With Urban Deli

27/09/2016

Mònica lo descubrió en septiembre de 2016

Aterrizo para una noche pero me encanta. Un hotel urbano, con muchísima animación en la entrada, con la peculiaridad de que todas las habitaciones están en la planta -1 y no tienen ventanas. Pero cuidan la calidad del aire a saco y es silencioso y tranquilo, funcional y con detalles cuidados. Aunque alguien me dijo: "¿dónde vas, loca?", estoy encantada con la elección. Mi sibaritismo disfruta de sitios como este, alternativos y, total, sólo vengo a dormir y a ducharme. A falta de probar la ducha y el desayuno, lo cierto es que hasta aquí, todo lo que dicen en su web se cumple. Y las habitaciones son como en sus fotos. Sin cobertura de móvil (ni falta que hace) pero con WiFi a piñón: #nopidomás