Wild Thing Bar

Ordenar por:

relevancia fecha

14/08/2008

Musica y mas musica por dios

Ambiente algo cargado, la selección de música es excelente.

Un poco apartado de todo, merece la pena ir para ver los carteles y tomar unas copas tranquilamente... o no tanto!

Te recomendamos:

02/08/2007

Me encanta este bar

Una pena que me mudara de barrio, era un fijo para esos jueves que te "relias" Copas a precio medio y sobre todo una gran música.

Un oasis para los que no queremos escuchar al Manolo Escobar del sXXI (Bisbal).

22/02/2007

Un clásico

El Wild Thing es ya un clásico en la noche madrileña. La música es su fuerte y su situación fuera del centro es el punto flaco.
Todos los jueves, hora feliz hasta la 1.

16/01/2008

Buena música

Qué agusto me encuentro aquí.

Descubrí este bar hace unos meses por amistad, Ángel, el puerta, suele estar los jueves, un tío agradable donde los haya, de ojos verdes. Nos unió Muchachada Nui.
Los Blues Brothers...Ángel siempre dice “enga, vamos a sacar los muñecos” la verdad que no les respeto nada, más de una vez les he colgado el bolso para ir al baño.

Yo bebo gratis, de algo tiene que servir conocer al puerta! pero me dijo que las copas están a 6€ y los jueves, hora feliz hasta la 1, a 4€. Te las ponen en vaso, de los grandotes, que da un gusto! nunca me ha dado sensación de garrafón como se comenta por ahí, que conste que aunque beba gratis, bebo de las botellas que ponen para cualquiera.
El horario, abren todos los días hasta las 3 y los findes hasta las 4.

El local ya lo véis en las fotos, muy amplio, luces azules-moradas, oscuro, paredes negras, con su zona de barra (muy larga), zona “pista” (donde hay una pantalla tipo cine que a veces enchufan en silencio si hay partido o con videoclips) y al fondo los baños, por cierto, en el de chicas está la hielera, por si nos dan los calores.
Por camareros no es, hay unos 6 y son bien agradables.

El “pincha” está a la izquierda, un tío serio pero amable, alguna vez le he ido con una servilleta y un boli “me apuntas aquí lo que está sonando??” si aguanta eso es que es buena persona.
La decoración abunda, y es muy entretenida, posters, toallas, fotos dedicadas, botellas..etc. A mi lo que me gusta es el paracaidas que envuelve gran parte del techo.

El tipo de música es “de guitarritas” como yo digo. Rock, pop, funk, indie...a un volumen alto, que no estamos haciendo punto de cruz en casa, pero nada desagradable.
La gente, de todo tipo y edad, eso me encanta, pocos lugares consiguen esa mezcla en armonía.

Y qué rollo tenéis, que si lejos, que si taxi, que si bebo, que si aparco...siiiii, vaaaaale, pero virgen santa, este sitio merece la pena!.
El metro, línea 4, Alfonso XIII, si se os hace tarde, mejor sitio que este para aparcar no vais a encontrar. Y si hay que coger un taxi, joe, por 4 euros estáis en cualquier parte.

Para más detallitos: wildthing.es

22/11/2007

La música es la clave

En este bar la música es la clave que rige todo el bar. Llevo yendo años y siempre es lo mismo.

Los jueves está hasta arriba por la hora feliz hasta la una, pero el resto de días está bastante menos lleno y se está muy agusto.

¿Retirado? Pues depende, si vives en la prospe está al lado de tu casa... creo que justamente su situación forma parte de su encanto. Un bar que lleva tantos años abierto en una zona en la que no hay más garitos, tiene que ser bueno.

07/05/2008

Buena música

Un antro clásico de la zona que basa su éxito en la buena música(lo mismo suena el Ace of Spades de Motorhead que el "Que harías tú en un ataque preventivo de la URSS") y en lo tarde que cierran.
Dos blues brothers a tamaño real dan la bienvenida a este garito en el que la única pega es la aglomeración de gente que hay a veces y que lo convierte entonces en un sitio demasiado agobiente.

07/01/2009

Clásico Rockero del barrio

Es un clásico del barrio, un sitio que aunque está apartado de la zonas zonas de fiesta es ideal para tomarse una buena copa escuchando buena música.

Como dicen en los comentarios la selección de música es excelente, aunque este apartado merece la pena ir alguna vez por ver todos los posters que tienen en las paredes.