, con un mostrador de productos envasados para cocinar (noodles, soja, vinagre, arroz, panko, tofu...) , bebidas alcohólicas, refrescos... y otro mostrador donde prepara la comida el cocinero (se van turnando los socios entre un local y otro).
Hay posibilidad de llevárse la comida o de comerlo en unas mesas y sillas enfrente, incluso llamar para que te lo vayan haciendo y recogerlo (lo hacen todo según lo piden y pueden tardar 10-15 min).

Hasta aquí lo bueno. Pero si no le pongo más estrellas es porque la realidad choca con lo bonito del planteamiento. Un puesto en un mercado tiene casi siempre horarios malos incompatibles con un puesto de restauración. El mercado cierra a medio día y cierra por la noche a las 21 (hora muy justa para cenar), además de cerrar el domingo.
Y lo peor de todo, un mercado con poco tránsito genera poca clientela al puesto y eso en el caso del sushi implica poca rotación de pescado y no poder tener mucha variedad, tienen que quedarse en el trio salmón-atún-pez mantequilla y su amigo cocinado, la anguila. Muy de vez en cuando tienen dorada pero no lo esperes. También tienen que bajar los precios (sí, se come barato, desde 10-15€) así que no tienen el mejor pescado esperable y se nota. Tienen bastante oferta de maki, y puedes pedir combinaciones, y también inari sushi.

De todos modos, no se come tan mal y yo me paso de vez en cuando, porque es el sitio de sushi puro más cercano a mi casa, y porque hacen onigiris variados (bolas grandes de arroz rellenas de un ingrediente), sobre todo uno que me chifla que es el de umeboshi (ciruelas encurtidas). Además tienen alguna cosilla que no es sushi según el día:yakitori, yakisoba, ensalada de wakame, tofu, gyozas...

Por todo, me da pena no poderle dar más nota porque tiene ese rollito a leyenda, a sitio pequeño con sushi de mercado, pero una vez bajado a la realidad, se queda en un quiero y no puedo. Hay muchos sitios mejores en Madrid fuera de mercados.

spider72

Mira que vais a sitios chinorris raros...

5 de julio de 2014

EandradA

Spider, Yokaloka mola y ahora ya no es tan pequeño, tienen las dos barras y un comedorcillo al lado.

5 de julio de 2014

Lady Spider76

En este japo he comido yo. Esta practicamente a 30 m de mi trabajo. Esto es un mercado mercado, y no el resto...lo probe una vez y la verdad no he repetido...por algo será

5 de julio de 2014

spider72

Si si yokaloca tengo muuuuuchas ganas

5 de julio de 2014

volga

Ahora yokaloka tiene un rollsroyce de puesto y varias personas trabajando para ella (ella a veces ni aparece por el puesto). Pero antes (modo abuelo cebolleta) tuvo un puesto en el mismo mercado pequeñísimo, en el que todo lo hacía ella (básicamente porque sólo cabía ella) y no tenía ni mesas ni nada. Y aún así hacía un sushi decente. Este washoku nunca ha terminado de despegar, y el mercado de Vallehermoso también cada vez está más muerto.
Me falta probar el Washoku del mercado de San Fernando, que estuve viéndolo pero no comí en él.

5 de julio de 2014

26/03/2014

Makis/sashimis correcto en el mercado de Vallehermoso venido a menos; también venden accesorios,sake,vino,soja,mirin...buena opción para combatir el mono de japo tanto en versión takeaway/ comida en el puesto. El personal super agradable.